Monthly Archives: October 2017

¡A 500 años de la Reforma! ¿Sabías qué?

 

1 Timoteo 1:14-16Nueva Traducción Viviente (NTV) 14 ¡Oh, qué tan generoso y lleno de gracia fue el Señor! Me llenó de la fe y del amor que provienen de Cristo Jesús. 15 La siguiente declaración es digna de confianza, y todos deberían aceptarla: «Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores», de los cuales yo soy el peor de todos. 16 Pero Dios tuvo misericordia de mí, para que Cristo Jesús me usara como principal ejemplo de su gran paciencia aun con los peores pecadores. De esa manera, otros se darán cuenta de que también pueden creer en él y recibir la vida eterna.
¿Sabías qué a 500 años de la Reforma Protestante que cumplimos este martes 31 de octubre de 2017, Cristo Jesús sigue obrando?
¿Sabías qué en el siglo XVI Europa vivió una revuelta religiosa encabezada por Martín Lutero denominada: la reforma protestante?
¿Sabías qué la reforma trajo grandes cambios religiosos, políticos, económicos, sociales, culturales, desde que Martín Lutero pegó las 95 tesis en las puertas de su catedral, la de Wittenberg, en Alemania, el 31 de octubre de 1517?
¿Sabías qué hoy en día gozas de muchos beneficios obtenidos por la reforma?
Sabías qué una de las causas y en mi opinión máximo beneficio de la reforma encabezada por Lutero es que la revuelta volvía a fijarse en el Evangelio dejando, así, de dejarse influenciar por la supremacía católica y su corrupción, y su estado feudal.
El feudo fue un contrato típico de la edad media por el cual los soberanos y los grandes señores concedían tierras o rentas en usufructo. Obligándose el que las recibía a guardar fidelidad de vasallo al donante. El feudalismo es la organización social, política y económica basada en el feudo, de la Europa Occidental durante el siglo IX al siglo XV. Procedió de la caída del imperio Romano, los pueblos germanos conquistaron en el siglo V el Imperio romano de Occidente pusieron también fin al ejército profesional romano y lo sustituyeron por los suyos propios, formados con guerreros que servían a sus caudillos por razones de honor y obtención de un botín.
Sabías qué este sacerdote de origen alemán fue el que promovió una nueva iglesia cristiana en la que el Papa de Roma no tuviera la supremacía total, donde la fe volviera a ser el principal motor religioso y en el que la corrupción religiosa fuera aniquilada totalmente. En sus 95 tesis, Lutero defendía la fe cristiana como motor esencial de la religión y se contrapuso, así, al modus operandi que la Iglesia Católica había estado llevando a cabo durante la Edad Media.
Sabías qué la reforma promulgó un profundo cambio en la iglesia católica que, hasta ese momento, había sido la única rama del cristianismo. Recordemos que los católicos son los que consideran al Papa de Roma como el máximo representante religioso en el planeta y, debido a esta supremacía, los reformistas rechazaron esta figura y buscaron una iglesia que retomara los principios del cristianismo más tradicional y auténtico.
No que inventaran nuevas doctrinas, sino que recuperaran las doctrinas de la Biblia, que hasta ese momento la Iglesia Católica, que era el poder político y religioso, había abandonado y olvidado completamente, por imponer sus propias doctrinas hechas por hombres. Una de las doctrinas Bíblicas que la reforma recuperó fue la soberanía absoluta de Dios, dejando atrás, la soberanía de la Iglesia católica, la devoción a la trinidad, dándole su puesto a Jesús, el Salvador, y que la salvación solo es por su medio, solo por la fe, solo por la gracia, sólo por las sagradas escrituras, además de devolverle el sacerdocio de cada cristiano, para Dios, para ya no depender de lo que la influencia católica impusiera, sino de lo que la Biblia y el Espíritu Santo les enseñara.
Sabías qué al darle la Biblia al pueblo los cristianos podían ver por primera vez con sus propios ojos, la palabra de Dios, pese a que el sacerdote Martín Lutero fue el líder de este movimiento reformista, lo cierto es que no solo fue impulsada por él, sino que una gran cantidad de religiosos, intelectuales y políticos también se unieron a la causa para renovar la interpretación medieval que se le habían dado a las Sagradas Escrituras.
Esta reforma católica se caracterizó por un rechazo de las doctrinas impuestas hasta el momento y la labor realizada por la Iglesia Católica que, en la Edad Media, ponía a venta las indulgencias, es decir, la posibilidad de que las clases más pudientes se libraran del castigo divino por sus pecados pagando un importe fijado, apostatando de la verdad, que la salvación solo es por el sacrificio, muerte y resurrección de Jesucristo. Esto conllevó a una gran crisis dentro de la Iglesia ya que los cristianos comenzaron a tener fuertes disputas entre ellos al recriminarse la falta de piedad religiosa y al poner en tela de juicio las prácticas poco morales que se estaban llevando a cabo dentro del seno religioso. Lutero fue el que promovió una nueva iglesia cristiana en la que el Papa de Roma no tuviera la supremacía total, donde la fe volviera a ser el principal motor religioso y en el que la corrupción religiosa fuera aniquilada totalmente. En sus 95 tesis, Lutero defendía la fe cristiana como motor esencial de la religión y se contrapuso, así, al modus operandi que la Iglesia Católica había estado llevando a cabo durante la Edad Media.
Uno de los hechos más significativos que pudieron ser una de las causas de la reforma protestante es que los reformistas se percataron de que se habían llevado a cabo las ventas de indulgencias con un fin puramente material: financiar la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma.
Diferentes causas conllevaron a que, finalmente, se desatara esta confrontación entre los cristianos y que los ortodoxos se autoproclamaran los auténticos corresponsales de la palabra de Dios y, por tanto, perseguían a los reformistas al tacharlos de herejes y de traidores. Así fue como la reforma protestante en Europa dividió a los cristianos: los que querían renovar la Iglesia y luchar contra la corrupción y los que querían que todo siguiera igual.
Los países que se sumaron a esta revolución rechazando al Papa y apostando por una Iglesia diferente y leal se comenzaron a llamar protestantes. Y, debido a esta separación vital entre los creyentes, en Europa comenzaron a aparecer guerras entre ambos bandos que se conocen como “guerras santas”.
Pese a esta confrontación, actualmente el protestantismo ha conseguido convertirse en una rama del cristianismo y cuenta con más de 500 millos de fieles.
Causas religiosas de la reforma.
Corrupción en la iglesia: el clero romano ponía a la venta lo que, supuestamente, eran reliquias sagradas pero que, en el fondo, era una estafa para poder ganar dinero. Por ejemplo, vendían las espinas que coronaron a Cristo, astillas la cruz donde fue crucificado, etcétera. Además, se comenzaron a vender las Indulgencias de los Pecados, es decir, el perdón de los pecados a cambio de dinero, motivo que fue uno de los principales para que estallara la reforma protestante.
Eclesiásticos con poca formación: en aquella época, muchos de los sacerdotes que defendían el catolicismo desconocían muchos aspectos de la doctrina y no estaban en absoluto preparados para desempeñar las tareas religiosas. Esto conllevó a que los representantes de Dios en la Tierra tuvieran un comportamiento poco moralista y ejemplar.
Diferentes interpretaciones de la Biblia: con la aparición de la imprenta se pudieron imprimir más ejemplares de los textos sagrados y, por tanto, la población y los estudiosos comenzaron a darle un nuevo sentido a las palabras divinas, unas ideas que eran contrarias a las que defendía la Iglesia Católica.
Causas sociales de la reforma protestante
Pero esta reforma católica no solo tuvo lugar por hechos religiosos, sino que también tuvieron mucho que ver los aspectos sociales y económicos del contexto histórico. Durante el medievo, la Iglesia condenaba que la sociedad se lucrara y defendía un precio justo y equitativo entre todos los ciudadanos; pero en aquel momento apareció una nueva clase social, la burguesía, que vieron cómo la Iglesia no les permitía lucrarse con su negocio ni aumentar sus ingresos.
Así pues, esta nueva clase social necesitaba una nueva moral religiosa que se adaptara a la realidad económico social del periodo; los protestantes se identificaron con el espíritu moderno y acogieron a una gran parte de comerciantes y empresarios dentro de su seno.
Causas políticas de la reforma protestante
Durante la Edad Media, el poder de la Iglesia Católica fue mucho más influyente que el de los propios reyes de los países; sin embargo, durante el XVI, las monarquías comenzaron a fortalecerse y, por tanto, pudieron comenzar a ganarle terreno a la Iglesia.
Hasta entonces, Roma se consideraba el corazón de los pueblos cristianos, pero, con el aumento del sentimiento nacionalista, esta visión tan universal comenzó a perder fuerza y cada territorio quería afirmar sus diferencias particulares y, así, reafirmarse como pueblo único y unido. Un ejemplo de esto es que la Iglesia Católica siempre apostó y apuesta porque el latín sea la lengua vehicular de la doctrina religiosa, sin embargo, los protestantes divulgaron la religión en la lengua particular de cada nación.
Así pues, el inicio de esta reforma se dio en Alemania, país que prácticamente funcionaba como un estado feudal y la iglesia tenía una tercera parte de las tierras.
Lutero fue el autor de las “95 tesis contra la venta de indulgencias”. En estas tesis se defendían principios básicos del cristianismo que se habían perdido durante la Edad Media como que, por ejemplo, la salvación del hombre únicamente se podía conseguir mediante la práctica de la fe y nunca por el pago de dinero o la compra de las “indulgencias”. También defendía que la Biblia era la única fuente de la verdad de Dios y que, por este motivo, debía ser traducida a todos los idiomas para así llegar a más personas; esto entraba en choque directo con la figura del Papa de Roma a quien se le eliminaba cualquier poder divino para difundir la palabra de Dios.
Otro de los puntos más revolucionarios de la reforma de Lutero fue que defendía que la Biblia podía ser interpretada de forma libre, es decir, que las personas podían leerla directamente sin la necesidad de que un sacerdote la tradujera o interpretara. También rechazó las diferencias jerárquicas entre los religiosos y omitió el celibato.
Hasta 95 principios fueron los que defendió Lutero en su tesis, documento que fue el instigador de una de las reformas religiosas más importantes de nuestra historia. Consecuencias de la reforma protestante
Vamos a analizar ahora las consecuencias de la reforma protestante ya que este movimiento revolucionó la religión que había predominado en Europa hasta el momento y además propició la aparición de guerras santas que enfrentaron a los diferentes religiosos. A continuación, vamos a darte un listado de las consecuencias de la reforma luterana:
Intolerancia religiosa: al aparecer esta voz contraria a la Iglesia Católica se comenzaron a enfrentar los dos bandos diferenciados y, así, se iniciaron fuertes disputas que terminaron con varias guerras santas. La Santa Inquisición comenzó a demostrar su fuerza y poder en países como España, Italia y Portugal que se vieron obligados a continuar con su doctrina para no caer en manos de los inquisidores.
La Contrarreforma católica: una de las consecuencias más inmediatas de la reforma protestante en Europa es la respuesta católica a esta revuelta. Los ortodoxos procuraron impedir la ruptura de su hegemonía en países europeos y americanos, por este motivo, convocaron el Concilio de Trento en el que se promovieron diferentes medidas para conservar su poder, entre ellas, la reactivación de la Inquisición, la organización militar religiosa, la publicación del Índex (libros prohibidos), etcétera. Historiadores aseguran que al menos 80 millones de cristianos fueron muertos por la Santa inquisicion, durante esa edad, otros dicen que 100, y otros 120. Se dice que si pudiramos ver desde un satélite una foto de europa en esa época, miraríamos miles de luces, que serían de personas quemadas en la hoguera. El papa Juan Pablo II reconoció las muertes de la santa inquisición y pidio perdón, «Actas del Simposio Internacional» celebrado en Roma en 1998, y El 12 de marzo de 2000. También el mismo Papa pidió ‘perdón’ por ‘los crímenes de la Iglesia durante la conquista de América’
Guerras santas: en muchos de los países europeos, debido al estallido de la reforma protestante aparecieron guerras religiosas que enfrentaban a los diferentes poderes eclesiásticos. Así pues, estalló una guerra civil en Suiza, en Alemania hubo también fuertes enfrentamientos, en Francia también y fueron encabezadas por los protestantes calvinistas, etcétera.
Ideas innovadoras: pero el estallido de esta reforma también trajo consigo una nueva apertura ideológica, sobre todo en aquellos países en los que ganó el protestantismo. Las cerradas ideas medievales fueron abriéndose y adaptándose a la nueva realidad social donde la burguesía tenía cada vez más poder e influencia. El poder económico de la Iglesia Católica fue perdiendo fuerza y el pueblo empezó a tenerlo en su mano, algo que facilitó el camino a que, años más tarde, apareciera el sistema capitalista.

¡Yo estaré contigo, dice el Señor!

 

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; Pues yo te sostengo de tu mano derecha; yo, el Señor tu Dios. Y te digo: No tengas miedo, aquí estoy para ayudarte.” Isaías 41: 10,13.

»Yo te pido que seas fuerte y valiente, que no te desanimes ni tengas miedo, porque yo soy tu Dios, y te ayudaré por dondequiera que vayas. Josué 1:9 TLA.

Esta vida que Dios nos ha prestado, es como un viaje en un tren, un largo viaje con muchas estaciones, lleno de todo tipo de experiencias, paisajes que dan alegrías y consuelo, algunas paradas, son muy reconfortantes, pero el viaje sigue, y continúa.
Jesús dijo: Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo. Juan 16:33 NTV
Nadie dijo que el viaje no habría peligros, de hecho, los hay y muchos. Se necesita de uno que esté controlando este viaje, uno que esté sobre todos, para poder ayudarnos, que recibamos fuerzas cuando ya no las tengamos. A veces en el viaje hay fiestas y mucha felicidad, pero también en otras ocasiones el viaje es de pruebas y flaquezas, por peligros reales, sin embargo, el que controla todo, es sobre todos y está sobre todos. En ocasiones nos parecerá que el viaje nos cansa y que él no aparece en escena, sentiremos como si estuviéramos muy solos, pero él siempre está allí.
El maquinista que dirige al tren es el destino que él nos ha trazado, ese uno es Dios, que controla al maquinista, al tren, y también controla el viaje, y nosotros somos el pasajero dentro de ese viaje desconocido, a veces sin visión, sin rumbo, sin saber a dónde nos lleva el tren, pero él que controla todas las cosas, si sabe hacia dónde nos lleva, aunque nosotros lo ignoremos.
Dios, el rey soberano que controla todo, controlará que en ese viaje nos acontezcan muchas cosas, tanto buenas, así como también permitirá otras no tan buenas, creo firmemente que cuando él aparezca en cualquier situación, en cualquiera de ese tipo de estaciones de prueba y dificultad, su propósito es darse a conocer, para que nos sintamos amados. El Dios invisible se hace visible y presente cuando acude a nuestra ayuda, entonces lo podemos percibir, ver y conocer, que él está con nosotros.
Dios hace a nuestro favor, una cadena de eventos para meternos en circunstancias, condiciones, situaciones, junto al tiempo, para producir lo que él había decretado, en la doctrina de la Providencia o de Medios que tenemos los cristianos reformados, podemos entrever, que Dios usa, todas las cosas a favor o en contra, para proveernos lo que necesitamos, literalmente controla todo lo que pasa, con su gran poder, y lo hace porque él es amor, nos ama y quiere ayudarnos verdaderamente. De su corazón bondadoso, ha nacido el ayudarnos en todo, en todo, en todo lo que necesitemos, y en lo que podamos atravesar, en situaciones adversas, difíciles, entonces nuestro corazón clama Abba papito mío, ayúdame.
Su fidelidad es desde siempre y para siempre con nosotros sus hijos elegidos, por esto, versículos como los que éste día tenemos, son poemas de amor, cartas de amor, en las que nos habla lo que hará en las estaciones difíciles del viaje. El destino final, es llevarnos al cielo.
Recuerdo como si fuese ayer, cuando Dios, el Padre, subió a Cristo en mi viaje, fue una estación, maravillosa, de allí en adelante, el viaje se volvió más placentero, y nunca falla, cada vez yo le necesito más, el produce en mí el querer como el hacer por su buena voluntad, me hace llorarle, clamarle que cada vez más le necesito, que nunca me suelte de su mano, que esté conmigo en los momentos más difíciles, pero ¿qué sucede? Él contesta a mi corazón en un testimonio que es el mismo escrito en estos textos Bíblicos que estudiamos hoy.
Le he pedido que quiero asegurarme que, en mi viaje, él no me va a dejar, ni a abandonar, en momentos de mucha debilidad, y cuando me contestan estos textos, siento que más le conozco y una seguridad interna, embarga mi corazón.
En realidad, me doy cuenta que Cristo y yo, somos uno, y que lo que ahora vivo en este viaje, lo vivo por la fe de su Hijo, que vivió y murió por mí, se entregó todo por mí, ¿qué más puedo pedir, cuando me siento amado por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo?
Hablando de pruebas.

“…ustedes deben tenerse por muy dichosos cuando se vean sometidos a pruebas de toda clase. Pues ya saben que cuando su fe es puesta a prueba, ustedes aprenden a soportar con fortaleza el sufrimiento. Pero procuren que esa fortaleza los lleve a la perfección, a la madurez plena, sin que les falte nada.” Santiago 1:2-4

En esta última estación, de pronto yo estaba en el quirófano, para sacarme de mi recto, una espina, o el hueso de mandíbula, muy delgado de un pescado de casi una pulgada que accidentalmente me había tragado, me había roto como una pequeña cuchilla, porque estaba incrustada, y ya tenía infección en la sangre, los antibióticos ya habían hecho buen efecto. Me preguntaron si era alérgico a algún medicamento, yo les contesté que no, y me inyectaron Propofol en el catéter de mi mano izquierda, me puse a cuentas con mi Dios, y le dije que si algo salía mal que al fin iba a ir para estar con él para siempre que no tenía miedo, volví a ver a mi derecha y allí estaba Jesús, lo pude ver en el Espíritu, él dijo a mi corazón, “te dije que iba a estar contigo, y aquí estoy, nunca te dejaré, de acá no me muevo” todo va a salir bien, de pronto los médicos comenzaron con una alegría muy linda, y todo fue bien.

Al solo despertar, recordé estas palabras:

 “Cuando pases por aguas profundas, yo estaré contigo. Cuando pases por ríos de dificultad, no te ahogarás. Cuando pases por el fuego de la opresión, no te quemarás; las llamas no te consumirán.” Isaías 43:2 (NTV).

También pensé mucho en su fidelidad, y en las promesas que él me ha hecho y que están en su Santa Palabra, pensé en mis debilidades y en su poder, que es necesario que yo mengue, para que él aumente, que mis debilidades son muy necesarias para que su poder se perfeccione en mí.
No estás solo y puedes estar seguro que Dios siempre estará a tu lado.
Cuando paso por una estación en la que me siento solo porque a veces el viaje es solitario, ¿acaso no es así también en tu vida? simplemente llorando le pido que me llene de su presencia y de inmediato lo hace, pero pasa algo aún más interesante, cuando paso por cada estación difícil, tengo menos miedo y más amor, su amor, lo llena todo, lo cubre todo, lo vence todo, cada vez tengo menos temor a lo desconocido que el viaje me pueda presentar, porque confío en Cristo, Jesús, su amor es perfecto.
Yo le dije, cuando lo vi en el Espíritu, antes y después de la pequeña intervención, yo no te busqué a ti, tú me buscaste primero, yo no te conocía, pero tu quisiste que te conociera, tu eres mi Dios, mi padre, hazte cargo de mí, no tengo con quién ir, solo tú tienes palabras de vida eterna, además diste tu vida por mí, hazte responsable por mí en esta situación, porque tú eres mi Dios, mi Señor Soberano, mí Salvador, soy tu hijo, tú me adoptaste. Sentí sus palabras, “Siempre me he hecho responsable de ti, y esta vez será igual”. Al poco momento me sentí amado, muy amado por él, y le compuse una canción que habla de sentirse amado por Dios, se llama: Sentirse Amado, de nuevo la convicción en mi corazón, Te amé, desde antes de la fundación del mundo, siempre te amaré durante el tiempo cronos de tu vida, y te amaré en la eternidad, cuando estés conmigo para siempre.
Esto nadie te lo puede quitar, lo siento si esta fe ofende a alguien, pero es muy mía, es de mi relación con mi Dios, con mi Señor, puedo decirles lo que él me ha dicho, y nos lo dice su palabra, ¡Yo estaré contigo, dice el Señor!
No le tengas miedo al viaje de la vida, ni al maquinista, ni al tren, ni a los peligros que puedas enfrentar, porque hay uno que está en control de todo, y conduce, dirige tu vida en cada detalle, no te va a acontecer nada más allá, de lo que él no quiera que te acontezca.
No importa cuán grande o desesperante sea tu situación, quiero que sepas que no estás solo, Dios promete que Su presencia estará siempre contigo. Él te ayudará, te guiará y protegerá, aunque tu problema te muestre lo contrario. Por lo tanto, no te preocupes ni te afanes en este día. “…Nunca te dejare ni te desamparare,” Hebreos 13:5
Jesús confió plenamente en las palabras de su Padre Celestial, quien al tercer día lo resucitó. Los tres jóvenes amigos de Daniel confiaron en el poder de Dios y el fuego del horno no les hizo daño. El mismo Daniel depositó su vida en las manos de Dios y los leones no lo tocaron. Él es quien tiene un verdadero cuidado de sus hijos, por eso nos dice: “No temas, yo estoy contigo”
Descansa confiando en Dios, en su poder y soberanía, Él siempre sabe qué hacer en el momento y lugar perfectos. Nada escapa de Su mano y tiene todo bajo control. Busca su dirección y persevera, aunque el tiempo sea difícil, Dios va contigo.

No desfallezcas, toma nuevo ánimo y confía, porque Dios ha prometido estar contigo todos los días de tu vida. “…y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 20:28

LBLA He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido. Génesis 28:15