¡Dejen que el Espíritu les de vida!

 

Gálatas 5:25 PDT Ya que el Espíritu nos da vida, debemos dejarlo que nos guíe.

Salmos 32:8 NTV 8 El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti.

Romanos 8:6 NTV, Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz.

Debemos reconocer que hay cosas en las que fallamos rotundamente para con Dios y nuestros semejantes, es por causa de la debilidad de nuestra carne. Quisiéramos servir a Dios en un estado celestial casi parecido al de los ángeles, pero nos cuesta cuando vienen tiempos de prueba para nuestra carne, y esta no presenta ninguna fortaleza en sí, sino pura debilidad. En esos tiempos es cuando fallamos, pero también Dios lo ha hecho de esa manera para que dependamos de él, de su fortaleza y nos olvidemos de quienes somos, para ponerlo en su lugar por medio de la fe. Él es el Dios poderoso, el rey soberano, que nunca pierde una sola batalla. No se rinde, no se cansa, su poder es infinito.
Para que no pongamos la confianza en nosotros mismos sino en Dios quién da vida a los muertos. Esto fue lo que dijo el Apóstol Pablo cuando fue probado más allá de lo que podía pensar.
2 Corintios 1:8-9. Porque no queremos que ignoréis, hermanos, acerca de nuestra aflicción sufrida en Asia, porque fuimos abrumados sobremanera, más allá de nuestras fuerzas, de modo que hasta perdimos la esperanza de salir con vida. 9De hecho, dentro de nosotros mismos ya teníamos la sentencia de muerte, a fin de que no confiáramos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos, …
Cuando tenemos una lucha tremenda que yo la describiría como: La voz de la carne, Vs la voz del Espíritu. En los hijos de Dios, siempre gana el Espíritu sobre la carne, por muy feroz que esta lucha pueda llegar a ser, ya que Jesucristo resucitó y ha vencido los poderes que gobiernan este mundo. Alegrémonos porque el Espíritu nos da vida.
Lo dice la Biblia en la lucha contra el pecado en Romanos 7Nueva Traducción Viviente (NTV)
14 Por lo tanto, el problema no es con la ley, porque la ley es buena y espiritual. El problema está en mí, porque soy demasiado humano, un esclavo del pecado. 15 Realmente no me entiendo a mí mismo, porque quiero hacer lo que es correcto, pero no lo hago. En cambio, hago lo que odio. 16 Pero si yo sé que lo que hago está mal, eso demuestra que estoy de acuerdo con que la ley es buena. 17 Entonces no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí.
18 Yo sé que, en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa no existe nada bueno. Quiero hacer lo que es correcto, pero no puedo. 19 Quiero hacer lo que es bueno, pero no lo hago. No quiero hacer lo que está mal, pero igual lo hago. 20 Ahora, si hago lo que no quiero hacer, realmente no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí.
21 He descubierto el siguiente principio de vida: que cuando quiero hacer lo que es correcto, no puedo evitar hacer lo que está mal. 22 Amo la ley de Dios con todo mi corazón, 23 pero hay otro poder[d] dentro de mí que está en guerra con mi mente. Ese poder me esclaviza al pecado que todavía está dentro de mí. 24 ¡Soy un pobre desgraciado! ¿Quién me libertará de esta vida dominada por el pecado y la muerte? 25 ¡Gracias a Dios! La respuesta está en Jesucristo nuestro Señor. Así que ya ven: en mi mente de verdad quiero obedecer la ley de Dios, pero a causa de mi naturaleza pecaminosa, soy esclavo del pecado.
¿Quién nos librará de peligros aflicciones y del pecado?
Gracias a Dios por Jesucristo, quién nos libra de pecado, gracias a Dios porque nos ha dado su Espíritu Santo, quién estoy seguro mora en los corazones de los que creemos en Jesucristo, de los que lo alabamos y adoramos, los que nos bautizamos, los que hacemos la cena del Señor, los que tenemos compañerismo con él, los que le servimos, y todo debido a su gracia, a su amor inagotable, y a sus palabras que es decreto, poderosa e irresistible en nosotros.
Somos santos porque su Espíritu Santo mora, habita, vive en nosotros los que tenemos su fe, por tanto, el Espíritu tiene una función en nuestros corazones, y es no dejarnos morir cuando pecamos, porque el pecado es muerte, su función es darnos vida, y vida abundante, su función es presentarnos a Jesucristo y su gran poder por la fe, para que, al creer en él, corran sus ríos de limpieza y agua viva, desde nuestro interior. Así da la vida suya, vida y naturaleza de Dios en nosotros, se hacen efectivas en éstas vasijas de barro. La función del Espíritu, es enseñarnos toda la justicia de Dios, lo que Dios quiere que hagamos. También su función es llevarnos a toda verdad, es convencernos de pecado, de quién es Jesucristo, él es Dios que ya venció a los poderes que gobernaban a este mundo, y que Satanás ya está vencido.
Miremos lo importantísimo que es el trabajo del Espíritu Santo, que entre más débiles nos volvemos por decreto de Dios, su poder se perfecciona en nuestra debilidad.
Esto es algo difícil de entender, a veces yo me he encontrado discutiendo con Dios, del porqué de mis pruebas y el Espíritu me convence de que debo aceptar que él, con todo eso, me está haciendo más débil, para que su poder se perfeccione en mi debilidad, entonces cuando lo escucho, ya no me quiero oponer. En ese momento, le lloro pidiéndole perdón, por querer dar patadas contra el aguijón, y le digo que está bien, que lo haga, porque entiendo que me conviene.

Debo decirte en este momento, que Dios, tiene un propósito secreto, y es volverte más débil para que hagas Pancracio con él: Pancracio es una palabra griega que significa “todos los poderes” y “todas las habilidades”, antecesora a las artes marciales mixtas de hoy en día. Todos los poderes en una lucha cuerpo a cuerpo en al cual, si utilizas todos sus poderes y habilidades, siempre ganas. El Pancracio con Cristo, es permitirle que él luche cuerpo a cuerpo contra tu carne, contra el pecado, contra el mundo, contra satanás, por medio de la vida que da su Santo Espíritu, con todos sus poderes, y que tú también lo hagas junto a él, y como dije, en contra del mundo, la carne y satanás, para vencer en esta guerra sin cuartel.

1 Corintios 6:17 NTV, Pero la persona que se une al Señor es un solo espíritu con él.
TLA En cambio, quien se une al Señor Jesús se hace un solo cuerpo espiritual con él.
1 Corintios 2:16 NTV Pues, «¿Quién puede conocer los pensamientos del Señor? ¿Quién sabe lo suficiente para enseñarle a él?». Pero nosotros entendemos estas cosas porque tenemos la mente de Cristo.
TLA Como dice la Biblia: «¿Quién sabe lo que piensa el Señor? ¿Quién puede darle consejos?» Pero nosotros tenemos el Espíritu de Dios, y por eso pensamos como Cristo.
A estas alturas debes entender que, si estás en Cristo, posees las dos naturalezas, la naturaleza de Cristo, y la naturaleza pecadora de Adán.
Salmos 82:6-7 TLA » Ya les he dicho que ustedes son dioses, que son hijos del Dios Altísimo; NTV 7Pero morirán como simples mortales y caerán como cualquier otro gobernante”».
Juan 10:34-36Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: “YO DIJE: ¿SOIS DIOSES? 35Si a aquellos, a quienes vino la palabra de Dios, los llamó dioses (y la Escritura no se puede violar), 36 ¿a quién el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: “Blasfemas, porque dije: “Yo soy el Hijo de Dios?…
Tu compañerismo con él espíritu es indispensable, debes entender que tu mente y la suya, se han unido para siempre en una misma, ya son una sola, por lo tanto, el Espíritu en tu mente te pone imágenes, intensiones, deseos, pensamientos, sentimientos, realidades, verdades, palabra de Dios, versículos Bíblicos, el consejo de Dios, te muestra quién es Jesús en tu mente, para convencerte de algo que él quiere. A esto le llamamos ejercicios espirituales, de manera que debes entender que tú ayudas a sus ejercicios espirituales cuando te pones a meditar en esas imágenes verdaderas. Yo digo que soy un rumiante, porque me gusta volver a masticar en mi mente esas cosas, por ejemplo, cuando me doy cuenta de una realidad suya, o de una verdad, yo quiero que se me quede escrita en mi corazón y me entrego confiadamente a esa verdad, porque sé que Dios no miente, ni puede fallar, entonces vuelvo a pensar en ella, una y otra vez, hasta que llego a un punto que es innegable, todo esto fue el trabajo del Espíritu Santo en mi espíritu humano.
Colosenses 3:15-17. Y que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, a la cual en verdad fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. 16Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones. 17Y todo lo que hacéis, de palabra o, de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de El a Dios el Padre.
Qué grande es el poder de Dios, y como puede convencer cuál es su voluntad, que podemos ganar a ejércitos que nos superan, mil por uno o diez mil, más a ti no llegará. Hace poco vi un programa de History Chanell, que se llama: “Vivir para contarlo”, cada capítulo trata de cómo soldados del Ejército norteamericano sobrevivieron a fuertes combates en Irak, o Afganistán, cuando sus enemigos los multiplicaban 3, o 5, 10 a uno, sino más. En un capítulo, me impresionó como la madre de un soldado, contó que le dijo a su hijo un sueño que había tenido, en el cual, él moría en Afganistán, por un artefacto explosivo que alguien activaba al tocar con el pie, un alambre. Esto cuando terminaban de pasabar un puente pequeño. Y así fue, el joven soldado murió de esa manera en ese viaje, sus compañeros narraron todo el incidente, el soldado murió por la explosión, voló en partes y su cuerpo voló en miles de pedazos, nunca lo encontraron, excepto por partes del equipo que él andaba, así identificaron que había muerto y porque ya apareció, y no regresó con los heridos.
Yo me recordé de varios sueños que yo he tenido y de cómo se me han cumplido, también recordé que Dios está en control de todo, él está gobernando, él dice quien vive, y quien muere, cuando dónde y cómo, cuándo ha decretado el fin de cada quién. Pero también él dice que no le temas a quienes pueden matar el cuerpo, más bien que temamos a quien tiene el poder de mandar nuestras al más al infierno, es decir, a él, a Dios. Su palabra dice que nuestros cabellos están contados, que, por más afán, no podremos hacer que crezcamos más, y que nuestros días de vida en la tierra ya han sido dados por él, están contados, él es quién da y quién quita.
Entonces Dios ya sabe lo que va a pasar porque él es quién ha escrito todo lo acontecimientos de los hombres, y su fin, antes de la fundación de la tierra, incluso en qué los va a dejar que se equivoquen, quién son la cizaña, y el mal que los dejará hacer, pero él es el Santo, Santo, Santo, el mismo de ayer, hoy, y por los siglos. Me puse a meditar que Jesucristo es Dios, que está sentado en su trono, y gobierna la tierra, con su cetro de poder, y también tiene esta función, además de salvar a los suyos, entonces me volqué más hacia el rey soberano. Ahora estoy más consiente que él es quién determina el futuro de cada hombre, entonces le hablo con más confianza a mi rey soberano, mi compañero, quién manda, quién tiene todo el poder, y está reinando. La biblia dice que Dios le dio toda autoridad sobre el cielo y la tierra, y que en la trinidad él tiene la preeminencia. Tampoco dice que el Padre ni el Espíritu están subordinados al Hijo, sino que la trinidad actúa como un todo, y que este es el tiempo de exaltar a Jesús y su santo nombre, todo dado por Dios, el Padre. Recordemos que Dios es Dios, y él es el mismo ayer hoy, y por los siglos, el no cambia, ni se fatiga, entonces, al decir que el Padre ha dejado a cargo al Hijo resucitado, de toda la creación, aparte de ser un hecho, le da el puesto de Dios, al hombre divino resucitado. Ninguna persona de la trinidad es menos en nada, sino que el Dios “trino uno”, se glorifica más. Éste es el tiempo de Cristo, pero después le entregará todo al Padre.
Entonces ya estoy consciente de quién es Jesucristo y su gran poder, él controla el curso de la historia y sus acontecimientos porque es Dios, él tiene el poder para hacer y detener, el pude cambiar el curso de los acontecimientos para mi favor, si tan solo se lo pido con una gran fe.
Es increíble pensar que Dios prueba la fe de sus Hijos de diferentes formas, a algunos les dio y probó su fe, con grandes combates que nunca hubiesen imaginado que iban a librar, como por ejemplo el asedio de la isla de Malta por parte del Imperio Otomano en el año 1565. Los monjes de la orden de malta, eran 700, y Dios les probó su fe, cuando 40,000 Turcos Otomanos invadieron la isla, la sitiaron le lanzaron 170,000 balas de cañones, y fueron repelidos al mando de Jean Parisot de la Valette, de 71 años, y finalmente fueron vencidos por los monjes cristianos, que con su fe, y nuevas tecnologías con pólvora mezclada con otros componentes, hicieron granadas de cerámica, lanza llamas, ruedas encendidas que lanzaban hacia los soldados enemigos, rifles que recargaban en 30, segundos, espadas ligeras, jabalinas y una gran valentía, al verse vencidos los turcos se retiraron. La Valette dijo, con qué gran gloria me corona Dios a mis 71 años, me ha dado esta gran victoria, y ahora el islam, no podrá entrar a Europa, ni podrán controlar las rutas marítimas.
Debes entender que tu carne puede estár haciendo su actividad, en algún aspecto, propia de su naturaleza pecadora, esto así es, y no creo que ese sea el problema, lo que pienso que es un grabe problema, es si el Espíritu Santo no está eliminando esos pecados, al convencerte, y llevarte a Jesús que quita el pecado del mundo. Ese si es el problema.
16Por eso les doy este consejo: dejen que el Espíritu guíe su vida y no complazcan los deseos perversos de su naturaleza carnal. 17Nuestra naturaleza carnal desea lo que está en contra del Espíritu y el Espíritu desea lo que está en contra de la naturaleza carnal. Los dos se oponen. Por eso resulta que ustedes no están haciendo lo que realmente quieren, 18pero si se dejan guiar por el Espíritu, quedan libres de la ley. Examinate si estás en la fe de Jesucristo, si no lo estás, no vas a entrar al reino de los cielos, el pecado finalmente te producirá la muerte espiritual y física, e irás a condenación eterna.
Gálatas 5:16-26
19Está muy claro que las cosas que hace nuestra naturaleza carnal son: inmoralidad sexual, impureza, descontrol, 20idolatría, participar en brujerías, odio, discordia, celos, iras, rivalidades, peleas, divisiones, 21envidias, borracheras, parrandas y otras cosas parecidas. Ya les advertí contra eso y ahora les vuelvo a decir lo mismo, que todos los que hacen eso no tendrán parte en el reino de Dios.
22En cambio, el Espíritu produce amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23humildad y dominio propio. No existe ninguna ley en contra de esas cosas. 24Todos los que pertenecen a Cristo han crucificado su naturaleza carnal con sus pasiones y sentimientos egoístas. 25Ya que el Espíritu nos da vida, debemos dejarlo que nos guíe. 26No seamos orgullosos, ni envidiosos ni causemos peleas entre nosotros mismos.
Gálatas 516 NTV. Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. 17 La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa. Estas dos fuerzas luchan constantemente entre sí, entonces ustedes no son libres para llevar a cabo sus buenas intenciones, 18 pero cuando el Espíritu los guía, ya no están obligados a cumplir la ley de Moisés.
Si la carne hace su actividad que es: versículo 19 NTV inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, 20 idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, 21 envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos.
Si la carne hace esta actividad y el Espíritu no la detiene, o la elimina dándote vida, estas en problemas serios y grabes. Si el Espíritu mata la mayoría de esas obras de la carne, y solo estás produciendo algunas pocas, pero el Espíritu te está dando vida, te limpia, borra los pecados llevándote al arrepentimiento, a pedir perdón y amar a Jesucristo sobre todas las cosas, entonces significa que el Espíritu Santo vive en ti, y vas a ir al cielo, no vas a ir a condenación, significa que pronto pasarás esa prueba y vencerás, luego pasarás una gran parte de tiempo, solo dando el fruto del Espíritu.
Para vencer cualquier mal, lo único que necesitamos es el Espíritu de del Dios vivo.

Zacarías 4:6 NTV Entonces me dijo: —El Señor dice a Zorobabel: “No es por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu, dice el Señor de los Ejércitos Celestiales.

TLA así que el ángel me explicó: —Dios le está mandando un mensaje a Zorobabel, y es el siguiente: “Zorobabel, no hace falta que seas poderoso, ni necesitas un gran ejército; lo único que necesitas es mi Espíritu. Yo soy el Dios todopoderoso, y te aseguro que así es.

Busca al espíritu, deja que te de vida, déjate que te guíe el Espíritu Santo, y vencerás, todo esto se logra por creer en Jesucristo.
Vamos a orar en primera persona.
Dios fiel y poderoso, me has dado promesas maravillosas, tú no te fatigas ni te cansas, y das fuerzas al débil, tú me amas, y me restauras con tu Espíritu poderoso, te doy las gracias, te pido que tu Espíritu haga su obra en mí, para que podamos eliminar el asedio de todo enemigo, tú lo prometiste y yo te creo. Te pido que entres en mi corazón y que me hagas la vida, te pido que siempre estés en mi corazón haciendo la vida, porque tú nunca pierdes a ninguno de los tuyos. Te adoro Jesucristo, vivo para ti, por tu Espíritu. Gracias Padre en el nombre de Jesús.

¡Lo que Dios quiere es bueno, agradable y perfecto!

Romanos 12:2 TLA Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.

NTV No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

Sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno, eviten toda clase de mal. 1 Tesalonicenses 5:21-22

¿Qué es lo que Dios quiere para mi vida?
Lo que Dios quiere para mi vida es algo que yo debo descubrir, lo que Dios quiere para mi vida es algo que yo debo comprobar, es algo que debo verificar, saber, conocer, distinguir, para hacer. Lo que Dios quiere para mi vida no es lo que yo quiero, lo que Dios quiere para mí, es algo que yo debo experimentar, para saborear, degustar, para tomar una decisión, y seguir ese futuro lugar.
Lo que dios quiere para mi vida, es un lugar y posición en el futuro cercano, inmediato, y distante que él me va a decir por medio de su Espíritu Santo, por medio de su Santa Palabra, y por consejo de obediencia.

Juan 16:13Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir.

Salmos 32:8Nueva Traducción Viviente (NTV)

8 El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida;

te aconsejaré y velaré por ti.

Cuando leemos textos como estos, debemos superponerlos en primera persona, debemos desglosarlos, desarmarlos como un rompecabezas, para analizar cada una de sus piezas o frases, y así entender qué está diciendo cada una, volverlas a armar y entender todo el consejo de Dios. Por ejemplo:
El texto habla de cambiar nuestra manera de pensar. ¿Qué significa esto? Sencillamente que nuestra mente por naturaleza no está cambiada, transformada, puesta al 100% con la de Dios. Esta es la razón, y el por qué el Espíritu Santo está diciendo, no te conformes como eres, necesitas trascender con mí sabiduría y conocimiento, tú estás estancado, porque no sabes cuál es la nueva vida que yo te quiero y voy a dar, por lo tanto, hoy te digo, y dalo por sentado, tu manera de pensar no es como la mía, déjame cambiártela y cámbiala, a la manera de como yo quiero, y verás, comprobarás que es mejor lo que yo tengo para ti, que lo que tu dispones para ti.
Ustedes tienen un modelo, y es el mundo, no vivan bajo ese modelo, que destruye sus vidas, vivan según el modelo que yo quiero que hagan, el mundo tiene un criterio y es el que se te ha pegado como un paradigma, pues si lo cambias a como yo quiero y digo, cambiará tu manera de vivir.
Ya no vivan como vive todo el mundo, muy por el contario cambien su manera de ser y de pensar, solo así podrán saber qué es lo que Dios quiere. Esto es muy profundo, porque lo vamos a comprobar quizá poco a poco, y lentamente, que lo que Dios quiere para nosotros, es bueno, agradable y es perfecto.
Todo lo que Dios quiere para mi vida, es bueno, agradable y perfecto. Efesios 5:17 Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor.
¿Qué es bueno, agradable y perfecto?
Bueno: pues que obra bien, del latín bonus, hace referencia a aquello que tiene bondad, por lo tanto, es útil para mí, es algo que me va a agradar, es algo muy gustoso, o extremadamente gustoso, es algo que es muy divertido, y también muy apetecible.
Bueno: En el caso de una persona, alguien bueno es aquel que muestra una tendencia natural a hacer el bien.
Bueno también es aquello que supera a lo común. La filosofía resalta que el concepto de que lo que es bueno, es lo que está bien. Nociones como bueno y bondad pueden definirse por oposición a otras como malo y maldad. De esta manera, puede decirse que bueno es aquello que no es malo y viceversa:
La voluntad de Dios es buena, no mala, proviene de su bondad, es útil para mi vida, me agrada, es gustosa, y extremadamente gustosa, es divertida y también apetecible. Cuando comprobamos en la vida, que lo bueno que Dios quiere para nosotros, es opuesto a lo malo, a lo que produce, desagrado, que no es bueno, que no será útil, que no es divertido, ni deseable, ni apetecible, entonces tenemos el panorama bien claro. Si tenemos vivencias que nos producen lo contrario a bueno, eso no es lo que Dios quiere para nosotros. Si tenemos vivencias que nos producen angustia, esa situación y lugar, no es el que Dios quiere para nosotros.
La palabra de Dios es buena para mí, es útil para enseñarme lo que moralmente está mal. Si algo está bien para mí, la regla de fe y conducta que dicta y enseña lo que Dios quiere, es la palabra de Dios, que es lumbrera a mí camino.
2 Timoteo 3:16 NTV Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.
Pero aún faltan otras 2 dos palabras que hay que añadirle para comprobar la buena voluntad de Dios para nosotros.
La segunda palabra es agradable.
Salmos 135:3 ¿Aleluya!, porque el SEÑOR es bueno; cantad alabanzas a su nombre, porque es agradable.
Proverbios 10:32. Los labios del justo dan a conocer lo agradable, pero la boca de los impíos, lo perverso.
Agradable es aquello que genera agrado, satisfacción, gusto, gozo. Este adjetivo puede utilizarse para calificar objetos, situaciones o incluso personas. Agradable es suave en el trato, dulce, mientras que lo contrario a agradable es desagradable.
Las vivencias que podamos tener con personas, si no son agradables todo el tiempo, tenemos un buen punto de partida, para el futuro, decidir si estaremos junto a ellas o no. Las acciones que haces, si no son agradables, debemos dejarlas, comenzando con la oración, pidiéndolo a Dios que nos ayude. Si en el entorno en el que estamos nos producen situaciones desagradables, y no es algo que Dios nos haya dicho que debemos tolerar, debemos apartarnos por consejo de obediencia, y si podemos, de todo eso porque no es la voluntad de Dios para nosotros.
Una persona con sabiduría que ve el peligro, pues se aparta, y no sufre el daño, pero una persona simple, sencilla, inexperta, o insensata, lo sufre.
Hay tiempos en los cuales Dios nos pone a prueba, en alguna especie de cautiverio temporal, rodeados de personas, circunstancias, con condiciones y situaciones adversas, para que aprendamos y comprobemos, qué es lo, bueno, lo agradable que proviene de su amor, y para que sepamos qué es lo que él quiere para nosotros en el futuro, y así crear nosotros como segunda causa mejores circunstancias, siguiendo lo aprendido de Dios. De ahí vienen dichos comunes como: “no tropiezo dos veces con la misma piedra”. “Una vez suelo pasar por inadvertido, no dos veces”.
Cambiando nuestra manera de pensar sobre un asunto ambiguo, pues lo contextualizamos y ahora sabemos cómo dirigirnos en la manera que Dios quiere. La mayoría de muertes de jóvenes se dan porque no pueden prever estas cosas, no abandonan a sus amigos quienes fueron los que los mataron más adelante, no dejan el peligro, están sufriendo y no saben que ellos mismos sufrirán el daño. Esta es la razón por la que esposos murieron en complots de muerte, creados por la misma persona que le juraron amor. Basta con leer las circunstancias en las que se desenvuelven, y sus amistades, para ver que todo terminará mal. Una mujer promiscua y ramera según la biblia, es mensajera de muerte. Las malas compañías echan a perder las buenas costumbres.
La tercera palabra es perfecta.
La palabra perfecto del latín perfectus, describe a la cosa, organismo o individuo que reúne el más alto nivel posible de excelencia en relación a los demás elementos de su misma especie o naturaleza. Si algo es perfecto, no hay posibilidades de hacerlo mejor, ya que no existe nada superior a lo que ya se ha conseguido.
Lo que es perfecto se guarda en el corazón, Lucas 2:19 NTV, pero María guardaba todas estas cosas en el corazón y pensaba en ellas con frecuencia.
La Biblia hace referencia a varios personajes que guardaban y atesoraban en su corazón, lo que Dios les había dicho, ya sea por ángeles, visiones o por su palabra. Y es que cuando Dios habla, o nos hace ver algo, no hay nada mejor que eso, es lo más excelente que puede haber.
Lo perfecto de Dios posee un nivel tope de una cualidad o defecto en concreto, por ejemplo, Dios es perfecto en todos sus caminos. Salmos 18:30 NTV El camino de Dios es perfecto. Todas las promesas del Señor demuestran ser verdaderas. Él es escudo para todos los que buscan su protección.
Mateo 5:48 Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.
Ahora sabemos que las cosas buenas, agradables y perfectas de Dios, no son desagradables, ni traen cola, al estar es ese estado, lo que tendrás será persecución espiritual, pero la Biblia dice, que solo debemos resistir al Diablo y este huirá.
A comprobar todo lo que en tu vida es bueno, agradable y perfecto, para saber cómo haremos las nuevas resoluciones para nuestras vidas. Dios quiere lo mejor para sus hijos, y entonces también conoce nuestras necesidades, debemos construir al lado de su mano, como queremos vivir más adelante.
Vamos a orar.
Gracias padre por hacer ver y saber, como quieres que viva, como quieres que esté en paz, sin problemas, sin enemigos, sin personas que sean aflicción de espíritu para mí y los míos. Ayúdame a guardar estas cosas en el corazón, escribirlas y ponerlas en práctica. Así sin duda, viviré mejor y seré testimonio de vida, que Dios es real, que es bueno, y que premia a sus hijos obedientes. Gracias padre en el nombre de Jesús.

¡Cree y espera las promesas de Dios!

y debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos. 2 Pedro 1:4 NTV

TLA, Además, nos ha dado todas las cosas importantes y valiosas que nos prometió. Por medio de ellas, ustedes podrán ser como Dios y no como la gente pecadora de este mundo, porque los malos deseos de esa gente destruyen a los demás.
Quizá muy pocos se preguntan: ¿y porque tenemos promesas de Dios? ¿Por qué hay promesas y como vinieron? ¿Quién dio esas promesas y como se establecieron sus condiciones? ¿Ya se cumplieron todas?
Y la respuesta es bien sencilla, las promesas provienen de Dio. Las hizo Dios para bendecirnos con su gracia desde antes de la caída del hombre en pecado como lo fue la caída de Adán, y aún después de la caída del hombre. Las promesas que Dios dio después de la caída, vinieron a razón de los pactos que Dios dio, con el hombre. Esta es la razón por la que vinieron de parte de Dios sus promesas, que son desde antes de la caída cuando Dios puso al hombre en el Jardín del Edén, y después de la caída. Aún no se han cumplido todas las promesas de Dios, hay muchas que, sí, ya se cumplieron para los tiempos antiguos, pero la mayoría de las promesas de Dios para nuestros tiempos, aun no se han cumplido.
Dios dio cada promesa, y también dio sus condiciones en sus pactos. Para entenderlo mejor, diré que hay tratos en nuestras familias, por ejemplo, cuando una madre, o un padre de familia, le dice a su hijo: “sí tú haces aquello, yo haré esto”, “yo haré esto, pero tú harás aquello”, o, “yo lo haré por ti, sin pedirte que tu hagas nada porque yo haré, y te daré todo para que lo hagas bien”. Cuando una empresa, o gobierno, se compromete a hacer algo, pero también demanda que la otra parte haga algo, es un pacto de una forma, pero cuando la empresa o gobierno, lo hace todo, porque suple las condiciones que harán trabajar a los demás para que estos progresen, esto es un trato, esto se llama pacto.
Dios ha dado cada promesa que está en la Biblia, cada vez que hizo un pacto con el hombre. Hay pactos bilaterales y hay pactos unilaterales. Los bilaterales son aquellos en donde dos partes se comprometen a hacer algo, y ponen las condiciones, pero con los unilaterales el más poderoso impone sus condiciones, y aunque se compromete a hacer todo lo de las dos partes, lo hace todo simplemente para beneficiar a la otra parte, pero también demanda alguna cosa, aunque sea mínima, y la escribe en el contrato. Un pacto es un acuerdo entre dos o más personas. Este concepto identifica varios acuerdos contractuales descritos en la Biblia.
Un pacto es fácil de describir más no fácil de definir, puesto que se aplica a diferentes tipos de pactos registrados en la Biblia. En ella vemos que hay varios pactos con promesas que Dios hizo con el hombre, pero la definición de cada pacto es diferente entre uno y otro. No hay de qué preocuparse de lo que nos toca hacer, porque en la Biblia está registrado todo muy claramente.
Los pactos que son bilaterales en la Biblia, son entre dos partes que mutuamente acuerdan, tal como el pacto entre Abraham y Abimelec (Génesis 21:27) y el pacto entre David y Jonatán (1 Samuel 20:8,18). Se podría dar otros ejemplos de pactos bilaterales, pero con estos dos ejemplos queda claro que la palabra “pacto” puede representar un convenio ente dos o más personas.
Pero los pactos de Dios con el hombre, descansan en las enseñanzas claras de Dios, expuestas en la Biblia, a las cuales también llamamos, el consejo de Dios, lo que Dios, ha prometido y establecido como decretos eternos que promete que cumplirá. Según estas enseñanzas de la Biblia existe una sola religión, revelada por Dios que el hombre haría, la Biblia expone ese trato de Dios con el hombre como una obra externa de su consejo eternal, por medio del cual, entre la Trinidad, Padre e Hijo y Espíritu Santo, pactaron redimir a los electos, esto se llama el pacto de redención y comenzó después de la caída.
EL PACTO DE GRACIA DEFINIDO.
En la teología del pacto toda la historia después de la caída del hombre en pecado es vista como una obra progresiva del pacto de Gracia de Dios (Tito. 1:2). Desde la primera promesa a Adán después de la caída y a través de la historia hasta los últimos días, Dios ordena todas las cosas para lograr su propósito de redimir para sí mismo a su pueblo.
Habíamos dicho que, según la Biblia y sus enseñanzas, existe una sola religión, revelada por Dios que el hombre debió hacer en el pasado y deberá hacer con cada uno de sus pactos. La práctica de esta religión revelada en la Biblia, consiste en tres cosas:
1. Tener compañerismo con Dios.
2. Adorar a Dios.
3. Servir al único Dios verdadero.
El beneficio de este compañerismo es que, el hombre tendrá vida en compañerismo con Dios tal como Dios lo planificó para él, vida más abundante (Juan 10:10; Tito.1:2). Todo lo que es revelado en la Biblia es un registro de cómo este pacto de redención se ejecutó en los pactos de obra y de gracia que ya más adelante explicaré en el siguiente párrafo. Ciertamente, este registro está propiamente identificado como el pacto.
Los pactos unilaterales son pactos en los cuales una parte superior impone su voluntad (sea benevolentemente o malevolentemente) sobre uno inferior. La Biblia expone el trato benevolente y cordial de Dios para con el hombre, como la obra exterior del Pacto de Redención, y también como dos pactos unilaterales. A éstos pactos unilaterales se les llama:
· el pacto de obra
· y el pacto de gracia.
La frase “pacto de obras” describe la aplicación del pacto eterno de redención según fue aplicado antes de la caída. Éste es un pacto unilateral en el sentido de que fue impuesto sobre el hombre, o sea, el hombre no participó en la definición de sus términos o estipulaciones. Tampoco acordó que fuera iniciado. “Obras” es el fenómeno central que la Biblia describe como la característica que lo distingue de otros pactos divinos. En éste hay un elemento de gracia indiscutible, y es fundamentalmente de gracia en cuanto a que el hombre no merecía, de ninguna forma, ninguno de los muchos beneficios que recibió de parte de Dios. Sin embargo, se distingue claramente de todos los tratos de Dios con el hombre que vinieron después de la caída por la condición en la que el hombre habría de permanecer en disfrute del compañerismo con Dios y sus bendiciones especiales. Así que es un pacto de obras no por los términos de su iniciación (los cuales eran de gracia) sino por los términos de su continuación (la obediencia perfecta del hombre hacia Dios).
La frase “pacto de gracia” describe la aplicación del pacto eternal de redención según fue aplicado después de la caída. Éste, también, es un pacto unilateral en tanto que es impuesto sobre el hombre, es decir, el hombre no participa en definir los términos o estipulaciones, ni acuerda su inicio. “Gracia” es el fenómeno central que la Biblia describe como su característica distintiva sobre el pacto perteneciente al jardín del Edén. Consta de gracia tanto en su inicio como en su continuación. Sin embargo, esto no significa que los hombres individuales no tienen responsabilidad hacia Dios. Son responsables de cumplir con los términos de la iniciación. Deben arrepentirse de su rebelión pecaminosa contra Dios, la cual consiste en lo que son y lo que hacen. Pero no pueden hacer esto por sí mismos. Por lo tanto, pueden cumplir con los términos de la admisión: (fe y arrepentimiento) sólo después de ser unidos a Cristo por la obra del Espíritu Santo en ellos. Luego de entrar en el pacto, el hombre debe continuar en obediencia al mismo. También ellos son incapaces de hacer esto por sí solos. Pero como están unidos a Cristo y habitados por el Espíritu Santo, sus esfuerzos descansan en y crecen debido a la obra de Dios en ellos (Filipenses 2:10). Así que, una vez regenerados, tienen un nuevo espíritu que por naturaleza gime en obediencia a Dios (Romanos 8:15).
La Biblia enseña que todo ser humano después de la caída aún vive bajo el pacto de obra (Romanos 5:12). Cada hombre es responsable de cumplir perfectamente con los estándares rectos de Dios si va a tener compañerismo con él. Si un hombre no cumple con esos estándares, no escapa ni puede escapar del estado en el cual nació, es decir, el estado de estar sin Dios y sin esperanzas en el mundo: el estado de pecado y muerte. Este estándar no es otra cosa que el hombre sea apto para el compañerismo con Dios. Dios es Santo (sin ninguna atracción a ni estar involucrado con el mal o el pecado), justo (sin ninguna práctica de mal o pecado) y bueno (sin ninguna presencia de mal o pecado). Como tal, en su propia naturaleza él erradica todo pecado que viene delante de él. Así que todo hombre está bajo la maldición de la ley (Gálatas 3:10, 12-13) y se le requiere que sea santo, así como Dios es santo (Lev. 11:44; 1 Pedro 1:16), es decir, ser santo, justo y bueno.
En la terminología bíblica, el pacto de gracia se divide en el antiguo pacto, que comprende lo que llamamos el Antiguo Testamento, y el nuevo pacto o el Nuevo Testamento. El antiguo pacto está subdividido en los siguientes pactos:
· El “Pacto Adámico” de antes de la caída. El Pacto Adámico o de Adán: el pacto del principio (Génesis 3:14-19; Romanos 8:7, 20-22; 16:20; 1 Timoteo 2:15).
· El Pacto Noético. Noé: El Pacto de Preservación. (Gen.6:17-22; 8:20-22; 9:1-17)
· El Pacto Abrahámico. Abraham: El Pacto de Promesa (Gen.15,17; Romanos 4; Galatas. 3)
· El Pacto Mosaico Moisés: El Pacto de La Ley (el cual consiste de dos pactos)
· El Pacto Davídico de después de la caída. David: El Pacto del Reino (2 Samuel. 7; Salmo 78:60-72; Mateo1:1; Lucas 1:32, 69; Juan 7:42; Hechos 2:29-36;13:23; Romanos 1:3; Hebreos 1:5) Cada uno de estos pactos menores es representado en la Biblia como parte de un pacto mayor.
· En el N. T. o Nuevo Testamento está el Pacto de Cristo: El Nuevo Pacto (Deuteronomio 30:1-6; Ezequiel 36:22-27; 37:24-28; Jeremías. 31:31-34; 32:37-41; 33:14-26; Lucas 22:14-23; Hebreos 8, 10:15-18; Romanos 4:9-12; 9:6-8, 16, 25; Efesios 2:11-22; Colosenses 2:11-12)
Ahora para más claridad, expondré en general como era se definía el trato de Dios, su administración, y las condiciones que haría el hombre, en el antiguo testamento y como es en el nuevo.
El Pacto de Gracia en el Antiguo Testamento.
En el Antiguo Testamento, Dios tiene varias administraciones de su pacto en el tiempo, hasta la venida de Cristo, que en esencia son un solo pacto, donde solo la gracia predomina. No me detendré en explicar cada uno de los pactos de A.T., solo diré que las bendiciones centrales o básicas del pacto vienen a los que lo reciben como un regalo de Dios (Romanos 9:6-8). Al mismo tiempo, a todos los que lo reciben se les llamó a y respondieron con fe, por la cual ellos retienen la divina promesa de vida eterna a través de la simiente que restauraría al hombre a tener verdadero compañerismo con Dios (Romanos 4). Al pacto del periodo Mosaico se le llama el primer o antiguo pacto en el Nuevo Testamento (Hebreos 8:7-9). Descansando en y tipológicamente señalando hacia la promesa en Cristo, fue administrado en ese tiempo por:
· promesas,
· profecías,
· sacrificios,
· circuncisión
· y el cordero de la Pascua al igual que un gran número de otros tipos y ordenanzas dadas a los judíos. Ellos tenían que participar de todo, y estas señales eran suficientes para aquellos tiempos a través de la obra del Espíritu para instruir y desarrollar el pueblo de Dios en su fe y en el Mesías que había de venir (Juan.3:10; II Timoteo 3:16; 1 Corintios. 9:10,10:6-11). Por Él, el pueblo de Dios tenía total perdón de pecados y salvación eterna (Hebreos 11, vs.16 especialmente; 12:23).
El Pacto de Gracia en el Nuevo Testamento (Nuevo Pacto)
Cuando vino Cristo, el misterio fue completamente revelado, la sombra fue realidad, y los tipos se convirtieron en anti-tipos. El pacto de gracia ahora se llama nuevo pacto. Las ordenanzas por las cuales se administra este nuevo pacto son:
· la predicación de la Palabra
· y los sacramentos del bautismo y la Cena del Señor. Aunque éstos son menos, más simples y exteriormente menos espléndidos, se deben cumplir con ellos, ya que en ellos el pacto se revela más completamente, clara y poderosamente a todas las naciones, tanto judíos como gentiles. Solamente hay un solo pacto de gracia a través de toda la historia del hombre desde la caída.
Es apropiado ver a Cristo como el punto crucial en la historia de la redención y los dos grandes periodos (antes y después de Cristo) como la marca de una gran división estructural en la historia. Estos dos periodos deben verse relacionándose íntegramente uno con el otro como promesa y cumplimiento y como sombra y realidad.
Jesucristo es el cumplimiento, el tan esperado descendiente de David y ahora reina como el Cristo (Mesías o el ungido) sobre Su reino sentado en el trono prometido de Dios (Hechos 2:29-36). Como no creen en él, los judíos por descendencia natural han sido cortados y separados del pueblo de Dios. Los judíos que lo confiesan como su Salvador, junto con todos los gentiles que hacen la misma confesión, forman el verdadero Israel de Dios (Romanos 11:17-24; Gálatas 6:15-16), son participantes en el pacto de la promesa, miembros del estado libre de Israel, tienen esperanza y Dios en el mundo, miembros de la familia de Dios (Efesios 2:11-19). De esta manera, después de la venida de Cristo, la descendencia física ya no determina si uno es judío o no, sino que se decide por la naturaleza nueva de uno, si está o no circuncidado en el corazón (Romanos 2:27-29; Gálatas 2:15). Él es el recipiente de todas las promesas de Dios (Efesios 2:11-12: Romanos 15:9-10; 2 Corintios 1:20).
Aunque todas las promesas de Dios se cumplieron en Cristo, aún falta un cumplimiento mayor de esas promesas en los tiempos por venir. Cuando la obra de redención de Dios esté completa, el velo será removido y el presente reinado de Cristo se manifestará completamente (Hebreos 2:8, Filipenses 2:9-11). Entonces, Cristo entregará el reino a Dios el Padre para que Dios sea el todo en todo (1 Corintios 15:23-28).
Hay un solo plan de salvación a través de toda la historia del hombre después de la caída: salvación por fe en Jesucristo (Juan 14:6-7; 3:10; 5:39). El propósito unificado de Dios: Hay un solo propósito para el pueblo del pacto de Dios de todos los tiempos (Romanos 4:9-25; Efesios 2:11-22)
Por esto debemos oír a Dios y sus promesas.
Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal. Proverbios 1:33
Es por esto que debemos creer en Jesucristo y sus promesas, en el Padre Celestial y sus promesas, en el Espíritu Santo y su trabajo, su función, lo que ha prometido que hará.
Salmos 80:19 Oh SEÑOR, Dios de los ejércitos, restáuranos; haz resplandecer tu rostro {sobre nosotros} y seremos salvos.
Si estamos de pie en las promesas de Dios no podemos caer, porque él hará cumplir sus promesas para nosotros que como primera causa harán que estemos de pie, y nos darán las condiciones para que, como segunda causa, nosotros podamos hacer nuestra parte.
Es como un ancla, ahí está en nuestra mente, cristo fijado, entonces todo tiene sentido, las riquezas de Dios están escondidas en Cristo, esta es la razón de porqué debemos seguir a Jesucristo por la fe, ya que, por la fe, cuando vemos el rostro de Cristo, recibimos de sus riquezas.
Ezequiel 39:29 No les ocultaré más mi rostro, porque habré derramado mi Espíritu sobre la casa de Israel –declara el Señor DIOS.
Vamos a orar en primera persona:
Señor, creo en tus promesas, creo en tu pacto, en el pacto perfecto de Cristo, ya que cuando encuentro su rostro obtengo todas sus riquezas. Pueda que me sienta mal, pueda que ande en valle de sombra de muerte, pero tengo la promesa de Cristo, y al contemplar su santo rostro, en el Espíritu, ahí llueven tus beneficios, los que has prometido, porque tú que me has dado tu Santo Espíritu, tu que comenzaste la obra redentora en mí, vas a continuarla y me vas a preservar hasta el fin con tu gran poder. En lo que respecta a mí, ayúdame a hacer lo que me toca a hacer, por esto te oro, méteme más en tu profundidad, en tu Espíritu, en tu presencia, en tu obediencia, en estar lleno de tu amor, porque tú eres la verdad, tú tienes todo, el reino, el poder y la gloria. Gracias padre en el nombre de Jesús.

¡Prepárate para poder recibir la bendición que viene!

RVR1960 Con sabiduría se edificará la casa, Y con prudencia se afirmará; Proverbios 24:3 BLPH Con sabiduría se edifica una casa, con inteligencia se consolida. NTV Una casa se edifica con sabiduría y se fortalece por medio del buen juicio.

Nos constituimos creyentes, porque creemos como otros no lo hacen. Somos amantes de Dios, y de creerle a Dios. Nos encanta estar enamorados de Dios, y de sus promesas, esta es la razón por la que nos llaman creyentes. Entonces si se supone que le creemos a Dios, debemos creerle, preparándonos cuando él nos diga cada indicación y dirección suya. Esto significa movernos de manera diferente, poner todo nuestro ser esfuerzo para edificar lo suyo, actuando en una nueva dirección, en una que deberemos poner toda nuestra atención y cuidado, que probablemente antes no conocíamos porque es extensa y profunda, y es su inteligencia, su sabiduría, su astucia, sagacidad, para edificar, para tener éxito, y sostener lo ganado.
De esta inteligencia se caracterizaron los hijos de Dios, cuyas historias están plasmadas en la Biblia. Ciertamente había mucha fe, e indudablemente iba acompañada de un conocimiento asombroso de Dios, del entorno, de las circunstancias, del tiempo y actuar de Dios para ellos, por lo tanto. supieron bien cuando debían, ver, oír y callar, como dije desde en una manera asombrosa que no fallaron.
Una cosa es lograr el éxito, y la otra es sostenerlo, mantenerlo, consolidarlo, fortalecerlo. Por esto nuestro versículo nos dice claramente, Una casa se edifica con sabiduría.
Pero veamos ¿Qué es una casa?
Una casa es una edificación de una o varias plantas, destinada para ser habitada, puede tener sótano, azotea, patio o jardín. Es el lugar en que históricamente se desarrollaron las actividades y relaciones específicas de la vida social o familiar, desde el nacimiento a la muerte de muchos de sus componentes. Sirve de refugio contra la lluvia, el viento y demás agentes meteorológicos, y protege de posibles intrusos, humanos o animales. Además, es el lugar donde almacenar los enseres y propiedades de sus habitantes. Una casa también es un conjunto de personas que viven juntas, una descendencia o linaje, Un establecimiento industrial o mercantil, con cada una de sus delegaciones. Una casa es un edificio donde el alcalde y los concejales se reúnen en corporación para regir el pueblo, villa o ciudad. También es desde donde el presidente de una nación gobierna a su pueblo y su ejército. Una casa cuartel es un conjunto de viviendas e instalaciones donde residen miembros de la Guardia Civil con sus familias.
¿Podemos ver la importancia de edificar la casa con sabiduría? ¿Podemos ver que cuando se habla de edificar la casa, estamos hablando de construir un mejor futuro para nosotros y nuestro linaje, y pueblo?
¿Podemos ver la importancia de edificar la casa?
Pero una cosa es edificar la casa y la otra es, mantenerla, sostenerla, consolidarla, fortalecerla y no perderla. Por esto nuestro versículo nos dice claramente, Una casa se edifica con sabiduría y se fortalece por medio del buen juicio. (NTV) Y con prudencia se afirmará;(RV60) con inteligencia se consolida. (BLPH)
Hay personas que no están listas para recibir la bendición de Dios que ya viene.
Hay personas, pastores, esposos, empresarios, colegios, instituciones, partidos políticos, y dirigentes, que se esforzaron toda una vida para alcanzar y edificar la casa, tuvieron éxito al hacerlo y lo lograron, alcanzaron la bendición, pero después no pudieron mantenerla, ni sostenerla, no la consolidaron, ni la fortalecieron y después de algunos años, la perdieron. Perdieron lo que habían logrado, perdieron sus iglesias, ministerios, los esposos perdieron a sus esposas e hijos, y viceversa, los empresarios perdieron grandes emporios, los colegios perdieron credibilidad y cerraron, las instituciones fracasaron, los partidos políticos perdieron el poder y desaparecieron, los dirigentes que no volvieron nunca a dirigir nada, porque no tuvieron la sabiduría ni la inteligencia, ni la prudencia para sostener lo que habían alcanzado. Cometieron grandes errores y fracasaron, al no discernir los tiempos de Dios, su entorno, circunstancias, condiciones, situaciones, problemas, fallaron en la sabiduría de Dios, en su inteligencia, en su astucia y sagacidad, fallaron en el ver, oír y callar, en el saber cuándo hablar. Si no sabían nada en ese momento, solo debían haber callado para pasar por sabios, como dice la Biblia: Proverbios 17:28 TLA Hasta el tonto pasa por sabio si se calla y mantiene la calma. NTV Hasta los necios pasan por sabios si permanecen callados; parecen inteligentes cuando mantienen la boca cerrada.
Hay momentos que para edificar la casa debes callar. Hay momentos que para sostener la casa deberás mantener la calma, dominio propio. Hay momentos en que si permanecemos callados pareceremos inteligentes, si permanecemos con la boca cerrada. Luego después le preguntamos al sabio, a Dios, a la Biblia, a los hombres de Dios, o al que tiene sabiduría e inteligencia, experticia del tema, y esto nos dirá correctamente lo que deberemos hacer.
Proverbios 11:14 NVI Sin dirección, la nación fracasa; el éxito depende de los muchos consejeros.
NBLH Donde no hay buen consejo, el pueblo cae, Pero en la abundancia de consejeros está la victoria (la salvación). RVR1960 Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.
Proverbios 24:6 RVR1960 Porque con ingenio harás la guerra, Y en la multitud de consejeros está la victoria.
¿Y qué dice la Biblia, a la hora de hacer la guerra?
LBLA Porque con dirección sabia harás la guerra, y en la abundancia de consejeros está la victoria.
TLA Quien quiera pelear, primero debe pensar; quien quiera ganar, debe saber escuchar.
Lo siento mucho, pero si no tienes al consejero por excelencia a Jesucristo, vas a fracasar. Lo siento mucho, pero si no tienes a hombres de Dios, como Daniel, como José, como los tres varones hebreos, como el rey David, como Samuel, como los hombres y mujeres de Dios que muestran que tienen el Espíritu Santo, pues, vas a fracasar, aunque hayas edificado la casa con sabiduría, no la podrás sostener si no tienes el consejo de Dios de tu parte.
De nuevo debo poner este versículo porque es la verdad: Proverbios 11:14 BLP Cuando hay desgobierno, el pueblo se hunde; muchos consejeros traen la salvación.
Prepárate para la bendición que ya viene, y prepárate para sostenerla. Hay indicios que hablan de ti.
¿Qué es un indicio? Indicio. Aquello que permite conocer o inferir la existencia de algo que no se percibe. Primera manifestación o pequeña cantidad de algo.
Das indicios cuando no estás preparado para la bendición de Dios con tus acciones imprudentes. Cuando no estás consiente de lo que estás conversando con personas importantes para edificar tu casa y sostenerla. Cuando no estás consiente de lo que vas a comunicar y del daño que puedes provocar a aquellas personas que te ayudarán a edificar tu casa. Muestras indicios que no estás preparado para la bendición de Dios, cuando no les sabes hablar a tus acreedores.
Cuando solo hablas sin saber lo que está en juego. Entonces cuando no es de fe Dios no se mete. En una ocasión dos hermanos discutían por la herencia, uno le pidió a Jesús que le dijera a su hermano, que repartiera la herencia con él, porque aparentemente, solo a él habían heredado sus padres, Jesús les contestó con una pregunta: Lucas 12:13-14.13Uno de la multitud le dijo: Maestro, dile a mi hermano que divida la herencia conmigo. 14Pero El le dijo: ¡Hombre! ¿Quién me ha puesto por juez o árbitro sobre vosotros? NTV 15 Y luego dijo: «¡Tengan cuidado con toda clase de avaricia! La vida no se mide por cuánto tienen».
¿Y quién me ha puesto como juez y partidor entre vosotros? Significa muchas cosas, tales como: Dios no lo ha hecho, no es mi problema, veo que hay codicia, tu corazón egoísta no le va a dar nada al evangelio de esa herencia, todo es para sentirte más que los demás, no veo fe, no hay fe. Recordemos que a Dios solo se le puede agradar por medio de la fe, Hebreos 11:6 NTV De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad. De otra manera que no sea por la fe, es imposible agradarlo, entonces Jesús concluye: que me importa. No me meto, no es conmigo, concluye diciendo: cuidado con pensar que la vida se mide por cuánto tienen, el primer mandamiento de la ley de Dios dice: “amarás a Dios sobre todas las cosas”, la vida se mide por cuanto creen y hace por mí, por cuanto me siguen, por cuanto muestran amor por mí, por cuanto el Padre los ama y les ha dado su Santo Espíritu.
Estas en peligro de no edificar tu casa, o de perderla cuando no te instruyes en conocimiento, por esto dice un dicho, “cada vez que leemos un libro, matamos un burro”.
Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Oseas 4:6.
Estás en peligro de no edificar tu casa en sentido general, o de perderla cuando no comprendes las preguntas capciosas. A Jesús le ponían muchas trampas con preguntas capciosas para hacerlo caer.
Estás en peligro de no edificar tu casa, o de perderla cuando solo te juntas con personas negativas, perdedoras, mata fe, faltos de fe, orgullosos, altivos, soberbios, engreídos, insolentes, necios.
Por último, es Dios quién tiene la última palabra, es él quien determina si estás listo para ponerte en lo más o no, es él quién dice si puede confiar en ti, o no.
¿Quieres edificar tu casa y poder mantenerla? No hagas las del mayordomo infiel, en el cual Dios no puede confiar en él.
Lucas 16:10-12. …10El que es fiel en lo muy poco, es fiel también en lo mucho; y el que es injusto en lo muy poco, también es injusto en lo mucho. 11Por tanto, si no habéis sido fieles en el uso de las riquezas injustas, ¿quién os confiará las riquezas verdaderas? 12Y si no habéis sido fieles en el uso de lo ajeno, ¿quién os dará lo que es vuestro?…
Cuida tus pensamientos porque de ahí mana la vida. NTV Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida. Proverbios 4:23.
Proverbios 21:5RVR1960 Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; Mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza.
Examina tus pensamientos, tu corazón, mira a qué conducen, en lo que se refiere a edificar tu casa.
Josué 24:15 RVR1960 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.
Yo y mi casa serviremos a Jehová. Así debes pensar.
Mira a qué conducen los caminos de la mujer sabia, y de la necia: Proverbios 14: 1La mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus manos la derriba. Proverbios 31:10 Mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas. Proverbios 9:13-15 La mujer insensata es alborotadora, es simple y no sabe nada.… Proverbios 19:13 El hijo necio es ruina de su padre, y gotera continua las contiendas de una esposa. Proverbios 21:9, Mejor es vivir en un rincón del terrado que en una casa con mujer rencillosa.…
¿A dónde está tu sabiduría, si estás perdiendo muchas cosas ahora mismo? ¿Dónde está tu conocimiento de tantos años de estudio si no puedes sostener ya tu casa? ¡Las cosas se te han salido de tus manos porque no quisiste oír el consejo de Dios y aplicarlo! Pueda que te quede tiempo para reparar el daño que has hecho.
Debes estar bien preparado, prevenido, despierto, siendo diligente, sabio, inteligente, para poder edificar tu casa con sabiduría y poder afirmarla. Si lo haces entonces, estás listo para recibir la bendición que ya viene.
Vamos a orar.
Gracias Señor, por bendecirme con tu mejor Bendición, Cristo Jesús. Te doy las gracias por bendecirme con tu luz, que alumbra mi oscuridad, tu santa palabra, y poder estar en la congregación de los santos humildes, de tus hijos, que es como andar con la luz encendida. Gracias por tu consejo de hoy, para mi vida, en el que me previenes, yo digo que lo hará, te obedeceré esta palabra, porque me quieres bendecir aún más. El reto que me pones que te crea todo lo que hoy me has dicho para no perder nada, sino ganar y poder sostener lo que ya tengo, el reto que hoy me pones es que te crea y lo aplique a mi vida. Gracias Padre en el nombre de Jesús, amén y amén.

¡Haciendo tándem con Cristo, yo soy la circunstancia de su reino!

Isaías 44:3 Yo haré que corra agua en el desierto y que broten arroyos en tierras secas. A tus descendientes les daré vida nueva y les enviaré mi bendición.

Jeremías 15:20 DHH, yo haré que seas para este pueblo como un muro de bronce, difícil de vencer. Te harán la guerra, pero no te vencerán, pues yo estoy contigo para salvarte y librarte. yo, el Señor, doy mi palabra.
Marcos 1:16-18. 16Mientras caminaba junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés, hermano de Simón, echando una red en el mar, porque eran pescadores. 17Y Jesús les dijo: Seguidme, y yo haré que seáis pescadores de hombres. 18Y dejando al instante las redes, le siguieron.…
Antes de comenzar, recordemos esta frase que Dios nos dice hoy, “Yo haré que…” Tenla guardada en mente, al final sabrás el porqué. Ahora debes saber que esta es una prédica de buenas noticias para ti, que vives en fe, porque, así como Jesús vivió cuando estaba en este mundo, así vivimos nosotros. 1 Juan 4:17 NTV y al vivir en Dios, nuestro amor crece hasta hacerse perfecto. Por lo tanto, no tendremos temor en el día del juicio, sino que podremos estar ante Dios con confianza, porque vivimos cómo vivió Jesús en este mundo.
Este postulado que vamos a aprender hoy, es asombroso para nosotros, y por toda la Biblia lo encontramos, trata de que nosotros somos las condiciones y circunstancias de Dios en la tierra, cuando hacemos todo para honrarlo, para bendecir su nombre, y engrandecer su reino.
Para comenzar, Dios hace un tándem con nosotros, Jesús dijo, Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, Mateo 11:29 para decirnos que para hacer equipo con él y aprender de él, debemos ponernos su yugo, es decir, seguir su visión, hacer lo que él nos pide, cumplir lo que él nos pida cumplir, en una dirección, que ya no es la nuestra sino la suya. Por esto he titulado esta predica con el nombre: ¡Haciendo tándem con Cristo, yo soy la circunstancia de su reino!
Acá vemos tres palabras y conceptos: tándem, circunstancia y reino de los cielos, que ya luego explicaré todas, primero vamos a la primera, y es la de tándem.
Vemos según el diccionario la definición de la palabra tándem. ¿Qué es?
Tándem. (nombre masculino)
1.Bicicleta movida por dos o más personas sentadas una detrás de otra y provista de pedales para cada una de ellas.
2.Unión de dos personas o dos grupos que realizan una misma actividad en equipo o que combinan sus esfuerzos para hacer algo.
Para ir resumiendo: Gálatas 2:20 RVR1977 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
NTV Mi antiguo yo ha sido crucificado con Cristo. Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Así que vivo en este cuerpo terrenal confiando en el Hijo de Dios, quien me amó y se entregó a sí mismo por mí. Mateo 5:6
Con cristo hago una unión, en la que realizo una misma actividad junto a él, he sido crucificado, ya no vivo solo, ahora llevo su yugo, y he muerto a la carne, y ahora vivo por el Espíritu, pero lo que vivo en este cuerpo de carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, confiando en él, quién me amó y se entregó a sí mismo por mí, en todo esto vamos haciendo esfuerzos, en su misma dirección, es decir, en la misma visión que él me ha proporcionado y que aun me está revelando, y guiando. Este es el primer concepto, el de hacer tándem con Cristo.
El otro concepto de nuestra prédica: ¡Haciendo tándem con Cristo, yo soy la circunstancia de su reino! es la palabra reino. Ya sabemos que Cristo vino a establecer el reino espiritual de Dios en la tierra, y sus leyes propias de ese reino. Nosotros los que le seguimos debemos de entender que ese reino es poderoso, es indestructible, invencible, y que está profetizado que Dios tiene decretos, que su reino va a ir aumentando, creciendo, estableciéndose más en la tierra, según hayamos más de sus agentes y que entendamos bien sus principios y leyes.
Esto implica una guerra, una pelea, una lucha entre los dos reinos, para ver quién es el que domina a quién, hablo de que el reino físico terrenal, es contrario al espiritual celestial, y el que dominará finalmente es el de Dios, esta decretado ya. Daniel 2:34-35Nueva Traducción Viviente (NTV)
34 Mientras usted observaba, una roca de una montaña fue cortada, pero no por manos humanas. La roca golpeó los pies de hierro y barro, y los hizo pedazos. 35 La estatua quedó reducida a pequeños trozos de hierro, barro, bronce, plata y oro. Luego el viento se los llevó sin dejar rastro alguno, como la paja cuando se trilla el grano. Sin embargo, la roca que derrumbó la estatua se convirtió en una gran montaña que cubrió toda la tierra.
Dios le dijo a Abraham que saliera y contara las estrellas del cielo, y que así sería su descendencia, incontables como las arenan de la orilla del mar. Este reino de Dios, con cristo que es la roca, la montaña, la piedra golpea a todos los reinos de la tierra y queda establecido únicamente su reino finalmente porque cubre toda la tierra y tendrá descendientes como las arenas de la orilla del mar. Este reino de Dios, va a sufrir violencia y Jesús lo dijo ya.
TLA »Desde que Juan el Bautista comenzó a predicar hasta ahora, el reino de Dios avanza a pesar de sus enemigos. Sólo la gente valiente y decidida logra formar parte de él.
NTV Desde los días en que Juan el Bautista comenzó a predicar hasta ahora, el reino del cielo ha venido avanzando con fuerza, y gente violenta lo está atacando.
Fijémonos que Jesús dijo que el reino de los cielos ha venido avanzando con fuerza, y que gente violenta lo está atacando. ¿No es esto lo que vemos hoy en día? ¿La iglesia cristiana no es atacada por todas partes por religiones farsistas? Pues solo los valientes logramos aferrarnos a su reino y esto tiene premio.
Pero con todo esto hay algo extremadamente importante que se les olvida. Que Dios está con nosotros, y que todas las cosas trabajan para nuestro bien.
Romanos 8:31 BLPH ¿Qué añadir a todo esto? Si Dios está a nuestro favor, ¿quién podrá estar contra nosotros?
Dios está de nuestra parte, está a nuestro favor, porque le creemos, somos sus hijos, y sufrimos con él por su reino. Esto tiene premio.
Romanos 8:28 NTV Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.
TLA Sabemos que Dios va preparando todo para el bien de los que lo aman, es decir, de los que él ha llamado de acuerdo con su plan.
Pero ahora voy a lo que voy, y defino el tercer concepto de nuestro título: ¡Haciendo tándem con Cristo, yo soy la circunstancia del reino!
Comienzo recordándonos que todos los siervos de Dios, aunque sufrieron mucho al principio, después ellos cuando el reino de Dios, había sido bien implantado en sus corazones, tenían una gran valentía y por medio de la fe y sus palabras, ordenaban que sucedieran las cosas tal como el bien o la justicia de Dios que estaba en sus corazones les dictaba.
Antes habían sufrido las circunstancias de otros. Antes habían sufrido las condiciones de otros. Antes habían sido puestos en situaciones incomodas. Antes otros les imponían los eventos, en el tiempo de ellos, pero ahora ya no, vemos que eran los hijos de Dios, quienes les imponían las cosas. Por ejemplo, así fue con Moisés, los profetas, Jesús, los apóstoles y la iglesia. Moisés les impuso las circunstancias a Faraón símbolo de los reprobados, y a los egipcios con pestes y plagas, hasta que dejaron ir al pueblo de Israel, luego el ejército egipcio fue abatido cuando por orden de Moisés, el mar rojo cayó sobre ellos.
Éxodo 14:13 TLA Moisés les respondió: —¡Tranquilos, no tengan miedo! Ustedes no se preocupen, que van a ver cómo nuestro Dios los va a salvar. A esos egipcios que hoy ven, no volverán a verlos nunca más, porque Dios peleará por ustedes.
Jesús impuso las condiciones de su reino en la tierra, y lo cambió todo, las religiones inventadas con sus trucos para engañar, como las maquinas antiguas que hacía, Herón de Alejandría, que conocía bien de mecánica y usaba la hidráulica antigua, como el fuego y el vapor para hacer que las estatuas de los templos paganos, se abrazaran, bailaran en una especie de carrusel gigante, levitaran, emitieran sonidos impresionantes, lloraran, brotara leche de los pechos de Cibeles, las puertas de los templos se abrieran solas, y cosas asombrosas que no solo cautivaban a los incautos sino que eran completamente engañados pensando que los dioses se hacían presentes, todo eso era ganancia para los sacerdotes de esos templos quienes hasta ordenaron a Herón de Alejandría, que les hiciera la primer máquina dispensadora de agua bendita, para amarrar más a sus seguidores porque según ellos “esas confusas herejías galileas cada vez, se ganan más al pueblo y nos quitan adeptos”. Esto era que los cristianos ganaban más almas para Cristo. Pero el engaño religioso es más antiguo, ya que lo mismo hacían en Egipto y otros lugares antiguos.
Los apóstoles fueron temerosos, pero después, ellos eran las circunstancias para los demás y ya no los demás para ellos. Ahora recordemos esta frase:
Isaías 44:3 Yo haré que…
Jeremías 15:20 DHH, yo haré que seas para este pueblo como un muro de bronce, difícil de vencer. Te harán la guerra, pero no te vencerán, pues yo estoy contigo para salvarte y librarte. yo, el Señor, doy mi palabra.
Marcos 1:17 Y Jesús les dijo: Seguidme, y yo haré que…
Dios va a hacer que… tú seas la circunstancia, cuando tú, esperas en él, cuando lo obedeces y sigues, cuando lo honras. Jesús les dijo a los apóstoles que si lo seguían él haría que fuesen pescadores de hombres, y así ocurrió, ellos fueron pescadores de hombres.
Pero a los malvados de la boca y del corazón Dios les dice hoy: Números 14:28 NTV, Ahora bien, díganles lo siguiente: tan cierto como que yo vivo, declara el Señor, haré con ustedes precisamente lo que les oí decir.
Ahora te digo lo siguiente, a ti que has esperado en Dios, que le has creído, y aguantado todo este tiempo lo que yo creo y digo a los aires.
Yo soy la circunstancia, ahora yo soy la condición de otros, yo impongo las reglas, se hará como yo digo porque así Dios me ha dicho a mí. Tu que te opones contra el Dios Padre omnipotente y creador, en contra de Jesús, a quién has reusado a honrar:
Yo soy tu condición, yo te impongo mis condiciones, ahora yo soy tu circunstancia, yo te las impongo, tu no me impones nada a mí, yo soy quien pongo las reglas, no tú, yo soy quien está al mando porque soy representante de cristo y su reino. Yo te impongo la situación, los eventos, y el tiempo. El cristianismo más puro siempre va a ganar, la fe más preciosa que el oro purificado, es la que va a ganar. Dios prometió que venceríamos sobre las tinieblas, y así será.
Pecado, tinieblas, maldad, demonios, Satanás, yo soy tu peor pesadilla. ¡Pecadores! están perdidos, ya perdieron la batalla contra los santos de Dios.
Santos de Dios, ya ganamos en todo, ya Dios ha hecho que… ganemos, venzamos, triunfemos, logremos, tengamos éxito todas las empresas de Dios, avancemos, conquistemos, el reino terrenal por la fe, y la implantación del reino de Dios y sus leyes de paz y amor para su gloria y su honra.
Oremos.
Gracias Señor Jesucristo, porque me has dicho quién soy, soy tu punta de lanza, soy tus saetas, soy tu mejor golpe, soy visión, soy tu edificación, soy parte del mejor ejército del mundo, el de los humildes, de los que esperan en ti, de los afligidos que tú has empoderado, el de los admirados hijos de Dios, que somos quienes te amamos, dignificamos, glorificamos, somos como tú eres. ¿Quiénes como los hijos de Dios en la tierra? ¿Quién como el hijo de Dios Jesucristo, Señor Dios sobre todas las cosas? ¿Quién como el remanente del Señor? ¿Quién como Dios y sus planes?
Romanos 8:16El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, 17y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si en verdad padecemos con El a fin de que también seamos glorificados con El.
Hebreos 11:33-35Reina-Valera 1960 (RVR1960)
33 que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, 34 apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. 35 Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección.
Gracias a ti o Dios y tus planes, tenemos un futuro de gloria. Gracias en el nombre de tu Hijo amado Jesucristo.

¡Más te vale que le encuentres utilidad a Dios!

Eclesiastés 3:1 LBLA Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo. NTV Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo.
Hechos 1:6 TLA Cierto día en que estaban reunidos los apóstoles, le preguntaron a Jesús: —Señor, ¿no crees que éste es un buen momento para que les des a los israelitas su propio rey? Hechos 1:7TLA Jesús les respondió: —Sólo Dios decide cuándo llevar a cabo lo que piensa hacer.
NTV Él les contestó: —Solo el Padre tiene la autoridad para fijar esas fechas y tiempos, y a ustedes no les corresponde saberlo;
Hechos 1:8TLA Pero quiero que sepan que el Espíritu Santo vendrá sobre ustedes, y que recibirán poder para hablar de mí en Jerusalén, en todo el territorio de Judea y de Samaria, y también en los lugares más lejanos del mundo.
Hablando de que él tiempo ya ha llegado para… ¡hacer y disfrutar de nuevas cosas que provienen de Dios para nosotros! en éstos versículos podemos ver que Dios ha fijado el tiempo señalado para cada suceso bajo el cielo, las temporadas para todo, para cada actividad bajo el cielo. Los apóstoles pensando como suele hacer todo el mundo hoy en día, “que Dios va a restaurar las naciones, y el mundo desde la política, poniendo buenos reyes, o gobernantes”, pensando equivocadamente que es de manera política que Dios va a obrar, les contesta, que solo Dios, decide cuando llevar a cabo lo que piensa a hacer en sentido general.
Solo él tiene esa autoridad para fijar esas fechas y tiempos, pero que en ese momento a ellos no les correspondía saber esos eventos que Dios ha fijado en la realidad que todos vamos viviendo, pero si les dijo lo que deberán hacer, la forma, la manera, el principio con el que Dios quiere hacer las cosas, es comenzando de manera espiritual la restauración de cada persona. Por esto les dice que decreto que Dios va a hacer, el Espíritu Santo vendrá sobre ustedes, les dará poder, denuedo, valentía, hablarán de Jesús, darán testimonio de él, y llevarán su mensaje de buenas nuevas y salvación a las naciones, para que crean, para comenzar a restaurarlas espiritualmente. Por esto después de decir que fija los acontecimientos de los tiempos y sus sazones, y que no les toca a ellos saber eso, les añade: Pero quiero que sepan que el Espíritu Santo vendrá sobre ustedes, y que recibirán poder para hablar de mí en Jerusalén, en todo el territorio de Judea y de Samaria, y también en los lugares más lejanos del mundo.
Y así ocurrió, los apóstoles y muchos cristianos conquistaron el mundo para Cristo Jesús. Pero esto aún no ha terminado, es necesario que todos los que serán hijos de Dios, sean transformados y vuelto su corazón a Dios, al oír y creer el evangelio. A esto fuimos llamados, a seguir llevando su poderoso mensaje, y que todo lo que Dios ha dicho se va a cumplir, también todo lo que Dios nos ha dicho personalmente lo va a cumplir.
Hablando de que él tiempo ya ha llegado para… que se cumplieran su venida en la plenitud de los tiempos, y hablando de que él tiempo ya ha llegado para… ser sacrificado, todo esto pasó, se cumplió. Hablando de que él tiempo ya ha llegado para… ser glorificado, también se cumplió, y vemos que existe una similitud en la manera que Dios actúa con los creyentes, él así siempre lo hace con sus hijos, y después Dios nos brinda un estado de vida mejorado, una nueva libertad, una nueva vida que ya queda establecida como un bien mayor que Dios nos heredó. Esto cada vez va mejorando más y más, en los que de verdad le creen a Dios, en los que no, pues no sucede lo mismo.
En la vida de fe, de los que creemos en las palabras que Dios nos ha dicho, pasamos por tiempos que Dios ha preparado para nosotros, unos son buenos y otros no tan buenos porque nos sentimos abrumados por las pruebas. Sin embargo, después de decir desde el púlpito, desde nuestras bocas, por medio de nuestras lenguas de carne, las palabras espirituales de Dios que son 100% proféticas, comenzamos a esperar el tiempo en que tendrán su cumplimiento en el tiempo señalado por Dios, entonces debemos meditar ciertamente que, después de haber lanzado la preciosa semilla, y también después del largo tiempo de espera que acumulamos, llega el tiempo clímax que Dios había dicho, que traería un levantamiento, y exaltación de los justos. Son tiempos de mucha alegría, e insisto, donde queda establecida la nueva vida que Dios quiso darnos, la que entonces disfrutamos, aunque antes tuvimos que luchar hasta alcanzarla. Referente a esto, lo que podemos ver, es que así aconteció al pueblo de Israel, en los ciclos de las vidas de los patriarcas, que caminaron de la mano con Dios, los jueces, los profetas, y los reyes y sacerdotes que también anduvieron en todos sus caminos, hasta llegar a su hijo amado, que Dios les dio la victoria y quedó establecida una mejor calidad de vida para ellos.
De esto estamos hablando que, así como Dios traja a Israel una mejor calidad de vida por mucho tiempo, así Dios traerá una mejor calidad de vida a los que hemos creído, luchado y esperado con Dios, todo esto corre más por su cuenta que por la nuestra, por sus decretos, y menos por lo que nosotros hacemos, ya que él siempre trae nuevos tiempos, acontecimientos por medio de cadenas de eventos, cambio de circunstancias, condiciones, situaciones junto al tiempo.
En nuestras vidas acontece de manera similar, sólo fijémonos que los profetas, habían anunciado la llegada del mesías, y en la plenitud de los tiempos, se hizo efectiva por Dios, esto trajo mucha a alegría a los hijos de Dios, esto es como la lluvia temprana, es decir como la presencia de Dios que da cuando comienza el tiempo de la siembra. En nuestras vidas ciertamente, el Espíritu Santo trajo a nosotros esta unción, esta presencia de Dios, a la que el mismo llama, la lluvia temprana. Esta lluvia causa mucha alegría, júbilo, gozo, algarabía, porque Dios está con nosotros, pero luego aparecen los tiempos, de resequedad, de desierto, hasta que Dios manda la lluvia tardía, es decir la que terminará de regar el campo para que efectivamente haya fruto. Hablando de cumplimiento, Jesús había andado con sus discípulos durante unos tres años, predicando, las buenas nuevas del evangelio, a lo largo y ancho de los 4 evangelios vemos repetidamente que él les decía:
Entonces Jesús les dijo: Mi tiempo aún no ha llegado, Juan 7:6 …Todavía no ha llegado mi hora. Juan 2:4 …yo no subo a esta fiesta porque aún mi tiempo no se ha cumplido. Juan 7:8 Procuraban, pues, prenderle; pero nadie le echó mano porque todavía no había llegado su hora. Juan 7:30 Estas palabras las pronunció en el lugar del tesoro, cuando enseñaba en el templo; y nadie le prendió, porque todavía no había llegado su hora. Juan 8:20
Pero llega el momento que Jesús cambia su discurso de “Todavía no ha llegado mi hora” al de ya viene mi hora de cumplimiento de todo lo que se ha dicho de mí, Mateo 26:18 que dice: Y El respondió: Id a la ciudad, a cierto hombre, y decidle: “El Maestro dice: `Mi tiempo está cerca; quiero celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos.’
Luego, el Espíritu Santo, cambia dramáticamente su postura de “Todavía no ha llegado mi hora”, pasa decir `Mi tiempo está cerca, a la hora del cumplimiento Juan 13:1 Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.
Su oración cambió, hay una preparación para lo que le viene: Estas cosas habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que el Hijo te glorifique a ti, Juan 17:1
Hasta que llega el momento en que les dice a sus discípulos unas palabras desgarradoras, pero si nos fijamos bien en la palabra con que finaliza el texto, es de mucha alegría.
Lucas 9:22 TLA Jesús también les dijo a sus discípulos: «Yo, el Hijo del hombre, voy a sufrir mucho. Los líderes del país, los sacerdotes principales y los maestros de la Ley me rechazarán y me matarán; pero tres días después resucitaré.»
Entonces vemos que Jesús ya les habla abiertamente de lo que pronto le acontecerá, y que todo lo que Dios ha decretado se cumplirá.
Mateo 16:21 TLA Desde ese momento, Jesús comenzó a decirles a sus discípulos lo que le iba a pasar: «Tendré que ir a Jerusalén, y los líderes del país, los sacerdotes principales y los maestros de la Ley me harán sufrir mucho. Allí van a matarme, pero tres días después resucitaré.»
Lucas 22:37 NTV Pues ha llegado el tiempo en que se cumpla la siguiente profecía acerca de mí: “Fue contado entre los rebeldes”. Así es, todo lo que los profetas escribieron acerca de mí se cumplirá.
Y así aconteció, tal como se había escrito de Jesús, en la ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos. Le hicieron todo cuanto estaba prescrito por Dios en esos libros, todo fue profetizado, causativo, orquestado y dirigido por Dios por medio de sus decretos, y providencia, acerca de lo que iba a dejar que Jesús sufriera en manos de los romanos, el pueblo de Israel, los fariseos, maestros de la ley, los gentiles, y Pedro lo dice en hechos 4, en un momento de mucho peligro, cuando lo querían callar a toda costa, por haber sanado a un hombre en el nombre de Jesús, sobre aquél que ellos habían matado pero que estaba determinado, o dispuesto, o predestinado, por Dios que sucediera, es decir, determinado de antemano de acuerdo con tu voluntad que sus planes se cumplieran, todo esto sucedió por su poder y porque así lo quiso.
Hechos 4:27-28. Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, 28 para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.
Ahora pongamos atención, al versículo 28 en otras versiones: 28 Sin embargo, todo lo que hicieron ya estaba determinado de antemano de acuerdo con tu voluntad. NTV 28 Pero ellos sólo estaban haciendo lo que tú, desde el principio, habías decidido hacer. TLA
Ahora quiero que pongamos un especial cuidado en dos cosas,
Antes de esta declaración de Pedro en Hechos 4, que en medio de la intimidación y problemas que le estaban haciendo, porque también le querían matar, Pedro sabiendo que no era su tiempo de morir, sino de hablar acerca de Jesús, declaró que la sanidad de aquel hombre, había sido porque Jesús había resucitado, y tras su oración, este hombre había sanado. Este es el evento alegre de la sanidad de aquel hombre, es el resultado de otro evento alegre, la resurrección de Jesús.
NTV Hechos 4:8 Entonces Pedro, lleno del poder del Espíritu Santo, les dijo a los líderes y a sus consejeros: —Señores, 9 ustedes nos preguntan acerca del hombre que estaba enfermo, y que ahora está sano. 10 Ustedes y toda la gente de Israel deben saber que este hombre está aquí, completamente sano, gracias al poder de Jesús de Nazaret, el Mesías. Ustedes ordenaron que a Jesús lo mataran en una cruz, pero Dios lo ha resucitado. 11 Ustedes han actuado como los constructores que rechazaron una piedra, y luego resultó que esa piedra llegó a ser la piedra principal que sostiene todo el edificio. 12 Sólo Jesús tiene poder para salvar. Sólo él fue enviado por Dios, y en este mundo sólo él tiene poder para salvarnos.
Acá Pedro da testimonio de Jesús y su gran poder, tal como él les había dicho que iba a acontecerles, en Hechos 1:8. Ahora en el segundo punto debemos poner especial atención, veamos y fijemos para nuestro asombro es que ellos eran personas como nosotros, antes de conocer al Señor, sencillos y de poca educación de las sagradas escrituras, pero resulta que ahora las conocían como si las mejor que los religiosos de su tiempo, y como si las hubiesen estudiado toda una vida, como hemos venido a ser Veamos.
RVR1960 Hechos 4: 13 Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús. 14 Y viendo al hombre que había sido sanado, que estaba en pie con ellos, no podían decir nada en contra.
TLA 13 Los miembros del Concilio quedaron asombrados cuando vieron el valor de Pedro y de Juan, porque veían que eran hombres comunes sin ninguna preparación especial en las Escrituras. También los identificaron como hombres que habían estado con Jesús.
Este otro punto es también digno de llamar nuestra atención. Acá se reconoce cuando has estado con Jesús, aun no siendo personas sin ninguna preparación especial de las Escrituras, pero al estar con él, las conoces mejor que muchos estudiosos que no han estado con Jesús, por esto otros saben que hemos estado con Jesús, porque tenemos su mente, su conocimiento, su sabiduría, su inteligencia y esto glorifica a Dios. También significa que hemos agradado a Dios por la fe, tal como dice Hebreos 11:6, ¿recuerdan? Sin fe es imposible agradar a Dios. Salomón dijo en el libro de Eclesiastés, que hay muchos que trabajan y acumulan riquezas, pero Dios se las quita, y se las da, a aquellos a quienes le agradan a él. Debemos decirle a Dios, Dios mío, que mí fe en tu amado Hijo, te sea agradable, para que reciba de ti, la grosura de lo mejor de ti, tanto espiritual, como la grosura y lo mejor de la tierra. Si nuestra fe agrada a Dios, tengamos por seguro que tendremos lo mejor de los dos mundos, del espiritual, que es Jesucristo, su fe y riquezas, y lo mejor de acá de la tierra, si es que lo vamos a disfrutar de verdad sanamente.
Pero también veamos que Jesús ya resucitado se los vuelve a recordar ya cuando había resucitado, que todo lo que les había dicho acerca de él, iba a tener cumplimiento, veamos: Lucas 24:44 Y les dijo: Esto es lo que yo os decía cuando todavía estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. 45Entonces les abrió la mente para que comprendieran las Escrituras,…
Ahora voy a lo que quiero probar, y es que ya es el tiempo, ya es la hora que Dios cumpla en nosotros las cosas buenas que nos había dicho años atrás, que iba a hacer, que iba a cumplir, porque él siempre cumple lo que promete. Ya es ese tiempo del cumplimiento de Dios de sus decretos favorables para nosotros.
Ya es la hora, ya es el tiempo, en que Dios va a traernos muchos más beneficios, y bendiciones en Cristo Jesús. Ya lo que tanto les había dicho, las cosas buenas que Dios nos prometió, vendrán, las condiciones de hoy, no serán las mismas de mañana, serán mejores, las circunstancias desfavorables de hoy, no serán las mismas de mañana, porque las circunstancias de mañana, serán totalmente favorables para nosotros los que creemos, aguanta un poco, ya viene la bendición, así como Dios levantó los muros de Jerusalén con Esdras y Nehemías, y les dio un postrer estado mejor de beneficios y tranquilidad ya con los muros levantados, así Dios mismo lo hará contigo, y los enemigos que te atormentaban cuando tenías los muros caídos, ya no podrán penetrar tu ciudad.
Ha llegado el tiempo del el Kayros de Dios, con la canción de la Tórtola.
Cantares 2:12“Han aparecido las flores en la tierra; ha llegado el tiempo de la poda, y se oye la voz de la tórtola en nuestra tierra.
TLA Ya hay flores en los campos; ha llegado el tiempo de cantar. ¡El arrullo de las tórtolas se escucha en nuestra tierra!
Esto significa que:
• Después del invierno = Llega la primavera
• Y con la primavera han aparecidos las flores en la tierra. En tu corazón seco sin vida por causa del invierno, por causa de los muros ahora empiezan a crecer flores.
• Para tu beneficio, llegó el tiempo de Dios, (Kayros) y no el tiempo del hombre (Cronos)
• Con la llegada de la primavera ha llegado el tiempo de la poda. Podar es el proceso de recortar un árbol o arbusto. Hecho con cuidado y correctamente, la poda puede incrementar el rendimiento del fruto; así, es una práctica agrícola común. Esto hace que de muchos frutos que vas a gozar, y mientras tanto lo haces, estas cantado con alegría porque Dios te ha dado la oportunidad de vivir la vida para él.
• Con la llegada de la primavera empieza a cantar la tórtola
• Ya no hay más lloro ni lamento empieza a haber una canción en tus labios
Salmos 55:6 Y dije: ¡Quién me diera alas como de paloma! Volaría y hallaría reposo.
• El Canto de la tórtola representa = La liberación, libertad, libre de la opresión de la resequedad y el invierno de la prueba que no te dejaba ver la primavera de Dios.
¡Hay de los que no tienen necesidad de Dios y ya están saciados solo con la grosura de este mundo! ¡Más te vale que le encuentres utilidad a Dios! Dios no les sirve para nada ¡Bienaventurados los que en ti esperan Padre, Hijo y Espíritu Santo!
Salmos 25:3Ciertamente ninguno de los que esperan en ti será avergonzado;
Salmos 5:11-12. 11Pero alégrense todos los que en ti se refugian; para siempre canten con júbilo, porque tú los proteges; regocíjense en ti los que aman tu nombre. 12Porque tú, oh SEÑOR, bendices al justo, como con un escudo lo rodeas de tu favor.
Salmos 2:12 Honrad al Hijo para que no se enoje y perezcáis en el camino, pues puede inflamarse de repente su ira. ¡Cuán bienaventurados son todos los que en Él se refugian!
¡Hay de los que no honran Jesús, y de los que no tienen hambre y sed de justicia!
Salmos 40:4Cuán bienaventurado es el hombre que ha puesto en el SEÑOR su confianza, y no se ha vuelto a los soberbios ni a los que caen en falsedad.
Mateo 5:6 LBLA Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados.
TLA Dios bendice a los que desean la justicia, pues él les cumplirá su deseo.
Jesús les reprochó a los fariseos que no sabían los tiempos de Dios. ¿Los sabes tú?
Mateo 16:3 Fariseos y saduceos piden señal
1Entonces los fariseos y los saduceos se acercaron a Jesús, y para ponerle a prueba le pidieron que les mostrara una señal del cielo. …2Pero respondiendo El, les dijo: Al caer la tarde decís: “ Hará buen tiempo, porque el cielo está rojizo. 3Y por la mañana: “Hoy habrá tempestad, porque el cielo está rojizo y amenazador. ¿Sabéis discernir el aspecto del cielo, pero no podéis discernir las señales de los tiempos? 4Una generación perversa y adúltera busca señal, y no se le dará señal, sino la señal de Jonás. Y dejándolos, se fue.
Las riquezas de Dios, son al coste de Cristo. Hónralo, espera en él, cree en él síguelo, sírvele, y él te honrará.

¡Causas desencadenantes que interfieren la vida plena y abundante de Cristo!

 

Juan 10:10 NTV El propósito del ladrón es robar y matar y destruir; mi propósito es darles una vida plena y abundante.

Comienzo haciendo una pregunta: lo que buscamos en la vida ¿por qué lo buscamos? En otras palabras ¿Qué es lo que andamos buscando en esta vida para darnos vida plena? ¿Por qué algunas de las metas que tenemos los cristianos tienen que ver con nosotros mismos, a nuestra manera, para conseguirnos vida plena y abundante? ¿Son esas decisiones a la manera de Cristo? ¿Tienes metas de darte vida en abundancia, pero no a la manera de Cristo?
No es nada malo que sanamente busquemos darnos una buena vida abundante, pero el postulado de la Biblia es que sólo es en Jesucristo.
En todo esto se nos olvida que nuestra lucha es contra demonios, pensamos que él ladrón, son las personas, (no el diablo y sus trucos) y les hacemos una defensa ofensiva, para buscarnos dar un lugar, un puesto en la sociedad, cuando nuestro Señor Jesucristo, mandó a que le buscásemos a él, primeramente, por largo tiempo, para obtener la vida plena y abundante que tanto buscamos, y que solo él puede dar.
Yo veo que muchos cristianos no estamos disfrutando de la vida plena y abundante que Cristo prometió entregarnos. Otros, apenas la han conocido, algunos aún no saben lo que es. Muchos otros ya han conocido y disfrutado esta vida abundante, pero, aunque la han disfrutado, se han desviado por dar cabida a estorbos sin resolver, que interfieren en como dice la Biblia que debe ser. Contrariamente han adoptado buscárselas dar a sí mismos por medio de esas, sus, causas, luchas, formas, a esto me refiero con el tema de hoy, ¡Causas desencadenantes que interfieren la vida de abundancia de Cristo!
Gracias a Dios, también hay muchos otros cristianos que también tienen esta vida en abundancia de Cristo, la degustan, disfrutan y saborean plenamente.
¿De qué manera enfrentas la vida? ¿Solo, con tu astucia? O ¿Con los postulados de Dios?
Yo observo que hay muchas causas desencadenantes que en este mismo momento están interfiriendo, para que no tengamos esa vida plena y abundante que Cristo nos ha prometido.
1. Cuando el mundo te golpea y no lo manejas bien. Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna,… 1 Tim. 6:12.
Uno de los métodos que comencé a hacer para tener esta vida plena y abundante cuando el mundo me golpeaba, es que yo no quería manejar la situación. Recuerdo que, si en momentos yo me sentía que este mundo me ganaba y que me hacía sentir no tan bien, yo me iba a orar a la presencia del Señor, tomaba este versículo de Juan 10:10, se lo leía con fe a Jesús, me postraba, lo adoraba, y le decía quebrantado con llanto: ¿Señor, donde está esta vida, que me prometiste? Los problemas del mundo me la han querido robar, necesito que tú me llenes. Lo decía de nuevo, hasta recibir respuesta de Dios. De inmediato experimentaba como su vida plena y abundante llenaba mi interior de una manera asombrosa, su vida en nuestro interior es indescriptible. Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo,… Juan 17:3
Plenitud según el diccionario es el estado de una cosa o persona que ha alcanzado su momento de máxima perfección o desarrollo.
En nuestro hombre interior se siente su vida eterna, sus ríos de agua viva, su paz, abundantemente, es decir: Que existe o se da en gran cantidad, que se tiene y se da en gran cantidad.
En resumen, la vida eterna de Dios, se siente, como un presente continuo de vida eterna en el interior, un estado de la vida plena de Jesús, en tu interior, que ha alcanzado su momento máximo de perfección y desarrollo, que se está dando en gran cantidad continuamente.
Pongo este ejemplo de cómo es esta vida, porque lo he vivido y la vivo, pero que pasa cuando el ladrón, te viene a robar, matar y destruir tu vida plena y abundante, a tal punto que eso es lo que sientes en tu interior, un sentimiento de muerte, robo y destrucción de esa vida, y no la plenitud abundante de la vida de Cristo en tu corazón, sino solo pena, dolor, perturbación, angustia, porque el ladrón te robó, que ha querido matar, y destruir.
2. Visión negativa. Mateo 6:23 NTV, pero cuando tu ojo es malo, todo tu cuerpo está lleno de oscuridad. Y si la luz que crees tener en realidad es oscuridad, ¡qué densa es esa oscuridad!
Veo que muchos cristianos nos estamos dejando ganar en algunos aspectos, nos roban, la paz, la vida plena y abundante de Cristo, por seguir todo lo negativo que vemos. En vez de hablar del gozo de Cristo, de la expectativa gloriosa que está por venirnos, ahora nuestra boca habla de la muerte, destrucción y el robo, que se ve en las noticias diariamente, con un tono que se nota la impresión del mundo, ha calado profundamente en nuestro corazón, más no la impresión de Dios. Nuestro mal juicio, puede nublar nuestra mente, nuestro proceder de rectitud, y puede hacer que, en vez de seguir y obedecer los postulados de Dios, seguimos nuestra propia justicia.
¡Cuidado!
»Les advierto: a menos que su justicia supere a la de los maestros de la ley religiosa y a la de los fariseos, nunca entrarán en el reino del cielo. Mateo 5:20 NTV
TLA Yo les aseguro que si ustedes no son más obedientes que los fariseos y los maestros de la Ley, nunca entrarán en el reino de Dios.
Veo que algunos no nos estamos renovando nuestro entendimiento como la Biblia manda, para que nuestra obediencia sea superior a la de los fariseos y maestros de la ley. Si no renuevas tu mente, pues el mundo tratará de absorberte.
Si quieres tener la vida plena y abundante que Cristo prometió, tienes que ir a buscarla estando en su comunión, debes quererla leyendo sus sagradas palabras en la Biblia, debes apartarte del pecado, y de todo lo negativo, porque Dios es suficiente.
3. El empoderamiento del yo, (dejando de lado a Dios) y no que procede de un poder superior. Lucas 1:52 TLA. 52 »Quita a los poderosos de sus tronos, y da poder a los pobres. LBLA Mas acuérdate del Señor tu Dios, porque El es el que te da poder para hacer riquezas, a fin de confirmar su pacto, el cual juró a tus padres como en este día. Deuteronomio 8:18
Veo a otros que piensan que la vida plena y abundante es estar “empoderados en su libre albedrío”, resulta que hay una corriente de empoderamiento de las personas, que va dirigido solo con ese principio, que por cierto no es que sea malo, pero cuando se deja a Dios de lado, si lo es. Yo no quiero empoderarme sin mi Dios, yo no quiero estar siendo empoderado y olvidarme de Dios, no es posible, yo quiero empoderarme con el denuedo del Espíritu Santo y darle fruto a Dios. De nada me sirve el, “yo puedo”, “yo haré”, “yo obtendré”, “yo lograré”, estando separado de Dios, y divorciado de su santa palabra. No quiero eso, no lo quiero, no me sirve, cuando dice la Biblia que él da poder a los pobres, y es quién da poder para hacer riquezas. Dios ordenas las cosas para que sean para nuestro beneficio, Dios ordena cadenas de eventos, junto al tiempo, circunstancias, condiciones y situaciones para favorecernos, apegados a su voluntad de decretos.
Debemos estar íntimamente unidos, ligados a Cristo, en comunión, platicando diariamente con él, y que sea su Espíritu quien dirija nuestras vidas. Esa corriente del empoderamiento sin Dios, al igual que la música la usan los que siguen el mal, los adoradores de las tinieblas, también la usan los delincuentes para mal, asesinos, violadores, que haciendo el mal se sienten poderosos con su “juego de poder”. Los juegos de poder, son peligrosos, como Calabozos & Dragones, la Ouija, o cualquier juego que le pretenda convertir, en “semidioses”, que consisten en “mata conquista el reino y te llevarás el tesoro” son peligroso, ya han ocurrido muchas muertes, derivadas de estos juegos.
Lo que quiero decir es que, ¡no renovar la mente, es peligroso!
Colosenses 3:10 LBLA y os habéis vestido del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó;
RVR1960 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,
NTV Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su Creador y se parezcan más a él.
En este versículo podemos ver que nuestra mente se va renovando a medida que aprendemos a conocer más a nuestro creador, entonces nos parecemos más a él, pero hay otros que hablan contrariamente a esta bendición, en Romanos capítulo 1, desde el versículo 18 en adelante, se lee que a los que reusaron a conocer a su creador, a los que detuvieron su verdad con perversión, siendo evidente Dios para ellos, no quisieron adorarlo como Dios, ni darle gracias, entonces, Dios los entregó a una naturaleza mala, en una mente reprobada, hasta hicieron cosas que no deben hacerse, y están lejos de él.
Tito 3:5 El nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo,
Se trata de ser personas nuevas, en una “nueva creación”, “como niños” comenzando por haber nacido de nuevo por su misericordia, habiendo sido limpiados, lavados por haber nacido de nuevo, y por la renovación constante de la mente que hace el Espíritu Santo, que, por cierto, estando expuestos a su verdad de todas maneras, él renueva nuestros pensamientos y actitudes, Efesios 4:23 NTV En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes.
Interesantemente la definición del diccionario de renovar es:
1. Hacer que una cosa adquiera un aspecto que la haga parecer nueva.
2. Restablecer o reanudar una cosa que se había interrumpido.
Entonces Dios, hace que adquiramos un aspecto que no solo parezca nuevo, de hecho, lo es, y él reanuda o restablece la vida plena y abundante que parecía haberse afectado, interferido, y casis interrumpido. Cuando por las causas desencadenantes que son nuestras malas actitudes se interrumpe la vida plena y abundante que Cristo nos ha dado, al exponerse a su verdad, al obedecer a Dios, se restablece o reanuda, la vida plena que se había interrumpido parcial, momentánea o temporalmente, para volverse plena de nuevo. Con esto no aseguro que se haya ido totalmente la vida plena, jamás, porque estamos en Cristo, y su Santo Espíritu vive en nosotros, pero digo que no estamos disfrutando de su vida plena y abundante en nuestro interior como debería ser.
Entonces se cumple esta promesa de tener su abundancia de Isaías 41:18Nueva Traducción Viviente (NTV)
18 Abriré ríos para ellos en los altiplanos. Les daré fuentes de agua en los valles y llenaré el desierto con lagunas de agua; por la tierra reseca correrán ríos alimentados por manantiales.
Nuestra oración debe ser de esta manera:
Salmos 51:10Nueva Traducción Viviente (NTV)
10 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu fiel dentro de mí.
Ser renovado significa cambio de mentalidad. La Biblia manda a que no nos amoldemos a los criterios de este mundo, sino a los de Dios, así sabremos por su confirmación lo que a él le agrada, debemos hacer todo lo contrario, cambiando nuestra manera de ser, y de pensar.
Romanos 12:2 TLA Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.
El contexto de los versículos anteriores y posteriores de 2 Corintios 4:16 es que, entre más ayudamos a Dios a que otras personas alcances su gracia, entre más dificultades tenemos, que no durarán mucho tiempo, más peso de gloria obtendremos, de una gloria que será para siempre, entonces, ahora sí, también al hacer esto, nuestro espíritu se renueva cada día: Es por esto que nunca nos damos por vencidos. Aunque nuestro cuerpo está muriéndose, nuestro espíritu va renovándose cada día. 2 Corintios 4:16
¿Pero qué, sí no evangelizas a otros? Estas perdiendo de ser renovado, como debería ser, y ¿que si no quieres pasar pruebas y dificultades? estás perdiendo de ser renovado como deberías ser.
Al ser renovado tienes su vida, plena y abundante, recuerda, esto es clave, esta es una palabra clave, “y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente”, Efesios 4:23
Esto se cumplirá en tu vida:
31 En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán. Isaías 40:31Nueva Traducción Viviente (NTV)
¿Y todo por qué? Porque está el Espíritu Santo. ¿y que pasa donde está el Espíritu Santo?
2 Corintios 3:17-18. 17Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, hay libertad. 18Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.
Somos transformados cuando está el Espíritu Santo, somos transformados cuando vemos la gloria de Dios. Nos conviene ver y buscar la gloria de Dios, y entonces somos transformados, por ver a Dios, con el rostro descubierto, es decir sin la ley, sino con la ley del Espíritu de vida, y así de gloria en gloria, significa de transformación, en transformación, por haber visto su gloria.
tenemos que vestirnos nuevamente, cada vez y cada día, de la vestimenta de Jesús, sus palabras y somos renovados por él. Colosenses 3:10 y os habéis vestido del nuevo {hombre,} el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó;
Pensamientos como de auto conmiseración, el yo no puedo, son pensamientos anti restauración, anti renovación, anti reforma, con Dios, todo es posible probable y potencial. La carencia, la perdida, ni la limitación, carezco de esto, de aquello, no tengo amigos, ni oportunidades, me falta, me falta, me falta, perdí esta oportunidad, perdí mi trabajo, perdí mi dinero, perdí toda oportunidad, perdí, perdí, perdí, estoy limitado por mis antecedentes, perdí, perdí, carencia, perdida limitación, son causas desencadenantes que infieren en la vida plena y abundante que Cristo nos vino a entregar. Con estos pensamientos y actitudes negativos, no tendrás la vida plena y abundante que Cristo te prometió. Pero si dejas que el Espíritu Santo, te renueve tu mente, entonces si podrás gozar de esa vida en tu interior.
Por nada de este mundo, no te pierdas la vida plena y abundante que Cristo Jesús te ofrece para que la vida continua y diariamente. Comienza a leer de nuevo la Biblia y pídele al Espíritu, que te ayude a conocer al Padre y al Hijo.
Deja que Dios te levante.
Vamos a orar.
Padre y Dios todopoderoso, te pedimos en el nombre de tu amado hijo Jesús, que nos hagas personas nuevas, por tu Espíritu, desde nuestra mente, para que nuestra alma, cuerpo y mente, sean halladas irreprensibles cuando tu vengas de nuevo, pero mientras tanto, solo queremos tener tu vida plena y abundante que tú nos has prometido que nos vas a dar a los que creemos, mientras que vivamos en ésta tierra, ahora te pedimos como dice aquel canto que nos libres de lo que impida el fluir de tu amor. Purifícame límpiame Señor y líbrame de lo que impida el fluir purifícame límpiame Señor y líbrame de lo que impida el fluir de tu amor.
Gracias Padre en el nombre de Jesús. Amén y amén.

¡Su Gracia nos tiene que bastar!

2 Corintios 12:7-10Reina-Valera 1960 (RVR1960)

7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; 8 respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Cierto día, un granjero estaba trabajando en sus tierras cuando llegó un inspector del gobierno. Al bajarse de su camión, el inspector le dijo: “Voy a inspeccionar su terreno para asegurarme de que no haya ninguna violación de la ley aquí.” El granjero le dijo: “Muy bien, señor, pero no se meta al campo de atrás.” El inspector sacó su placa de identificación y le dijo: “¿Ve usted esta placa? Esta placa indica que yo tengo autoridad para inspeccionar donde yo quiera, y usted no me puede prohibir la entrada a ninguna parte de su terreno. ¿Entendido?” El granjero se disculpó y le dijo que fuera a inspeccionar donde él quisiera. Luego, volvió a su trabajo. Al rato, escuchó unos gritos de desesperación. Al acercarse al lugar de donde provenían, observó que el inspector se había metido precisamente al campo de atrás, y que un toro muy bravo lo estaba persiguiendo. Desesperado, el inspector pedía ayuda. En eso, el granjero le gritó: “¡La placa! ¡Enséñele al toro la placa!”
Hay momentos en donde nosotros nos sentimos invencibles por la autoridad de la que hemos sido investidos, y por el gran amor que recibimos de nuestro Salvador, de manera que llegamos a ser los consentidos de Dios, tenemos una relación cercana y pensamos que Dios es nuestra placa, como en el caso de este inspector, no se nos puede ocurrir que Dios también puede ser el toro, y que nos va a perseguir cuando inconscientemente nuestra carne se mete en terrenos, en donde Dios seguramente nos va a sacar al toro.
Cuando somos humillados por Dios, a través de las circunstancias de la vida, nos resentimos, nos duele, y le clamamos que quite los aguijones que puedan estarnos molestando y causando dolor, pero Dios que es sabio no lo hace porque está trabajando, haciéndonos mejores personas.
El orgullo, la soberbia, la independencia de Dios, el creerse que uno es “libre con su libre albedrío”, el pensar que “soy más santo que los demás, porque ya no peco” no son requisitos para Dios, sino manchas, impurezas, piedras que nos va a quitar del camino. Por esta razón un aguijón que nos cause dolor, para Dios es algo oportuno. Si dejamos aparte el aguijón y hablamos del silencio de Dios, es como si fuera otro aguijón. Lo que trato de decir es que:
· Hay tiempos donde no vas a estar como tú quieres estar, ¡su gracia te tiene que bastar!
· Hay tiempos donde no vas a tener lo que quieres tener, ¡su gracia te tiene que bastar!
· Para esos tiempos en donde el aguijón de Dios te humilla, te hace menguar, te hace ser más espiritual, cuando las cosas no salen como querías, ¡su gracia te tiene que bastar! ¡su gracia debe ser suficiente! ¡su gracia te debe conformar! ¡su gracia te tiene que confortar! ¡su gracia te debe consolar, su gracia debe ser tu consuelo y nada más!
Esto es lo que Dios quiere, que te baste su gracia, que digas, a pesar que no estoy con Dios como quisiera estar, acepto hoy, vivir por su gracia, reconozco que tengo el amor de Dios, que en mi debilidad su poder se perfecciona.
Esto es lo que Dios le estaba diciendo al Apóstol Pablo, quién había sido llevado al cielo, no sabía de qué manera, si en el cuerpo o fuera del cuerpo, pero había sido llevado al cielo, y para que no se volviera orgulloso, para que no le pasara las de luz bella que se enorgulleció y se creyó más, Dios le puso un aguijón en la carne, un mensajero de satanás, que lo golpeaba en la carne. La reacción de Pablo fue orar de verdad una vez, otra vez, y otra, y las tres veces Dios le dijo, “bástate mi gracia”, en otras palabras, no te lo voy a quitar, confórmate con que te amo para siempre, y siempre estaré contigo, además, es la manera de hacerte débil, y que mi poder se perfeccione en tu debilidad.
¿Qué podría ser un aguijón, que humillara verdaderamente a Pablo?
Hay muchas discrepancias y él no menciona de lo que se trata, pero ¿si fuese una enfermedad? ésta podría debilitarlo y humillarlo. ¿Si fuese un pecado? Un pecado humillaría más a un hombre de Dios y lo debilitaría más, podría haber sido una debilidad de pecado que le hacía golpearse el cuerpo, para no salir de la carrera, sino ganarla, lo cierto es que lo que haya sido “el mensajero de satanás” que lo golpeaba nada más y nada menos “en la carne” lo que me suena a mí a algún tipo de pecado en la carne, ya que él andaba siempre en el Espíritu, llegó a aceptar que cuando era más débil entonces era más fuerte, y que la gracia de Dios le tenía que bastar. Él no quería el aguijón, ni al mensajero de satanás en la carne, pero entendió que, a pesar dé: la gracia de Dios era suficiente para él.
En tu vida, no sé lo que pueda ser ese aguijón de satanás que te abofetea en la carne, o si es el silencio de Dios, su respuesta que parece tardar, pero debes pensar, que sea lo que sea que te esté pasando, si eres un hijo de Dios, él nunca jamás te va a soltar de la mano, ni te va a rechazar, no se volverá atrás acerca de lo que ya hizo por ti, no te va a des adoptar, sino que a pesar de la prueba que te haya puesto, su amor estará para siempre contigo, su amor es lo que ya tienes, su favor, es lo único que te tiene que bastar.
En mi vida he tenido momentos en los que me he sentido mal, no he obtenido la respuesta de Dios, sino su silencio, y me he dicho a mí mismo, bueno lo tienes todo, espera por lo demás, su gracia te tiene que bastar. He dicho como dijo Habacuc tocante a que, había visto que no importaba si Dios estaba enojado con la tierra o no, sino que se percató que Dios había salido a salvarlo, esto le impactó, porque Jehová había salido ya, a salvarlo, entonces dijo:

Habacuc 3:16-18Nueva Traducción Viviente (NTV)

16 »Al oír esto, me estremecí por dentro; mis labios temblaron de miedo. Se me doblaron las piernas, caí y temblé de terror. Esperaré en silencio el día venidero cuando la catástrofe golpee al pueblo invasor.

17 Aunque las higueras no florezcan y no haya uvas en las vides, aunque se pierda la cosecha de oliva y los campos queden vacíos y no den fruto, aunque los rebaños mueran en los campos y los establos estén vacíos,

18 ¡aun así me alegraré en el Señor! ¡Me gozaré en el Dios de mi salvación!

Jesús dijo de Judas Iscariote, que era un Diablo, y que iba a ir a perdición por serlo, así como todas aquellas personas que vienen a esta vida, que tienen esposas, hijos, trabajos, vida en esta tierra, pero son un Diablo, en su corazón son malos y merecen ir a condenación, e irán porque no se arrepentirán por ser Diablos, así también Jesús dijo del resto de los 11 discípulos que eran unos escogidos, santos. Así también Jesús dice de nosotros, de todos los que creemos, que Dios amó tanto al mundo que envió a Jesús a su único Hijo, para que todo aquél que en el crea no se pierda, sino que tenga vida eterna. Jesús ha dicho de nosotros los que creemos, tal como lo dijo al apóstol pablo, bástate mi gracia, mi poder es todo lo que necesitas.
Si somos fieles en lo poco, Dios nos pondrá en lo más.

Mateo 25:23 RVR1960 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

TLA »El hombre le contestó: “¡Excelente! Eres un empleado bueno, y se puede confiar en ti. Ya que cuidaste bien lo poco que te di, ahora voy a encargarte cosas más importantes. Vamos a celebrarlo.”

¿Qué es lo mucho, o más importante? El cielo, el paraíso, estar en la presencia de Dios para siempre. Se fiel al Señor Jesucristo en esta tierra, se buen administrador de lo que te ha puesto, y él te pondrá en lo mucho más importante, en el cielo, para siempre.
Dios te bendiga mucho más.
Vamos a orar en primera persona.
Gracias padre porque tú eres mi alegría, mi salvación, tú me llevas de la mano, tú no me sueltas, ni me soltarás, tu eres mi consuelo, que estás conmigo siempre, tú amor inagotable para conmigo, en esos momentos en donde no estoy como quisiera estar, tu gracia es todo lo que debo ver, aceptar, tomar, y cuando lo hago viene una gran paz a mi vida que me dice, “todo está bien”, “todo estará bien”, este es tu combustible para hoy, ya lo tengo todo, hasta el favor inmerecido de Dios, vivo por la fe, vivo por la gracia de Dios. Señor, en esos momentos en donde parezco no aceptar las cosas, en los que tal vez te fallé, por el mensajero de satanás en la carne y el aguijón del pecado, debo recordar que ¡tú gracia me debe ser suficiente, debe bastarme! Porque tu poder se perfecciona en mi debilidad. Gracias por todo, por lo que me has dado y por lo que no me has dado, por lo que me has negado, en el nombre de Jesús. Amén y amén.

¿Porque Dios quiere que solo dependamos de él?

En el día del bien goza del bien, y en el día de la adversidad, reflexiona. Dios hizo tanto el uno como el otro, a fin de que el hombre no sepa qué trae el futuro. (Eclesiastés 7:14)
“… había una vez, un hombre muy rico, poderoso y dueño de todo, que prescindió de todo, y dependió completamente. Él vivió como peregrino en este mundo… nació en un establo que no era suyo, comió a la mesa de otro hombre, durmió en la barca de otro; no tuvo lugar propio donde pudiera recostar su cabeza, murió y fue sepultado, pero solo por tres días en un sepulcro ajeno, porque dependió tanto de su Padre que este le resucitó.” Él fue quién dijo estas palabras: “las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza” Mateo 8:20. No buscó puestos políticos, no se le miró comprando propiedades, no se le observó ganando el favor de poderosos, sino que siempre se le vio cumpliendo firmemente la misión que el Padre le encomendó. Nunca desvió su mirada en algo fuera de lo que su Padre le indicó cumplir.
Él nos dijo: “Si el mundo los aborrece, sepan que a mí me ha aborrecido antes que a ustedes. Si fueran del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no son del mundo, antes yo los elegí del mundo, por eso el mundo los aborrece” (Juan 15:18-19)
Jesús nos pone ejemplo de nuestra condición temporal en esta vida. Jesús nos recuerda que nuestra esperanza no está cimentada en este mundo. Nuestra esperanza está cimentada en Su Reino. Jesús vivió así. Jesús nos da ejemplo para que nosotros vivamos así.
No se trata de excluirnos y apartarnos en un rincón alejado del planeta a esperar su retorno. No se trata de abandonar todas nuestras responsabilidades de forma insensata. Se trata de entender que este mundo no es nuestro hogar final. Se trata de depender del padre, de hacer su voluntad. Se trata de recordar que nuestra esperanza está por cumplirse y que ésta esperanza no nos avergüenza, a pesar de que la gente intente a toda costa sentirse cómoda en este mundo. Se trata de reconocer que nuestra vida está en sus manos y no depende de nosotros sino de Él. Se trata de entender que en realidad “nada es nuestro” y ¡todo es de Dios! Como dice el Salmo 24:1 “Todo lo creado pertenece a Dios y sólo a Él”. En Él debe estar nuestra esperanza. Si se tratara de apartarnos del mundo, entonces no cumpliríamos nuestro papel de ser testimonio para que la gente conozca de su amor, si se tratara de ser irresponsables, entonces avergonzaríamos su nombre con nuestra conducta irresponsable e inmadura.
¿Has escuchado que en el mundo se dice que nuestro éxito y felicidad dependen de nosotros mismos? Esta idea procede de la filosofía humanista que enseña que todo depende del hombre, y niega la doctrina de la fe y en Dios, y dependencia de Dios. El humanista no necesita de Dios porque se tiene a sí mismo, la verdad que asume es que el es su propio dios. Paradójicamente, hay algunos cristianos que están de acuerdo con esta ideología. La han aprendido del mundo y la han adoptado para sí mismos, sin saber que es totalmente opuesta a la Palabra de Dios, pero la Biblia no nos enseña a confiar en nosotros mismos, sino a dudar de nosotros mismos y a poner toda nuestra confianza solo en Dios, por esto acabamos de leer En el día del bien goza del bien, y en el día de la adversidad, reflexiona. Dios hizo tanto el uno como el otro, a fin de que el hombre no sepa qué trae el futuro.
Me cautiva e impresiona pensar la sola idea que me parece una intriga de Dios, porque acabamos de leer que él no quiere que sepamos que nos traerá en el futuro. En otras palabras, él trae a nuestras vidas condiciones, situaciones, circunstancias, cadenas de eventos, junto al tiempo, tanto de prosperidad como de adversidad, para ponernos a prueba, a fin que no sepamos qué es lo que nos traerá el futuro, para desestabilizarnos, a fin de que solo confiemos en él, y le adoremos en cada oportunidad. Me asusta, pero me gusta, porque sé que estoy en buenas manos. Lo diré de nuevo en primera persona: cuando Dios me pone soberanamente en una circunstancia, en la que finalmente sentiré que apenas yo estaba bien con todo, y ahora, de pronto ya estoy en serios problemas, es para que comprenda que las cosas no dependen de mi poder, sino del poder de Dios. Pero hay algo más que Dios quiere, en esos momentos, buenos o malos, que lo reconozcamos en cada situación, y lo adoremos, rindiéndonos en Espíritu y en verdad, esto es lo que Dios también quiere que seamos un sacrificio vivo para Dios, porque resulta que es la manera de conocer cuál es la voluntad de Dios para nosotros.
Romanos 12:1-2Nueva Traducción Viviente (NTV)
12 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Esa es la verdadera forma de adorarlo. 2 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.
Tanto la prosperidad como la adversidad proceden de la mano de Dios, y en esos tiempos, debemos entregar nuestros cuerpos a Dios, en adoración, que es nuestro sacrificio santo, este es la clase de sacrificio que a él le agrada, y es la verdadera forma de adorarlo, no quejándonos, sino al hacer esto le consultamos.
Proverbios 3:5-7Nueva Traducción Viviente (NTV)
5 Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. 6 Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar. 7 No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al Señor y aléjate del mal.
El corazón sabio del Padre nos ha dado, tanto la prosperidad como la adversidad, y al pasar por ellas, el sentimiento que viene a nuestra mente, y que describe bien es acerca de lo que nos hace sentir que no controlamos el futuro, que al no controlarlo, nos acercarnos más a Dios, como lo dice un himno cristiano: Oh mi Dios, yo encuentro cada día. Tu poder en todo sinsabor; Por la fe en tu sabiduría Libre soy de pena y temor.
Es Dios el que hace que nosotros pasemos por todos esos acontecimientos, según lo declara el predicador Salomón que también puede ser traducido de la biblia como “el buscador”, “el ensamblador”, “el maestro”, “el portavoz”. Por lo tanto, es preciso que aprendamos a aceptar y a entender que Dios ha escogido estas experiencias para nosotros por amor y sabiduría. Estas tienen un propósito especial. Dios ha diseñado la vida para que esté llena de lo inesperado de modo que nosotros seamos conscientes de que no controlamos el futuro. Debemos entender que nosotros no somos los encargados de la vida. La gran y sutil mentira de Satanás con la que nos enfrentamos mil veces al día es que:
Nosotros “somos dioses”, que somos responsables de lo que sucede, que podemos planear, podemos dirigir y podemos controlar todo, porque dentro de esa libertad de la voluntad que nos ha concedido Dios da la impresión de que hay una cierta verdad transmitida por esta idea, de modo que creemos fácilmente el resto, es decir que a la postre somos nosotros los que tenemos el control de todo lo que sucede.
Sin embargo, la lección de las Sagradas Escrituras que se expresa una y otra vez, es que eso no es verdad; es Dios el que tiene el control, y lo que Él permite que nos suceda tiene siempre el propósito de ser para nuestro beneficio. Esta es la clara enseñanza de las Escrituras, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. A pesar de que la adversidad pueda tener aspectos dolorosos, debemos entender que procede de un Dios de amor y por ello sentirnos agradecidos, y adorar a Dios de esta manera.
Yo había tratado de hacer negocios ya siendo cristiano y según yo, los hacía con Dios y para prosperar, pero no era cierto, los hacía para mí y para controlar mi futuro (para estar bien y para estar cómodo), además era un férreo defensor del “libre albedrío”, decía cosas como que Dios nos ha dado el poder y libertad para hacer lo que queramos, “el dinero se encuentra botado en la calle, solo es de ir a traerlo,” decía, pero en mis declaraciones se dejaba ver que yo quería ser independiente de Dios, como resultado mis negocios nunca prosperaban. Con el tiempo aprendí que cada vez debemos ser más dependientes de Dios, y él lo propicia todo para nuestro bien. Primeramente, aprendí que yo debía adorar a Dios si me daba los negocios o no. De pronto al hacer negocios nuevamente, comencé a adorarlo presentándome como ofrenda a él, sin importar el resultado, hasta regalé el producto antes que se venciera, pero mi sorpresa fue que de inmediato me hicieron pedidos. Pude ver el resultado inmediato en los negocios, ahora si lo estaba haciendo bien, ya no eran para mí, sino para Dios, rendido, aceptando su voluntad, y comprobándola, que era positiva para con el emprendimiento que yo estaba tomando.
Esto es lo mismo, si consultamos al Señor, para que enderece nuestras veredas, así como presentamos nuestros cuerpos para el pecado, así presentemos nuestros cuerpos, a quién nos hace rectos, santos, justos.
Romanos 6:19 RVR1960 Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia.
La conclusión es que la vida está llena de adversidades, eso que nos sintamos ansiosos o atemorizados, pero la pregunta clave para triunfar es: ¿Hemos descubierto y confiado en la sabiduría y el amor de Dios, o intentamos controlar nuestro futuro?
“Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? ¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe? Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Porque los gentiles andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” (Mateo 6: 25-33)
La razón por la que necesitamos el dolor y los días difíciles, es para depender de Dios y de su gracia que es diferente a nuestra perspectiva humana.
Oremos: Señor, líbrame de mi orgullo, de creer que yo lo puedo todo, y que seré independiente de ti para cumplir mis sueños egoístas y no tu voluntad, líbrame de querer poseer riquezas para hacer cuanto yo quiera fuera de tu voluntad, guárdame de todo mal, no me dejes caer en la tentación, líbrame de que me quiera apartar de ti, líbrame de que tome decisiones fuera de tu amor, sin consultarte, sin buscar hacer tu voluntad, sin poner la mira en las cosas de arriba. Quiero serte fiel, quiero depender más de ti, quiero vivir con el temor de Dios, así entonces haré tu voluntad. No quiero sentirme cómodo en ésta vida, sino contigo. Gracias Padre en el nombre de Jesús.

Cómo resistir la prueba por un poco más y pasarla

 

Santiago 1:12; 5:11. 12 Dichoso quien resiste la prueba pues, una vez acrisolado, recibirá como corona la vida que el Señor ha prometido a quienes lo aman. 11 Consideramos dichosos a los que supieron mantenerse firmes. Más aún, ustedes tienen conocimiento de la firmeza de Job, y ya ven el feliz desenlace a que lo condujo el Señor; porque el Señor es compasivo y misericordioso. BLPH

TLA 12 Al que soporta las dificultades, Dios lo bendice y, cuando las supera, le da el premio y el honor más grande que puede recibir: la vida eterna, que ha prometido a quienes lo aman. NTV 11 Honramos en gran manera a quienes resisten con firmeza en tiempo de dolor. Por ejemplo, han oído hablar de Job, un hombre de gran perseverancia. Pueden ver cómo al final el Señor fue bueno con él, porque el Señor está lleno de ternura y misericordia.

Estando en la situación difícil de la prueba podemos hacer estas tres cosas, aparte de no quejarnos, y esperar en Dios, con mucha fe, porque durante la prueba te cansas, bajas la guardia, y te llueve sobre mojado.
1 Aferrarnos a por la fe a Jesucristo.
Resulta que cuando estás en la prueba tiendes a cometer algunos errores, y posiblemente algunos pecadillos intransigentes porque no aceptas el consejo, son malas costumbres que se te atraviesan como escapes al dolor que estas sufriendo. Si haces lo contrario a lo que, se supone deberías hacer que es aferrarte a Jesucristo, te sentirás perdido, porque no tendrás asidero en la roca firme, y cuando el río golpea con ímpetu tu casa, la derribará, pero si tienes la confianza en la roca firme, no sufrirás daño en tu alma, ni en tu cuerpo.
Si para querer volver a obedecer a Dios comienzas a basarte en la ley, entonces estás en un grave problema, porque significa que ya dejaste de confiar en Cristo, porque él fin de la ley es Jesús, el cumplió la ley por ti, él es nuestro día de reposo, cuando lo tenemos a él lo tenemos todo, pero si cumples la ley y dejas de confiar en Jesucristo, la biblia dice en Gálatas 5:4 de Cristo, de la gracia os desligasteis… debes seguir confiando en Jesucristo como al principio, ya que él quita el pecado y te aparta del mal con su poder. Es más eficiente Cristo que tu fuerza de voluntad que como estás cansado y con la guardia abajo, te cuesta el no ceder esos pecados que se cometen durante la prueba.

Gálatas 5:4 NTV Pues, si ustedes pretenden hacerse justos ante Dios por cumplir la ley, ¡han quedado separados de Cristo! Han caído de la gracia de Dios.

TLA Los que quieren que Dios los acepte por obedecer la ley, rechazan el amor de Dios y dejan de estar unidos a Cristo.

NBD Aquellos de entre ustedes que tratan de ser justificados por la ley, han roto con Cristo; han caído de la gracia.

¿Cómo aferrarse a Jesucristo?
Por la fe. Debes recordar y creer, lo que Jesucristo ya hizo, sí, lo que hizo por ti, cosa por cosa. Evoca punto por punto como un ejercicio intelectual, y créelo con todo tu corazón: Jesucristo ya murió por ti, dio su vida, derramó hasta su última gota de sangre por amor a ti, porque tú para él vales su sacrificio salvífico, él ya te justificó ante el Padre, te compró, te ha levantado en lugares celestiales, rompió el acta contraria de los decretos que estaban en tu contra, eres su hijo, él es tu redentor, salvador, sabiduría, etc.
Colosenses 2:14 RVR1960 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,
TLA La ley escrita estaba en contra de nosotros, pero Dios le puso fin por medio de la muerte de Cristo en la cruz.
No permitas que nadie te condene por no cumplir con las fiestas judías, por lo que comes o bebes, porque no celebras ciertos días santos, cosas que están en la ley, porque son sombras de la realidad que vendría y Cristo es esa realidad. Personalmente, no me gusta cuando me encuentro con un hermano o pastor que comienza a meterme culpabilidades por cosas como estas, siento que es como un judaizante, o un fariseo que me está metiendo condenación al querer agregarle algo más donde no lo hay, pero según él, es necesario porque “no estoy cumpliendo con la ley, o los diez mandamientos”, repito “según él”. Santiago 2:10 TLA Si ustedes obedecen todas las leyes, menos una de ellas, es lo mismo que si desobedecieran todas. Según Dios, debes saberlo y entenderlo así, el que está en Cristo, nueva criatura es. De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17 RVR1960
La persona que está en Cristo debe seguir lo de su nueva creación, debe continuar con lo que había comenzado, debe practicar todo lo de Cristo. La tristeza y la depresión que pudieran traerle, el mundo y las pruebas, son cosas del mundo, el pecado es cosa del mundo y nunca le hará feliz, lo que le hará sentir pleno y feliz, es hacer las cosas de su nueva vida, de la vida espiritual, porque el Espíritu es vida. Solo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que yo les he hablado son espíritu y son vida, Juan 6:63 NTV.
Volviendo a que no debemos permitir que nadie nos acuse ni condene por la nueva vida que tenemos en Cristo, aquí está un versículo muy importante, donde podemos ver que Cristo es todo lo que necesitamos, es nuestra realidad. Colosenses 2:16-17Nueva Traducción Viviente (NTV)
16 Por lo tanto, no permitan que nadie los condene por lo que comen o beben, o porque no celebran ciertos días santos ni ceremonias por luna nueva ni los días de descanso. 17 Pues esas reglas son solo sombras de la realidad que vendrá. Y Cristo mismo es esa realidad.
Debemos entender que el fin de la ley es Cristo, y el que está en Cristo ya lo tiene todo, y cumple con la ley, por estar en Cristo. El enemigo te va a venir a acusar con la misma palabra de Dios para sacarte del camino, que no estás cumpliendo la ley, que ya no estás en la posición correcta con Dios en la que “tú mismo te debes poner al cumplir”, que si te enojaste con alguien es como que ya lo mataste, que si viste a una persona con deseo, ya adulteraste y ya quebrantaste la ley, pero tú debes saber que si has pecado, abogado tienes para con el Padre, y que Jesús ya te ha justificado, que ya estás en la posición correcta con Dios por lo que Cristo hizo por ti, la posición correcta que Cristo te puso ante Dios, al morir por ti, por haber nacido de nuevo, por haber creído en Cristo, por haber sido justificado. Solo pide su perdón, apártate del mal y sigue adelante en el camino del evangelio.
Romanos 10:4 RV1960. 4 porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.
NTV 4 Sin embargo, Cristo ya cumplió el propósito por el cual se entregó la ley. Como resultado, a todos los que creen en él se les declara justos a los ojos de Dios.
Como puedes ver, a todos lo que creen en él se les declara Justos, es decir, aceptados por el Padre.
Jesús es nuestro sumo sacerdote, créelo.
Abraham como cabeza federal, diezmó por Leví y por todos sus desencintes sacerdotes a Melquisedec, rey justo y rey de paz, sacerdote para siempre, y este bendijo a Abraham, porque el que bendice es superior, mayor, o más importante que el que recibe la bendición. Melquisedec, sin genealogía sigue vivo hasta hoy porque la Biblia dice que no ha muerto, entonces Melquisedec es Dios mismo que se le apareció nuevamente a Abraham, en la teofanía del sacerdote Melquisedec, y Jesús sería según la orden de Melquisedec, para que se vea que honrar al sumo sacerdote de Dios diezmándole es algo que proviene de Dios, a la manera de Dios y no a la del hombre. Venida la ley, los sacerdotes por ley debían ser según la orden de Arón, es decir de los levitas, pero Jesús no provenía de los levitas sino de Judá, no podía ser sacerdote, porque no se lo permitía la ley, entonces para poder permitírselo, se debía cambiar la ley, y Dios dice que Jesús es sacerdote sempiterno, según la orden de Melquisedec, sacerdote para siempre, es necesario cambiar la ley para poder hacerlo sacerdote, de esto habla la Biblia, cuando dice hebreos 7:12Traducción en lenguaje actual (TLA) 12 Porque si cambia la clase de sacerdote, también cambia la ley.
Pero lo más impactante es que también este sacerdote que cumplió la ley, también cambió la ley, trayendo una ley supra, que del latín significa ‘sobre’, ‘por encima de’, ‘más allá de’, hablo de la ley del amor de Dios, la perfecta ley de la libertad, la ley del Espíritu de vida, donde no hay nada más alto, y Dios no necesita de nada más, sino solo de ésta nueva ley. De manera que, entonces quién tiene a este sacerdote tiene la perfección, ha cumplido con todos los requisitos de la ley y entra en el descanso del Señor, en el reposo, del que habla Génesis cuando después de 6 días Dios, descansó de toda obra el séptimo, y que iba a meter a Israel en su descanso, pero ellos no creyeron, por eso no pudieron porque no les alcanzó la fe. Nosotros al tener a Jesús como mayor y mejor sumo sacerdote según la orden de Melquisedec, entramos en su reposo, el de la ley de la Torá, que es el Sabbat, que por ley se debía descansar de toda obra, pero en la nueva ley que es en Cristo, descansamos de toda obra, porque andando en el Espíritu, no hay ley que condene a la perfecta ley de la libertad, cuando se produce en ti, el fruto de Dios mismo en tu espíritu que es: el amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:22-23Traducción en lenguaje actual (TLA) 22 En cambio, el Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, 23 ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. No hay ley que esté en contra de todo esto.
Acá nos damos cuenta del inmenso poder de Jesucristo, y es la razón del porque nos congregamos el día domingo y no el sábado, porque nuestro salvador, resucitó el día domingo y le seguimos a él que es nuestra nueva ley, le tenemos y él nos tiene, somo suyos, entonces también cumplimos con la ley, porque él ya cumplió con toda la ley, y lo dijo, aclaró que la había cumplido. Yo(Jesús) les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni siquiera un punto o una coma se quitará de la ley, hasta que todo se cumpla. Mateo 5:18 TLA Al probar Jesús el vinagre, dijo: —Todo se ha cumplido. Luego inclinó la cabeza y entregó el espíritu. Juan 19:30 NBD
De manera que si miramos atentamente a Cristo quién es la perfecta ley que nos hace libres, y permanecemos en ella, no siendo oidores olvidadizos sino hacedores eficaces, hemos obedecido a Dios y seremos bendecidos por el mismo Jesucristo.
Santiago 1:25 LBLA, Pero el que mira atentamente a la ley perfecta, la ley de la libertad, y permanece en ella, no habiéndose vuelto un oidor olvidadizo sino un hacedor eficaz, éste será bienaventurado en lo que hace.
NTV, Pero si miras atentamente en la ley perfecta que te hace libre y la pones en práctica y no olvidas lo que escuchaste, entonces Dios te bendecirá por tu obediencia.
Hebreos 3:12-14. Por lo tanto, amados hermanos, ¡cuidado! Asegúrense de que ninguno de ustedes tenga un corazón maligno e incrédulo que los aleje del Dios vivo. 13 Adviértanse unos a otros todos los días mientras dure ese «hoy», para que ninguno sea engañado por el pecado y se endurezca contra Dios. 14 Pues, si somos fieles hasta el fin, confiando en Dios con la misma firmeza que teníamos al principio, cuando creímos en él, entonces tendremos parte en todo lo que le pertenece a Cristo.
2 Aferrarnos a la soberanía de Dios.
Para las bases de esta doctrina, hay cuatro fundamentos bíblicos, y que también son para creer y entender la Soberanía de Dios, siguen un orden lógico:
1. Los atributos divinos de Omnisciencia y Omnipotencia. 2. La Voluntad Inmutable de Dios. 3. La realidad es producto de los decretos divinos. 4. Dios es dueño de todo, y, por lo tanto, lo controla.
La soberanía de Dios, debe estar presente con todos sus aspectos, porque entenderla no solo te dará consuelo y seguridad eterna, sino que también te mostrará que vas por el camino correcto, guiará tus pasos, te enseñará muchas cosas, como que no eres un error, ni que la anarquía reina en esta vida, ni lo que está pasando es por el azar, sino que es Dios quién está controlando todo en la tierra, incluso tu destino. Todo lo que te pasa, todo lo que te ocurre, va a lo que está designado, señalado, a lo que ya está decretado por Dios.
La soberanía de Dios jamás te descalifica, (como tú lo haces cuando le fallas a Dios) muy por el contrario te califica y endosa, te vuelve a poner en la línea correcta, en la linea de lucha y batalla, (porque te hace entender que es su prueba y no tu pecado) porque tu suficiencia no proviene de ti, sino es Dios quien te esfuerza, él te sacará porque te ama. No es como pensábamos antes, que todo pasaba porque nosotros lo producíamos, y porque lo controlábamos todo, “si no pasaba algo es que nosotros no nos habíamos movido lo suficiente”. Pero en este caso no es así, en la doctrina de la soberanía de Dios, todo pasa porque Dios lo quiso, (aunque tu seas el que triunfas o fallas) lo hizo, y es por algo que va más allá que lo hace, según su voluntad de decretos o de propósito. Él te ha metido en la prueba sea la que sea, pero a la vez, Dios mismo te da fuerzas durante la prueba, no te cansas, sigues adelante porque te sostiene, te da ánimos, te pone el querer como el hacer, te dice que luches porque ya pasará, y porque no eres tú el que se glorificará, sino el proceso de Dios, estás en las manos de Dios, que te llevarán a buena tierra, no tus actos, (aunque luches) sino los de Dios, él te ilumina y te lleva a descansar junto a aguas de reposo, a donde están los delicados pastos, y te da la salida, de esta manera la misma soberanía es reconocida por nosotros que te dice que estas bien, y vas bien.
La soberanía de Dios te dice: la tormenta ha arreciado, pero resiste, ya va a pasar, Dios te traerá nuevos tiempos, te cambiará los vientos, falta poco, ya tendrás muchas alegrías, confía en el proceso de Dios, confía en la soberanía de Dios, porque él jamás ha defraudado a ningún creyente, el entenderla te da seguridad eterna, paz, fortaleza, nuevas fuerzas, ánimo, te mete en la lucha, y sana, porque siempre te lleva a los pies de Jesucristo. Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no lo trae. Y yo lo resucitaré en el día final. Juan 6:44. La soberanía te da la perspectiva correcta, que es Dios quién soberanamente hace las cosas en favor tuyo, entonces vas como viendo al invisible.
Los procesos fueron decretados por Dios, el tiempo de la prueba fue decretada por Dios, así el mismo te dará la salida, aunque tú estás viviendo tu vida a veces sin saber qué hacer, Dios está obrando a tu favor y confías en él, que sabe lo que hace, y todo ya lo había dispuesto, que tú ganarás, y que todo lo que te ocurra será para tú bien. Dejas de confiar en tu “libre albedrío”, para confiar en el brazo poderoso de Dios, en su fuerza.
Para entender la soberanía de Dios, hay reglas bíblicas muy claras, como, por ejemplo,
Dios es omnisciente, omnipotente, y diré también omnipresente, por estos tres atributos de Dios, nos dicen que: Dios está en todos lados, incluso en mi prueba, Dios todo lo puede, y aunque tiene el poder para todo respecto a mí, es decir, aunque puede sacarme de la prueba y no lo hace es que no quiere por el momento porque tiene un propósito sabio, pero como es omnipotente lo hará en el tiempo que ya tiene señalado para hacerlo sin problemas.
Dios lo sabe todo, sabe lo de mi prueba, mis problemas, no quiso evitar lo que me venía, él lo sabe todo, su conocimiento es inmensurable, él sabe cuándo es el mejor momento para sacarme de la prueba.
Dios tiene el poder para sacarme de la prueba, si tiene el poder y no me ha sacado de la prueba es porque no ha querido todavía, pero lo hará con su gran poder cuando él quiera, pero todo sucede para nuestro bien.
La Biblia enseña que Dios es Omnisciente. Esta palabra significa ”saber todo”. “Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.” Hech.15:18. Omnipotente quiere decir que es “Todopoderoso”. “…porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina.” Ap.19:6. Una negación de la Soberanía de Dios equivale a la anulación de uno de estos atributos divinos. Ejemplo: Supongamos que algo que Dios no hubiera ordenado sucediera. Tendría que ser por una de estas dos razones: que El no sabía que iba suceder, o porque Le falta poder para impedirlo. En el primer caso, no sería Omnisciente. En el segundo caso, no sería Omnipotente. La existencia de estos dos atributos en Dios confirma la imposibilidad de que algo pase sin el permiso divino.
Dios es el dueño y señor de todas las cosas. ¡Mío es todo lo que hay debajo del cielo! ¿Quién me puede pedir cuentas? Job 41:11 Esto significa que él es el dueño, y Señor, de mi vida, de la de todos, y dispone como dueño y Señor de todas las cosas, el gobierna como quiere a favor o en contra de todas las cosas, de manera que él como Dueño y Señor de todo, no solo decretó meterme en la prueba, con sus circunstancias, cadenas de eventos, condiciones, situaciones junto al tiempo en el que me ocurrió, así mismo, él ya decreto para sacarme de la prueba, entonces traerá nuevas circunstancias, condiciones, situaciones, cadenas de eventos y el tiempo, por ser soberano.
Dios es inmutable. Que nunca cambia significa también que es irresistible. Hebreos 6:17-18. 17 Dios también se comprometió mediante un juramento, para que los que recibieran la promesa pudieran estar totalmente seguros de que él jamás cambiaría de parecer. 18 Así que Dios ha hecho ambas cosas: la promesa y el juramento. Estas dos cosas no pueden cambiar, porque es imposible que Dios mienta. Por lo tanto, los que hemos acudido a él en busca de refugio podemos estar bien confiados aferrándonos a la esperanza que está delante de nosotros.
Dios no cambia, nunca cambia, él no va a cambiar lo que dio, lo que ya decidió hacer contigo, el ya decidió hacerte bien, si no no estuvieras en Cristo. Recuerda él es el mismo, ayer, hoy, y por los siglos, Dios no se va a volverse a atrás, acerca de lo que ya ha decidido hacer contigo y conmigo, porque él no cambia, por esto tenemos la suma confianza en que él, va a hacer todo para ayudarnos, para bendecirnos, en primera persona, para preservarme, para hacer que persevere, para traer a mi vida irresistiblemente lo que ya decidió hacer, para sacarme de la prueba eficaz y eficiente y como dije, irresistiblemente. Recuerda: ningún sueño es muy grande y ningún soñador es muy pequeño, cree que Dios te sacará de la prueba.
Lo que vemos, todo lo que es la realidad en la actualidad, es producto de los decretos de Dios. “Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió”. Salmos 33:9. “Por la fe entendemos haber sido compuestos los siglos(las épocas) por la palabra de Dios, siendo hecho lo que se ve, de lo que no se veía”. Hebreos 11:3 RVA «Tú eres digno, oh Señor nuestro Dios, de recibir gloria y honor y poder. Pues tú creaste todas las cosas, y existen porque tú las creaste según tu voluntad». Apocalipsis 4:11. Acá hay una declaración determinante: todas las cosas deben su existencia a la voluntad de Dios.
Las cosas no corren por si solas, están gobernadas, ordenadas, controladas, limitadas, dadas o quitadas, compuestas, constituidas, modeladas, formadas, preparadas, creadas, hechas, enteramente organizadas, y permitidas por Dios, por lo que él ya loas tenía planeadas. Sí, antes de la fundación del mundo, él ya lo tenía planeado todo u diseñado y escrito, entonces comenzó, por esto él llama las cosas que no son como que son. Toda la realidad, lo que Dios permite que pase, ya sea bueno o malo, estaba escrito en los decretos de Dios, por esto es que lo controlo todo, porque él lo ordena. Dios sabe lo bueno y malo que te va permitir hacer en tu vida, Dios sabe lo que no te va a permitir hacer en tu vida, todo es un misterio oculto en él. La maldad que permitió que te sucediera, el nivel de daño y grado sufrido, no es algo que él ignora, o no sabe. El mal que permite en la actualidad, todo es parte de un plan mayor, de parte de Dios, aunque él no es el autor del mal, sino lo que hace es que controla todo lo que pasa en la realidad, para que pase o no pase, según por lo que había decretado al principio, antes de la fundación del mundo, y se auto limita a ello, por esto no es arbritrario. Cuando Herodes Antipas, Poncio Pilatos los religiosos de su tiempo, los judíos y romanos, mataron a Jesús, los apóstoles en hechos 4, reconocen que fue Dios quien controló las cosas soberanamente para que pasaran de acuerdo a lo que estaba determinado a hacer, para traernos la salvación en Cristo, pero condenó a los autores del mal, como Judas Iscariote, ya que Dios no hizo el mal, ni pecó, porque en el no hay pecado, sino el hombre y su maldad son los autores del mal, sin embargo sin saberlo, hicieron irresitiblemente la voluntad de Dios, pero siempre son responsables y cumpables.
Hechos 4:27-28. »De hecho, ¡eso ha ocurrido aquí en esta misma ciudad! Pues Herodes Antipas, el gobernador Poncio Pilato, los gentiles y el pueblo de Israel estaban todos unidos en contra de Jesús, tu santo siervo, a quien tú ungiste. 28 Sin embargo, todo lo que hicieron ya estaba determinado de antemano de acuerdo con tu voluntad. NTV
27 »Es verdad que en esta ciudad se unieron Herodes Antipas, Poncio Pilato, el pueblo romano y el pueblo de Israel, para matar a Jesús, a quien tú elegiste para que fuera nuestro rey. 28 Pero ellos sólo estaban haciendo lo que tú, desde el principio, habías decidido hacer. TLA
3 Recuerda sus promesas, evoca lo que Dios te ha prometido, lo que te ha dicho. Confiésalo, decláralo, dilo a los aires, porque cuando lo haces te amarras a la bendición. Recuerda que Dios cumplirá con cada una de las promesas que te ha dado, y no fallará.
Aferrémonos a esta fe, y resistirememos la prueba, porque ya pronto estamos por salir de ella, y recuerda que para entonces estarás acrisolado como Job, es decir, con la virtud, o cualidad, que has sido perfeccionado, depurado, por ser puesto a prueba, por sufrir padecimientos, entonces serás, honrado, íntegro, intachable. Recuerda en Cristo, ya entramos en el descanso de Dios.
Salmo 40:1-3. Con paciencia esperé que el Señor me ayudara, y él se fijó en mí y oyó mi clamor. 2 Me sacó del foso de desesperación, del lodo y del fango. Puso mis pies sobre suelo firme y a medida que yo caminaba, me estabilizó. 3 Me dio un canto nuevo para entonar, un himno de alabanza a nuestro Dios. Muchos verán lo que él hizo y quedarán asombrados; pondrán su confianza en el Señor.

nfrentar problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada.”
Santiago 1:2‭-‬4 NTV