¡Supra Promesas!

Génesis 17:15-19. NTV Entonces Dios le dijo a Abraham: «Con respecto a Sarai, tu esposa, su nombre no será más Sarai. A partir de ahora, se llamará Sara. Y yo la bendeciré, ¡y te daré un hijo varón por medio de ella! Sí, la bendeciré en abundancia, y llegará a ser la madre de muchas naciones. Entre sus descendientes, habrá reyes de naciones». Entonces Abraham se postró hasta el suelo, pero se rió por dentro, incrédulo. «¿Cómo podría yo ser padre a la edad de cien años? —pensó—. ¿Y cómo podrá Sara tener un bebé a los noventa años?». Y Abraham dijo a Dios: “¡Ojalá que Ismael viva delante de Ti!” Pero Dios le respondió: —No. Sara, tu esposa, te dará a luz un hijo. Le pondrás por nombre Isaac, y yo confirmaré mi pacto con él y con sus descendientes como pacto eterno.
A veces por la espera, en el intermedio, nos sentimos estancados, un poco incrédulos como Abraham y Sara, que se rieron de lo que Dios les dijo, por incredulidad, como si ya no prospera nuestra fe, como si Dios se durmiera. Cuando estamos en el intermedio de la bendición, en valle de la decisión, cuando estamos en la prueba, y sobre todo en la espera, pensamos que Dios no va ya a obrar en favor nuestro con lo que antes nos prometió, y con la visión de hacia dónde vamos, pero nos equivocamos con este pensamiento, porque Dios siempre va a obrar, y a cumplir con su programa, su plan dado en decretos, que son eventos que él ha programado en el tiempo, de allí viene la realidad que vemos y vivimos. Consideremos que Dios le había dado esta misma promesa 25 años antes a Abraham cuando él tenía 75, (Génesis 12) pero para entonces ya tenía 100. Abraham pensaba que ya estaba vencido, que todo dependía de las leyes mismas que Dios ha establecido sobre la tierra, pero Dios es Dios, y está sobre todo lo creado.
Es común que nos suceda un agotamiento espiritual a sus hijos especialmente cuando pasa el tiempo y las promesas no llegan, a los profetas también les aconteció, algunos se sintieron tan abrumados y sobrecogidos que le reclamaron a Dios, hasta cuando, y otros le pidieron la muerte, porque no miraban como se establecía el reino de Dios, que había prometido.
400 años pasaron sin que Dios enviara profetas Israel para esperar la plenitud de los tiempos, cuando se dio el tiempo que Dios esperaba, Dios mandó a su hijo en forma de carne, el bebé nació y creció, se hizo hombre, desarrolló su ministerio a cabalidad, pero el advenimiento de Jesús se debía a una promesa que Dios le había hecho a Abraham, por el plan de Dios, que era inmolar a su hijo, plan que ya tenía desde antes de la fundación del mundo, estas son las supra promesas a las que me refiero, por esto he titulado este sermón, Supra Promesas, que están por encima de nuestras debilidades, e incredulidades.
supra- según el diccionario.
Prefijo de origen latino que entra en la formación de adjetivos con el significado de ‘sobre’, ‘por encima de’, ‘más allá de’.
Sara se ríe por incredulidad.
Génesis 18:10-19.
10 Entonces uno de ellos dijo: —Yo volveré a verte dentro de un año, ¡y tu esposa, Sara, tendrá un hijo! Sara escuchaba la conversación desde la carpa. 11 Abraham y Sara eran muy ancianos en ese tiempo, y hacía mucho que Sara había pasado la edad de tener hijos. 12 Así que se rió en silencio dentro de sí misma, y dijo: «¿Cómo podría una mujer acabada como yo disfrutar semejante placer, sobre todo cuando mi señor —mi esposo— también es muy viejo?».
13 Entonces el Señor le dijo a Abraham: —¿Por qué se rió Sara y dijo: “¿Acaso puede una mujer vieja como yo tener un bebé?”? 14 ¿Existe algo demasiado difícil para el Señor? Regresaré dentro de un año, y Sara tendrá un hijo.
15 Sara tuvo miedo, por eso lo negó:
—Yo no me reí. Pero el Señor dijo: —No es cierto, sí te reíste.
Lo que podemos ver acá es que Abraham, conocido como el padre de la fe y también amigo de Dios, y Sara es que tuvieron una lucha entre la carne y el espíritu, lo mismo que nos sucede a nosotros. Debes entender que tendrás esta lucha entre la carne y el Espíritu, pero al final, Dios se presenta cada vez con su promesa, en tu debilidad, con sus decretos, lo que Dios ha dicho, se cumplirá. Y En efecto la promesa era Jesucristo, de manera que Abraham tenía 100 y Sarah 90 cuando tuvieron un hijo en la vejes y le dieron por nombre Isaac que en hebreo significa: risa.
De Isaac, la promesa se dio en Jacob, quien tuvo 12 hijos. Recordemos que Jacob no amaba a Lea, de manera que Lea debía poner su confianza en Dios, acá Lea está en medio de una prueba muy dura para ella, pero Dios le da cuatro hijos seguidos.
Génesis 29
#1 RUBEN. (Dios ha visto mi tristeza, la tristeza de Israel) 32Lía quedó embarazada y tuvo un hijo, al que le puso por nombre Rubén, pues dijo: «Dios ha visto mi tristeza. Estoy segura de que ahora sí me va a querer mi marido».
#2 SIMEÓN. («Dios oye». Dios oye a Israel) 33 Tiempo después, Lía volvió a quedar embarazada, y cuando tuvo a su segundo hijo exclamó: «Dios me dio también este hijo porque ha oído que mi esposo no me ama». Así que le puso por nombre Simeón, que significa «Dios oye».
#3 LEVI. («unión».) (Ahora mi esposo va a sentirse más unido a mí) (Ahora Dios mi esposo va a sentirse más unido a mí)
34 Por tercera vez Lía quedó embarazada, y cuando tuvo a su hijo exclamó: «Ahora mi esposo va a sentirse más unido a mí, pues ya le he dado tres hijos». Por eso lo llamó Leví, que significa «unión».
#4 JUDÁ. («alabanza») («Esta vez alabaré a Dios»)
35 Una vez más, Lía quedó embarazada, y cuando el niño nació, ella dijo: «Esta vez alabaré a Dios». Así que le puso por nombre Judá, que significa «alabanza». Y no volvió a tener más hijos.
#5 DAN. («justicia») (Dios es mi justicia) Génesis 30Traducción en lenguaje actual (TLA)
4 Raquel le dio a Jacob su propia esclava como esposa. Jacob tuvo relaciones sexuales con Bilhá, 5 y ella quedó embarazada y tuvo un hijo. 6 Raquel lo llamó Dan, que significa «justicia», porque dijo: «Dios es justo, pues vio que yo no había hecho nada malo y me dio un hijo».
#6 NEFTALÍ. (Lucha) (Con Dios he luchado y he ganado)
7 Bilhá volvió a quedar embarazada y tuvo otro hijo con Jacob. 8 A este niño Raquel lo llamó Neftalí, que significa «lucha», porque dijo: «La lucha contra mi hermana ha sido dura, pero he ganado».
#7 GAD. («¡Qué buena suerte he tenido!») (Dios es mi suerte, mi destino)
9 Cuando Lía se dio cuenta de que ya no podía tener más hijos, tomó a su esclava Zilpá y se la dio a Jacob como esposa. 10 Zilpá tuvo un hijo con Jacob, 11 al que Lía le puso por nombre Gad, que significa «buena suerte», porque dijo: «¡Qué buena suerte he tenido!»
#8 ASER. («dicha») («¡Qué dichosa soy! ¡Y así me van a considerar mis amigas!») (Dios es mi dicha, me ha dado su gracia, me hace feliz, y mis amigos, me van a considerar bienaventurado)
12 Por segunda vez Zilpá tuvo un hijo con Jacob, 13 y Lía le puso por nombre Aser, que significa «dicha» pues dijo: «¡Qué dichosa soy! ¡Y así me van a considerar mis amigas!»
#9 ISACAR. («premio») (Jesús es el premio que Dios me dio, por haber sido el esclavo de Dios)
18 Ella (Lea) le puso por nombre Isacar, que significa «premio», porque dijo: «Éste es el premio que Dios me dio por haberle dado mi esclava a mi marido».
#10 ZABULÓN. («regalo») («¡Qué regalo tan precioso Dios me dio! Ahora mi Dios va a tratarme mejor, pues ya me ha dado a su hijo amado».
19 Otra vez quedó embarazada Lía, y tuvo un sexto hijo con Jacob. 20 Y le puso por nombre Zabulón, que significa «regalo», porque dijo: «¡Qué regalo tan precioso Dios me dio! Ahora mi marido va a tratarme mejor, pues ya le he dado seis hijos».
#11 JOSÉ. («que Dios me dé otro»), «¡Ojalá que Dios me dé otro, su Espíritu Santo!»
22 Pero Dios tuvo compasión de Raquel y respondió a sus oraciones. Le permitió quedar embarazada 23-24 y tener un hijo. Cuando nació el niño, Raquel dijo: «Dios me quitó la vergüenza de no tener hijos». Y le puso por nombre José, que significa «que Dios me dé otro», pues dijo: «¡Ojalá que Dios me dé otro hijo!»
#11 BENJAMÍN. («hijo favorito».) (Lo último que Dios me ha dado, que me ha traído dolor, es lo favorito de Dios, Cristo Jesús)
18 El niño nació bien, pero Raquel estaba a punto de morirse. En sus últimos momentos de vida le puso a su hijo el nombre de Ben-oní, que significa «hijo de mi dolor». Sin embargo, Jacob le cambió el nombre y le puso Benjamín, que significa «hijo favorito».
Estos 12 hijos, formaron las 12 tribus de Israel, y el pueblo de Dios, así nosotros, vivimos y hacemos lo que significan estos 12 nombres, el mesías antes lo esperábamos, ahora ya vino y creemos en él, por eso somos salvos.
Dios nos ha dado promesas mayores, a donde iremos para con Dios, qué haremos para con Dios, tendremos hijos, iglesias, iremos a las naciones, pero, así como Abraham y Sara no podían morir antes de que llegara la supra promesa de Dios, así será con nosotros que no nos pasará nada, Dios nos va a cuidar y sustentar, mientras no se cumpla las promesas, pero todo para llegar a la supra promesa que es dar fruto en Cristo Jesús.
Anímate, y espera las supra promesas de Dios, que él va a realizar, aunque tengas 100 y 90 años, aunque pienses que ya no tienes fuerzas, aunque pienses que tú no puedes, Dios si y él lo hará, cumplirá todas sus promesas, para llegar a la supra promesa, o promesa mayor.
Algunos hijos de Dios, llegaron al punto de decir, es por demás, que le sirvamos a Dios, no nos considera, veamos la respuesta de Dios en Malaquías 3 NTV.
13 «Ustedes han dicho cosas terribles acerca de mí», dice el Señor.
«Sin embargo, ustedes preguntan: “¿Qué quieres decir? ¿Qué hemos dicho contra ti?”.
14 »Ustedes han dicho: “¿De qué vale servir a Dios? ¿Qué hemos ganado con obedecer sus mandamientos o demostrarle al Señor de los Ejércitos Celestiales que nos sentimos apenados por nuestros pecados? 15 De ahora en adelante llamaremos bendito al arrogante. Pues los que hacen maldad se enriquecen y los que desafían a Dios a que los castigue no sufren ningún daño”».
Promesa de la misericordia de Dios
16 Entonces los que temían al Señor hablaron entre sí y el Señor escuchó lo que dijeron. En la presencia de él, escribieron un rollo de memorias para registrar los nombres de los que temían al Señor y siempre pensaban en el honor de su nombre.
17 «Ellos serán mi pueblo —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—. El día en que yo venga para juzgar, serán mi tesoro especial. Les tendré compasión así como un padre le muestra compasión a un hijo obediente. 18 Entonces de nuevo podrán ver la diferencia entre los justos y los perversos, entre los que sirven a Dios y los que no lo hacen».
¿Cuáles son las promesas que Dios te ha dicho? ¿Qué harás para Dios en tu vida? ¿No morirás, mientras Dios no cumpla todo lo que ha dicho de ti?
Vamos a orar en primera persona.
Gracias Dios, por decirme hoy, que no me has desechado, y que, aunque soy débil, no depende de mí, sino de ti, de tu fuerza, de tu poder, de tus promesas mayores, de tus decretos, gracias por decirme que, aunque me ría por incredulidad como Abraham y Sara, tú cumplirás todo lo que me has prometido, al igual que Abraham, desde que salí de Harán, cuando dejé mi tierra, y parentela para hacer este viaje, que llegaría hasta donde tú has dicho que va a llegar. Gracias en el nombre de Jesús, amén y amén.

¡Cree habla palabras de fe!

 

Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. Hebreos 11:3.

De nuevo Dios me pone a hablar de la fe, y la razón es fácil de entender. Aún no hemos llegado a entender completamente, o a ciencia cierta, que es el vivir por fe, que es construir por fe, que es edificar por fe, todo esto es un estilo de vida al que debemos acomodar, meternos acostumbrarnos, inmiscuirnos, movernos, profundizar, etc.
Dios le dijo a Jeremías la razón para lo que lo había puesto, y todo sería por decir las palabras de Dios.

TLA Desde hoy tendrás poder sobre reinos y naciones, para destruir o derribar, pero también para levantar y reconstruir. Jeremías 1:10

He aquí unas recomendaciones para que suframos un poquito menos, al acomodar lo espiritual a lo espiritual, viviendo por fe, confesando la medida que queremos de Dios por creer, por palabras y acciones de fe, y para lograrlo hay un principio principal y es:
Creer y hablar las palabras espirituales de Dios que están en la Biblia.
NTV Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. 2 Timoteo 3:16
La palabra de Dios es poder, y hace muchas cosas, es útil para muchas cosas, si vemos nuestro versículo clave Hebreos 11:3, con claridad y sencillez, veremos la profundidad que tiene, Dios hizo todo el universo, por una orden suya, por la palabra de Dios, si entendemos bien, lo que pudo lograr la palabra de Dios: crear el universo, y por la fe lo entendemos, entonces creemos las palabras de Dios, las hablamos estaremos creando un entorno muy bueno para nosotros, lo haremos al hablar las palabra que pudo crear el universo. Si lo pudo hacer, entonces la palabra de Dios confesada por nuestra boca, creará nuestro entorno mejorado, y futuro bueno, de acuerdo a la voluntad de Dios.
La palabra de Dios está en mi mente y en mi boca, para bendición, para librarnos del castigo que merecemos.
Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: «Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo.» Romanos 10:8-9.
NTV En realidad, dice: «El mensaje está muy al alcance de la mano, está en tus labios y en tu corazón». Y ese mensaje es el mismo mensaje que nosotros predicamos acerca de la fe: Si declaras abiertamente que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo.
Para lograrlo: cerca de ti, está la palabra, debe estar en tu boca, aunque seas un hombre sujeto a pasiones como el profeta Elías, puedes decir por la palabra de fe, cosas grandes como lo hizo Elías cuando oró, entonces podrás decir a la montaña que se quite, o al sicomoro que se desarraigue y que se plante en el mar, es decir, el problema lejos de ti.
Santiago 5:17 Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.
Me imagino la fe de Elías, oró con fe, fervientemente, y luego debió haber hablado normalmente que no llovería porque sabía que no iba a llover, durante el tiempo que él había pedido que no lloviera.
La biblia, las sagradas escrituras, la palabra de Dios, debe estar en tu boca, debes hablar y responder con la palabra de Dios. Pero deberás creer lo que estás hablando.
Cuando yo evangelizo a alguien uso este principio, no me funciona, no hablo mis palabras, ni mis opiniones ni argumentos, sé que la palabra de Dios funciona por sí sola, y dará sus propios frutos. Un día de estos, fui a evangelizar a una persona estilo agnóstico, es más difícil que un ateo, porque el ateo, sabe que hay un Dios, pero la misma palabra significa sin Dios, es decir que él no quiere andar con Dios. Para que entendamos más, hay medicina, hay carros, pero el ateo es como que diga, que anda sin medicina, hay carro, pero él anda sin carro, algo así es. A la hora de convencerlos es más fácil, pero con el agnóstico, que él se ha hecho su propia religión de fragmentos de principios no Bíblicos, de vivencias y creencias personales pero que no son la palabra de Dios, pero para él esto es su verdad absoluta y su religión, más no la Biblia, es mucho más difícil de convencer, creen y no creen, están como en el limbo, digámoslo así, ni fríos, ni calientes, ni a la izquierda, ni a la derecha. Yo sabiendo esto, cuando aceptó que hablaremos de Dios, usé este principio, y dije en cada oportunidad, no más, que las palabras espirituales de Dios, después de un rato de charlar, ya la palabra de Dios había hecho efecto, y terminó creyendo y aceptando solo la verdad de el Señor Jesús para su salvación.
Otro ejemplo, fue cuando hablé con un cristiano muy deprimido por las deudas, alegaba que era un fracaso, y que se quería morir, el principio que usé fue, quién es Dios, y lo que hará por esa persona que le ha sido fiel y servido durante muchos años. De nuevo usé las palabras espirituales de fe, y se las repetía, Dios te va a proveer todo lo que necesites, Dios te pagará las deudas, no se olvidará de tu fidelidad. Cuando tú ya no puedes y terminas, entonces él comienza, y le dije unas 7 a 9 veces, Dios te va a dar el dinero para que pagues tus deudas, no te dejará ni te abandonará, y bingo, la palabra entró en su corazón, dándole consuelo, y la calmó, le alegró al recibir la seguridad de no estar solo, de contar con Dios, que él lo hará, le pedí que creyera estas palabras y ahora cuando le pregunto, me responde que laborará duro y creerá que Dios le dará de alguna manera para pagar sus deudas.
De igual manera al orar por los enfermos, debemos creer y decir las palabras espirituales de Dios entendiendo que él hará lo suyo. Si Dios creó el universo por medio de la palabra, es decir por medio de Jesucristo, Dios puede hacer cualquier cosa por medio de Jesús y su palabra por cualquier persona, nosotros solo debemos montarnos en esa palabra y usarla como lo hicieron los profetas, el mismo, Jesús, los apóstoles, los grandes hombres de Dios de la historia moderna, y Dios obrará porque su palabra nuca falla, es infalible, Dios obrará con quién la use y tenga fe, Dios está esperando usarnos para su reino.
pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.
NTV Pues esta buena noticia —del descanso que Dios ha preparado— se nos ha anunciado tanto a ellos como a nosotros, pero a ellos no les sirvió de nada porque no tuvieron la fe de los que escucharon a Dios. Hebreos 4:2
La palabra de Dios es en fe y para fe, esta es la razón de que no creyeron de Israel, aquellos que cayeron en el desierto, porque no la acompañaron con fe, la oyeron, pero no tenían fe, esta es la razón por la que debemos transmitir fe por nuestra boca, a los que creen, a los que dudan,
Judas 22 A algunos que dudan, convencedlos.
Entonces seremos emisarios de Jesús, y de Dios como lo dijo Pablo a Timoteo.
1 Timoteo 1:1 – Kadosh Israelita Mesiánica
1 Timoteo 1:1
De: Shaúl, un emisario del Mashíaj Yahshúa por orden de YAHWEH nuestro Salvador, y del Mashíaj Yahshúa nuestra esperanza.
Vamos a orar en primera persona.
Señor ayúdame a creer, aumenta mi fe, para que pueda resolver mis problemas que yo sienta muy difíciles e imposibles, voy a aplicar este principio siempre, de navegar en tu palabra, de moverme en tu palabra creadora, y también te pido que me ayudes a hacer este estilo de vida, de hablar las palabras de la Biblia, en vez de las mías para que donde yo llegue sea luz, pueda llevar convencimiento, crecimiento, edificación, unión contigo, fe esperanza y amor. Padre te lo pido en el nombre de Jesús.

¡Tu vida, una relación de fe!

 

Debes saber que ¡tu vida, es una relación de prueba de fe, confianza con Dios! Confianza según el diccionario:
Esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea. Seguridad, especialmente al emprender una acción difícil o comprometida.
NTV Mis justos vivirán por la fe. Pero no me complaceré con nadie que se aleje». Hebreos 10:38
TLA »Los que me son fieles en todo y confían en mí vivirán para siempre. Pero si dejan de serme fieles, no estaré contento con ellos.»
A lo largo y ancho de lo que ha sido mi vida, me doy cuenta de una cosa, es el todo y final de todas las cosas, de esta vida, se trata de una relación de confianza y fe para con Dios, en Cristo. Esta relación es necesaria que sea probada, para que se fortalezca, por esto Dios controla sus decretos para qué en su bitácora, pasemos por diversos problemas, que conllevan a un solo resultado final, encontrarnos con él en confianza, allí él nos dice: NO TE VOY A FALLAR. VOY A HACER LO QUE ESPERAS DE MI. NO TEMAS TODO LO HAGO PARA TU BIEN.
Está escrito por Dios, este es su decreto:
17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. Romanos 1:17Reina-Valera 1960 (RVR1960)
No hay por donde más podamos ir, excepto por la fe. Dios nos revela su justicia, su rectitud, lo que requiere, lo que exige, por medio de la fe, y para hacerlo por fe, si hay algún justo, este vivirá por fe, viviremos por ser fieles a Dios por creer y esperar en las cosas que no se ven, por creer en sus cosas seremos fieles para con él, y por confiar en él, viviremos para siempre con él.
El final de la prueba de fe, es confiar más en Dios, es encontrarnos cara a cara, es revelarse a nosotros tal como lo hizo con Job, y con los profetas, es esperar en Dios, es entender quién es él profundamente, en lo espiritual, en el corazón, en el testimonio, y lo que nos dice que hará con nosotros, al recibirlo por fe, eso es lo que hará.
Salmos 84:6 – Nueva Traducción Viviente
Cuando anden por el Valle del Llanto, se convertirá en un lugar de manantiales refrescantes; las lluvias de otoño lo cubrirán de bendiciones.
En este viaje de la vida, solo una cosa cuenta después de haber sido salvos por Jesucristo, es vivir confiando más y mejor en Dios.
En este valle de lágrimas, los que confiamos, nuestro estado y entorno, se convertirá en manantiales refrescantes, así como las primeras lluvias que cubren todo de bendiciones.
¿Cómo confiar más en Dios?
Haciendo ejercicios espirituales de fe. ¿Cómo confiaré más ti Dios mío?
Se lo diremos a Dios.
1, Creyendo en quién tú eres Señor Jesús. 2, Creyendo en tu palabra Señor Jesús. 3, Cada vez volviendo a la fortaleza de Dios. 4, Volviendo a orar, a tener intimidad, comunión contigo Señor, tú me dices todas las cosas. 5, Señor, no dejaré de llevar tu evangelio a toda criatura. 6, Haciendo tus proyectos Señor Jesús. 7, Viviendo en tu palabra.
Yo me doy cuenta que soy finito y que he topado, he llegado al límite, pero ya no cuando ante el dilema, tengo que confiar en Dios, allí veo su autopista, pero antes él no me ha dejado otra alternativa, no me deja otra opción, él me acorrala, me lleva a estar en la misma posición incómoda, pero segura, a vivirb por fe, “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” Hebreos 11:1. Cuantas veces he mal entendido lo que es realmente la fe. He pensado en la fe como algo que yo mismo produzco por mi esfuerzo, cuando en realidad la Biblia dice que la fe viene de Dios. Cuando se da esta condición, me digo: ¡ahora tú lo vas a hacer por mí Señor mi Dios!
Entonces estas palabras, cobran sentido.
1 Pedro 4:12-13Traducción en lenguaje actual (TLA)
El sufrimiento del cristiano
12 Queridos hermanos en Cristo, no se sorprendan si tienen que afrontar problemas que pongan a prueba su confianza en Dios. Eso no es nada extraño. 13 Al contrario, alégrense de poder sufrir como Cristo sufrió, para que también se alegren cuando Cristo regrese y muestre su gloria y su poder.
No sé tú, pero cuando yo llego a éste punto, siento que tengo que desembarcar en el día D, que soy un soldado de infantería que tiene que ir a pelear enfrentando la muerte, entonces, él me dice en el valle de la decisión: ¡No temas, yo estoy contigo, nada malo te acontecerá!
De nuevo sus palabras cobran más sentido.
Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Hebreos 10:38 RVR1960
NTV Mis justos vivirán por la fe. Pero no me complaceré con nadie que se aleje».
TLA »Los que me son fieles en todo y confían en mí vivirán para siempre. Pero si dejan de serme fieles, no estaré contento con ellos.»
No se trata de mí, ni de ti, se trata de Dios y de su fidelidad, recuerdo cuando estaba hospitalizado en una situación decisiva, él me dijo lo mismo, solo quiero llevarte a este punto para encontrarme contigo, para bendecirte, para que me conozcas más, mira que aquí estoy contigo y no te voy a dejar, nada malo te ocurrirá porque yo estoy contigo, cuando yo escuché este testimonio en mi corazón y en el Espíritu vi que Jesús estaba a mi lado, me abandoné confiado y totalmente a sus manos, sabía que todo saldría bien, sabía que la última prueba de Job antes de su restauración, fue que él enemigo le tocó su carne, pero después se encontró cara a cara con Dios. Así ocurrió, todo salió tal como él me lo había dicho. Sentí que me dijo, ¡yes campeón, así es, eso es, confía en mí, y siempre ganarás!
De nuevo sus palabras cobran sentido.
1 Pedro 1:6-8Traducción en lenguaje actual (TLA)
Confiar en Dios
6 Por eso, aun cuando por algún tiempo tengan que pasar por muchos problemas y dificultades, ¡alégrense! 7 La confianza que ustedes tienen en Dios es como el oro: así como la calidad del oro se pone a prueba con el fuego, la confianza que ustedes tienen en Dios se pone a prueba con los problemas. Si ustedes pasan la prueba, su confianza será más valiosa que el oro, pues el oro se puede destruir. Así, cuando Jesucristo aparezca, hablará bien de la confianza que ustedes tienen en Dios, porque una confianza que ha pasado por tantas pruebas merece ser alabada.
Ante su gran muestra de poder para conmigo solo puedo ver que todo lo que hace es para mi bien, para promoverme, para proyectarme, para bendecirme, para darme el carácter de su hijo.
¿Y tú estás confiando más y mejor en Dios?
Yo solo te puedo decir:
Confía en él, es imposible que te defraude, es absurdo, e ilógico que puedas pensar que él te tiene abandonado, solo que tú no lo entiendes, debes ver, la cadena de eventos, que hace para llevar su providencia, Dios y sus medios, los usa todos ya sea a favor o en contra para llevarlos a ti, porque te ama, no temas, no tienes nada que temer, cuando el amor lo ha perfeccionado todo, el perfecto amor, hecha fuera el temor, de donde el que teme no ha sido perfeccionado en el amor, porque el temor trae castigo, pero el amor trae a Dios, que es perdón, bendición, gracia. Lo que sea que estés atravesando, sólo confía que él está en control, está haciendo que todas las cosas operen para tu bien.
Con esos tus enemigos hoy te digo:
¡Así que sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni sientas pánico frente a ellos, porque el Señor tu Dios, él mismo irá delante de ti. No te fallará ni te abandonará». NTV Deuteronomio 31:6
Dios peleará por ti.
TLA Sean fuertes y valientes, pues Dios peleará por ustedes; no tengan miedo de esos países, porque Dios no los abandonará».
RVR1960 Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.
Confía en él. ¡Vamos! Confía más en él.
TLA Dios mío, sólo una cosa te pido, sólo una cosa deseo: déjame vivir en tu templo todos los días de mi vida, para contemplar tu hermosura y buscarte en oración. Salmos 27:4
De nuevo toman sentido tus palabras Señor mi Dios.
Hebreos 11:6Nueva Traducción Viviente (NTV)
6 De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.
Oremos.
Señor Jesús, Padre celestial, Espíritu Santo, ayúdame a confiar en ti, porque es tu propósito, que a través de los problemas que atravesamos, confiemos plenamente en ti, así como como los niños confían en sus padres, yo por esta confianza, me declaro en victoria total y absoluta, porque al confiar en ti, tú obrarás tal como prometes en hebreos 11:6, que es imposible que tu defraudes a alguien que ha confiado en ti sinceramente. Gracias Padre por la gran victoria que me has dado hoy, en el nombre de Jesús.
Hebreos 11:1Traducción en lenguaje actual (TLA)
11 Confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera. Es estar convencido de que algo existe, aun cuando no se pueda ver.

¡A 500 años de la Reforma! ¿Sabías qué?

 

1 Timoteo 1:14-16Nueva Traducción Viviente (NTV) 14 ¡Oh, qué tan generoso y lleno de gracia fue el Señor! Me llenó de la fe y del amor que provienen de Cristo Jesús. 15 La siguiente declaración es digna de confianza, y todos deberían aceptarla: «Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores», de los cuales yo soy el peor de todos. 16 Pero Dios tuvo misericordia de mí, para que Cristo Jesús me usara como principal ejemplo de su gran paciencia aun con los peores pecadores. De esa manera, otros se darán cuenta de que también pueden creer en él y recibir la vida eterna.
¿Sabías qué a 500 años de la Reforma Protestante que cumplimos este martes 31 de octubre de 2017, Cristo Jesús sigue obrando?
¿Sabías qué en el siglo XVI Europa vivió una revuelta religiosa encabezada por Martín Lutero denominada: la reforma protestante?
¿Sabías qué la reforma trajo grandes cambios religiosos, políticos, económicos, sociales, culturales, desde que Martín Lutero pegó las 95 tesis en las puertas de su catedral, la de Wittenberg, en Alemania, el 31 de octubre de 1517?
¿Sabías qué hoy en día gozas de muchos beneficios obtenidos por la reforma?
Sabías qué una de las causas y en mi opinión máximo beneficio de la reforma encabezada por Lutero es que la revuelta volvía a fijarse en el Evangelio dejando, así, de dejarse influenciar por la supremacía católica y su corrupción, y su estado feudal.
El feudo fue un contrato típico de la edad media por el cual los soberanos y los grandes señores concedían tierras o rentas en usufructo. Obligándose el que las recibía a guardar fidelidad de vasallo al donante. El feudalismo es la organización social, política y económica basada en el feudo, de la Europa Occidental durante el siglo IX al siglo XV. Procedió de la caída del imperio Romano, los pueblos germanos conquistaron en el siglo V el Imperio romano de Occidente pusieron también fin al ejército profesional romano y lo sustituyeron por los suyos propios, formados con guerreros que servían a sus caudillos por razones de honor y obtención de un botín.
Sabías qué este sacerdote de origen alemán fue el que promovió una nueva iglesia cristiana en la que el Papa de Roma no tuviera la supremacía total, donde la fe volviera a ser el principal motor religioso y en el que la corrupción religiosa fuera aniquilada totalmente. En sus 95 tesis, Lutero defendía la fe cristiana como motor esencial de la religión y se contrapuso, así, al modus operandi que la Iglesia Católica había estado llevando a cabo durante la Edad Media.
Sabías qué la reforma promulgó un profundo cambio en la iglesia católica que, hasta ese momento, había sido la única rama del cristianismo. Recordemos que los católicos son los que consideran al Papa de Roma como el máximo representante religioso en el planeta y, debido a esta supremacía, los reformistas rechazaron esta figura y buscaron una iglesia que retomara los principios del cristianismo más tradicional y auténtico.
No que inventaran nuevas doctrinas, sino que recuperaran las doctrinas de la Biblia, que hasta ese momento la Iglesia Católica, que era el poder político y religioso, había abandonado y olvidado completamente, por imponer sus propias doctrinas hechas por hombres. Una de las doctrinas Bíblicas que la reforma recuperó fue la soberanía absoluta de Dios, dejando atrás, la soberanía de la Iglesia católica, la devoción a la trinidad, dándole su puesto a Jesús, el Salvador, y que la salvación solo es por su medio, solo por la fe, solo por la gracia, sólo por las sagradas escrituras, además de devolverle el sacerdocio de cada cristiano, para Dios, para ya no depender de lo que la influencia católica impusiera, sino de lo que la Biblia y el Espíritu Santo les enseñara.
Sabías qué al darle la Biblia al pueblo los cristianos podían ver por primera vez con sus propios ojos, la palabra de Dios, pese a que el sacerdote Martín Lutero fue el líder de este movimiento reformista, lo cierto es que no solo fue impulsada por él, sino que una gran cantidad de religiosos, intelectuales y políticos también se unieron a la causa para renovar la interpretación medieval que se le habían dado a las Sagradas Escrituras.
Esta reforma católica se caracterizó por un rechazo de las doctrinas impuestas hasta el momento y la labor realizada por la Iglesia Católica que, en la Edad Media, ponía a venta las indulgencias, es decir, la posibilidad de que las clases más pudientes se libraran del castigo divino por sus pecados pagando un importe fijado, apostatando de la verdad, que la salvación solo es por el sacrificio, muerte y resurrección de Jesucristo. Esto conllevó a una gran crisis dentro de la Iglesia ya que los cristianos comenzaron a tener fuertes disputas entre ellos al recriminarse la falta de piedad religiosa y al poner en tela de juicio las prácticas poco morales que se estaban llevando a cabo dentro del seno religioso. Lutero fue el que promovió una nueva iglesia cristiana en la que el Papa de Roma no tuviera la supremacía total, donde la fe volviera a ser el principal motor religioso y en el que la corrupción religiosa fuera aniquilada totalmente. En sus 95 tesis, Lutero defendía la fe cristiana como motor esencial de la religión y se contrapuso, así, al modus operandi que la Iglesia Católica había estado llevando a cabo durante la Edad Media.
Uno de los hechos más significativos que pudieron ser una de las causas de la reforma protestante es que los reformistas se percataron de que se habían llevado a cabo las ventas de indulgencias con un fin puramente material: financiar la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma.
Diferentes causas conllevaron a que, finalmente, se desatara esta confrontación entre los cristianos y que los ortodoxos se autoproclamaran los auténticos corresponsales de la palabra de Dios y, por tanto, perseguían a los reformistas al tacharlos de herejes y de traidores. Así fue como la reforma protestante en Europa dividió a los cristianos: los que querían renovar la Iglesia y luchar contra la corrupción y los que querían que todo siguiera igual.
Los países que se sumaron a esta revolución rechazando al Papa y apostando por una Iglesia diferente y leal se comenzaron a llamar protestantes. Y, debido a esta separación vital entre los creyentes, en Europa comenzaron a aparecer guerras entre ambos bandos que se conocen como “guerras santas”.
Pese a esta confrontación, actualmente el protestantismo ha conseguido convertirse en una rama del cristianismo y cuenta con más de 500 millos de fieles.
Causas religiosas de la reforma.
Corrupción en la iglesia: el clero romano ponía a la venta lo que, supuestamente, eran reliquias sagradas pero que, en el fondo, era una estafa para poder ganar dinero. Por ejemplo, vendían las espinas que coronaron a Cristo, astillas la cruz donde fue crucificado, etcétera. Además, se comenzaron a vender las Indulgencias de los Pecados, es decir, el perdón de los pecados a cambio de dinero, motivo que fue uno de los principales para que estallara la reforma protestante.
Eclesiásticos con poca formación: en aquella época, muchos de los sacerdotes que defendían el catolicismo desconocían muchos aspectos de la doctrina y no estaban en absoluto preparados para desempeñar las tareas religiosas. Esto conllevó a que los representantes de Dios en la Tierra tuvieran un comportamiento poco moralista y ejemplar.
Diferentes interpretaciones de la Biblia: con la aparición de la imprenta se pudieron imprimir más ejemplares de los textos sagrados y, por tanto, la población y los estudiosos comenzaron a darle un nuevo sentido a las palabras divinas, unas ideas que eran contrarias a las que defendía la Iglesia Católica.
Causas sociales de la reforma protestante
Pero esta reforma católica no solo tuvo lugar por hechos religiosos, sino que también tuvieron mucho que ver los aspectos sociales y económicos del contexto histórico. Durante el medievo, la Iglesia condenaba que la sociedad se lucrara y defendía un precio justo y equitativo entre todos los ciudadanos; pero en aquel momento apareció una nueva clase social, la burguesía, que vieron cómo la Iglesia no les permitía lucrarse con su negocio ni aumentar sus ingresos.
Así pues, esta nueva clase social necesitaba una nueva moral religiosa que se adaptara a la realidad económico social del periodo; los protestantes se identificaron con el espíritu moderno y acogieron a una gran parte de comerciantes y empresarios dentro de su seno.
Causas políticas de la reforma protestante
Durante la Edad Media, el poder de la Iglesia Católica fue mucho más influyente que el de los propios reyes de los países; sin embargo, durante el XVI, las monarquías comenzaron a fortalecerse y, por tanto, pudieron comenzar a ganarle terreno a la Iglesia.
Hasta entonces, Roma se consideraba el corazón de los pueblos cristianos, pero, con el aumento del sentimiento nacionalista, esta visión tan universal comenzó a perder fuerza y cada territorio quería afirmar sus diferencias particulares y, así, reafirmarse como pueblo único y unido. Un ejemplo de esto es que la Iglesia Católica siempre apostó y apuesta porque el latín sea la lengua vehicular de la doctrina religiosa, sin embargo, los protestantes divulgaron la religión en la lengua particular de cada nación.
Así pues, el inicio de esta reforma se dio en Alemania, país que prácticamente funcionaba como un estado feudal y la iglesia tenía una tercera parte de las tierras.
Lutero fue el autor de las “95 tesis contra la venta de indulgencias”. En estas tesis se defendían principios básicos del cristianismo que se habían perdido durante la Edad Media como que, por ejemplo, la salvación del hombre únicamente se podía conseguir mediante la práctica de la fe y nunca por el pago de dinero o la compra de las “indulgencias”. También defendía que la Biblia era la única fuente de la verdad de Dios y que, por este motivo, debía ser traducida a todos los idiomas para así llegar a más personas; esto entraba en choque directo con la figura del Papa de Roma a quien se le eliminaba cualquier poder divino para difundir la palabra de Dios.
Otro de los puntos más revolucionarios de la reforma de Lutero fue que defendía que la Biblia podía ser interpretada de forma libre, es decir, que las personas podían leerla directamente sin la necesidad de que un sacerdote la tradujera o interpretara. También rechazó las diferencias jerárquicas entre los religiosos y omitió el celibato.
Hasta 95 principios fueron los que defendió Lutero en su tesis, documento que fue el instigador de una de las reformas religiosas más importantes de nuestra historia. Consecuencias de la reforma protestante
Vamos a analizar ahora las consecuencias de la reforma protestante ya que este movimiento revolucionó la religión que había predominado en Europa hasta el momento y además propició la aparición de guerras santas que enfrentaron a los diferentes religiosos. A continuación, vamos a darte un listado de las consecuencias de la reforma luterana:
Intolerancia religiosa: al aparecer esta voz contraria a la Iglesia Católica se comenzaron a enfrentar los dos bandos diferenciados y, así, se iniciaron fuertes disputas que terminaron con varias guerras santas. La Santa Inquisición comenzó a demostrar su fuerza y poder en países como España, Italia y Portugal que se vieron obligados a continuar con su doctrina para no caer en manos de los inquisidores.
La Contrarreforma católica: una de las consecuencias más inmediatas de la reforma protestante en Europa es la respuesta católica a esta revuelta. Los ortodoxos procuraron impedir la ruptura de su hegemonía en países europeos y americanos, por este motivo, convocaron el Concilio de Trento en el que se promovieron diferentes medidas para conservar su poder, entre ellas, la reactivación de la Inquisición, la organización militar religiosa, la publicación del Índex (libros prohibidos), etcétera. Historiadores aseguran que al menos 80 millones de cristianos fueron muertos por la Santa inquisicion, durante esa edad, otros dicen que 100, y otros 120. Se dice que si pudiramos ver desde un satélite una foto de europa en esa época, miraríamos miles de luces, que serían de personas quemadas en la hoguera. El papa Juan Pablo II reconoció las muertes de la santa inquisición y pidio perdón, «Actas del Simposio Internacional» celebrado en Roma en 1998, y El 12 de marzo de 2000. También el mismo Papa pidió ‘perdón’ por ‘los crímenes de la Iglesia durante la conquista de América’
Guerras santas: en muchos de los países europeos, debido al estallido de la reforma protestante aparecieron guerras religiosas que enfrentaban a los diferentes poderes eclesiásticos. Así pues, estalló una guerra civil en Suiza, en Alemania hubo también fuertes enfrentamientos, en Francia también y fueron encabezadas por los protestantes calvinistas, etcétera.
Ideas innovadoras: pero el estallido de esta reforma también trajo consigo una nueva apertura ideológica, sobre todo en aquellos países en los que ganó el protestantismo. Las cerradas ideas medievales fueron abriéndose y adaptándose a la nueva realidad social donde la burguesía tenía cada vez más poder e influencia. El poder económico de la Iglesia Católica fue perdiendo fuerza y el pueblo empezó a tenerlo en su mano, algo que facilitó el camino a que, años más tarde, apareciera el sistema capitalista.

¡Yo estaré contigo, dice el Señor!

 

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; Pues yo te sostengo de tu mano derecha; yo, el Señor tu Dios. Y te digo: No tengas miedo, aquí estoy para ayudarte.” Isaías 41: 10,13.

»Yo te pido que seas fuerte y valiente, que no te desanimes ni tengas miedo, porque yo soy tu Dios, y te ayudaré por dondequiera que vayas. Josué 1:9 TLA.

Esta vida que Dios nos ha prestado, es como un viaje en un tren, un largo viaje con muchas estaciones, lleno de todo tipo de experiencias, paisajes que dan alegrías y consuelo, algunas paradas, son muy reconfortantes, pero el viaje sigue, y continúa.
Jesús dijo: Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo. Juan 16:33 NTV
Nadie dijo que el viaje no habría peligros, de hecho, los hay y muchos. Se necesita de uno que esté controlando este viaje, uno que esté sobre todos, para poder ayudarnos, que recibamos fuerzas cuando ya no las tengamos. A veces en el viaje hay fiestas y mucha felicidad, pero también en otras ocasiones el viaje es de pruebas y flaquezas, por peligros reales, sin embargo, el que controla todo, es sobre todos y está sobre todos. En ocasiones nos parecerá que el viaje nos cansa y que él no aparece en escena, sentiremos como si estuviéramos muy solos, pero él siempre está allí.
El maquinista que dirige al tren es el destino que él nos ha trazado, ese uno es Dios, que controla al maquinista, al tren, y también controla el viaje, y nosotros somos el pasajero dentro de ese viaje desconocido, a veces sin visión, sin rumbo, sin saber a dónde nos lleva el tren, pero él que controla todas las cosas, si sabe hacia dónde nos lleva, aunque nosotros lo ignoremos.
Dios, el rey soberano que controla todo, controlará que en ese viaje nos acontezcan muchas cosas, tanto buenas, así como también permitirá otras no tan buenas, creo firmemente que cuando él aparezca en cualquier situación, en cualquiera de ese tipo de estaciones de prueba y dificultad, su propósito es darse a conocer, para que nos sintamos amados. El Dios invisible se hace visible y presente cuando acude a nuestra ayuda, entonces lo podemos percibir, ver y conocer, que él está con nosotros.
Dios hace a nuestro favor, una cadena de eventos para meternos en circunstancias, condiciones, situaciones, junto al tiempo, para producir lo que él había decretado, en la doctrina de la Providencia o de Medios que tenemos los cristianos reformados, podemos entrever, que Dios usa, todas las cosas a favor o en contra, para proveernos lo que necesitamos, literalmente controla todo lo que pasa, con su gran poder, y lo hace porque él es amor, nos ama y quiere ayudarnos verdaderamente. De su corazón bondadoso, ha nacido el ayudarnos en todo, en todo, en todo lo que necesitemos, y en lo que podamos atravesar, en situaciones adversas, difíciles, entonces nuestro corazón clama Abba papito mío, ayúdame.
Su fidelidad es desde siempre y para siempre con nosotros sus hijos elegidos, por esto, versículos como los que éste día tenemos, son poemas de amor, cartas de amor, en las que nos habla lo que hará en las estaciones difíciles del viaje. El destino final, es llevarnos al cielo.
Recuerdo como si fuese ayer, cuando Dios, el Padre, subió a Cristo en mi viaje, fue una estación, maravillosa, de allí en adelante, el viaje se volvió más placentero, y nunca falla, cada vez yo le necesito más, el produce en mí el querer como el hacer por su buena voluntad, me hace llorarle, clamarle que cada vez más le necesito, que nunca me suelte de su mano, que esté conmigo en los momentos más difíciles, pero ¿qué sucede? Él contesta a mi corazón en un testimonio que es el mismo escrito en estos textos Bíblicos que estudiamos hoy.
Le he pedido que quiero asegurarme que, en mi viaje, él no me va a dejar, ni a abandonar, en momentos de mucha debilidad, y cuando me contestan estos textos, siento que más le conozco y una seguridad interna, embarga mi corazón.
En realidad, me doy cuenta que Cristo y yo, somos uno, y que lo que ahora vivo en este viaje, lo vivo por la fe de su Hijo, que vivió y murió por mí, se entregó todo por mí, ¿qué más puedo pedir, cuando me siento amado por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo?
Hablando de pruebas.

“…ustedes deben tenerse por muy dichosos cuando se vean sometidos a pruebas de toda clase. Pues ya saben que cuando su fe es puesta a prueba, ustedes aprenden a soportar con fortaleza el sufrimiento. Pero procuren que esa fortaleza los lleve a la perfección, a la madurez plena, sin que les falte nada.” Santiago 1:2-4

En esta última estación, de pronto yo estaba en el quirófano, para sacarme de mi recto, una espina, o el hueso de mandíbula, muy delgado de un pescado de casi una pulgada que accidentalmente me había tragado, me había roto como una pequeña cuchilla, porque estaba incrustada, y ya tenía infección en la sangre, los antibióticos ya habían hecho buen efecto. Me preguntaron si era alérgico a algún medicamento, yo les contesté que no, y me inyectaron Propofol en el catéter de mi mano izquierda, me puse a cuentas con mi Dios, y le dije que si algo salía mal que al fin iba a ir para estar con él para siempre que no tenía miedo, volví a ver a mi derecha y allí estaba Jesús, lo pude ver en el Espíritu, él dijo a mi corazón, “te dije que iba a estar contigo, y aquí estoy, nunca te dejaré, de acá no me muevo” todo va a salir bien, de pronto los médicos comenzaron con una alegría muy linda, y todo fue bien.

Al solo despertar, recordé estas palabras:

 “Cuando pases por aguas profundas, yo estaré contigo. Cuando pases por ríos de dificultad, no te ahogarás. Cuando pases por el fuego de la opresión, no te quemarás; las llamas no te consumirán.” Isaías 43:2 (NTV).

También pensé mucho en su fidelidad, y en las promesas que él me ha hecho y que están en su Santa Palabra, pensé en mis debilidades y en su poder, que es necesario que yo mengue, para que él aumente, que mis debilidades son muy necesarias para que su poder se perfeccione en mí.
No estás solo y puedes estar seguro que Dios siempre estará a tu lado.
Cuando paso por una estación en la que me siento solo porque a veces el viaje es solitario, ¿acaso no es así también en tu vida? simplemente llorando le pido que me llene de su presencia y de inmediato lo hace, pero pasa algo aún más interesante, cuando paso por cada estación difícil, tengo menos miedo y más amor, su amor, lo llena todo, lo cubre todo, lo vence todo, cada vez tengo menos temor a lo desconocido que el viaje me pueda presentar, porque confío en Cristo, Jesús, su amor es perfecto.
Yo le dije, cuando lo vi en el Espíritu, antes y después de la pequeña intervención, yo no te busqué a ti, tú me buscaste primero, yo no te conocía, pero tu quisiste que te conociera, tu eres mi Dios, mi padre, hazte cargo de mí, no tengo con quién ir, solo tú tienes palabras de vida eterna, además diste tu vida por mí, hazte responsable por mí en esta situación, porque tú eres mi Dios, mi Señor Soberano, mí Salvador, soy tu hijo, tú me adoptaste. Sentí sus palabras, “Siempre me he hecho responsable de ti, y esta vez será igual”. Al poco momento me sentí amado, muy amado por él, y le compuse una canción que habla de sentirse amado por Dios, se llama: Sentirse Amado, de nuevo la convicción en mi corazón, Te amé, desde antes de la fundación del mundo, siempre te amaré durante el tiempo cronos de tu vida, y te amaré en la eternidad, cuando estés conmigo para siempre.
Esto nadie te lo puede quitar, lo siento si esta fe ofende a alguien, pero es muy mía, es de mi relación con mi Dios, con mi Señor, puedo decirles lo que él me ha dicho, y nos lo dice su palabra, ¡Yo estaré contigo, dice el Señor!
No le tengas miedo al viaje de la vida, ni al maquinista, ni al tren, ni a los peligros que puedas enfrentar, porque hay uno que está en control de todo, y conduce, dirige tu vida en cada detalle, no te va a acontecer nada más allá, de lo que él no quiera que te acontezca.
No importa cuán grande o desesperante sea tu situación, quiero que sepas que no estás solo, Dios promete que Su presencia estará siempre contigo. Él te ayudará, te guiará y protegerá, aunque tu problema te muestre lo contrario. Por lo tanto, no te preocupes ni te afanes en este día. “…Nunca te dejare ni te desamparare,” Hebreos 13:5
Jesús confió plenamente en las palabras de su Padre Celestial, quien al tercer día lo resucitó. Los tres jóvenes amigos de Daniel confiaron en el poder de Dios y el fuego del horno no les hizo daño. El mismo Daniel depositó su vida en las manos de Dios y los leones no lo tocaron. Él es quien tiene un verdadero cuidado de sus hijos, por eso nos dice: “No temas, yo estoy contigo”
Descansa confiando en Dios, en su poder y soberanía, Él siempre sabe qué hacer en el momento y lugar perfectos. Nada escapa de Su mano y tiene todo bajo control. Busca su dirección y persevera, aunque el tiempo sea difícil, Dios va contigo.

No desfallezcas, toma nuevo ánimo y confía, porque Dios ha prometido estar contigo todos los días de tu vida. “…y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 20:28

LBLA He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido. Génesis 28:15

¡Dios está contigo!

Jeremías 20:11-13Reina-Valera 1960 (RVR1960)
11 Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.
Solo hay uno que está, sobre todo, como dice la canción: Sobre todo. Sobre todo, poder y rey Sobre toda humanidad y ley Sobre todo, lo creado por tu mano Tú inventaste todo mi Señor Sobre todo, reino y nación Y maravillas que el mundo conoció Sobre toda riqueza y esplendor Nada se compara a ti mi Dios
El Dios todo poderoso, está sobre todas las cosas, está en control de todo lo creado. Hay uno que está arriba de todos, y es sobre todos, Señor del cielo y de la tierra, si no fuese por él que está a cargo y en control, no habría equilibrio cósmico, nos destruyéramos a nosotros mismos sin saber por qué, no sabríamos hacia a donde iríamos, las decisiones serían más nefastas que las que tomamos hoy. Todo fuese una tragedia, una desgracia total, la anarquía reinaría, el caos, desorden, estarían a la orden del día. Pero gracias a Dios, que no es así, sino que él está en absoluto control. Esto debe darnos una gran tranquilidad, el saber que no todo está perdido, que el todopoderoso, está tan cerca de nosotros a la distancia de una pequeña oración de clamor.
Si Dios no estuviese en control, saldríamos de nuestras casas sin ninguna esperanza y certeza que volveremos a ver a nuestros seres queridos, pero no es así, muy por el contrario, gracias a él y su don de la fe, podemos saber lo que nos acontecerá en el porvenir, inmediato, cercano y lejano, el futuro glorioso nos pertenece, la tierra es la heredad de los justos, y la tierra prometida, la ciudad santa, la ciudad de Dios, la nueva Jerusalén, nuestro final destino. Esto lo dice la fe, que es la certeza de lo que nos espera, la convicción de lo que no se ve, no se ve a simple vista sino por fe. Sabemos que los que esperamos en Dios, él ya tiene decretado el día de nuestra partida, de manera que no nos preocupamos, de cuando y como, sino de amarlo con todas nuestras fuerzas.
Salmos 37:29 TLA Dios ama la justicia y jamás abandonará a su pueblo. ¡Siempre lo protegerá! Los suyos vivirán para siempre en la tierra prometida, pero los malvados y sus hijos serán destruidos por completo.
Dios está sobre nosotros como un poderoso gigante defendiéndonos, ayudándonos, protegiéndonos, guiándonos, llevándonos delicadamente por la vida, éste es nuestro Dios.
Había una mujer de la tribu de benjamín, que había quedado huérfana, su padre se llamó Abigaíl, era una hermosa doncella, de nombre Hadassah, en hebreo. Adasa podría haber sino una más entre todas las mujeres de Israel, su nombre significa Mirto, esta espléndida planta perfumada que huele re bien, usada para la perfumería, muy famosa en la antigüedad, se consideraba símbolo del amor y la belleza. Con coronas de mirto se honraba a los campeones olímpicos, también se emplea como anticatarral y antiséptico. Esta huérfana de padres, pero no de Dios, fue adoptada por su primo Mardoqueo, quien por su recomendación cuando entró al palacio le puso por nombre Ester (estrella de la flor de Mirto, astro de la noche, la más bella “estrella de la noche”.) pero Dios que controla todas las cosas, estaba con ella, y llegó a ser profeta, se convirtió en la reina de Persia y de Media cuando se casó con el rey Asuero. Su historia se narra en el Libro de Ester y se celebra, según el judaísmo, en la fiesta del Purim, por la liberación de la muerte por decreto engañoso que Amán hizo que él rey hiciera para matar a los Israelitas, pero Ester logró que él rey hiciera otro decreto, que se defendieran los hijos de Israel. Dios la llevó de abajo, hacia arriba, porque él actúa de acuerdo a su decreto, el de poner a su hijo, el mesías, el Cristo, sobre todas las cosas, en este decreto, todo el que colabore para con Dios, será levantado.
Lo mismo fue con Moisés:
Hebreos 11:23-26Nueva Traducción Viviente (NTV)
23 Fue por la fe que cuando nació Moisés, sus padres lo escondieron durante tres meses. Vieron que Dios les había dado un hijo fuera de lo común y no tuvieron temor de desobedecer la orden del rey. 24 Fue por la fe que Moisés, cuando ya fue adulto, rehusó llamarse hijo de la hija del faraón. 25 Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los placeres momentáneos del pecado. 26 Consideró que era mejor sufrir por causa de Cristo que poseer los tesoros de Egipto, pues tenía la mirada puesta en la gran recompensa que recibiría.
El éxito está asegurado en lo que Dios ya estableció que hará, y lo hará en su hijo. Veamos algunos versículos que dan a conocer, lo que Dios hace y hará por su Hijo amado. Salmos 2:7 NTV El rey proclama el decreto del Señor: «El Señor me dijo: “Tú eres mi hijo. Hoy he llegado a ser tu Padre.
Efesios 3:11 TLA Esto era lo que Dios había planeado desde el principio, y que ha hecho realidad por medio de Jesucristo nuestro Señor. Vs 13 NTV Gracias a Cristo y a nuestra fe en él, podemos entrar en la presencia de Dios con toda libertad y confianza.
Hechos 2:23 A éste, entregado por determinado consejo y providencia de Dios, prendisteis y matasteis por manos de los inicuos, crucificándole;
Efesios 1:9 TLA Dios nos mostró el plan que había mantenido en secreto, y que había decidido realizar por medio de Cristo. 10 Cuando llegue el momento preciso, Dios completará su plan y reunirá todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra, y al frente de ellas pondrá como jefe a Cristo. 11NTV, Es más, dado que estamos unidos a Cristo, hemos recibido una herencia de parte de Dios, porque él nos eligió de antemano y hace que todas las cosas resulten de acuerdo con su plan. 12NTV El propósito de Dios fue que nosotros, los judíos —que fuimos los primeros en confiar en Cristo—, diéramos gloria y alabanza a Dios. 13NVI En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido.
El éxito es confiar en Cristo, estar en Cristo, permanecer en Cristo, perseverar en Cristo, esperar en Cristo, sufrir por Cristo, servir a Cristo, vivir para cristo, morir para Cristo.
Isaías 40:21-24Traducción en lenguaje actual (TLA)
El poder de Dios
21 »Ustedes saben muy bien, y ya lo han oído decir, 22 que Dios tiene su trono muy por encima del cielo. Desde allí, Dios nos ve como si fuéramos insectos. Dios extiende el cielo como un toldo, lo levanta como una carpa para vivir en ella. 23-24 Dios hace que los poderosos de este mundo desaparezcan como plantas tiernas y sin raíces. ¡Esas plantas se marchitan y se las lleva el huracán!
Debemos entender que el amor de Dios por nosotros, va más allá, de todo limite, de toda barrera, de toda prueba. El amor de Dios por nosotros sus hijos escogidos va más allá de nuestras fallas, ese amor está cimentado en que nos escogió desde el principio en su hijo amado, en Cristo Jesús, para que seamos suyos, le conozcamos, y recibamos todas sus riquezas, su herencia, su gracia, misericordia, amor. Cuando caminas por la vida teniendo plena conciencia de estas verdades, ya no temes a los poderes de este mundo, vas como viendo al invisible. Cristo lo es todo, y está en todo, en todos (sus hijos), y lo llena todo.
Efesios 1:23 TLA Dios puso todas las cosas bajo el poder de Cristo, y lo nombró jefe de la iglesia. Cristo es, para la iglesia, lo que la cabeza es para el cuerpo. Con Cristo, que todo lo llena, la iglesia queda completa.
Somos guiados por su Espíritu. Romanos 8:14 TLA Todos los que viven en obediencia al Espíritu de Dios, son hijos de Dios.
Si estás en Cristo Jesús, todo te irá para bien.
En la Biblia hay más de 10 versículos que dicen que los justos nos equivocamos, te vas a equivocar en esta vida, ciertamente errarás, fallarás, cometerás errores, pero Dios también está en control de tus errores.
Proverbios 24:16 porque el justo cae siete veces; y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia.
Santiago 3:2 Porque todos tropezamos de muchas maneras. Si alguno no tropieza en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.
Aquí hay sabiduría que debes entender, Dios está por encima de tus errores, y aun así va a ayudarte, a pesar de tus debilidades, él está sosteniéndote hasta el fin, como poderoso gigante, hará que tus enemigos no prosperen contra ti, por amor de su nombre, el mundo, la carne y Satanás, no prevalecerán, te dará su ayuda siempre, porque te ha hecho y has confiado plenamente en él, no temas, tú te has puesto en sus manos, te has rendido a su Hijo amado, él te ha engendrado y eres su preciada posesión. Dios está guiando tus pasos.
Salmos 37:22-24…22Porque los que son bendecidos por el SEÑOR poseerán la tierra, pero los maldecidos por El serán exterminados. 23Por el SEÑOR son ordenados los pasos del hombre, y el SEÑOR se deleita en su camino. 24Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano.…
Proverbios 16:9 NTV Podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos.
El amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y él por todos murió, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. (2 Corintios 5:14-15)
Aquí tenemos de nuevo el gran motivo en la vida del apóstol: “El amor de Cristo nos constriñe”. De hecho, constreñir es una palabra que significa que nos obliga; hace que vayamos adelante, que nos motiva y luego nos guía una vez que lleguemos allí, poniendo los límites a lo que debiéramos y lo que no debiéramos hacer. Ese motivo, dice, viene del sentimiento de que Cristo nos ama. No hay nada más importante y poderoso como este factor motivador.
A veces me siento aterrorizado por lo que Dios pueda hacerme si no me comporto. Eso a veces me motiva. Es una motivación poco importante, pero está ahí. Pero lo que realmente me impresiona, cuando ninguna otra cosa puede conseguirlo, es la experiencia continua del amor de Cristo por mí, el que mi espíritu sea renovado, cosa que sucede al ser consciente de que Él me ama, que está a mi lado, que se deleita en mí. El saber esto me conmueve como ninguna otra cosa. Esto es lo que está experimentando Pablo aquí, el ser consciente de que Dios le ama. No hay nada como eso, el sentimiento del propio valor y una buena imagen de nosotros mismos. Si tú padeces por causa de una mala imagen de ti mismo, empieza a pensar acerca de lo que Dios dice sobre ti, en cómo él te ama, en cómo te ama Cristo y se dio a sí mismo por ti, y eso lo cambiará todo.
“Él murió por todos, para que los que vivan ya no vivan para sí”, no teniendo ya sus necesidades como el centro de su vida, intentando que todo lo que edifiquen sea alrededor de ellos mismos, “sino para aquel que murió y resucitó por ellos”. ¿Es el amor de Cristo la motivación controladora en tu vida? ¿Estas experimentando el control de Su amor que te libera?
Nuestra fe, por todo lo que hemos recibido de Dios hasta ahora, debe ser, Dios está conmigo, como poderoso gigante, aunque ande en valle de sombra de muerte, aunque tenga que pasar por las aguas, o por el fuego, no me dejará, ni desamparará, su vara y su callado me infundirán aliento. Dios está conmigo, a donde quiera que yo vaya.
Oremos.
Señor, gracias por conducirme en esta vida, tú estás conmigo, y estarás hasta el fin, revélame más y más de tu gran amor por mí. Permite que Tu amor supla todas mis necesidades y hazme libre para vivir no para mí mismo, sino para Ti. Gracias, en el nombre de Jesús.

¿Que se siente ser redimido?

 

Para comprender mejor nuestra prédica y la palabra redimir, necesitamos antes leer todos estos textos Bíblicos.
1 Pedro 1:17-19 …17Y si invocáis como Padre a aquel que imparcialmente juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor durante el tiempo de vuestra peregrinación; 18sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, 19sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo.…
Isaías 52:3 Porque así dice el SEÑOR: De balde fuisteis vendidos y sin dinero seréis redimidos.
1 Corintios 6:20 Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.
Efesios 4:17 Esto digo, pues, y afirmo juntamente con el Señor: que ya no andéis así como andan también los gentiles, en la vanidad de su mente,
Tito 2:14 quien se dio a sí mismo por nosotros, para REDIMIRNOS DE TODA INIQUIDAD y PURIFICAR PARA SI UN PUEBLO PARA POSESION SUYA, celoso de buenas obras.
Hebreos 9:12 y no por medio de la sangre de machos cabríos y de becerros, sino por medio de su propia sangre, entró al Lugar Santísimo una vez para siempre, habiendo obtenido redención eterna.
1 Juan 3:5 Y vosotros sabéis que El se manifestó a fin de quitar los pecados, y en El no hay pecado.
1 Corintios 7:23 Comprados fuisteis por precio; no os hagáis esclavos de los hombres.
Gálatas 1:4 que se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos de este presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre,
La palabra redención significa acción de redimir según el diccionario es:
1.Redimir es librar a una persona de una obligación, de un dolor o de una situación penosa.
“Cristo redimió del pecado original a la humanidad; el premio de la lotería lo redimió de su trabajo en el campo; algunos reclusos pueden redimir parte de su pena con el trabajo”
2. Conseguir la libertad de una persona o sacarla de la esclavitud mediante el pago de un precio.
“redimir un cautivo”
Redención y redimir preceden de redentor. Redentor es aquel que redime. Redimir significa rescatar a alguien de la esclavitud, librarlo de una obligación o poner fin a un trabajo, dolor o molestia.
Jesucristo es el redentor de todos los escogidos, de los que creemos en él como nuestro Dios y salvador personal, de todos los santos nacidos de nuevo por la obra de Dios. Pero ¿de qué nos redimió?
El termino redimir se usa en el antiguo testamento como recatar a una persona con la condición de esclavo mediante un precio. Jesús nos redimió de la culpa, del pecado original que nos tenía esclavizados al pecado.
Pero aún más nosotros fuimos rescatados de ser, huérfanos, de nuestras dolorosas situaciones de la vida, de nuestras obligaciones para con el mundo y el Diablo, de nuestros dolores, y Jesucristo consiguió nuestra libertad, nos sacó de la esclavitud por medio de un precio, pero este no fue cualquier precio, sino que fue un precio muy alto, su vida, su sangre su muerte en nuestro lugar.
Para que podamos comprender mejor el significado la Biblia presenta historias como la de Rut.
Elimelec estaba casado con Noemí, tuvieron dos hijos, Mahlón y Quelión. Debido a una hambruna que se dio en esos tiempos, esta familia israelita, se fueron de Belén a Moab en tiempos en que los jueces gobernaban a Israel. Ya en Moab, Mahlón y Quelión se casaron con mujeres moabitas.
Ruy 1:3-5. Tiempo después murió Elimelec, y Noemí quedó sola con sus dos hijos. 4 Ellos se casaron con mujeres moabitas. Uno se casó con una mujer llamada Orfa y el otro con una mujer llamada Rut. Pero unos diez años después 5 murieron tanto Mahlón como Quelión. Entonces, Noemí quedó sola, sin sus dos hijos y sin su esposo.
Noemí se enteró que Dios había vuelto a bendecir a si pueblo en Judá al darse cuenta que les volvió a dar buenas cosechas, y decide regresar, Orfa y Rut la acompañan, pero esta las despide con un beso:
Rut 1-8 Sin embargo, ya puestas en camino, Noemí les dijo a sus dos nueras:
—Vuelva cada una a la casa de su madre, y que el Señor las recompense por la bondad que mostraron a sus esposos y a mí. 9 Que el Señor las bendiga con la seguridad de un nuevo matrimonio.
Entonces les dio un beso de despedida y todas se echaron a llorar desconsoladas.
Querían ir las dos, pero solo Rut se aferró a Noemí quien había dicho: …La situación es mucho más amarga para mí que para ustedes, porque el Señor mismo ha levantado su puño contra mí. Vers 13.
14 Entonces volvieron a llorar juntas y Orfa se despidió de su suegra con un beso, pero Rut se aferró con firmeza a Noemí. 15 —Mira —le dijo Noemí—, tu cuñada regresó a su pueblo y a sus dioses. Tú deberías hacer lo mismo.
16 Pero Rut respondió:
—No me pidas que te deje y regrese a mi pueblo. A donde tú vayas, yo iré; dondequiera que tú vivas, yo viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. 17 Donde tú mueras, allí moriré y allí me enterrarán. ¡Que el Señor me castigue severamente si permito que algo nos separe, aparte de la muerte!
18 Cuando Noemí vio que Rut estaba decidida a irse con ella, no insistió más.
En los siguientes versículos podemos ver el sufrimiento de Noemí, que había perdido a toda su familia ya.
19 De modo que las dos siguieron el viaje. Cuando entraron a Belén, todo el pueblo se conmocionó por causa de su llegada.
—¿De verdad es Noemí? —preguntaban las mujeres.
20 —No me llamen Noemí —contestó ella—. Más bien llámenme Mara, [a] porque el Todopoderoso me ha hecho la vida muy amarga. 21 Me fui llena, pero el Señor me ha traído vacía a casa. ¿Por qué llamarme Noemí cuando el Señor me ha hecho sufrir[b] y el Todopoderoso ha enviado semejante tragedia sobre mí?
En el vers 1:20 —No me llamen Noemí, debemos saber que Noemí significa «placentera»; Más bien llámenme Mara, Mara quiere decir «amarga».
Noemí venía con pobreza, ya no tenía nada, ahora era viuda, pobre, desventurada, estaba maltrecha, es decir, que está en un estado notablemente deteriorado a consecuencia de cierta cosa.
“Llegaron a Belén a fines de la primavera, al comienzo de la cosecha de la cebada”. Vers 22.
Dios había dejado un estatuto, que su pueblo siempre debía dejar algo de la cosecha para que quien no tuviese que comer lo arrancara y comiera, al no tener que comer Rut le dice a Noemí en el capítulo 2:
Vers 2 Un día Rut la moabita le dijo a Noemí:
—Déjame ir a los campos de cosecha a ver si alguien en su bondad me permite recoger las espigas de grano dejadas atrás.
Noemí respondió:
—Está bien, hija mía, puedes ir.
3 Así que Rut salió a recoger espigas detrás de los cosechadores, y resultó que lo hizo en un campo que pertenecía a Booz, el pariente de su suegro, Elimelec.
¿Pero quién era este hombre? Booz era un hombre rico y muy influyente que era pariente de Elimelec, el esposo de Noemí, como podemos ver el campo pertenecía a Booz.
3 Así que Rut salió a recoger espigas detrás de los cosechadores, y resultó que lo hizo en un campo que pertenecía a Booz, el pariente de su suegro, Elimelec.
4 Mientras estaba allí, llegó Booz de Belén y saludó a los cosechadores:
—¡El Señor sea con ustedes! —les dijo.
—¡El Señor lo bendiga! —respondieron los cosechadores.
5 Entonces Booz le preguntó a su capataz:
—¿Quién es esa joven que veo allá? ¿De quién es?
6 Y el capataz le contestó:
—Es la joven moabita que volvió con Noemí. 7 Esta mañana me pidió permiso para recoger grano detrás de los segadores. Desde que llegó no ha dejado de trabajar con esmero, excepto por unos momentos de descanso en el refugio.
Yo puedo ver acá que Booz representa a Jesucristo, un hombre rico muy influyente en todo que es Dios, que se hizo pobre, para venir por nosotros, a su mismo campo, siendo el dueño del campo y de todas las cosas. Pero Booz mostrará su gracia con Rut, y además recordemos que Noemí ya había dicho estas palabras: Que el Señor las bendiga con la seguridad de un nuevo matrimonio.
8 Booz se acercó a Rut y le dijo:
—Escucha, hija mía. Quédate aquí mismo con nosotros cuando recojas grano; no vayas a ningún otro campo. Sigue muy de cerca a las jóvenes que trabajan en mi campo. 9 Fíjate en qué parcela están cosechando y síguelas. Advertí a los hombres que no te traten mal. Y cuando tengas sed, sírvete del agua que hayan sacado del pozo.
10 Entonces Rut cayó a sus pies muy agradecida.
—¿Qué he hecho para merecer tanta bondad? —le preguntó—. No soy más que una extranjera.
Booz habla con Rut, le alaba su valentía de haber vendió a tierras extranjeras para ella pero que son de Jehová, le desea que él la bendiga, por todo lo que ha hecho por Noemí y por su valentía. Además, la invita a comer y ordena que dejen más cosecha para Rut, esta come y con Booz y le lleva comida a Noemí, además recogió tanto que ya el grano desgranado sumaba una canasta llena de cebada.
12 Que el Señor, Dios de Israel, bajo cuyas alas viniste a refugiarte, te recompense abundantemente por lo que hiciste.
13 —Espero continuar siendo de su agrado, señor —respondió ella—. Usted me consoló al hablarme con tanta bondad, aunque ni siquiera soy una de sus trabajadoras.
14 Después, a la hora de comer, Booz la llamó:
—Ven aquí y sírvete de la comida. Puedes mojar tu pan en el vinagre.
Cuando Rut llega a donde Noemí con la comida esta le pregunta.
19 —¿Dónde recogiste todo este grano hoy? —preguntó Noemí—. ¿Dónde trabajaste? ¡Que el Señor bendiga al que te ayudó!
Entonces Rut le contó a su suegra acerca del hombre en cuyo campo había trabajado. Le dijo:
—El hombre con quien trabajé hoy se llama Booz.
20 —¡Que el Señor lo bendiga! —le dijo Noemí a su nuera—. Nos muestra su bondad no solo a nosotras sino también a tu marido que murió.[b] Ese hombre es uno de nuestros parientes más cercanos, uno de los redentores de nuestra familia.
Y Rut se queda haciendo lo que Booz le había dicho que se quedara recogiendo en ese campo de todas las diferentes coseches que él iba a sembrar, durante todo el tiempo que quisiera.
En el capítulo 3 Noemí se responsabiliza por buscarle un esposo a Rut, quien sigue las instrucciones de Noemí, hace todo lo que ella le dice, que será Booz el que la redima, Rut sin que nadie la vea le destapa sus pies y a Booz cuando este está dormido, se acuesta a sus pies, tal como Noemí le había dicho, y cuando este se despierte, pregunta quién es: Rut contesta que es ella, le dice que extienda el borde de su manto para que la redima, entonces Booz alaba su lealtad hacia la familia, honradez y virtuosidad. Le dice que sí, solo debe ir donde un pariente más cercano que tiene el derecho de redención antes que Booz y que si él no quiere redimirla, ante Dios, él lo hará. Cuando Rut regresa de madrugada a donde Noemí le cuenta todo. Y surge el versículo más importante de todo el libro.
18 Entonces Noemí le dijo:
—Ten paciencia, hija mía, hasta que sepamos lo que pasa. El hombre no descansará hasta dejar resuelto el asunto hoy mismo.
En el capítulo 4, en efecto Booz fue a la puerta de la ciudad, se sentó a esperar al pariente redentor más cercano, quién en ese momento iba llegando, llamó a 10 líderes del pueblo y comenzó a contarle que Noemí estaba por vender el terreno de Elimelec, el pariente le dice que compra la propiedad, entonces Booz añade que si compra la propiedad entonces también debe casarse con Rut, la viuda de Mahlón, para que tuviere hijos y les pusiera el nombre de Mahlón, y la propiedad fuese de ellos como decían los preceptos de que Dios había mandado por medio de Moisés.
5 Entonces le dijo Booz:
—Por supuesto, al comprar tú la tierra de Noemí, estás obligado a casarte con Rut, la viuda moabita. De esta manera ella podrá tener hijos que lleven el nombre de su esposo y así conservar la tierra para su familia.
6 —Entonces no puedo redimir la tierra —respondió el pariente redentor— porque esto pondría en peligro mi propia herencia. Redime tú la tierra; yo no lo puedo hacer.
Booz pone a todos de testigos, hace el trato para comprar la propiedad de Noemí y casarse con Rut.
9 Entonces Booz les dijo a los ancianos y a la gente que estaba alrededor:
—Ustedes son testigos de que hoy le compré a Noemí toda la propiedad de Elimelec, Quelión y Mahlón. 10 Además, junto con la tierra adquirí a Rut, la viuda moabita de Mahlón, para que sea mi esposa. De este modo ella podrá tener un hijo para que el nombre de la familia de su difunto esposo continúe y herede aquí, en su pueblo natal, la propiedad de su familia. Hoy todos ustedes son testigos.
1 Entonces los ancianos y toda la gente que estaba en la puerta respondieron:
—¡Somos testigos! ¡Que el Señor haga que esta mujer que va a ser parte de tu hogar sea como Raquel y Lea, de quienes descendió toda la nación de Israel! Que prosperes en Efrata y que seas famoso en Belén. 12 Y que el Señor te dé descendientes por medio de esta joven que sean como los de nuestro antepasado Fares, el hijo de Tamar y Judá.
Los descendientes de Booz
13 Así que Booz llevó a Rut a su casa y la hizo su esposa. Cuando se acostó con ella, el Señor permitió que quedara embarazada y diera a luz un hijo. 14 Entonces las mujeres del pueblo le dijeron a Noemí: «¡Alabado sea el Señor, que te ha dado ahora un redentor para tu familia! Que este niño sea famoso en Israel. 15 Que él restaure tu juventud y te cuide en tu vejez. ¡Pues es el hijo de tu nuera que te ama y que te ha tratado mejor que siete hijos!».
16 Entonces Noemí tomó al niño, lo abrazó contra su pecho y cuidó de él como si fuera su propio hijo. 17 Las vecinas decían: «¡Por fin ahora Noemí tiene nuevamente un hijo!». Y le pusieron por nombre Obed. Él llegó a ser el padre de Isaí y abuelo de David.
Acá podemos ver como nuestro Dios, puede convertir nuestro llanto en alegría, nuestras penas dolores y sufrimientos en celebración, podemos ver como Dios hace justicia, primero golpea poniendo la herida, pero él mismo después pone la cura y sana toda herida. El mismo redentor de redentores, el Señor, Jesucristo desciende de Obed. Su significado del hebreo es “adorador, siervo”.
Jesucristo ya pagó por nuestro recate.
Todos necesitamos de la redención. Nuestra condición natural fue caracterizada por la culpa: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” La redención de Cristo nos ha librado de la culpa: “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.”
Los beneficios de la redención incluyen la vida eterna (Apocalipsis 5:9-10), el perdón de los pecados (Efesios 1:7), la justificación (Romanos 5:17), libertad de la maldición de la ley (Gálatas 3:13), adopción dentro de la familia de Dios (Gálatas 4:5), liberación de la esclavitud del pecado (Tito 2:14; 1 Pedro 1:14-18), paz con Dios (Colosenses 1:18-20), y la morada permanente del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19-20). Entonces, ser redimido es ser perdonado, santificado, justificado, bendecido, liberado, adoptado y reconciliado. (Ver también Salmos 130:7-8; Lucas 2:38; y Hechos 20:28).
La palabra redimir significa “comprar.” El término era usado específicamente con referencia al pago de la libertad de un esclavo. La aplicación de este término a la muerte de Cristo en la cruz, significa exactamente eso. Si somos “redimidos,” entonces nuestra condición previa era la de esclavitud. Dios ha pagado nuestra libertad, y ya no estamos bajo la esclavitud del pecado o de la ley del Antiguo Testamento. Este uso metafórico de la redención es la enseñanza de Gálatas 3:13; y 4:5.
La palabra rescate está relacionada con el concepto cristiano de la redención. Jesús pagó el precio de nuestra liberación del pecado (Mateo 20:28; 1 Timoteo 2:6). Su muerte fue ofrecida a cambio de nuestra vida. De hecho, la Escritura dice claramente que la redención sólo es posible “a través de Su sangre” (esto es, por Su muerte), Colosenses 1:14.
Las calles del cielo estarán llenas de ex-cautivos, quienes, por ningún mérito propio, se encuentran perdonados y libres. Los esclavos del pecado son convertidos en santos. No sorprende que cantan un nuevo cántico—un cántico de alabanza al Redentor que fue inmolado (Apocalipsis 5:9). Nosotros éramos esclavos del pecado, condenados a una separación eterna de Dios. Jesús pagó el precio para redimirnos, resultando en nuestra liberación de la esclavitud del pecado, y nuestro rescate de las consecuencias eternas de ese pecado.
Ser redimido se siente que ya no estás solo, ya Dios está contigo, ya no tienes el dolor de ser huérfano, ya no vas a condenación, ya no estás esclavo del pecado, ya no estás maltrecho por la vida, Dios te restaura en todo momento. El dolor es diferente, ahora es en Cristo, y lo vuelve en gozo, ya eres alguien, dejaste de ser nadie, tienes a alguien que pagó por tu rescate y te sustenta, te escucha, te ama, eres bienaventurado, la desventura se va, el sufrimiento es más manejable. Dios te compra el terreno donde tu vivirás, te da dinero por tu mismo pecado, te da vida eterna, te da un hijo, que es Jesucristo, el adorador, el Espíritu Santo que te hace siervo suyo, te da felicidad, aumenta tu familia, de dicha paz, te libró del infierno y de la muerte eterna, ahora has sido redimido, comprado con precio de sangre.
Gracias Señor Jesús, Gracias Padre Celestial, gracias Espíritu Santo, por tu gracia que nos has mostrado, que es una vez y para siempre, un solo sacrificio para siempre, para hacerme delante de ti, acepto, santo, puro, perfecto para Dios, todo por el poder del sacrifico de tu hijo amado, Gracias en el nombre de Jesús, no tengo palabras por semejante beneficio.

Cualidades de nosotros: ¡Corderos y Ovejas!

 

Juan 21:15-17Nueva Traducción Viviente (NTV)
15 Después del desayuno, Jesús le preguntó a Simón Pedro:
—Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?[a]
—Sí, Señor —contestó Pedro—, tú sabes que te quiero.
—Entonces, alimenta a mis corderos —le dijo Jesús.
16 Jesús repitió la pregunta:
—Simón, hijo de Juan, ¿me amas?
—Sí, Señor —dijo Pedro—, tú sabes que te quiero.
—Entonces, cuida de mis ovejas —dijo Jesús.
17 Le preguntó por tercera vez:
—Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?
A Pedro le dolió que Jesús le dijera la tercera vez: «¿Me quieres?». Le contestó:
—Señor, tú sabes todo. Tú sabes que yo te quiero.
Jesús dijo:
—Entonces, alimenta a mis ovejas.
21:15 O ¿me amas más que ellos? o ¿me amas más que a estas [cosas]?
Las cualidades son las características que distinguen y definen a las personas, los seres vivos en general y las cosas. El término proviene del latín qualitas y permite hacer referencia a la manera de ser de alguien o algo. Una cualidad puede ser una característica natural e innata o algo adquirido con el paso del tiempo. Cuando el concepto está vinculado a los seres humanos, las cualidades suelen ser positivas.
¿Por qué Dios nos compara con corderos, carnero joven y ovejas?
La oveja es un animal mamífero que se caracteriza por tener el cuerpo cubierto de lana, la cual puede extraerse y usarse para fabricar prendas de ropa y cobijas, entre otras cosas. Este animal es herbívoro, es decir que se alimenta de hierbas y otros productos que no tengan que ver con la carne. Su principal fuente de alimento son los arbustos, las semillas, el pasto y las leguminosas, tales como la alfalfa. Las ovejas se reproducen de manera lenta, ya que las hembras dan a luz de a dos crías por vez como máximo: por lo general, las camadas son de una sola cría. El macho de este animal se llama carnero, y las crías, corderos. Su período de gestación, es decir, el tiempo que el cordero permanece en el vientre de la oveja madre durante el embarazo es de cinco meses. Longevidad de las ovejas es: hasta 18 años
(heb. generalmente kebes, “carnero joven”, y seh, “corderito”; gr. arníon, aren y amnós, “cordero”). Es importante notar que los corderos son las crías de las ovejas, especialmente las que no pasan de un año, mientras que el carnero joven es ya de un año. Dios había instituido inmolar a los corderos, para los sacrificios del templo, se hacían varios sacrificios porque había varias ordenanzas de hacer sacrificios en varias celebraciones, Dios lo había ordenado de esa manera. En algunos casos se sacrificaban corderos, y en otros el carnero joven, es decir de un año, y debía ser sin defecto para representar adecuadamente el carácter perfecto de Jesucristo que habría que venir. 1 Pedro 1:19 TLA, al contrario, pagó con la sangre preciosa de Cristo. Cuando Cristo murió en la cruz, fue ofrecido como sacrificio, como un cordero sin ningún defecto.
Por causa de su inocencia, paciencia e inofensividad, un cordero pareció ser el mejor animal para representar a quien prometió llevar los pecados del mundo, el Cordero de Dios, y para llamarnos a sus hijos pequeños, cuando ya hemos nacido de nuevo por el Espíritu Santo, en el evento de la salvación. Llama mi atención como Cristo Jesús le dice a Pedro la primera de las 3 veces que cuando se refiere a apacentar, comienza diciendo a sus corderos, es decir que alimente a sus corderos. La segunda es que cuide a sus ovejas, y la tercera le dice que alimente a sus ovejas. Es decir que comience a alimentar a sus hijos, aquellos por los que murió, cosa que no es fácil, comienza por los más pequeños, los que recién acaban de nacer, éstos son sus corderos, y como ya vimos luego en dos ocasiones siguientes, que cuide a sus ovejas y aliente a sus ovejas.
Para que comprendamos mejor lo que trato de expresar, debo recordar que el cordero es la cría de la oveja que tiene menos de un año de vida, y por ser frágil, susceptible, débil, necesita muchos cuidados, es por esto que Dios nos compara con corderos. ¿Eres tú un tierno en la fe? Entonces eres un cordero. Si no has tenido crecimiento espiritual, entonces eres un cordero que necesita alimentarse de leche espiritual de la palabra que es el conocimiento de Dios.
Podemos decir que un cordero es una persona dócil y humilde que necesita ser alimentada, como un bebé que necesita cuidados maternos, mucha leche, y mucho amor. Un bebé es una persona que no puede valerse por sí misma, de manera que es inútil en muchas cosas, y no puede alimentarse ni ayudarse solo. Tampoco un bebe puede ayudar a los demás, por esto la Biblia manda a no poner a servir a un neófito.
1 Timoteo 3:6 Que no sea un recién convertido para que no se le suba el cargo a la cabeza y se haga acreedor de la misma condenación que el diablo.
1 Pedro 2:2 desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación,
Las ovejas son las adultas, pero siempre son sumisas y humildes, y necesitan que un pastor las cuide de ellas mismas y de los peligros como, que se las coma el lobo, morir de una enfermedad de los pulmones sino se les seca la lana después de una lluvia, el peligro de desbarrancarse de un acantilado y muchos más. Si tienen picor en la nariz, por algún insecto o gusanito que se les haya introducido en las fosas nasales, entonces se golpean duro contra algún árbol y el pastor, no se lo quita, ellas se podrían hacer mucho daño. La comida debe ser seleccionada, porque si lleva espinos se lastiman la boca, sus órganos digestivos y pueden morir. Tienen un pobre su sentido común, si una se va hacia un lugar donde hay peligros o mala comida, alambres de púas etc, las demás dejan el buen pasto, y se van a donde está la otra oveja. Si cuando van a tomar agua a algún río o riachuelo, si se caen se ahogan, no se pueden levantar solas tan fácilmente, el pastor las tiene que cuidar mucho. Solo ven 3 metros por delante de ellas, por esto usan su oído para reconocer la voz de su pastor, quién con su voz las guía por él camino y reconocen cuan él las llama por su nombre. Lo que trato de decir con el debido respeto y perdón es que las ovejas son torpes, necesitan que las alimenten y que las cuiden. Al compararnos con las ovejas, Cristo Jesús está diciendo que una oveja es una persona de carácter muy sumisa y pasiva en general, y hacia él, que reconocemos su voz, su palabra, pero que necesitamos de sus cuidos. Jesús nos dijo en Juan 15:5: …porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 10:11 NTV »Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida en sacrificio por las ovejas. TLA 12El que recibe un salario por cuidar a las ovejas, huye cuando ve que se acerca el lobo. Deja a las ovejas solas, porque él no es el pastor y las ovejas no son suyas. Por eso, cuando el lobo llega y ataca a las ovejas, ellas huyen por todos lados. NTV 13El cuidador contratado sale corriendo porque trabaja solamente por el dinero y, en realidad, no le importan las ovejas. 14»Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí, 15como también mi Padre me conoce a mí, y yo conozco al Padre. Así que sacrifico mi vida por las ovejas.
Jesús ya dio su vida por sus corderos, y ovejas, de manera que ahora nosotros somos los encargados de cuidar su rebano. Apacienta mis corderos, en otras palabras, significa, alimentar, instruir, enseñar, dar pasto espiritual. Mantener un sentimiento vivo, ejemplo: aún apacienta la esperanza de que regrese.
De nuevo lo diré apacentar a los corderos y ovejas de Jesús, es alimentar, proporcionar cultura y educación e instruir, adoctrinar. NOTA: Se conjuga como: pensar
Apacentar es un verbo que está en tiempo presente indicativo.
Indicativo es un adjetivo que indica algo, que sirve como indicio o que es orientativo para extraer una conclusión.
Participio Pasado: apacentado
Gerundio: apacentando
Presente Indicativo
yo apaciento
tú apacientas
Ud./él/ella apacienta
nosotros, -as apacentamos
vosotros, -as apacentáis
Uds./ellos/ellas apacientan
Indicativo
Presente (yo) pienso (tú) piensas (él/ella/Ud.) piensa (nosotros) pensamos (vosotros) pensáis (ellos/ellas/Uds.) piensan
Pretérito imperfecto (yo) pensaba (tú) pensabas (él/ella/Ud.) pensaba (nosotros) pensábamos (vosotros) pensabais (ellos/ellas/Uds.) pensaban
Futuro (yo) pensaré (tú) pensarás (él/ella/Ud.) pensará (nosotros) pensaremos (vosotros) pensaréis (ellos/ellas/Uds.) pensarán
Condicional (yo) pensaría (tú) pensarías (él/ella/Ud.) pensaría (nosotros) pensaríamos (vosotros) pensaríais (ellos/ellas/Uds.) pensarían
Pretérito perfecto simple (yo) pensé (tú) pensaste (él/ella/Ud.) pensó (nosotros) pensamos (vosotros) pensasteis (ellos/ellas/Uds.) pensaron
Efesios 4:11-16Reina-Valera 1960 (RVR1960)
11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.
Cuando te damos que pensar en cada una de nuestras celebraciones, estamos alimentándote, porque nuestro alimento es espiritual, cuando te ministramos el alma, damos consejo, cuidamos de que el mundo la carne y satanás, no te cautiven, te estamos cuidando, tal como Jesús mandó a que alimentáramos y cuidaros a sus corderos y ovejas. Jesús dijo que nuestro alimento es espiritual.
Juan 6:62-64, …62¿Pues qué si vierais al Hijo del Hombre ascender adonde antes estaba? 63El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. 64Pero hay algunos de vosotros que no creéis. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién era el que le iba a traicionar.…
JUAN 21:15-17. ANALICEMOS APACIENTA MIS OVEJAS CON LAS PALABRAS ORIGINALES.
15Y cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas (griego: agapas) más que estos? Dícele; Sí Señor: tú sabes que te amo (griego: philo). Dícele: Apacienta (griego: boske) mis corderos (griego: arnia).
16Vuélvele á decir la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? (griego: agapas). Respóndele: Sí, Señor: tú sabes que te amo (griego: philo). Dícele: Apacienta (griego: poimaine) mis ovejas (griego: probata).
17Dícele la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? (griego: phileis). Entristecióse Pedro de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas?(griego: phileis) y dícele: Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo (griego: philo). Dícele Jesús: Apacienta (griego: boske) mis ovejas (griego: probata).
“Simón, hijo de Jonás” (v. 15a). Antes, Jesús le dio a Simón un nuevo nombre – Cephas o Pedro (1:42) – pero ahora Jesús le llama por su antiguo nombre – su nombre de los días antes de hacerse discípulo de Jesús.
“¿me amas (agapas) más que estos?” (v. 15b). ¿Amar más que qué? ¿Más que Pedro ama a los demás discípulos? ¿Más que Pedro ama la barca y la pesca? Lo más probable es que Jesús le esté preguntando si Pedro le ama más que los otros discípulos. Jesús repite la pregunta tres veces. Pedro negó a Jesús tres veces la noche de su arresto (18:17, 25, 27) y, ahora, Jesús le ofrece tres oportunidades para redimirse.
“Sí Señor: tú sabes que te amo (philo)” (v. 15c). Anote el cambio entre las dos palabras griegas para amar en versículos 15-17. Jesús utiliza agapas (de agapao) en versículos 15-16, y Pedro responde con philo o phileis (de phileo) en esos versículos. Entonces, en versículo 17 Jesús utiliza phileis/phileo y Pedro responde con la misma palabra.
La explicación tradicional es que agapao es un amor más fuerte, que implica más sacrificio – el tipo de amor que se enfoca en el bienestar del ser querido. Phileo es un amor significante pero menos exigenteun amor entre hermanos o amigos. Jesús le pregunta dos veces a Pedro si le ama con agapao, el amor profundo, y Pedro responde afirmando el amor menos profundo, phileo. La tercera vez, Jesús pasa a phileo, utilizando la palabra de Pedro – preguntando si Pedro le ama con el amor menos profundo de phileo, y a Pedro le duele oír que Jesús rebaje su pregunta según las previas respuestas de Pedro.
Antes, Pedro era rápido en hacer declaraciones fuertes, diciendo, “¿por qué no te puedo seguir ahora? mi alma pondré por ti” (13:37), causando que Jesús le avisara a Pedro que le negaría tres veces. Pedro lo hizo (18:15-18, 25-27). Ahora, un Pedro castigado resiste tener que declarar un amor más allá de phileo – le duele no poder ofrecer el amor de agapao – y le duele que Jesús le demuestre su debilidad tres veces.
Muchos eruditos disminuyen la importancia de esta explicación, diciendo que agapao y phileo son intercambiables en este Evangelio – y que, por la tardía fecha en que fue escrito este Evangelio, el significado de agapao y phileo se han igualado (Carson, 676-677; Borchert, 335; Kostenberger, 596; Lincoln, 517; Williamson, 297). También, vale la pena anotar que Jesús no le hubiera hablado a Pedro en griego, sino en arameo, una lengua semítica relacionada al hebreo – y en arameo solo existe una palabra para amar. Sin embargo, el juego entre agapao y phileo está tan bien hecho en versículos 15-17 que parece probable que el autor quiera mostrar el contraste – que quiera mostrar el fallo de Pedro y su confianza disminuida.
En cualquier caso, “la única cosa de que Jesús cuestionó a Pedro antes de comisionarle para atender al rebaño fue amor. El amor es la calificación más básica para servicio cristiano. Otras cualidades pueden ser deseables, pero el amor es indispensable (cf. 1 Corintios 13:1-3)” (Morris, 772).
“Apacienta mis corderos… Apacienta mis ovejas… Apacienta mis ovejas” (vv. 14-17). En los sinópticos, Jesús da a Pedro un papel evangelista – promete hacerle “pescador de hombres” (Mateo 4:19; Marcos 1:17). Ahora, da a Pedro un papel de pastor – que cuide sus corderos y ovejas.
“Apacienta (boske) mis corderos (arnia)… Apacienta (poimaine) mis ovejas (probata)… Apacienta (boske) mis ovejas” (probata) (vv. 14-17).
Jesús describe el ministerio de Pedro “en verbos, no sustantivos: Apacienta (alimenta, cuida). No ser pastor, sino tomar el lugar de pastor. Las ovejas son las ovejas de Cristo, no de Pedro” (C.K. Barrett, Ensayos de Juan: citado en Carson, 678).
En cuanto al cambio entre “alimentar” y “cuidar” (que aquí aparecen como apacentar), pastores “alimentan” las ovejas, pero “cuidar” implica una responsabilidad más amplia – una preocupación por cada aspecto de la salud y la seguridad de la oveja.
En cuanto al cambio entre “corderos” y “ovejas,” un cordero es una oveja pequeña, aún depende de su madre para su cuidado y alimento. Todas las ovejas son vulnerables, particularmente los corderos.
En un contexto judío, la palabra “cordero” tiene calidad de sacrificio – como en “el Cordero de Dios.” Al ser escrito este Evangelio, la persecución de cristianos era una cosa común, y el uso de la palabra “cordero” aquí puede ser para demostrar los sacrificios de mártires cristianos.
Los corderos y ovejas somos pobres de Espíritu. Mateo 5:3 RVR1960 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. NTV «Dios bendice a los que son pobres en espíritu y se dan cuenta de la necesidad que tienen de él, porque el reino del cielo les pertenece.
A los corderos y ovejas nos encantan varias cosas,
Nos gusta estar en la casa de nuestro Padre celestial, de esto habla la parábola del hijo perdido. Nos gusta estar en su presencia,
Nos encanta cerrar la puerta y orar a nuestro padre que está en los cielos, Mateo 6:6 TLA »Cuando alguno de ustedes ore, hágalo a solas. Vaya a su cuarto, cierre la puerta y hable allí en secreto con Dios, su Padre, pues él da lo que se le pide en secreto. Amamos llorarle porque somos suyos, en él encontramos consuelo, paz, Amamos adorarlos, lavarle los pies, y enjugarlos con nuestra adoración. En el lugar secreto encontramos seguridad eterna. Amamos entenderlo, comprender su palabra, porque es nuestro alimento, cuando lo rumiamos, es decir pensamos,
Amamos entender bien que Dios es nuestra herencia en la tierra, Salmos 16:2,3 Yo dije al SEÑOR: Tú eres mi Señor; ningún bien tengo fuera de ti.…
TLA 2Yo te he dicho: «Tú eres mi Dios; todo lo bueno que tengo, lo he recibido de ti. Sin ti, no tengo nada». 3La gente de mi pueblo, que sólo a ti te adora, me hace sentir feliz.
Nos encanta estar de regreso a la casa de nuestro padre Dios, él es nuestra alegría, así como el hijo pródigo. Lucas 15:11-32Nueva Traducción Viviente (NTV)
Vamos a orar:
Padre en el nombre de Jesús, te hablo como tu oveja: aliméntame, no me sueltes, recógeme, cuídame, sáname, bendíceme, ámame, ayúdame, presérvame con tu gran poder. Gracias en el nombre de Jesús. Amén y amén.

¡La voluntad decretiva de Dios!

Isaías 46:10 TLA Yo anuncio desde el principio lo que va a pasar al final, y doy a conocer el futuro desde mucho tiempo antes. Les aseguro que todos mis planes se cumplirán tal como yo quiero.

Hechos 15:18 RVA-2015 dice el Señor que hace estas cosas, que son conocidas desde la eternidad.

“Y sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito” (Rom. 8:28) “conforme al propósito eterno que realizó en Cristo Jesús, nuestro Señor”. (Efe. 3:11).

Los decretos de Dios son sus propósitos, sus deseos o su determinación respecto a las cosas futuras. Dios no los está haciendo en nuestro tiempo presente, es decir en el tiempo real cronos, sino que los hizo en la eternidad, antes de la fundación del mundo. La Biblia habla muchas veces de un solo decreto en singular, lo debemos recalcar, como lo hace la Escritura, porque sólo hubo un acto en la mente infinita de Dios acerca del futuro, hacer que todas las cosas creadas honren a su Hijo, sólo pensó en levantarlo, exaltarlo, para que triunfara sobre todo lo que ya habían fallado, los ángeles y él hombre., para ponerlo a gobernar sobre todos con cetro de poder, con vara de hierro, y que no fallará.
Apocalipsis 19:15 De su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones, y las regirá con vara de hierro; y El pisa el lagar del vino del furor de la ira de Dios Todopoderoso.
Apocalipsis 2:27Y LAS REGIRA CON VARA DE HIERRO, COMO LOS VASOS DEL ALFARERO SON HECHOS PEDAZOS, como yo también he recibido autoridad de mi Padre;
Un ministro de Dios falló, el Querubín protector del monte de Dios, uno de los querubines principales que cuidaban la presencia de Dios, en él fue hallada iniquidad, y fue expulsado del cielo, pero se trajo consigo la tercera parte de ángeles que eran ministros también de Dios, allá en el cielo. Este Querube los convenció de volverse en contra de Dios, de manera que una de las creaciones de Dios, la creación angelical, le falló a Dios. La tercera parte de los ángeles del cielo, significa 1 parte de 3, y quedan 2. Esa una parte significan, millones de millones de ángeles caídos.
También otra creación de Dios le falló, sí, él hombre le falló al pecar en el jardín del Edén. Pero Cristo el verbo de Dios, él no fue creado, él ha existido desde siempre porque es Dios. Cristo el verbo divino fue enviado y tomó cuerpo que Dios le dio por nombre: Jesús, de manera que Jesucristo, el hombre-Dios, o Cristo Jesús, el Dios-hombre, fue enviado para arreglar todo lo que los ángeles caídos, o demonios habían logrado en el hombre, ya con naturaleza también caída, y gobernar sobre el hombre, con la diferencia que Cristo Jesús es el Hijo de Dios, por lo tanto, una de las personas del Dios, trino uno. Su ministerio es perfecto y va a fallar en nada, vino para darlo todo, aún hasta su vida, darse a conocer, dar a conocer a Dios, vencer, resucitar, ser glorificado y tomar el control soberano de todas las cosas, las que están en los cielos, las que están en la tierra, y las que están debajo de la tierra. pero primero venciendo como hombre.
Romanos 14:11 RVR1960 Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará a Dios.
En todos los textos siguientes habla que el decreto de Dios es el de glorificar al su Hijo, la palabra “decreto” se encuentra en el Salmos 2:7, “Yo publicaré el decreto;”. En Efesios 3:11, leemos acerca de su “determinación eterna”. En Hechos 2:23, de su “determinado consejo y providencia”. En Efesios 1:9, el misterio de su “voluntad”. En Romanos 8:29, que él también “predestinó”. En Efesios 1:9, de su “beneplácito”. “conforme al propósito eterno que realizó en Cristo Jesús, nuestro Señor”. (Efe. 3:11). Notemos que en el decreto en singular es que todo lo realizó en y para Cristo Jesús.
Los decretos de Dios son llamados sus “consejos” para significar que son perfectamente sabios. Son llamados su “voluntad para mostrar que Dios no está bajo ninguna sujeción, sino que actúa según su propio deseo, en el proceder Divino, la sabiduría está siempre asociada con la voluntad, y, por lo tanto, se dice que los decretos de Dios son “el consejo de su voluntad”. También las doctrinas sacadas de la Biblia que estudiamos en la teología reformada, por ser perfectas y sabias, por tanto son llamadas “el consejo de Dios”, porque proceden de él.
Los decretos de Dios están relacionados con todas las cosas futuras, sin excepción: todo lo que es hecho en el tiempo, fue predeterminado antes del principio del tiempo. Debemos entender que el propósito de Dios afecta a todos, grandes o pequeños, buenos o malos, aunque debemos afirmar que, si bien Dios es el Ordenador y controlador del pecado, no es su Autor de la misma manera que es el Autor del bien. Por ejemplo, todo lo que vivamos del presente en adelante, obedece a la voluntad decretiva de Dios.
La voluntad de Dios, no solo es la voluntad de mandamientos o preceptos que conocemos como los 10 mandamientos que para él hombre son mutables y quebrantables. Amar a Dios sobre todas las cosas, no adorar ídolos, no jurar en vano su nombre, cumplirle en sus celebraciones, honrar a padre y a madre, no matar, no robar, no fornicar, no y todos hasta completar los diez, para el ser humano y que nos mandó a guardar.
Voluntad de mandamientos o preceptos de Dios.

Éxodo 20Reina-Valera 1960 (RVR1960) Los Diez Mandamientos. (Dt. 5.1-21)

1 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:

2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.

4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo.

9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

10 mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

13 No matarás.

14 No cometerás adulterio.

15 No hurtarás.

16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

Este es un aspecto de la voluntad de Dios, sus 10 mandamientos, fueron dados para que el hombre los cumpla, pero el otro aspecto de la voluntad de Dios, es que hará conforme él quiere, desea, planeó, predestinó desde antes de la fundación del mundo, y se llama voluntad de decreto. Podemos decir que la voluntad de Dios tiene dos aspectos, la voluntad de decretos, y la voluntad de mandamientos.
La voluntad de decreto de Dios.
Isaías 46:10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;
Efesios 1:8-10Reina-Valera 1960 (RVR1960)
8 que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, 9 dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, 10 de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.
Es por esto que, a la predicación de los apóstoles, creían todos los que estaba ya decretado que creerían.
Hechos 13:48 RVR1960 Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna.
La razón del porqué dice que solo él y nadie más que él anuncia desde el principio, lo que va a pasar al final, y por tal razón es que él da a conocer el futuro desde mucho tiempo antes, es porque él lo escribió todo lo que iba a pasar en el tiempo cronos del hombre, y lo escribió porque es el dueño y ordenador de todas las cosas, lo describió porque tiene planes muy suyos, ya decretados por amor con anterioridad, y que va a realizar, más bien dicho, los escribió en el plan divino desde el principio, desde antes de la fundación del mundo y eso no es negociable, ni siquiera él mismo los va a cambiar, ya están establecidos, por esta razón es que Dios es inmutable, y esos deseos o planes suyos, no son mutables ni quebrantables, nadie los puede trastocar, no hay criatura alguna creada por Dios, que pueda hacer algo para cambiar o arruinar su voluntad decretada. Esta es la razón que Dios no es arbitrario como los hombres y su voluntad, que hoy decimos una cosa y mañana ya no pensamos igual, no la sostenemos y cambiamos a nuestro antojo.
Dios no es arbitrario porque él mismo se auto limita a lo que ya estableció. La trinidad hizo un plan perfecto con su gran sabiduría y presciencia, y ese plan es enteramente perfecto. Como es perfecto porque Dios es perfecto, se auto limita a hacerlo, a ejecutarlo en el tiempo cronos de la tierra. Dios no está viniéndonos en tiempo real, y si nosotros hacemos algo mal, no está haciendo un plan de contingencia para evitar más mal, o que no nos hagamos más daño a nosotros mismos o a otros, sino que lo que hace, cuando lo hace, él está gobernando con poder sentado en su trono, y lo que está pasando en la tierra, y con cada uno de sus habitantes, lo bueno que hacemos, y el mal que permite que nos pase, es lo que ya estaba escrito desde el principio. Aunque a nosotros nos parezca como si Dios va a cambiar, y como si ya va a actuar como un rey que aparentemente ya decidió una cosa, solo lo que pasa al final era lo que él había decidido hacer, lo decretado por él.
Por ejemplo, Dios mandó a Jonás a predicar a Nínive, que, si no se arrepentían de sus pecados, en 40 días la ciudad iba a ser destruida, aparentemente era un decreto, pero en realidad no lo fue.
Jonás 1Nueva Traducción Viviente (NTV) Jonás huye del Señor. 1 El Señor le dio el siguiente mensaje a Jonás, hijo de Amitai: 2 «Levántate y ve a la gran ciudad de Nínive. Pronuncia mi juicio contra ella, porque he visto lo perversa que es su gente».
Jonás 3Nueva Traducción Viviente (NTV) Jonás va a Nínive. El Señor habló por segunda vez a Jonás: 2 «Levántate y ve a la gran ciudad de Nínive y entrega el mensaje que te he dado».
3 Esta vez Jonás obedeció el mandato del Señor y fue a Nínive, una ciudad tan grande que tomaba tres días recorrerla toda. 4 El día que Jonás entró en la ciudad, proclamó a la multitud: «Dentro de cuarenta días Nínive será destruida». 5 Entonces la gente de Nínive creyó el mensaje de Dios y desde el más importante hasta el menos importante declararon ayuno y se vistieron de tela áspera en señal de remordimiento.
6 Cuando el rey de Nínive oyó lo que Jonás decía, bajó de su trono y se quitó sus vestiduras reales. Se vistió de tela áspera y se sentó sobre un montón de cenizas. 7 Entonces el rey y sus nobles enviaron el siguiente decreto por toda la ciudad:
«Nadie puede comer ni beber nada, ni siquiera los animales de las manadas o de los rebaños. 8 Tanto el pueblo como los animales tienen que vestirse de luto y toda persona debe orar intensamente a Dios, apartarse de sus malos caminos y abandonar toda su violencia. 9 ¡Quién sabe!, puede ser que todavía Dios cambie de parecer, contenga su ira feroz y no nos destruya».
10 Cuando Dios vio lo que habían hecho y cómo habían abandonado sus malos caminos, cambió de parecer y no llevó a cabo la destrucción con que los había amenazado.
Jonás 4Nueva Traducción Viviente (NTV) Enojo de Jonás por la misericordia del Señor. 4 Este cambio de planes molestó mucho a Jonás y se enfureció. 2 Entonces le reclamó al Señor:
—Señor, ¿no te dije antes de salir de casa que tú harías precisamente esto? ¡Por eso huí a Tarsis! Sabía que tú eres un Dios misericordioso y compasivo, lento para enojarte y lleno de amor inagotable. Estás dispuesto a perdonar y no destruir a la gente. 3 ¡Quítame la vida ahora, Señor! Prefiero estar muerto y no vivo si lo que yo predije no sucederá.
4 El Señor le respondió:
—¿Te parece bien enojarte por esto?
5 Entonces Jonás se fue al oriente de la ciudad e hizo una enramada. Luego se sentó bajo la sombra de la enramada mientras esperaba ver lo que le acontecería a la ciudad. 6 Ahora bien, el Señor Dios proveyó que una planta frondosa creciera allí y pronto extendió sus anchas hojas sobre la cabeza de Jonás y lo protegió del sol. Esto le trajo alivio y Jonás estuvo muy agradecido por la planta.
7 ¡Pero Dios también proveyó un gusano! Al amanecer del día siguiente, el gusano se comió el tallo de la planta, de modo que se marchitó. 8 Así que cuando el sol se intensificó, Dios proveyó un viento abrasador del oriente para que soplara sobre Jonás. El sol pegó sobre su cabeza hasta que se sintió tan débil que deseaba morirse y exclamó: «¡Es mejor morir que vivir así!».
9 Entonces Dios dijo a Jonás:
—¿Te parece bien enojarte porque la planta murió?
—¡Sí —replicó Jonás—, estoy tan enojado que quisiera morirme!
10 Entonces el Señor le respondió:
—Sientes lástima por una planta, aunque tú no hiciste nada para que creciera. Creció rápido y murió rápido. 11 Pero Nínive tiene más de ciento veinte mil habitantes que viven en oscuridad espiritual, sin mencionar todos los animales. ¿No debería yo sentir lástima por esta gran ciudad?
Acá podemos ver que los decretos de Dios junto al tiempo, cadenas de eventos, condiciones, circunstancias y situaciones que él prescribió, u ordenó, produjeron tanto el arrepentimiento del pueblo completo, su perdón y la no destrucción de Nínive, cuando nosotros al leer el libro de Jonás, pensamos que el decreto de juicio principal era la destrucción de Nínive.
Al final vemos cual fue el decreto, que todos se volvieran a Dios, que veamos que Dios es misericordioso, el perdón de sus habitantes, y que no iba a destruir a la ciudad para ese tiempo. Dios no había planeado la destrucción de Nínive para ese tiempo, aunque lo parecía y ya había un juicio sin vuelta atras, este no era para ese tiempo que era el año 788 a. C, sino para 176 años más adelante, porque la destrucción y caída de Nínive fue en el año, 612 a. C.
Todo lo que sufrió su Hijo amado, Jesucristo, estuvo decretado desde el principio: Apocalipsis 13:8 RVR1960 Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo.
Pero también vemos que, desde antes de la fundación del mundo en el plan de Dios, ya los escogidos estaban nuestros nombres inscritos en el libro de la vida del Cordero de Dios, que fue inmolado desde entonces.
Apocalipsis 13:8 TLA A ese monstruo lo adorarán todos los que no tienen sus nombres escritos en el libro del Cordero, que fue sacrificado. Ese libro fue escrito desde antes de que Dios creara el mundo, y en él están escritos los nombres de todos los que tienen vida eterna.
La relación es así, el plan fue inmolar al cordero, pero salvar a estos nombres que están inscritos en su libro, a estos va a salvar. Esto solo puede ser así porque también está el decreto de la caída del hombre, es decir, que Dios iba a dejar que él hombre cayera en la tentación. “No nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal” es por esto, que cuando entiendes que iba a haber una caída, es fundamentalmente importante, entender la caída, que haría necesaria la Expiación y, por tanto, la misión redentora de nuestro Señor Jesucristo, de lo contrario, sin la caída del hombre, ¿para que fue inmolado desde el principio del mundo?
Por esto cuando los discípulos oraban y los demonios se les sujetaban se alegraban mucho, pero Jesús les dijo que si esto sucedía era porque eran hijos de Dios, y sus nombres ya estaban escritos en el libro en los cielos. Lucas 10:20 RVC Pero no se alegren de que los espíritus se les sujetan, sino de que los nombres de ustedes ya están escritos en los cielos.» TLA Sin embargo, no se alegren de que los malos espíritus los obedezcan. Alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el libro del cielo.
Vemos pues que, en el plan de Dios, ya había decretado tanto que habría una caída, como un salvador de los hombres caídos en pecado y en condenación, pero solo será salvo el remanente, los elegidos por Dios.
Romanos 9:26-28Nueva Traducción Viviente (NTV)
26 Y también dice:
«En el lugar donde se les dijo:
“Ustedes no son mi pueblo”,
allí serán llamados
“hijos del Dios viviente”» 27 Con respecto a Israel, el profeta Isaías clamó:
«Aunque los hijos de Israel son tan numerosos como la arena a la orilla del mar,
solo un remanente se salvará.
28 Pues el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra
sin demora y de manera terminante»
Debemos alegrarnos que Jesucristo haya venido a morir por nosotros, para salvarnos, porque “muchos serán los llamados y pocos los escogidos”, y todo Dios lo planeó desde un principio.
Efesios 1:11 TLA Por medio de Cristo, Dios nos eligió desde un principio, para que fuéramos suyos y recibiéramos todo lo que él había prometido. Así lo había decidido Dios, quien siempre lleva a cabo sus planes.
1 Pedro 1:20 Porque El estaba preparado desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos por amor a vosotros.
De manera que la muerte de Jesús fue un decreto de Dios, que había hecho desde el principio, Dios permitió, gobernó, limitó y controló esa maldad, los utilizó, para llevar a cabo sus planes, pero castigó y condenó a todos aquellos que hicieron el mal y no se arrepintieron, porque eran malos y Dios no es el autor del mal, sino solo del bien.
Hechos 4:27-28. 27 »Es verdad que en esta ciudad se unieron Herodes Antipas, Poncio Pilato, el pueblo romano y el pueblo de Israel, para matar a Jesús, a quien tú elegiste para que fuera nuestro rey. 28 Pero ellos sólo estaban haciendo lo que tú, desde el principio, habías decidido hacer.
He aquí otro decreto de Dios para nosotros, tendremos muchas pruebas y tribulaciones,
Juan 16:33 RVR1960 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
NTV Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.
Dios permite un mal, para traernos un bien mayor, Dios ha decretado que suframos, para meternos en el reino de los cielos a través de muchas tribulaciones.
Hechos 14:22 LBLA fortaleciendo los ánimos de los discípulos, exhortándolos a que perseveraran en la fe, y diciendo: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.
Esta decretado que, para purificar nuestra fe, para que nos vayamos haciendo más como Cristo, suframos, mengüemos, muramos a nosotros mismos y a este mundo, para vivir para Cristo, y con Cristo, por fe y para fe.
Es necesario que acomodemos lo espiritual, a lo espiritual, y lo material a lo material, lo carnal a lo carnal, pero lo espiritual, a lo espiritual, estas eran las quejas de Jesús con sus discípulos que no acomodaban las cosas espirituales, algunas veces no comprendían, entonces les reclamaba que solo pensaban en las cosas de los hombres y no en las de arriba.
Sufre, los males que Dios te envía porque son para tu bien, y dije males porque a nosotros nos parecen males, para Dios, son pruebas necesarias, pero destruye los que el Diablo te envía, que Dios permite para entrenarte, porque te ha dado la autoridad para hacerlo. Pero Dios dice, que no te dejará ni te abandonará.
Deuteronomio 31:7-8Entonces llamó Moisés a Josué y le dijo en presencia de todo Israel: Sé firme y valiente, porque tú entrarás con este pueblo en la tierra que el SEÑOR ha jurado a sus padres que les daría, y se la darás en heredad. 8El SEÑOR irá delante de ti; El estará contigo, no te dejará ni te desamparará; no temas ni te acobardes.
Cuando ya sabes que Dios sabe lo que hace, sólo esperas en Dios. Por esto pondré esta letra de Samuel Hernández, tu consigue la música y cántala.
Dios sabe lo que hace Él no llega tarde, él no se equivoca, Él está en control Dios sabe lo que hace Aun en lo inexplicable, Él es incuestionable cuando algo en ti determino
CORO Dios sabe lo que hace El conoce los tiempos no pierdas la esperanza Él está en control Dios sabe lo que hace aunque tú no comprendas Él es tu fortaleza en tiempos de aflicción Dios sabe lo que hace Dios sabe lo que hace aun cuando algo nace Aun cuando algo muere Él está en control Dios sabe lo que hace Cuando en la vida cambios suceden con algún propósito Él lo permitió CORO Dios sabe lo que hace El conoce los tiempos no pierdas la esperanza Él está en control Dios sabe lo que hace aunque tú no comprendas Él es tu fortaleza en tiempos de aflicción Si esto es algo que yo tengo que pasar nuevas fuerzas El me dará aunque tiemble la tierra, se echen los montes a la mar aunque yo no comprenda lo que tengo que pasar no peleo, no cuestiono, no pregunto porque CORO Dios sabe lo que hace El conoce los tiempos no pierdas la esperanza Él está en control Dios sabe lo que hace aunque tú no comprendas Él es tu fortaleza en tiempos de aflicción Dios sabe lo que hace No peleo, no cuestiono, no pregunto porque Dios sabe lo que hace.

¡Cómo abrir las puertas del cielo!

Muchos hoy en día se preguntan por qué no reciben de Dios como quisieran, o como debería de ser, según lo que se considera: “los milagros de Dios que podríamos recibir”. A estas personas gentiles, lo que les muestran sus ojos es que otros reciben, pero ellos no, cuando también para ellos son las promesas de Dios. Pareciera que en verdad Dios les niega las cosas, aunque no es así, a la verdad, solo es que no han entendido cual es el secreto escondido de Dios, para tener éxito en el área espiritual, pero con seguridad al entenderlo, también recibirán no solo los milagros de Dios, sino todas sus riquezas que tiene reservadas para otorgarnos cuando cumplimos sus condiciones, que ya están decretadas sobre cómo se desatan.
Para comenzar debo decir que el amor incondicional de Dios solo es: estando en el verbo divino, estando en su hijo amado, Cristo Jesús. Por consiguiente, para comenzar a recibir de Dios, primero debes ser salvo, debes nacer de nuevo del agua y del Espíritu. Del agua es del lavamiento de la palabra de Dios, y del Espíritu de Jesucristo, y después Dios comienza a hacer lo suyo, a derramar sus bendiciones espirítales, las que se van haciendo efectivas en nuestras vidas paulatinamente en su tiempo.
Cuando esto sucede, experimentamos que hay un antes y un después de Cristo, quién rompió nuestras cadenas, después el Espíritu Santo, a la vez junto a ti, le dan continuación a la justicia de Dios, es decir a lo que Dios requiere que hagas, pero esta vez es según su justicia.
Su justicia no es otra cosa que, su bien, su rectitud, lo que él demanda que nosotros hagamos, así como su voluntad de mandamientos, sus preceptos, y estatutos dejados en la Biblia. También su voluntad de decreto que, por cierto, de esta, él mismo se encarga de implementarla en nuestras vidas, no nosotros.
Dios demanda que, de ahí, de ese punto en adelante, hagas todas las cosas con su justicia, con la justicia de su Hijo amado, más no con la nuestra de hombre pecador, sino con la del perfecto hombre-Dios, Jesucristo. También demanda que busques su rostro, su conocimiento, así como su sabiduría e inteligencia espiritual.
Deuteronomio 10:12-13. TLA, »¿Qué espera Dios de ustedes? Simplemente que lo respeten y obedezcan, y que lo amen y adoren con todo su ser. 13 Dios espera que ustedes obedezcan todos sus mandamientos, para que les vaya bien.
Nuestra justicia humana delante de Dio está fracasada, en bancarrota, está en quiebra, en ruina, es un desastre, es un fiasco, y siempre está en hundimiento, porque siempre pecamos de una o de otra manera, de comisión, y de omisión, pero ciertamente siempre pecamos, pero Jesús, nunca cometió ni tan solo un pecado. Desde al antiguo testamento, Dios nos mandó que actuáramos conforme a su justicia requerida para nosotros desde entonces, que son sus 10 mandamientos, la ley de Dios, pero como ya dice la Biblia, no pudimos cumplirlos.
Santiago 2:10 NVI Porque el que cumple con toda la ley, pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda.
NTV Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios. RVR1960 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, Romanos 3:23
Como no pudimos cumplir con los 10 mandamientos ”la meta gloriosa establecida por Dios” porque nuestra justicia humana natural está fracasada, en bancarrota, en quiebra, en ruina, es un desastre, es un fiasco, y siempre está en hundimiento, por la debilidad de la carne por el pecado original heredado de Adán, por esta razón es que Dios no nos mira nuestra propia justicia porque es de puro pecado, para poder vernos bien, para aceptarnos, y que estemos bien delante de él, Dios el Padre, debe prestarnos la justicia de Jesucristo, entonces, cuando nos mira, es la justicia de su Hijo amado que es perfecta la que mira en nosotros. Así lo hace Dios para justificarnos frente a su santa ley, esto es lo que se llama doctrina de la justificación por fe o substitución, porque Cristo fue nuestro subtitulo en la cruz del calvario. Sin esta doctrina clave, el cristianismo se derrumba.
Romanos 1:17: “Porque en el Evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (RV1960, énfasis añadido).
Un monje que “odiaba a Dios”, según su propio testimonio, en los años 1500, estaba estudiando la epístola de Pablo a los Romanos. No pudo pasar más allá de la primera parte de Romanos 1:17: “[En el Evangelio] la justicia de Dios se revela por fe y para fe” (RV1960). Una verdad simple, bíblica, cambió la vida de ese monje – y encendió la Reforma Protestante. Fue la constatación de que la justicia de Dios pudo hacerse justicia de los pecadores – y que eso podía pasar solo por medio de la fe. Martin Lutero encontró la verdad en el mismo versículo que había tropezado. Lutero siempre había visto “la justicia de Dios” como un atributo del soberano Señor, por medio del cual Él juzgaba a los pecadores – no un atributo que los pecadores podrían poseer. Describió el descubrimiento que puso fin a la Edad Media teológica:
Vi la conexión entre la justicia de Dios y la afirmación de que “el justo vivirá por su fe”. Entonces, comprendí que la justicia de Dios es la justicia por la cual, a través de la gracia y la gran misericordia de Dios, nos justifica por la fe. En aquel momento, me sentí renacer; y he pasado por el umbral al paraíso. Toda la Escritura adquirió un nuevo significado; y donde antes la “justicia de Dios” me había llenado de odio, ahora se cambió en un amor mayor inenarrablemente dulce. Este pasaje de Pablo se convirtió para mí en una puerta al cielo.
En su sentido teológico, la justificación es un término forense o puramente legal. Describe lo que Dios dice sobre el creyente, no lo que hace para cambiar el creyente. De hecho, la justificación no genera ningún cambio real en la naturaleza o carácter del pecador. La justificación es un decreto judicial divino. Cambia sólo nuestro estado para con Dios, de injustos a justos, de bastardos, a hijos, de impío a pío, de condenación a salvación, de pobres a ricos, de ciegos, sordos mudos espirituales a que vemos, oímos y hablamos de Dios, pero tiene ramificaciones que garantizan que continuarán otros cambios. Los decretos forenses como éste son bastante comunes en la vida cotidiana.
Al estar en Cristo, entonces Dios el Padre, ahora mira en ti, la justicia de su Hijo que pagó el precio por el rescate de sus escogidos, entonces ya en Cristo, delante del Padre, somos aceptos en el amado y su justicia (que es santa justa y perfecta), es imputada a nosotros, entonces nos volvemos, justos, santos y perfectos delante de Dios. Pero cuando no completas esta primera condición, no obtienes las bendiciones espirituales de las que venimos hablando.
RVR1977 Mateo 3:17. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Éste es mi Hijo, el amado, en quien he puesto mi complacencia.
Dios el Padre, está complacido solo en su hijo, y al estar en su hijo, cuando le creemos de todo corazón, cuando lo recibimos, y amamos verdaderamente, entonces Dios se vuelca a la persona que se vuelve recipiente de su gracia, que eres tú cuando has recibido a Cristo en tu corazón.
Como primer requisito para que se te abran las puertas del cielo, es:
1,) Estar en Cristo.
Requisito del Padre, Conocer al Hijo: “el que me conoce a mi conoce al que me envió”.
Juan 14:8-10,…8Felipe le dijo: Señor, muéstranos al Padre, y nos basta. 9Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: “Muéstranos al Padre? 10¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os digo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí es el que hace las obras.…
Dios el Padre desata todas sus bendiciones en Cristo en están escondidos todos los tesoros inagotables.
Colosenses 2:3 TLA Todas las riquezas de la sabiduría y del conocimiento se encuentran presentes en Cristo. RVA-2015 En él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.
Efesios 3:8 NTV, Aunque soy el menos digno de todo el pueblo de Dios, por su gracia él me concedió el privilegio de contarles a los gentiles acerca de los tesoros inagotables que tienen a disposición por medio de Cristo.
Jesús es la puerta para la verdadera bendición. La bendición es Espiritual, si lo buscamos a él seguramente después él nos dará las añadiduras.
Pero hay personas que primero andan en busca de las añadiduras, pero no de Señor. Juan 6:26 TLA Jesús respondió: —Francamente, ustedes me buscan porque comieron hasta quedar satisfechos, y no por haber entendido los milagros que hice.
Debemos seguir al Señor, no por lo que nos puede dar, sino por quién él es. Jesús es el verdadero Dios y pan que nos sacia nuestra hambre y sed espiritual, Jesús es quién más nos ama y cuida de verdad, Jesús es nuestro buen pastor. Comprendamos que el principio es espiritual, él es Espíritu y vida, la carne para nada aprovecha, las palabras de Jesucristo, son nuestro alimento, son Espíritu y son vida. Mateo 6:33, nos manda a buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, y él se encargará de darnos las añadiduras.
NTV Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten. Mateo 6:33.
TLA »Lo más importante es que reconozcan a Dios como único rey, y que hagan lo que él les pide. Dios les dará a su tiempo todo lo que necesiten.
RVR1960 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Nunca las añadiduras fueron pensadas para ser entregadas primero, sino él hijo es primero, y quién se lleva al hijo, se lleva toda la herencia del Padre, así como aquella ilustración de aquel padre que su hijo había muerto en guerra.
Un Señor muy rico y Padre muy importante y respetado, dueño de un gran lugar, quizá un muy poco o muy conocido, llamó a una subasta para vender todos sus cuadros caros y finos. Estaba triste porque le habían informado que su hijo había muerto en la guerra y todo estaba muy reciente. Así que decidió saber verdaderamente, a quienes de todas aquellas gentes le importaban su hijo, que tanto le amaban y si le recordaban. Llegó el día de la subasta y comenzó primero por subastar el cuadro de su único hijo amado, quizá no llamó la atención de las personas que al comenzar la subasta el cuadro de su hijo era el primero que por el que iba a comenzar. Comenzó a la subasta, pero sorprendentemente nadie quiso aquel cuadro, excepto el viejo jardinero que le había cogido mucho cariño a su difunto amo y lloraba porque había muerto y lo extrañaba. Aquel jardinero fue el único que pujó, y ganó, pagó la mínima y pobre cantidad por el cuadro, que ni llegaba a los $50, pero él quiera ese cuadro. Su padre se lo vendió y anuncia que la subasta de sus cuadros finos y caros de pintores legendarios y famosos, acaba de concluir, le preguntan del porqué, y él contesta, porque solo había una única apuesta secreta que debieron haber deducido, ¡quien se llevara el cuadro de mí hijo amado del padre, también se llevaría todos los otros cuadros que para el padre no eran valiosos! Les dijo: –ninguno de ustedes pujó, sino solo el viejo jardinero y lo compró, pues él, como se lleva el cuadro de mí hijo, se lleva todos los demás. De manera que la moraleja acá es que el que se lleva al hijo se lleva toda la herencia. De igual manera es con Dios el Padre, quién se lleva a su hijo, se lleva toda su herencia, sus riquezas espirituales y materiales porque él es el dueño de todo lo que ha creado.
2,) Fe.
El segundo requisito para recibir de Dios es, tener fe. Marcos 6:5-6 Y no pudo hacer allí ningún milagro; sólo sanó a unos pocos enfermos sobre los cuales puso sus manos. 6Y estaba maravillado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor enseñando.
Siempre que Jesús se movió a hacer milagros necesitaba que las personas tuviesen fe, de lo contrario no hacía nada. Si no tenemos la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve, tristemente, no vamos a recibir nada de Dios. Para tener fe, es necesario oír, y oír la palabra de Dios, de lo contrario somos como un árbol sin frutos, lo que es peligroso, es como enterrar el único talento que nos fue dado para que lo multiplicáramos. Dios nos reta hoy, que tengamos una fe, supra racional, exponencial, sobrenatural.
Hebreos 11:6 NTV De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.
Mateo 17:20 NTV —Ustedes no tienen la fe suficiente —les dijo Jesús—. Les digo la verdad, si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a esta montaña: “Muévete de aquí hasta allá”, y la montaña se movería. Nada sería imposible.
Me gusta mucho este requisito, porque nos reta a superarnos, trascender, a no quedarnos dormidos sino expectantes, accionando en la dirección de la vida por fe.
Juan 11:40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? TLA Jesús le contestó: —¿No te dije que, si confías en mí, verás el poder de Dios? PDT Jesús le dijo: —¿No te dije que si creías ibas a ver la grandeza de Dios? BLPH Jesús le contestó: — ¿No te he dicho que, si tienes fe, verás la gloria de Dios?
Pero si tenemos doble ánimo, no recibiremos nada.
Santiago 1:8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos. NTV su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.
¿Qué es lo que le cede a la persona que es de doble ánimo, inconstante en todos sus caminos?
Santiago 1:7 DHH Quien es así, no crea que va a recibir nada del Señor, TLA La gente que no es confiable ni capaz de tomar buenas decisiones no recibirá nada del Señor.
Debemos saber que no recibiremos nada del Señor, si no somos capaces de tomar buenas decisiones basadas en creer que lo que vamos a hacer, le agrada a Dios, y ya nos confirmó que proviene de él, y que saldrá finalmente, bien.
3,) Pagar el precio de obedecerlo y esperar su tiempo.
Mateo 19:2:27 TLA Pedro le contestó:
—Recuerda que nosotros hemos dejado todo lo que teníamos, y te hemos seguido. ¿Qué premio vamos a recibir?
La respuesta de Jesús, nos va a sorprender.
29 Jesús les respondió:
—Les aseguro que si alguno ha dejado su casa, su esposa, sus hermanos, sus padres, o sus hijos, por ser obediente al reino de Dios, 30 sin duda recibirá aquí mucho más de lo que dejó. Además, cuando muera, vivirá con Dios para siempre.
Mateo 19:29 TLA Y todos los que, por seguirme, hayan dejado a su esposa y a sus hijos, a sus hermanos o a sus hermanas, a su padre o a su madre, su casa o un terreno, recibirán cien veces más de lo que dejaron, y tendrán además vida eterna.
Marcos 10:30 TLA recibirá en esta vida cien veces más casas, terrenos y familiares, aunque también será maltratado por sus enemigos. Y cuando muera, vivirá con Dios para siempre;
La obediencia de seguir a Jesucristo tiene un precio, es como ir en la barca junto al maestro, cuando todo está bien porque él hace que la pesca sea milagrosa y abundante nos alegramos con él, y lo disfrutamos, pero cuando los vientos, la tormenta y las holas parecen que van a hundir la barca, sentimos que vamos a perecer, y nos da mucho miedo, todo por seguirlo, hacia a donde él va, y para colmo, está dormido, no nos contesta, no lo podemos despertar, hay que esperar su tiempo, hay que clamar, hay que aguantar, sufrir, parece que ya no tenemos escape, vamos a perecer, ahora si vamos a confiar en él, entonces ahí es cuando despierta, le ordena a los vientos y al mar que cesen, y nos reprocha nuestra poca, fe. Marcos 4:39 NTV Cuando Jesús se despertó, reprendió al viento y dijo a las olas: «¡Silencio! ¡Cálmense!». De repente, el viento se detuvo y hubo una gran calma. Marcos 4:40 TLA Entonces Jesús dijo a sus discípulos: —¿Por qué estaban tan asustados? ¿Todavía no confían en mí?
A Pedro le aconteció lo mismo, cuando dudó de Dios, comenzó a hundirse en medio del mar.
Mateo 14:30-32Nueva Traducción Viviente (NTV)
30 pero cuando vio el fuerte viento y las olas, se aterrorizó y comenzó a hundirse.
—¡Sálvame, Señor! —gritó.
31 De inmediato, Jesús extendió la mano y lo agarró.
—Tienes tan poca fe —le dijo Jesús—. ¿Por qué dudaste de mí?
32 Cuando subieron de nuevo a la barca, el viento se detuvo.
De nuevo chequemos el versículo 31 en la versión TLA. Entonces Jesús extendió su brazo, agarró a Pedro y le dijo:
—Pedro, tú confías muy poco en mí. ¿Por qué dudaste?
Vemos que el reclamo de Jesús, cuando lo seguimos, pagamos el precio y esperamos en él, siempre es: ¡Tú confías muy poco en mí! ¿Por qué dudaste de mí?
Esperar en Dios, aun cuando lo hemos seguido, cuando sufrimos las pruebas y tormentas, es pagar el precio, y él al final nos tiene la corona de la vida.
¿Sientes que te estás hundiendo? Debo decirte lo que Jesús te diría, ¡Tú confías muy poco en mí! ¿Por qué dudaste de mí?
Vuelve a confiar en Dios, ya estás en Cristo, tienes fe, pero tienes poca, fe, dudas del Cristo, vuelve a confiar en su poder, él no te va a dejar, ni a desamparar.
Tus enemigos, la familia que no te ama, el mundo, la carne, satanás, el pecado,
Oremos:
¡Señor y mi Dios, ahora sé la razón del porqué flaqueé, sentí que me hundía y que iba a perecer, tuve miedo igual que Pedro, al ver las olas del mar de problemas y los vientos huracanados de las tempestades de la prueba, por esto es que me desvié de mi camino, te pido perdón, y ahora te pido al igual que Padre, sálvame! te clamo, ¡sálvame! ¡ayúdame! ¡aumenta mí fe!, quiero retomar el camino de obediencia a ti, que un día comencé, el camino eres tú, debo confiar en ti, no quiero confiar poco en ti, ni quiero dudar de ti, fortaléceme para que tu un día no me digas estas palabras que digítese a Pedro: ¡Tú confías muy poco en mí! ¿Por qué dudaste de mí?
No mi Señor, yo quiero que me ayudes a confiar más y mejor en ti, Padre te lo pido en el nombre de Jesús. Amén y amén.