¡Dios está contigo!

Jeremías 20:11-13Reina-Valera 1960 (RVR1960)
11 Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán, y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión que jamás será olvidada.
Solo hay uno que está, sobre todo, como dice la canción: Sobre todo. Sobre todo, poder y rey Sobre toda humanidad y ley Sobre todo, lo creado por tu mano Tú inventaste todo mi Señor Sobre todo, reino y nación Y maravillas que el mundo conoció Sobre toda riqueza y esplendor Nada se compara a ti mi Dios
El Dios todo poderoso, está sobre todas las cosas, está en control de todo lo creado. Hay uno que está arriba de todos, y es sobre todos, Señor del cielo y de la tierra, si no fuese por él que está a cargo y en control, no habría equilibrio cósmico, nos destruyéramos a nosotros mismos sin saber por qué, no sabríamos hacia a donde iríamos, las decisiones serían más nefastas que las que tomamos hoy. Todo fuese una tragedia, una desgracia total, la anarquía reinaría, el caos, desorden, estarían a la orden del día. Pero gracias a Dios, que no es así, sino que él está en absoluto control. Esto debe darnos una gran tranquilidad, el saber que no todo está perdido, que el todopoderoso, está tan cerca de nosotros a la distancia de una pequeña oración de clamor.
Si Dios no estuviese en control, saldríamos de nuestras casas sin ninguna esperanza y certeza que volveremos a ver a nuestros seres queridos, pero no es así, muy por el contrario, gracias a él y su don de la fe, podemos saber lo que nos acontecerá en el porvenir, inmediato, cercano y lejano, el futuro glorioso nos pertenece, la tierra es la heredad de los justos, y la tierra prometida, la ciudad santa, la ciudad de Dios, la nueva Jerusalén, nuestro final destino. Esto lo dice la fe, que es la certeza de lo que nos espera, la convicción de lo que no se ve, no se ve a simple vista sino por fe. Sabemos que los que esperamos en Dios, él ya tiene decretado el día de nuestra partida, de manera que no nos preocupamos, de cuando y como, sino de amarlo con todas nuestras fuerzas.
Salmos 37:29 TLA Dios ama la justicia y jamás abandonará a su pueblo. ¡Siempre lo protegerá! Los suyos vivirán para siempre en la tierra prometida, pero los malvados y sus hijos serán destruidos por completo.
Dios está sobre nosotros como un poderoso gigante defendiéndonos, ayudándonos, protegiéndonos, guiándonos, llevándonos delicadamente por la vida, éste es nuestro Dios.
Había una mujer de la tribu de benjamín, que había quedado huérfana, su padre se llamó Abigaíl, era una hermosa doncella, de nombre Hadassah, en hebreo. Adasa podría haber sino una más entre todas las mujeres de Israel, su nombre significa Mirto, esta espléndida planta perfumada que huele re bien, usada para la perfumería, muy famosa en la antigüedad, se consideraba símbolo del amor y la belleza. Con coronas de mirto se honraba a los campeones olímpicos, también se emplea como anticatarral y antiséptico. Esta huérfana de padres, pero no de Dios, fue adoptada por su primo Mardoqueo, quien por su recomendación cuando entró al palacio le puso por nombre Ester (estrella de la flor de Mirto, astro de la noche, la más bella “estrella de la noche”.) pero Dios que controla todas las cosas, estaba con ella, y llegó a ser profeta, se convirtió en la reina de Persia y de Media cuando se casó con el rey Asuero. Su historia se narra en el Libro de Ester y se celebra, según el judaísmo, en la fiesta del Purim, por la liberación de la muerte por decreto engañoso que Amán hizo que él rey hiciera para matar a los Israelitas, pero Ester logró que él rey hiciera otro decreto, que se defendieran los hijos de Israel. Dios la llevó de abajo, hacia arriba, porque él actúa de acuerdo a su decreto, el de poner a su hijo, el mesías, el Cristo, sobre todas las cosas, en este decreto, todo el que colabore para con Dios, será levantado.
Lo mismo fue con Moisés:
Hebreos 11:23-26Nueva Traducción Viviente (NTV)
23 Fue por la fe que cuando nació Moisés, sus padres lo escondieron durante tres meses. Vieron que Dios les había dado un hijo fuera de lo común y no tuvieron temor de desobedecer la orden del rey. 24 Fue por la fe que Moisés, cuando ya fue adulto, rehusó llamarse hijo de la hija del faraón. 25 Prefirió ser maltratado con el pueblo de Dios a disfrutar de los placeres momentáneos del pecado. 26 Consideró que era mejor sufrir por causa de Cristo que poseer los tesoros de Egipto, pues tenía la mirada puesta en la gran recompensa que recibiría.
El éxito está asegurado en lo que Dios ya estableció que hará, y lo hará en su hijo. Veamos algunos versículos que dan a conocer, lo que Dios hace y hará por su Hijo amado. Salmos 2:7 NTV El rey proclama el decreto del Señor: «El Señor me dijo: “Tú eres mi hijo. Hoy he llegado a ser tu Padre.
Efesios 3:11 TLA Esto era lo que Dios había planeado desde el principio, y que ha hecho realidad por medio de Jesucristo nuestro Señor. Vs 13 NTV Gracias a Cristo y a nuestra fe en él, podemos entrar en la presencia de Dios con toda libertad y confianza.
Hechos 2:23 A éste, entregado por determinado consejo y providencia de Dios, prendisteis y matasteis por manos de los inicuos, crucificándole;
Efesios 1:9 TLA Dios nos mostró el plan que había mantenido en secreto, y que había decidido realizar por medio de Cristo. 10 Cuando llegue el momento preciso, Dios completará su plan y reunirá todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra, y al frente de ellas pondrá como jefe a Cristo. 11NTV, Es más, dado que estamos unidos a Cristo, hemos recibido una herencia de parte de Dios, porque él nos eligió de antemano y hace que todas las cosas resulten de acuerdo con su plan. 12NTV El propósito de Dios fue que nosotros, los judíos —que fuimos los primeros en confiar en Cristo—, diéramos gloria y alabanza a Dios. 13NVI En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido.
El éxito es confiar en Cristo, estar en Cristo, permanecer en Cristo, perseverar en Cristo, esperar en Cristo, sufrir por Cristo, servir a Cristo, vivir para cristo, morir para Cristo.
Isaías 40:21-24Traducción en lenguaje actual (TLA)
El poder de Dios
21 »Ustedes saben muy bien, y ya lo han oído decir, 22 que Dios tiene su trono muy por encima del cielo. Desde allí, Dios nos ve como si fuéramos insectos. Dios extiende el cielo como un toldo, lo levanta como una carpa para vivir en ella. 23-24 Dios hace que los poderosos de este mundo desaparezcan como plantas tiernas y sin raíces. ¡Esas plantas se marchitan y se las lleva el huracán!
Debemos entender que el amor de Dios por nosotros, va más allá, de todo limite, de toda barrera, de toda prueba. El amor de Dios por nosotros sus hijos escogidos va más allá de nuestras fallas, ese amor está cimentado en que nos escogió desde el principio en su hijo amado, en Cristo Jesús, para que seamos suyos, le conozcamos, y recibamos todas sus riquezas, su herencia, su gracia, misericordia, amor. Cuando caminas por la vida teniendo plena conciencia de estas verdades, ya no temes a los poderes de este mundo, vas como viendo al invisible. Cristo lo es todo, y está en todo, en todos (sus hijos), y lo llena todo.
Efesios 1:23 TLA Dios puso todas las cosas bajo el poder de Cristo, y lo nombró jefe de la iglesia. Cristo es, para la iglesia, lo que la cabeza es para el cuerpo. Con Cristo, que todo lo llena, la iglesia queda completa.
Somos guiados por su Espíritu. Romanos 8:14 TLA Todos los que viven en obediencia al Espíritu de Dios, son hijos de Dios.
Si estás en Cristo Jesús, todo te irá para bien.
En la Biblia hay más de 10 versículos que dicen que los justos nos equivocamos, te vas a equivocar en esta vida, ciertamente errarás, fallarás, cometerás errores, pero Dios también está en control de tus errores.
Proverbios 24:16 porque el justo cae siete veces; y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia.
Santiago 3:2 Porque todos tropezamos de muchas maneras. Si alguno no tropieza en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.
Aquí hay sabiduría que debes entender, Dios está por encima de tus errores, y aun así va a ayudarte, a pesar de tus debilidades, él está sosteniéndote hasta el fin, como poderoso gigante, hará que tus enemigos no prosperen contra ti, por amor de su nombre, el mundo, la carne y Satanás, no prevalecerán, te dará su ayuda siempre, porque te ha hecho y has confiado plenamente en él, no temas, tú te has puesto en sus manos, te has rendido a su Hijo amado, él te ha engendrado y eres su preciada posesión. Dios está guiando tus pasos.
Salmos 37:22-24…22Porque los que son bendecidos por el SEÑOR poseerán la tierra, pero los maldecidos por El serán exterminados. 23Por el SEÑOR son ordenados los pasos del hombre, y el SEÑOR se deleita en su camino. 24Cuando caiga, no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano.…
Proverbios 16:9 NTV Podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos.
El amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y él por todos murió, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. (2 Corintios 5:14-15)
Aquí tenemos de nuevo el gran motivo en la vida del apóstol: “El amor de Cristo nos constriñe”. De hecho, constreñir es una palabra que significa que nos obliga; hace que vayamos adelante, que nos motiva y luego nos guía una vez que lleguemos allí, poniendo los límites a lo que debiéramos y lo que no debiéramos hacer. Ese motivo, dice, viene del sentimiento de que Cristo nos ama. No hay nada más importante y poderoso como este factor motivador.
A veces me siento aterrorizado por lo que Dios pueda hacerme si no me comporto. Eso a veces me motiva. Es una motivación poco importante, pero está ahí. Pero lo que realmente me impresiona, cuando ninguna otra cosa puede conseguirlo, es la experiencia continua del amor de Cristo por mí, el que mi espíritu sea renovado, cosa que sucede al ser consciente de que Él me ama, que está a mi lado, que se deleita en mí. El saber esto me conmueve como ninguna otra cosa. Esto es lo que está experimentando Pablo aquí, el ser consciente de que Dios le ama. No hay nada como eso, el sentimiento del propio valor y una buena imagen de nosotros mismos. Si tú padeces por causa de una mala imagen de ti mismo, empieza a pensar acerca de lo que Dios dice sobre ti, en cómo él te ama, en cómo te ama Cristo y se dio a sí mismo por ti, y eso lo cambiará todo.
“Él murió por todos, para que los que vivan ya no vivan para sí”, no teniendo ya sus necesidades como el centro de su vida, intentando que todo lo que edifiquen sea alrededor de ellos mismos, “sino para aquel que murió y resucitó por ellos”. ¿Es el amor de Cristo la motivación controladora en tu vida? ¿Estas experimentando el control de Su amor que te libera?
Nuestra fe, por todo lo que hemos recibido de Dios hasta ahora, debe ser, Dios está conmigo, como poderoso gigante, aunque ande en valle de sombra de muerte, aunque tenga que pasar por las aguas, o por el fuego, no me dejará, ni desamparará, su vara y su callado me infundirán aliento. Dios está conmigo, a donde quiera que yo vaya.
Oremos.
Señor, gracias por conducirme en esta vida, tú estás conmigo, y estarás hasta el fin, revélame más y más de tu gran amor por mí. Permite que Tu amor supla todas mis necesidades y hazme libre para vivir no para mí mismo, sino para Ti. Gracias, en el nombre de Jesús.