¡Lo que Dios quiere es bueno, agradable y perfecto!

Romanos 12:2 TLA Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.

NTV No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

Sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno, eviten toda clase de mal. 1 Tesalonicenses 5:21-22

¿Qué es lo que Dios quiere para mi vida?
Lo que Dios quiere para mi vida es algo que yo debo descubrir, lo que Dios quiere para mi vida es algo que yo debo comprobar, es algo que debo verificar, saber, conocer, distinguir, para hacer. Lo que Dios quiere para mi vida no es lo que yo quiero, lo que Dios quiere para mí, es algo que yo debo experimentar, para saborear, degustar, para tomar una decisión, y seguir ese futuro lugar.
Lo que dios quiere para mi vida, es un lugar y posición en el futuro cercano, inmediato, y distante que él me va a decir por medio de su Espíritu Santo, por medio de su Santa Palabra, y por consejo de obediencia.

Juan 16:13Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir.

Salmos 32:8Nueva Traducción Viviente (NTV)

8 El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida;

te aconsejaré y velaré por ti.

Cuando leemos textos como estos, debemos superponerlos en primera persona, debemos desglosarlos, desarmarlos como un rompecabezas, para analizar cada una de sus piezas o frases, y así entender qué está diciendo cada una, volverlas a armar y entender todo el consejo de Dios. Por ejemplo:
El texto habla de cambiar nuestra manera de pensar. ¿Qué significa esto? Sencillamente que nuestra mente por naturaleza no está cambiada, transformada, puesta al 100% con la de Dios. Esta es la razón, y el por qué el Espíritu Santo está diciendo, no te conformes como eres, necesitas trascender con mí sabiduría y conocimiento, tú estás estancado, porque no sabes cuál es la nueva vida que yo te quiero y voy a dar, por lo tanto, hoy te digo, y dalo por sentado, tu manera de pensar no es como la mía, déjame cambiártela y cámbiala, a la manera de como yo quiero, y verás, comprobarás que es mejor lo que yo tengo para ti, que lo que tu dispones para ti.
Ustedes tienen un modelo, y es el mundo, no vivan bajo ese modelo, que destruye sus vidas, vivan según el modelo que yo quiero que hagan, el mundo tiene un criterio y es el que se te ha pegado como un paradigma, pues si lo cambias a como yo quiero y digo, cambiará tu manera de vivir.
Ya no vivan como vive todo el mundo, muy por el contario cambien su manera de ser y de pensar, solo así podrán saber qué es lo que Dios quiere. Esto es muy profundo, porque lo vamos a comprobar quizá poco a poco, y lentamente, que lo que Dios quiere para nosotros, es bueno, agradable y es perfecto.
Todo lo que Dios quiere para mi vida, es bueno, agradable y perfecto. Efesios 5:17 Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor.
¿Qué es bueno, agradable y perfecto?
Bueno: pues que obra bien, del latín bonus, hace referencia a aquello que tiene bondad, por lo tanto, es útil para mí, es algo que me va a agradar, es algo muy gustoso, o extremadamente gustoso, es algo que es muy divertido, y también muy apetecible.
Bueno: En el caso de una persona, alguien bueno es aquel que muestra una tendencia natural a hacer el bien.
Bueno también es aquello que supera a lo común. La filosofía resalta que el concepto de que lo que es bueno, es lo que está bien. Nociones como bueno y bondad pueden definirse por oposición a otras como malo y maldad. De esta manera, puede decirse que bueno es aquello que no es malo y viceversa:
La voluntad de Dios es buena, no mala, proviene de su bondad, es útil para mi vida, me agrada, es gustosa, y extremadamente gustosa, es divertida y también apetecible. Cuando comprobamos en la vida, que lo bueno que Dios quiere para nosotros, es opuesto a lo malo, a lo que produce, desagrado, que no es bueno, que no será útil, que no es divertido, ni deseable, ni apetecible, entonces tenemos el panorama bien claro. Si tenemos vivencias que nos producen lo contrario a bueno, eso no es lo que Dios quiere para nosotros. Si tenemos vivencias que nos producen angustia, esa situación y lugar, no es el que Dios quiere para nosotros.
La palabra de Dios es buena para mí, es útil para enseñarme lo que moralmente está mal. Si algo está bien para mí, la regla de fe y conducta que dicta y enseña lo que Dios quiere, es la palabra de Dios, que es lumbrera a mí camino.
2 Timoteo 3:16 NTV Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.
Pero aún faltan otras 2 dos palabras que hay que añadirle para comprobar la buena voluntad de Dios para nosotros.
La segunda palabra es agradable.
Salmos 135:3 ¿Aleluya!, porque el SEÑOR es bueno; cantad alabanzas a su nombre, porque es agradable.
Proverbios 10:32. Los labios del justo dan a conocer lo agradable, pero la boca de los impíos, lo perverso.
Agradable es aquello que genera agrado, satisfacción, gusto, gozo. Este adjetivo puede utilizarse para calificar objetos, situaciones o incluso personas. Agradable es suave en el trato, dulce, mientras que lo contrario a agradable es desagradable.
Las vivencias que podamos tener con personas, si no son agradables todo el tiempo, tenemos un buen punto de partida, para el futuro, decidir si estaremos junto a ellas o no. Las acciones que haces, si no son agradables, debemos dejarlas, comenzando con la oración, pidiéndolo a Dios que nos ayude. Si en el entorno en el que estamos nos producen situaciones desagradables, y no es algo que Dios nos haya dicho que debemos tolerar, debemos apartarnos por consejo de obediencia, y si podemos, de todo eso porque no es la voluntad de Dios para nosotros.
Una persona con sabiduría que ve el peligro, pues se aparta, y no sufre el daño, pero una persona simple, sencilla, inexperta, o insensata, lo sufre.
Hay tiempos en los cuales Dios nos pone a prueba, en alguna especie de cautiverio temporal, rodeados de personas, circunstancias, con condiciones y situaciones adversas, para que aprendamos y comprobemos, qué es lo, bueno, lo agradable que proviene de su amor, y para que sepamos qué es lo que él quiere para nosotros en el futuro, y así crear nosotros como segunda causa mejores circunstancias, siguiendo lo aprendido de Dios. De ahí vienen dichos comunes como: “no tropiezo dos veces con la misma piedra”. “Una vez suelo pasar por inadvertido, no dos veces”.
Cambiando nuestra manera de pensar sobre un asunto ambiguo, pues lo contextualizamos y ahora sabemos cómo dirigirnos en la manera que Dios quiere. La mayoría de muertes de jóvenes se dan porque no pueden prever estas cosas, no abandonan a sus amigos quienes fueron los que los mataron más adelante, no dejan el peligro, están sufriendo y no saben que ellos mismos sufrirán el daño. Esta es la razón por la que esposos murieron en complots de muerte, creados por la misma persona que le juraron amor. Basta con leer las circunstancias en las que se desenvuelven, y sus amistades, para ver que todo terminará mal. Una mujer promiscua y ramera según la biblia, es mensajera de muerte. Las malas compañías echan a perder las buenas costumbres.
La tercera palabra es perfecta.
La palabra perfecto del latín perfectus, describe a la cosa, organismo o individuo que reúne el más alto nivel posible de excelencia en relación a los demás elementos de su misma especie o naturaleza. Si algo es perfecto, no hay posibilidades de hacerlo mejor, ya que no existe nada superior a lo que ya se ha conseguido.
Lo que es perfecto se guarda en el corazón, Lucas 2:19 NTV, pero María guardaba todas estas cosas en el corazón y pensaba en ellas con frecuencia.
La Biblia hace referencia a varios personajes que guardaban y atesoraban en su corazón, lo que Dios les había dicho, ya sea por ángeles, visiones o por su palabra. Y es que cuando Dios habla, o nos hace ver algo, no hay nada mejor que eso, es lo más excelente que puede haber.
Lo perfecto de Dios posee un nivel tope de una cualidad o defecto en concreto, por ejemplo, Dios es perfecto en todos sus caminos. Salmos 18:30 NTV El camino de Dios es perfecto. Todas las promesas del Señor demuestran ser verdaderas. Él es escudo para todos los que buscan su protección.
Mateo 5:48 Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.
Ahora sabemos que las cosas buenas, agradables y perfectas de Dios, no son desagradables, ni traen cola, al estar es ese estado, lo que tendrás será persecución espiritual, pero la Biblia dice, que solo debemos resistir al Diablo y este huirá.
A comprobar todo lo que en tu vida es bueno, agradable y perfecto, para saber cómo haremos las nuevas resoluciones para nuestras vidas. Dios quiere lo mejor para sus hijos, y entonces también conoce nuestras necesidades, debemos construir al lado de su mano, como queremos vivir más adelante.
Vamos a orar.
Gracias padre por hacer ver y saber, como quieres que viva, como quieres que esté en paz, sin problemas, sin enemigos, sin personas que sean aflicción de espíritu para mí y los míos. Ayúdame a guardar estas cosas en el corazón, escribirlas y ponerlas en práctica. Así sin duda, viviré mejor y seré testimonio de vida, que Dios es real, que es bueno, y que premia a sus hijos obedientes. Gracias padre en el nombre de Jesús.