Cualidades de nosotros: ¡Corderos y Ovejas!

 

Juan 21:15-17Nueva Traducción Viviente (NTV)
15 Después del desayuno, Jesús le preguntó a Simón Pedro:
—Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?[a]
—Sí, Señor —contestó Pedro—, tú sabes que te quiero.
—Entonces, alimenta a mis corderos —le dijo Jesús.
16 Jesús repitió la pregunta:
—Simón, hijo de Juan, ¿me amas?
—Sí, Señor —dijo Pedro—, tú sabes que te quiero.
—Entonces, cuida de mis ovejas —dijo Jesús.
17 Le preguntó por tercera vez:
—Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?
A Pedro le dolió que Jesús le dijera la tercera vez: «¿Me quieres?». Le contestó:
—Señor, tú sabes todo. Tú sabes que yo te quiero.
Jesús dijo:
—Entonces, alimenta a mis ovejas.
21:15 O ¿me amas más que ellos? o ¿me amas más que a estas [cosas]?
Las cualidades son las características que distinguen y definen a las personas, los seres vivos en general y las cosas. El término proviene del latín qualitas y permite hacer referencia a la manera de ser de alguien o algo. Una cualidad puede ser una característica natural e innata o algo adquirido con el paso del tiempo. Cuando el concepto está vinculado a los seres humanos, las cualidades suelen ser positivas.
¿Por qué Dios nos compara con corderos, carnero joven y ovejas?
La oveja es un animal mamífero que se caracteriza por tener el cuerpo cubierto de lana, la cual puede extraerse y usarse para fabricar prendas de ropa y cobijas, entre otras cosas. Este animal es herbívoro, es decir que se alimenta de hierbas y otros productos que no tengan que ver con la carne. Su principal fuente de alimento son los arbustos, las semillas, el pasto y las leguminosas, tales como la alfalfa. Las ovejas se reproducen de manera lenta, ya que las hembras dan a luz de a dos crías por vez como máximo: por lo general, las camadas son de una sola cría. El macho de este animal se llama carnero, y las crías, corderos. Su período de gestación, es decir, el tiempo que el cordero permanece en el vientre de la oveja madre durante el embarazo es de cinco meses. Longevidad de las ovejas es: hasta 18 años
(heb. generalmente kebes, “carnero joven”, y seh, “corderito”; gr. arníon, aren y amnós, “cordero”). Es importante notar que los corderos son las crías de las ovejas, especialmente las que no pasan de un año, mientras que el carnero joven es ya de un año. Dios había instituido inmolar a los corderos, para los sacrificios del templo, se hacían varios sacrificios porque había varias ordenanzas de hacer sacrificios en varias celebraciones, Dios lo había ordenado de esa manera. En algunos casos se sacrificaban corderos, y en otros el carnero joven, es decir de un año, y debía ser sin defecto para representar adecuadamente el carácter perfecto de Jesucristo que habría que venir. 1 Pedro 1:19 TLA, al contrario, pagó con la sangre preciosa de Cristo. Cuando Cristo murió en la cruz, fue ofrecido como sacrificio, como un cordero sin ningún defecto.
Por causa de su inocencia, paciencia e inofensividad, un cordero pareció ser el mejor animal para representar a quien prometió llevar los pecados del mundo, el Cordero de Dios, y para llamarnos a sus hijos pequeños, cuando ya hemos nacido de nuevo por el Espíritu Santo, en el evento de la salvación. Llama mi atención como Cristo Jesús le dice a Pedro la primera de las 3 veces que cuando se refiere a apacentar, comienza diciendo a sus corderos, es decir que alimente a sus corderos. La segunda es que cuide a sus ovejas, y la tercera le dice que alimente a sus ovejas. Es decir que comience a alimentar a sus hijos, aquellos por los que murió, cosa que no es fácil, comienza por los más pequeños, los que recién acaban de nacer, éstos son sus corderos, y como ya vimos luego en dos ocasiones siguientes, que cuide a sus ovejas y aliente a sus ovejas.
Para que comprendamos mejor lo que trato de expresar, debo recordar que el cordero es la cría de la oveja que tiene menos de un año de vida, y por ser frágil, susceptible, débil, necesita muchos cuidados, es por esto que Dios nos compara con corderos. ¿Eres tú un tierno en la fe? Entonces eres un cordero. Si no has tenido crecimiento espiritual, entonces eres un cordero que necesita alimentarse de leche espiritual de la palabra que es el conocimiento de Dios.
Podemos decir que un cordero es una persona dócil y humilde que necesita ser alimentada, como un bebé que necesita cuidados maternos, mucha leche, y mucho amor. Un bebé es una persona que no puede valerse por sí misma, de manera que es inútil en muchas cosas, y no puede alimentarse ni ayudarse solo. Tampoco un bebe puede ayudar a los demás, por esto la Biblia manda a no poner a servir a un neófito.
1 Timoteo 3:6 Que no sea un recién convertido para que no se le suba el cargo a la cabeza y se haga acreedor de la misma condenación que el diablo.
1 Pedro 2:2 desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación,
Las ovejas son las adultas, pero siempre son sumisas y humildes, y necesitan que un pastor las cuide de ellas mismas y de los peligros como, que se las coma el lobo, morir de una enfermedad de los pulmones sino se les seca la lana después de una lluvia, el peligro de desbarrancarse de un acantilado y muchos más. Si tienen picor en la nariz, por algún insecto o gusanito que se les haya introducido en las fosas nasales, entonces se golpean duro contra algún árbol y el pastor, no se lo quita, ellas se podrían hacer mucho daño. La comida debe ser seleccionada, porque si lleva espinos se lastiman la boca, sus órganos digestivos y pueden morir. Tienen un pobre su sentido común, si una se va hacia un lugar donde hay peligros o mala comida, alambres de púas etc, las demás dejan el buen pasto, y se van a donde está la otra oveja. Si cuando van a tomar agua a algún río o riachuelo, si se caen se ahogan, no se pueden levantar solas tan fácilmente, el pastor las tiene que cuidar mucho. Solo ven 3 metros por delante de ellas, por esto usan su oído para reconocer la voz de su pastor, quién con su voz las guía por él camino y reconocen cuan él las llama por su nombre. Lo que trato de decir con el debido respeto y perdón es que las ovejas son torpes, necesitan que las alimenten y que las cuiden. Al compararnos con las ovejas, Cristo Jesús está diciendo que una oveja es una persona de carácter muy sumisa y pasiva en general, y hacia él, que reconocemos su voz, su palabra, pero que necesitamos de sus cuidos. Jesús nos dijo en Juan 15:5: …porque separados de mí nada podéis hacer. Juan 10:11 NTV »Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida en sacrificio por las ovejas. TLA 12El que recibe un salario por cuidar a las ovejas, huye cuando ve que se acerca el lobo. Deja a las ovejas solas, porque él no es el pastor y las ovejas no son suyas. Por eso, cuando el lobo llega y ataca a las ovejas, ellas huyen por todos lados. NTV 13El cuidador contratado sale corriendo porque trabaja solamente por el dinero y, en realidad, no le importan las ovejas. 14»Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí, 15como también mi Padre me conoce a mí, y yo conozco al Padre. Así que sacrifico mi vida por las ovejas.
Jesús ya dio su vida por sus corderos, y ovejas, de manera que ahora nosotros somos los encargados de cuidar su rebano. Apacienta mis corderos, en otras palabras, significa, alimentar, instruir, enseñar, dar pasto espiritual. Mantener un sentimiento vivo, ejemplo: aún apacienta la esperanza de que regrese.
De nuevo lo diré apacentar a los corderos y ovejas de Jesús, es alimentar, proporcionar cultura y educación e instruir, adoctrinar. NOTA: Se conjuga como: pensar
Apacentar es un verbo que está en tiempo presente indicativo.
Indicativo es un adjetivo que indica algo, que sirve como indicio o que es orientativo para extraer una conclusión.
Participio Pasado: apacentado
Gerundio: apacentando
Presente Indicativo
yo apaciento
tú apacientas
Ud./él/ella apacienta
nosotros, -as apacentamos
vosotros, -as apacentáis
Uds./ellos/ellas apacientan
Indicativo
Presente (yo) pienso (tú) piensas (él/ella/Ud.) piensa (nosotros) pensamos (vosotros) pensáis (ellos/ellas/Uds.) piensan
Pretérito imperfecto (yo) pensaba (tú) pensabas (él/ella/Ud.) pensaba (nosotros) pensábamos (vosotros) pensabais (ellos/ellas/Uds.) pensaban
Futuro (yo) pensaré (tú) pensarás (él/ella/Ud.) pensará (nosotros) pensaremos (vosotros) pensaréis (ellos/ellas/Uds.) pensarán
Condicional (yo) pensaría (tú) pensarías (él/ella/Ud.) pensaría (nosotros) pensaríamos (vosotros) pensaríais (ellos/ellas/Uds.) pensarían
Pretérito perfecto simple (yo) pensé (tú) pensaste (él/ella/Ud.) pensó (nosotros) pensamos (vosotros) pensasteis (ellos/ellas/Uds.) pensaron
Efesios 4:11-16Reina-Valera 1960 (RVR1960)
11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.
Cuando te damos que pensar en cada una de nuestras celebraciones, estamos alimentándote, porque nuestro alimento es espiritual, cuando te ministramos el alma, damos consejo, cuidamos de que el mundo la carne y satanás, no te cautiven, te estamos cuidando, tal como Jesús mandó a que alimentáramos y cuidaros a sus corderos y ovejas. Jesús dijo que nuestro alimento es espiritual.
Juan 6:62-64, …62¿Pues qué si vierais al Hijo del Hombre ascender adonde antes estaba? 63El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. 64Pero hay algunos de vosotros que no creéis. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién era el que le iba a traicionar.…
JUAN 21:15-17. ANALICEMOS APACIENTA MIS OVEJAS CON LAS PALABRAS ORIGINALES.
15Y cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas (griego: agapas) más que estos? Dícele; Sí Señor: tú sabes que te amo (griego: philo). Dícele: Apacienta (griego: boske) mis corderos (griego: arnia).
16Vuélvele á decir la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? (griego: agapas). Respóndele: Sí, Señor: tú sabes que te amo (griego: philo). Dícele: Apacienta (griego: poimaine) mis ovejas (griego: probata).
17Dícele la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? (griego: phileis). Entristecióse Pedro de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas?(griego: phileis) y dícele: Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo (griego: philo). Dícele Jesús: Apacienta (griego: boske) mis ovejas (griego: probata).
“Simón, hijo de Jonás” (v. 15a). Antes, Jesús le dio a Simón un nuevo nombre – Cephas o Pedro (1:42) – pero ahora Jesús le llama por su antiguo nombre – su nombre de los días antes de hacerse discípulo de Jesús.
“¿me amas (agapas) más que estos?” (v. 15b). ¿Amar más que qué? ¿Más que Pedro ama a los demás discípulos? ¿Más que Pedro ama la barca y la pesca? Lo más probable es que Jesús le esté preguntando si Pedro le ama más que los otros discípulos. Jesús repite la pregunta tres veces. Pedro negó a Jesús tres veces la noche de su arresto (18:17, 25, 27) y, ahora, Jesús le ofrece tres oportunidades para redimirse.
“Sí Señor: tú sabes que te amo (philo)” (v. 15c). Anote el cambio entre las dos palabras griegas para amar en versículos 15-17. Jesús utiliza agapas (de agapao) en versículos 15-16, y Pedro responde con philo o phileis (de phileo) en esos versículos. Entonces, en versículo 17 Jesús utiliza phileis/phileo y Pedro responde con la misma palabra.
La explicación tradicional es que agapao es un amor más fuerte, que implica más sacrificio – el tipo de amor que se enfoca en el bienestar del ser querido. Phileo es un amor significante pero menos exigenteun amor entre hermanos o amigos. Jesús le pregunta dos veces a Pedro si le ama con agapao, el amor profundo, y Pedro responde afirmando el amor menos profundo, phileo. La tercera vez, Jesús pasa a phileo, utilizando la palabra de Pedro – preguntando si Pedro le ama con el amor menos profundo de phileo, y a Pedro le duele oír que Jesús rebaje su pregunta según las previas respuestas de Pedro.
Antes, Pedro era rápido en hacer declaraciones fuertes, diciendo, “¿por qué no te puedo seguir ahora? mi alma pondré por ti” (13:37), causando que Jesús le avisara a Pedro que le negaría tres veces. Pedro lo hizo (18:15-18, 25-27). Ahora, un Pedro castigado resiste tener que declarar un amor más allá de phileo – le duele no poder ofrecer el amor de agapao – y le duele que Jesús le demuestre su debilidad tres veces.
Muchos eruditos disminuyen la importancia de esta explicación, diciendo que agapao y phileo son intercambiables en este Evangelio – y que, por la tardía fecha en que fue escrito este Evangelio, el significado de agapao y phileo se han igualado (Carson, 676-677; Borchert, 335; Kostenberger, 596; Lincoln, 517; Williamson, 297). También, vale la pena anotar que Jesús no le hubiera hablado a Pedro en griego, sino en arameo, una lengua semítica relacionada al hebreo – y en arameo solo existe una palabra para amar. Sin embargo, el juego entre agapao y phileo está tan bien hecho en versículos 15-17 que parece probable que el autor quiera mostrar el contraste – que quiera mostrar el fallo de Pedro y su confianza disminuida.
En cualquier caso, “la única cosa de que Jesús cuestionó a Pedro antes de comisionarle para atender al rebaño fue amor. El amor es la calificación más básica para servicio cristiano. Otras cualidades pueden ser deseables, pero el amor es indispensable (cf. 1 Corintios 13:1-3)” (Morris, 772).
“Apacienta mis corderos… Apacienta mis ovejas… Apacienta mis ovejas” (vv. 14-17). En los sinópticos, Jesús da a Pedro un papel evangelista – promete hacerle “pescador de hombres” (Mateo 4:19; Marcos 1:17). Ahora, da a Pedro un papel de pastor – que cuide sus corderos y ovejas.
“Apacienta (boske) mis corderos (arnia)… Apacienta (poimaine) mis ovejas (probata)… Apacienta (boske) mis ovejas” (probata) (vv. 14-17).
Jesús describe el ministerio de Pedro “en verbos, no sustantivos: Apacienta (alimenta, cuida). No ser pastor, sino tomar el lugar de pastor. Las ovejas son las ovejas de Cristo, no de Pedro” (C.K. Barrett, Ensayos de Juan: citado en Carson, 678).
En cuanto al cambio entre “alimentar” y “cuidar” (que aquí aparecen como apacentar), pastores “alimentan” las ovejas, pero “cuidar” implica una responsabilidad más amplia – una preocupación por cada aspecto de la salud y la seguridad de la oveja.
En cuanto al cambio entre “corderos” y “ovejas,” un cordero es una oveja pequeña, aún depende de su madre para su cuidado y alimento. Todas las ovejas son vulnerables, particularmente los corderos.
En un contexto judío, la palabra “cordero” tiene calidad de sacrificio – como en “el Cordero de Dios.” Al ser escrito este Evangelio, la persecución de cristianos era una cosa común, y el uso de la palabra “cordero” aquí puede ser para demostrar los sacrificios de mártires cristianos.
Los corderos y ovejas somos pobres de Espíritu. Mateo 5:3 RVR1960 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. NTV «Dios bendice a los que son pobres en espíritu y se dan cuenta de la necesidad que tienen de él, porque el reino del cielo les pertenece.
A los corderos y ovejas nos encantan varias cosas,
Nos gusta estar en la casa de nuestro Padre celestial, de esto habla la parábola del hijo perdido. Nos gusta estar en su presencia,
Nos encanta cerrar la puerta y orar a nuestro padre que está en los cielos, Mateo 6:6 TLA »Cuando alguno de ustedes ore, hágalo a solas. Vaya a su cuarto, cierre la puerta y hable allí en secreto con Dios, su Padre, pues él da lo que se le pide en secreto. Amamos llorarle porque somos suyos, en él encontramos consuelo, paz, Amamos adorarlos, lavarle los pies, y enjugarlos con nuestra adoración. En el lugar secreto encontramos seguridad eterna. Amamos entenderlo, comprender su palabra, porque es nuestro alimento, cuando lo rumiamos, es decir pensamos,
Amamos entender bien que Dios es nuestra herencia en la tierra, Salmos 16:2,3 Yo dije al SEÑOR: Tú eres mi Señor; ningún bien tengo fuera de ti.…
TLA 2Yo te he dicho: «Tú eres mi Dios; todo lo bueno que tengo, lo he recibido de ti. Sin ti, no tengo nada». 3La gente de mi pueblo, que sólo a ti te adora, me hace sentir feliz.
Nos encanta estar de regreso a la casa de nuestro padre Dios, él es nuestra alegría, así como el hijo pródigo. Lucas 15:11-32Nueva Traducción Viviente (NTV)
Vamos a orar:
Padre en el nombre de Jesús, te hablo como tu oveja: aliméntame, no me sueltes, recógeme, cuídame, sáname, bendíceme, ámame, ayúdame, presérvame con tu gran poder. Gracias en el nombre de Jesús. Amén y amén.