Monthly Archives: November 2017

¡Supra Promesas!

Génesis 17:15-19. NTV Entonces Dios le dijo a Abraham: «Con respecto a Sarai, tu esposa, su nombre no será más Sarai. A partir de ahora, se llamará Sara. Y yo la bendeciré, ¡y te daré un hijo varón por medio de ella! Sí, la bendeciré en abundancia, y llegará a ser la madre de muchas naciones. Entre sus descendientes, habrá reyes de naciones». Entonces Abraham se postró hasta el suelo, pero se rió por dentro, incrédulo. «¿Cómo podría yo ser padre a la edad de cien años? —pensó—. ¿Y cómo podrá Sara tener un bebé a los noventa años?». Y Abraham dijo a Dios: “¡Ojalá que Ismael viva delante de Ti!” Pero Dios le respondió: —No. Sara, tu esposa, te dará a luz un hijo. Le pondrás por nombre Isaac, y yo confirmaré mi pacto con él y con sus descendientes como pacto eterno.
A veces por la espera, en el intermedio, nos sentimos estancados, un poco incrédulos como Abraham y Sara, que se rieron de lo que Dios les dijo, por incredulidad, como si ya no prospera nuestra fe, como si Dios se durmiera. Cuando estamos en el intermedio de la bendición, en valle de la decisión, cuando estamos en la prueba, y sobre todo en la espera, pensamos que Dios no va ya a obrar en favor nuestro con lo que antes nos prometió, y con la visión de hacia dónde vamos, pero nos equivocamos con este pensamiento, porque Dios siempre va a obrar, y a cumplir con su programa, su plan dado en decretos, que son eventos que él ha programado en el tiempo, de allí viene la realidad que vemos y vivimos. Consideremos que Dios le había dado esta misma promesa 25 años antes a Abraham cuando él tenía 75, (Génesis 12) pero para entonces ya tenía 100. Abraham pensaba que ya estaba vencido, que todo dependía de las leyes mismas que Dios ha establecido sobre la tierra, pero Dios es Dios, y está sobre todo lo creado.
Es común que nos suceda un agotamiento espiritual a sus hijos especialmente cuando pasa el tiempo y las promesas no llegan, a los profetas también les aconteció, algunos se sintieron tan abrumados y sobrecogidos que le reclamaron a Dios, hasta cuando, y otros le pidieron la muerte, porque no miraban como se establecía el reino de Dios, que había prometido.
400 años pasaron sin que Dios enviara profetas Israel para esperar la plenitud de los tiempos, cuando se dio el tiempo que Dios esperaba, Dios mandó a su hijo en forma de carne, el bebé nació y creció, se hizo hombre, desarrolló su ministerio a cabalidad, pero el advenimiento de Jesús se debía a una promesa que Dios le había hecho a Abraham, por el plan de Dios, que era inmolar a su hijo, plan que ya tenía desde antes de la fundación del mundo, estas son las supra promesas a las que me refiero, por esto he titulado este sermón, Supra Promesas, que están por encima de nuestras debilidades, e incredulidades.
supra- según el diccionario.
Prefijo de origen latino que entra en la formación de adjetivos con el significado de ‘sobre’, ‘por encima de’, ‘más allá de’.
Sara se ríe por incredulidad.
Génesis 18:10-19.
10 Entonces uno de ellos dijo: —Yo volveré a verte dentro de un año, ¡y tu esposa, Sara, tendrá un hijo! Sara escuchaba la conversación desde la carpa. 11 Abraham y Sara eran muy ancianos en ese tiempo, y hacía mucho que Sara había pasado la edad de tener hijos. 12 Así que se rió en silencio dentro de sí misma, y dijo: «¿Cómo podría una mujer acabada como yo disfrutar semejante placer, sobre todo cuando mi señor —mi esposo— también es muy viejo?».
13 Entonces el Señor le dijo a Abraham: —¿Por qué se rió Sara y dijo: “¿Acaso puede una mujer vieja como yo tener un bebé?”? 14 ¿Existe algo demasiado difícil para el Señor? Regresaré dentro de un año, y Sara tendrá un hijo.
15 Sara tuvo miedo, por eso lo negó:
—Yo no me reí. Pero el Señor dijo: —No es cierto, sí te reíste.
Lo que podemos ver acá es que Abraham, conocido como el padre de la fe y también amigo de Dios, y Sara es que tuvieron una lucha entre la carne y el espíritu, lo mismo que nos sucede a nosotros. Debes entender que tendrás esta lucha entre la carne y el Espíritu, pero al final, Dios se presenta cada vez con su promesa, en tu debilidad, con sus decretos, lo que Dios ha dicho, se cumplirá. Y En efecto la promesa era Jesucristo, de manera que Abraham tenía 100 y Sarah 90 cuando tuvieron un hijo en la vejes y le dieron por nombre Isaac que en hebreo significa: risa.
De Isaac, la promesa se dio en Jacob, quien tuvo 12 hijos. Recordemos que Jacob no amaba a Lea, de manera que Lea debía poner su confianza en Dios, acá Lea está en medio de una prueba muy dura para ella, pero Dios le da cuatro hijos seguidos.
Génesis 29
#1 RUBEN. (Dios ha visto mi tristeza, la tristeza de Israel) 32Lía quedó embarazada y tuvo un hijo, al que le puso por nombre Rubén, pues dijo: «Dios ha visto mi tristeza. Estoy segura de que ahora sí me va a querer mi marido».
#2 SIMEÓN. («Dios oye». Dios oye a Israel) 33 Tiempo después, Lía volvió a quedar embarazada, y cuando tuvo a su segundo hijo exclamó: «Dios me dio también este hijo porque ha oído que mi esposo no me ama». Así que le puso por nombre Simeón, que significa «Dios oye».
#3 LEVI. («unión».) (Ahora mi esposo va a sentirse más unido a mí) (Ahora Dios mi esposo va a sentirse más unido a mí)
34 Por tercera vez Lía quedó embarazada, y cuando tuvo a su hijo exclamó: «Ahora mi esposo va a sentirse más unido a mí, pues ya le he dado tres hijos». Por eso lo llamó Leví, que significa «unión».
#4 JUDÁ. («alabanza») («Esta vez alabaré a Dios»)
35 Una vez más, Lía quedó embarazada, y cuando el niño nació, ella dijo: «Esta vez alabaré a Dios». Así que le puso por nombre Judá, que significa «alabanza». Y no volvió a tener más hijos.
#5 DAN. («justicia») (Dios es mi justicia) Génesis 30Traducción en lenguaje actual (TLA)
4 Raquel le dio a Jacob su propia esclava como esposa. Jacob tuvo relaciones sexuales con Bilhá, 5 y ella quedó embarazada y tuvo un hijo. 6 Raquel lo llamó Dan, que significa «justicia», porque dijo: «Dios es justo, pues vio que yo no había hecho nada malo y me dio un hijo».
#6 NEFTALÍ. (Lucha) (Con Dios he luchado y he ganado)
7 Bilhá volvió a quedar embarazada y tuvo otro hijo con Jacob. 8 A este niño Raquel lo llamó Neftalí, que significa «lucha», porque dijo: «La lucha contra mi hermana ha sido dura, pero he ganado».
#7 GAD. («¡Qué buena suerte he tenido!») (Dios es mi suerte, mi destino)
9 Cuando Lía se dio cuenta de que ya no podía tener más hijos, tomó a su esclava Zilpá y se la dio a Jacob como esposa. 10 Zilpá tuvo un hijo con Jacob, 11 al que Lía le puso por nombre Gad, que significa «buena suerte», porque dijo: «¡Qué buena suerte he tenido!»
#8 ASER. («dicha») («¡Qué dichosa soy! ¡Y así me van a considerar mis amigas!») (Dios es mi dicha, me ha dado su gracia, me hace feliz, y mis amigos, me van a considerar bienaventurado)
12 Por segunda vez Zilpá tuvo un hijo con Jacob, 13 y Lía le puso por nombre Aser, que significa «dicha» pues dijo: «¡Qué dichosa soy! ¡Y así me van a considerar mis amigas!»
#9 ISACAR. («premio») (Jesús es el premio que Dios me dio, por haber sido el esclavo de Dios)
18 Ella (Lea) le puso por nombre Isacar, que significa «premio», porque dijo: «Éste es el premio que Dios me dio por haberle dado mi esclava a mi marido».
#10 ZABULÓN. («regalo») («¡Qué regalo tan precioso Dios me dio! Ahora mi Dios va a tratarme mejor, pues ya me ha dado a su hijo amado».
19 Otra vez quedó embarazada Lía, y tuvo un sexto hijo con Jacob. 20 Y le puso por nombre Zabulón, que significa «regalo», porque dijo: «¡Qué regalo tan precioso Dios me dio! Ahora mi marido va a tratarme mejor, pues ya le he dado seis hijos».
#11 JOSÉ. («que Dios me dé otro»), «¡Ojalá que Dios me dé otro, su Espíritu Santo!»
22 Pero Dios tuvo compasión de Raquel y respondió a sus oraciones. Le permitió quedar embarazada 23-24 y tener un hijo. Cuando nació el niño, Raquel dijo: «Dios me quitó la vergüenza de no tener hijos». Y le puso por nombre José, que significa «que Dios me dé otro», pues dijo: «¡Ojalá que Dios me dé otro hijo!»
#11 BENJAMÍN. («hijo favorito».) (Lo último que Dios me ha dado, que me ha traído dolor, es lo favorito de Dios, Cristo Jesús)
18 El niño nació bien, pero Raquel estaba a punto de morirse. En sus últimos momentos de vida le puso a su hijo el nombre de Ben-oní, que significa «hijo de mi dolor». Sin embargo, Jacob le cambió el nombre y le puso Benjamín, que significa «hijo favorito».
Estos 12 hijos, formaron las 12 tribus de Israel, y el pueblo de Dios, así nosotros, vivimos y hacemos lo que significan estos 12 nombres, el mesías antes lo esperábamos, ahora ya vino y creemos en él, por eso somos salvos.
Dios nos ha dado promesas mayores, a donde iremos para con Dios, qué haremos para con Dios, tendremos hijos, iglesias, iremos a las naciones, pero, así como Abraham y Sara no podían morir antes de que llegara la supra promesa de Dios, así será con nosotros que no nos pasará nada, Dios nos va a cuidar y sustentar, mientras no se cumpla las promesas, pero todo para llegar a la supra promesa que es dar fruto en Cristo Jesús.
Anímate, y espera las supra promesas de Dios, que él va a realizar, aunque tengas 100 y 90 años, aunque pienses que ya no tienes fuerzas, aunque pienses que tú no puedes, Dios si y él lo hará, cumplirá todas sus promesas, para llegar a la supra promesa, o promesa mayor.
Algunos hijos de Dios, llegaron al punto de decir, es por demás, que le sirvamos a Dios, no nos considera, veamos la respuesta de Dios en Malaquías 3 NTV.
13 «Ustedes han dicho cosas terribles acerca de mí», dice el Señor.
«Sin embargo, ustedes preguntan: “¿Qué quieres decir? ¿Qué hemos dicho contra ti?”.
14 »Ustedes han dicho: “¿De qué vale servir a Dios? ¿Qué hemos ganado con obedecer sus mandamientos o demostrarle al Señor de los Ejércitos Celestiales que nos sentimos apenados por nuestros pecados? 15 De ahora en adelante llamaremos bendito al arrogante. Pues los que hacen maldad se enriquecen y los que desafían a Dios a que los castigue no sufren ningún daño”».
Promesa de la misericordia de Dios
16 Entonces los que temían al Señor hablaron entre sí y el Señor escuchó lo que dijeron. En la presencia de él, escribieron un rollo de memorias para registrar los nombres de los que temían al Señor y siempre pensaban en el honor de su nombre.
17 «Ellos serán mi pueblo —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—. El día en que yo venga para juzgar, serán mi tesoro especial. Les tendré compasión así como un padre le muestra compasión a un hijo obediente. 18 Entonces de nuevo podrán ver la diferencia entre los justos y los perversos, entre los que sirven a Dios y los que no lo hacen».
¿Cuáles son las promesas que Dios te ha dicho? ¿Qué harás para Dios en tu vida? ¿No morirás, mientras Dios no cumpla todo lo que ha dicho de ti?
Vamos a orar en primera persona.
Gracias Dios, por decirme hoy, que no me has desechado, y que, aunque soy débil, no depende de mí, sino de ti, de tu fuerza, de tu poder, de tus promesas mayores, de tus decretos, gracias por decirme que, aunque me ría por incredulidad como Abraham y Sara, tú cumplirás todo lo que me has prometido, al igual que Abraham, desde que salí de Harán, cuando dejé mi tierra, y parentela para hacer este viaje, que llegaría hasta donde tú has dicho que va a llegar. Gracias en el nombre de Jesús, amén y amén.

¡Cree habla palabras de fe!

 

Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. Hebreos 11:3.

De nuevo Dios me pone a hablar de la fe, y la razón es fácil de entender. Aún no hemos llegado a entender completamente, o a ciencia cierta, que es el vivir por fe, que es construir por fe, que es edificar por fe, todo esto es un estilo de vida al que debemos acomodar, meternos acostumbrarnos, inmiscuirnos, movernos, profundizar, etc.
Dios le dijo a Jeremías la razón para lo que lo había puesto, y todo sería por decir las palabras de Dios.

TLA Desde hoy tendrás poder sobre reinos y naciones, para destruir o derribar, pero también para levantar y reconstruir. Jeremías 1:10

He aquí unas recomendaciones para que suframos un poquito menos, al acomodar lo espiritual a lo espiritual, viviendo por fe, confesando la medida que queremos de Dios por creer, por palabras y acciones de fe, y para lograrlo hay un principio principal y es:
Creer y hablar las palabras espirituales de Dios que están en la Biblia.
NTV Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. 2 Timoteo 3:16
La palabra de Dios es poder, y hace muchas cosas, es útil para muchas cosas, si vemos nuestro versículo clave Hebreos 11:3, con claridad y sencillez, veremos la profundidad que tiene, Dios hizo todo el universo, por una orden suya, por la palabra de Dios, si entendemos bien, lo que pudo lograr la palabra de Dios: crear el universo, y por la fe lo entendemos, entonces creemos las palabras de Dios, las hablamos estaremos creando un entorno muy bueno para nosotros, lo haremos al hablar las palabra que pudo crear el universo. Si lo pudo hacer, entonces la palabra de Dios confesada por nuestra boca, creará nuestro entorno mejorado, y futuro bueno, de acuerdo a la voluntad de Dios.
La palabra de Dios está en mi mente y en mi boca, para bendición, para librarnos del castigo que merecemos.
Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: «Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo.» Romanos 10:8-9.
NTV En realidad, dice: «El mensaje está muy al alcance de la mano, está en tus labios y en tu corazón». Y ese mensaje es el mismo mensaje que nosotros predicamos acerca de la fe: Si declaras abiertamente que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo.
Para lograrlo: cerca de ti, está la palabra, debe estar en tu boca, aunque seas un hombre sujeto a pasiones como el profeta Elías, puedes decir por la palabra de fe, cosas grandes como lo hizo Elías cuando oró, entonces podrás decir a la montaña que se quite, o al sicomoro que se desarraigue y que se plante en el mar, es decir, el problema lejos de ti.
Santiago 5:17 Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.
Me imagino la fe de Elías, oró con fe, fervientemente, y luego debió haber hablado normalmente que no llovería porque sabía que no iba a llover, durante el tiempo que él había pedido que no lloviera.
La biblia, las sagradas escrituras, la palabra de Dios, debe estar en tu boca, debes hablar y responder con la palabra de Dios. Pero deberás creer lo que estás hablando.
Cuando yo evangelizo a alguien uso este principio, no me funciona, no hablo mis palabras, ni mis opiniones ni argumentos, sé que la palabra de Dios funciona por sí sola, y dará sus propios frutos. Un día de estos, fui a evangelizar a una persona estilo agnóstico, es más difícil que un ateo, porque el ateo, sabe que hay un Dios, pero la misma palabra significa sin Dios, es decir que él no quiere andar con Dios. Para que entendamos más, hay medicina, hay carros, pero el ateo es como que diga, que anda sin medicina, hay carro, pero él anda sin carro, algo así es. A la hora de convencerlos es más fácil, pero con el agnóstico, que él se ha hecho su propia religión de fragmentos de principios no Bíblicos, de vivencias y creencias personales pero que no son la palabra de Dios, pero para él esto es su verdad absoluta y su religión, más no la Biblia, es mucho más difícil de convencer, creen y no creen, están como en el limbo, digámoslo así, ni fríos, ni calientes, ni a la izquierda, ni a la derecha. Yo sabiendo esto, cuando aceptó que hablaremos de Dios, usé este principio, y dije en cada oportunidad, no más, que las palabras espirituales de Dios, después de un rato de charlar, ya la palabra de Dios había hecho efecto, y terminó creyendo y aceptando solo la verdad de el Señor Jesús para su salvación.
Otro ejemplo, fue cuando hablé con un cristiano muy deprimido por las deudas, alegaba que era un fracaso, y que se quería morir, el principio que usé fue, quién es Dios, y lo que hará por esa persona que le ha sido fiel y servido durante muchos años. De nuevo usé las palabras espirituales de fe, y se las repetía, Dios te va a proveer todo lo que necesites, Dios te pagará las deudas, no se olvidará de tu fidelidad. Cuando tú ya no puedes y terminas, entonces él comienza, y le dije unas 7 a 9 veces, Dios te va a dar el dinero para que pagues tus deudas, no te dejará ni te abandonará, y bingo, la palabra entró en su corazón, dándole consuelo, y la calmó, le alegró al recibir la seguridad de no estar solo, de contar con Dios, que él lo hará, le pedí que creyera estas palabras y ahora cuando le pregunto, me responde que laborará duro y creerá que Dios le dará de alguna manera para pagar sus deudas.
De igual manera al orar por los enfermos, debemos creer y decir las palabras espirituales de Dios entendiendo que él hará lo suyo. Si Dios creó el universo por medio de la palabra, es decir por medio de Jesucristo, Dios puede hacer cualquier cosa por medio de Jesús y su palabra por cualquier persona, nosotros solo debemos montarnos en esa palabra y usarla como lo hicieron los profetas, el mismo, Jesús, los apóstoles, los grandes hombres de Dios de la historia moderna, y Dios obrará porque su palabra nuca falla, es infalible, Dios obrará con quién la use y tenga fe, Dios está esperando usarnos para su reino.
pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.
NTV Pues esta buena noticia —del descanso que Dios ha preparado— se nos ha anunciado tanto a ellos como a nosotros, pero a ellos no les sirvió de nada porque no tuvieron la fe de los que escucharon a Dios. Hebreos 4:2
La palabra de Dios es en fe y para fe, esta es la razón de que no creyeron de Israel, aquellos que cayeron en el desierto, porque no la acompañaron con fe, la oyeron, pero no tenían fe, esta es la razón por la que debemos transmitir fe por nuestra boca, a los que creen, a los que dudan,
Judas 22 A algunos que dudan, convencedlos.
Entonces seremos emisarios de Jesús, y de Dios como lo dijo Pablo a Timoteo.
1 Timoteo 1:1 – Kadosh Israelita Mesiánica
1 Timoteo 1:1
De: Shaúl, un emisario del Mashíaj Yahshúa por orden de YAHWEH nuestro Salvador, y del Mashíaj Yahshúa nuestra esperanza.
Vamos a orar en primera persona.
Señor ayúdame a creer, aumenta mi fe, para que pueda resolver mis problemas que yo sienta muy difíciles e imposibles, voy a aplicar este principio siempre, de navegar en tu palabra, de moverme en tu palabra creadora, y también te pido que me ayudes a hacer este estilo de vida, de hablar las palabras de la Biblia, en vez de las mías para que donde yo llegue sea luz, pueda llevar convencimiento, crecimiento, edificación, unión contigo, fe esperanza y amor. Padre te lo pido en el nombre de Jesús.

¡Tu vida, una relación de fe!

 

Debes saber que ¡tu vida, es una relación de prueba de fe, confianza con Dios! Confianza según el diccionario:
Esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea. Seguridad, especialmente al emprender una acción difícil o comprometida.
NTV Mis justos vivirán por la fe. Pero no me complaceré con nadie que se aleje». Hebreos 10:38
TLA »Los que me son fieles en todo y confían en mí vivirán para siempre. Pero si dejan de serme fieles, no estaré contento con ellos.»
A lo largo y ancho de lo que ha sido mi vida, me doy cuenta de una cosa, es el todo y final de todas las cosas, de esta vida, se trata de una relación de confianza y fe para con Dios, en Cristo. Esta relación es necesaria que sea probada, para que se fortalezca, por esto Dios controla sus decretos para qué en su bitácora, pasemos por diversos problemas, que conllevan a un solo resultado final, encontrarnos con él en confianza, allí él nos dice: NO TE VOY A FALLAR. VOY A HACER LO QUE ESPERAS DE MI. NO TEMAS TODO LO HAGO PARA TU BIEN.
Está escrito por Dios, este es su decreto:
17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá. Romanos 1:17Reina-Valera 1960 (RVR1960)
No hay por donde más podamos ir, excepto por la fe. Dios nos revela su justicia, su rectitud, lo que requiere, lo que exige, por medio de la fe, y para hacerlo por fe, si hay algún justo, este vivirá por fe, viviremos por ser fieles a Dios por creer y esperar en las cosas que no se ven, por creer en sus cosas seremos fieles para con él, y por confiar en él, viviremos para siempre con él.
El final de la prueba de fe, es confiar más en Dios, es encontrarnos cara a cara, es revelarse a nosotros tal como lo hizo con Job, y con los profetas, es esperar en Dios, es entender quién es él profundamente, en lo espiritual, en el corazón, en el testimonio, y lo que nos dice que hará con nosotros, al recibirlo por fe, eso es lo que hará.
Salmos 84:6 – Nueva Traducción Viviente
Cuando anden por el Valle del Llanto, se convertirá en un lugar de manantiales refrescantes; las lluvias de otoño lo cubrirán de bendiciones.
En este viaje de la vida, solo una cosa cuenta después de haber sido salvos por Jesucristo, es vivir confiando más y mejor en Dios.
En este valle de lágrimas, los que confiamos, nuestro estado y entorno, se convertirá en manantiales refrescantes, así como las primeras lluvias que cubren todo de bendiciones.
¿Cómo confiar más en Dios?
Haciendo ejercicios espirituales de fe. ¿Cómo confiaré más ti Dios mío?
Se lo diremos a Dios.
1, Creyendo en quién tú eres Señor Jesús. 2, Creyendo en tu palabra Señor Jesús. 3, Cada vez volviendo a la fortaleza de Dios. 4, Volviendo a orar, a tener intimidad, comunión contigo Señor, tú me dices todas las cosas. 5, Señor, no dejaré de llevar tu evangelio a toda criatura. 6, Haciendo tus proyectos Señor Jesús. 7, Viviendo en tu palabra.
Yo me doy cuenta que soy finito y que he topado, he llegado al límite, pero ya no cuando ante el dilema, tengo que confiar en Dios, allí veo su autopista, pero antes él no me ha dejado otra alternativa, no me deja otra opción, él me acorrala, me lleva a estar en la misma posición incómoda, pero segura, a vivirb por fe, “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” Hebreos 11:1. Cuantas veces he mal entendido lo que es realmente la fe. He pensado en la fe como algo que yo mismo produzco por mi esfuerzo, cuando en realidad la Biblia dice que la fe viene de Dios. Cuando se da esta condición, me digo: ¡ahora tú lo vas a hacer por mí Señor mi Dios!
Entonces estas palabras, cobran sentido.
1 Pedro 4:12-13Traducción en lenguaje actual (TLA)
El sufrimiento del cristiano
12 Queridos hermanos en Cristo, no se sorprendan si tienen que afrontar problemas que pongan a prueba su confianza en Dios. Eso no es nada extraño. 13 Al contrario, alégrense de poder sufrir como Cristo sufrió, para que también se alegren cuando Cristo regrese y muestre su gloria y su poder.
No sé tú, pero cuando yo llego a éste punto, siento que tengo que desembarcar en el día D, que soy un soldado de infantería que tiene que ir a pelear enfrentando la muerte, entonces, él me dice en el valle de la decisión: ¡No temas, yo estoy contigo, nada malo te acontecerá!
De nuevo sus palabras cobran más sentido.
Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Hebreos 10:38 RVR1960
NTV Mis justos vivirán por la fe. Pero no me complaceré con nadie que se aleje».
TLA »Los que me son fieles en todo y confían en mí vivirán para siempre. Pero si dejan de serme fieles, no estaré contento con ellos.»
No se trata de mí, ni de ti, se trata de Dios y de su fidelidad, recuerdo cuando estaba hospitalizado en una situación decisiva, él me dijo lo mismo, solo quiero llevarte a este punto para encontrarme contigo, para bendecirte, para que me conozcas más, mira que aquí estoy contigo y no te voy a dejar, nada malo te ocurrirá porque yo estoy contigo, cuando yo escuché este testimonio en mi corazón y en el Espíritu vi que Jesús estaba a mi lado, me abandoné confiado y totalmente a sus manos, sabía que todo saldría bien, sabía que la última prueba de Job antes de su restauración, fue que él enemigo le tocó su carne, pero después se encontró cara a cara con Dios. Así ocurrió, todo salió tal como él me lo había dicho. Sentí que me dijo, ¡yes campeón, así es, eso es, confía en mí, y siempre ganarás!
De nuevo sus palabras cobran sentido.
1 Pedro 1:6-8Traducción en lenguaje actual (TLA)
Confiar en Dios
6 Por eso, aun cuando por algún tiempo tengan que pasar por muchos problemas y dificultades, ¡alégrense! 7 La confianza que ustedes tienen en Dios es como el oro: así como la calidad del oro se pone a prueba con el fuego, la confianza que ustedes tienen en Dios se pone a prueba con los problemas. Si ustedes pasan la prueba, su confianza será más valiosa que el oro, pues el oro se puede destruir. Así, cuando Jesucristo aparezca, hablará bien de la confianza que ustedes tienen en Dios, porque una confianza que ha pasado por tantas pruebas merece ser alabada.
Ante su gran muestra de poder para conmigo solo puedo ver que todo lo que hace es para mi bien, para promoverme, para proyectarme, para bendecirme, para darme el carácter de su hijo.
¿Y tú estás confiando más y mejor en Dios?
Yo solo te puedo decir:
Confía en él, es imposible que te defraude, es absurdo, e ilógico que puedas pensar que él te tiene abandonado, solo que tú no lo entiendes, debes ver, la cadena de eventos, que hace para llevar su providencia, Dios y sus medios, los usa todos ya sea a favor o en contra para llevarlos a ti, porque te ama, no temas, no tienes nada que temer, cuando el amor lo ha perfeccionado todo, el perfecto amor, hecha fuera el temor, de donde el que teme no ha sido perfeccionado en el amor, porque el temor trae castigo, pero el amor trae a Dios, que es perdón, bendición, gracia. Lo que sea que estés atravesando, sólo confía que él está en control, está haciendo que todas las cosas operen para tu bien.
Con esos tus enemigos hoy te digo:
¡Así que sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni sientas pánico frente a ellos, porque el Señor tu Dios, él mismo irá delante de ti. No te fallará ni te abandonará». NTV Deuteronomio 31:6
Dios peleará por ti.
TLA Sean fuertes y valientes, pues Dios peleará por ustedes; no tengan miedo de esos países, porque Dios no los abandonará».
RVR1960 Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.
Confía en él. ¡Vamos! Confía más en él.
TLA Dios mío, sólo una cosa te pido, sólo una cosa deseo: déjame vivir en tu templo todos los días de mi vida, para contemplar tu hermosura y buscarte en oración. Salmos 27:4
De nuevo toman sentido tus palabras Señor mi Dios.
Hebreos 11:6Nueva Traducción Viviente (NTV)
6 De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.
Oremos.
Señor Jesús, Padre celestial, Espíritu Santo, ayúdame a confiar en ti, porque es tu propósito, que a través de los problemas que atravesamos, confiemos plenamente en ti, así como como los niños confían en sus padres, yo por esta confianza, me declaro en victoria total y absoluta, porque al confiar en ti, tú obrarás tal como prometes en hebreos 11:6, que es imposible que tu defraudes a alguien que ha confiado en ti sinceramente. Gracias Padre por la gran victoria que me has dado hoy, en el nombre de Jesús.
Hebreos 11:1Traducción en lenguaje actual (TLA)
11 Confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera. Es estar convencido de que algo existe, aun cuando no se pueda ver.