Monthly Archives: May 2017

¡Dejen que el Espíritu les de vida!

Gálatas 5:25 PDT Ya que el Espíritu nos da vida, debemos dejarlo que nos guíe.

Salmos 32:8 NTV 8 El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti.

Romanos 8:6 NTV, Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz.

Debemos reconocer que hay cosas en las que fallamos rotundamente para con Dios y nuestros semejantes, es por causa de la debilidad de nuestra carne. Quisiéramos servir a Dios en un estado celestial casi parecido al de los ángeles, pero nos cuesta cuando vienen tiempos de prueba para nuestra carne, y esta no presenta ninguna fortaleza en sí, sino pura debilidad. En esos tiempos es cuando fallamos, pero también Dios lo ha hecho de esa manera para que dependamos de él, de su fortaleza y nos olvidemos de quienes somos, para ponerlo en su lugar por medio de la fe. Él es el Dios poderoso, el rey soberano, que nunca pierde una sola batalla. No se rinde, no se cansa, su poder es infinito.
Para que no pongamos la confianza en nosotros mismos sino en Dios quién da vida a los muertos. Esto fue lo que dijo el Apóstol Pablo cuando fue probado más allá de lo que podía pensar.
2 Corintios 1:8-9. Porque no queremos que ignoréis, hermanos, acerca de nuestra aflicción sufrida en Asia, porque fuimos abrumados sobremanera, más allá de nuestras fuerzas, de modo que hasta perdimos la esperanza de salir con vida. 9De hecho, dentro de nosotros mismos ya teníamos la sentencia de muerte, a fin de que no confiáramos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos, …
Cuando tenemos una lucha tremenda que yo la describiría como: La voz de la carne, Vs la voz del Espíritu. En los hijos de Dios, siempre gana el Espíritu sobre la carne, por muy feroz que esta lucha pueda llegar a ser, ya que Jesucristo resucitó y ha vencido los poderes que gobiernan este mundo. Alegrémonos porque el Espíritu nos da vida.
Lo dice la Biblia en la lucha contra el pecado en Romanos 7Nueva Traducción Viviente (NTV)
14 Por lo tanto, el problema no es con la ley, porque la ley es buena y espiritual. El problema está en mí, porque soy demasiado humano, un esclavo del pecado. 15 Realmente no me entiendo a mí mismo, porque quiero hacer lo que es correcto, pero no lo hago. En cambio, hago lo que odio. 16 Pero si yo sé que lo que hago está mal, eso demuestra que estoy de acuerdo con que la ley es buena. 17 Entonces no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí.
18 Yo sé que, en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa no existe nada bueno. Quiero hacer lo que es correcto, pero no puedo. 19 Quiero hacer lo que es bueno, pero no lo hago. No quiero hacer lo que está mal, pero igual lo hago. 20 Ahora, si hago lo que no quiero hacer, realmente no soy yo el que hace lo que está mal, sino el pecado que vive en mí.
21 He descubierto el siguiente principio de vida: que cuando quiero hacer lo que es correcto, no puedo evitar hacer lo que está mal. 22 Amo la ley de Dios con todo mi corazón, 23 pero hay otro poder[d] dentro de mí que está en guerra con mi mente. Ese poder me esclaviza al pecado que todavía está dentro de mí. 24 ¡Soy un pobre desgraciado! ¿Quién me libertará de esta vida dominada por el pecado y la muerte? 25 ¡Gracias a Dios! La respuesta está en Jesucristo nuestro Señor. Así que ya ven: en mi mente de verdad quiero obedecer la ley de Dios, pero a causa de mi naturaleza pecaminosa, soy esclavo del pecado.
¿Quién nos librará de peligros aflicciones y del pecado?
Gracias a Dios por Jesucristo, quién nos libra de pecado, gracias a Dios porque nos ha dado su Espíritu Santo, quién estoy seguro mora en los corazones de los que creemos en Jesucristo, de los que lo alabamos y adoramos, los que nos bautizamos, los que hacemos la cena del Señor, los que tenemos compañerismo con él, los que le servimos, y todo debido a su gracia, a su amor inagotable, y a sus palabras que es decreto, poderosa e irresistible en nosotros.
Somos santos porque su Espíritu Santo mora, habita, vive en nosotros los que tenemos su fe, por tanto, el Espíritu tiene una función en nuestros corazones, y es no dejarnos morir cuando pecamos, porque el pecado es muerte, su función es darnos vida, y vida abundante, su función es presentarnos a Jesucristo y su gran poder por la fe, para que, al creer en él, corran sus ríos de limpieza y agua viva, desde nuestro interior. Así da la vida suya, vida y naturaleza de Dios en nosotros, se hacen efectivas en éstas vasijas de barro. La función del Espíritu, es enseñarnos toda la justicia de Dios, lo que Dios quiere que hagamos. También su función es llevarnos a toda verdad, es convencernos de pecado, de quién es Jesucristo, él es Dios que ya venció a los poderes que gobernaban a este mundo, y que Satanás ya está vencido.
Miremos lo importantísimo que es el trabajo del Espíritu Santo, que entre más débiles nos volvemos por decreto de Dios, su poder se perfecciona en nuestra debilidad.
Esto es algo difícil de entender, a veces yo me he encontrado discutiendo con Dios, del porqué de mis pruebas y el Espíritu me convence de que debo aceptar que él, con todo eso, me está haciendo más débil, para que su poder se perfeccione en mi debilidad, entonces cuando lo escucho, ya no me quiero oponer. En ese momento, le lloro pidiéndole perdón, por querer dar patadas contra el aguijón, y le digo que está bien, que lo haga, porque entiendo que me conviene.

Debo decirte en este momento, que Dios, tiene un propósito secreto, y es volverte más débil para que hagas Pancracio con él: Pancracio es una palabra griega que significa “todos los poderes” y “todas las habilidades”, antecesora a las artes marciales mixtas de hoy en día. Todos los poderes en una lucha cuerpo a cuerpo en al cual, si utilizas todos sus poderes y habilidades, siempre ganas. El Pancracio con Cristo, es permitirle que él luche cuerpo a cuerpo contra tu carne, contra el pecado, contra el mundo, contra satanás, por medio de la vida que da su Santo Espíritu, con todos sus poderes, y que tú también lo hagas junto a él, y como dije, en contra del mundo, la carne y satanás, para vencer en esta guerra sin cuartel.

1 Corintios 6:17 NTV, Pero la persona que se une al Señor es un solo espíritu con él.
TLA En cambio, quien se une al Señor Jesús se hace un solo cuerpo espiritual con él.
1 Corintios 2:16 NTV Pues, «¿Quién puede conocer los pensamientos del Señor? ¿Quién sabe lo suficiente para enseñarle a él?». Pero nosotros entendemos estas cosas porque tenemos la mente de Cristo.
TLA Como dice la Biblia: «¿Quién sabe lo que piensa el Señor? ¿Quién puede darle consejos?» Pero nosotros tenemos el Espíritu de Dios, y por eso pensamos como Cristo.
A estas alturas debes entender que, si estás en Cristo, posees las dos naturalezas, la naturaleza de Cristo, y la naturaleza pecadora de Adán.
Salmos 82:6-7 TLA » Ya les he dicho que ustedes son dioses, que son hijos del Dios Altísimo; NTV 7Pero morirán como simples mortales y caerán como cualquier otro gobernante”».
Juan 10:34-36Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: “YO DIJE: ¿SOIS DIOSES? 35Si a aquellos, a quienes vino la palabra de Dios, los llamó dioses (y la Escritura no se puede violar), 36 ¿a quién el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: “Blasfemas, porque dije: “Yo soy el Hijo de Dios?…
Tu compañerismo con él espíritu es indispensable, debes entender que tu mente y la suya, se han unido para siempre en una misma, ya son una sola, por lo tanto, el Espíritu en tu mente te pone imágenes, intensiones, deseos, pensamientos, sentimientos, realidades, verdades, palabra de Dios, versículos Bíblicos, el consejo de Dios, te muestra quién es Jesús en tu mente, para convencerte de algo que él quiere. A esto le llamamos ejercicios espirituales, de manera que debes entender que tú ayudas a sus ejercicios espirituales cuando te pones a meditar en esas imágenes verdaderas. Yo digo que soy un rumiante, porque me gusta volver a masticar en mi mente esas cosas, por ejemplo, cuando me doy cuenta de una realidad suya, o de una verdad, yo quiero que se me quede escrita en mi corazón y me entrego confiadamente a esa verdad, porque sé que Dios no miente, ni puede fallar, entonces vuelvo a pensar en ella, una y otra vez, hasta que llego a un punto que es innegable, todo esto fue el trabajo del Espíritu Santo en mi espíritu humano.
Colosenses 3:15-17. Y que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, a la cual en verdad fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. 16Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones. 17Y todo lo que hacéis, de palabra o, de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de El a Dios el Padre.
Qué grande es el poder de Dios, y como puede convencer cuál es su voluntad, que podemos ganar a ejércitos que nos superan, mil por uno o diez mil, más a ti no llegará. Hace poco vi un programa de History Chanell, que se llama: “Vivir para contarlo”, cada capítulo trata de cómo soldados del Ejército norteamericano sobrevivieron a fuertes combates en Irak, o Afganistán, cuando sus enemigos los multiplicaban 3, o 5, 10 a uno, sino más. En un capítulo, me impresionó como la madre de un soldado, contó que le dijo a su hijo un sueño que había tenido, en el cual, él moría en Afganistán, por un artefacto explosivo que alguien activaba al tocar con el pie, un alambre. Esto cuando terminaban de pasabar un puente pequeño. Y así fue, el joven soldado murió de esa manera en ese viaje, sus compañeros narraron todo el incidente, el soldado murió por la explosión, voló en partes y su cuerpo voló en miles de pedazos, nunca lo encontraron, excepto por partes del equipo que él andaba, así identificaron que había muerto y porque ya apareció, y no regresó con los heridos.
Yo me recordé de varios sueños que yo he tenido y de cómo se me han cumplido, también recordé que Dios está en control de todo, él está gobernando, él dice quien vive, y quien muere, cuando dónde y cómo, cuándo ha decretado el fin de cada quién. Pero también él dice que no le temas a quienes pueden matar el cuerpo, más bien que temamos a quien tiene el poder de mandar nuestras al más al infierno, es decir, a él, a Dios. Su palabra dice que nuestros cabellos están contados, que, por más afán, no podremos hacer que crezcamos más, y que nuestros días de vida en la tierra ya han sido dados por él, están contados, él es quién da y quién quita.
Entonces Dios ya sabe lo que va a pasar porque él es quién ha escrito todo lo acontecimientos de los hombres, y su fin, antes de la fundación de la tierra, incluso en qué los va a dejar que se equivoquen, quién son la cizaña, y el mal que los dejará hacer, pero él es el Santo, Santo, Santo, el mismo de ayer, hoy, y por los siglos. Me puse a meditar que Jesucristo es Dios, que está sentado en su trono, y gobierna la tierra, con su cetro de poder, y también tiene esta función, además de salvar a los suyos, entonces me volqué más hacia el rey soberano. Ahora estoy más consiente que él es quién determina el futuro de cada hombre, entonces le hablo con más confianza a mi rey soberano, mi compañero, quién manda, quién tiene todo el poder, y está reinando. La biblia dice que Dios le dio toda autoridad sobre el cielo y la tierra, y que en la trinidad él tiene la preeminencia. Tampoco dice que el Padre ni el Espíritu están subordinados al Hijo, sino que la trinidad actúa como un todo, y que este es el tiempo de exaltar a Jesús y su santo nombre, todo dado por Dios, el Padre. Recordemos que Dios es Dios, y él es el mismo ayer hoy, y por los siglos, el no cambia, ni se fatiga, entonces, al decir que el Padre ha dejado a cargo al Hijo resucitado, de toda la creación, aparte de ser un hecho, le da el puesto de Dios, al hombre divino resucitado. Ninguna persona de la trinidad es menos en nada, sino que el Dios “trino uno”, se glorifica más. Éste es el tiempo de Cristo, pero después le entregará todo al Padre.
Entonces ya estoy consciente de quién es Jesucristo y su gran poder, él controla el curso de la historia y sus acontecimientos porque es Dios, él tiene el poder para hacer y detener, el pude cambiar el curso de los acontecimientos para mi favor, si tan solo se lo pido con una gran fe.
Es increíble pensar que Dios prueba la fe de sus Hijos de diferentes formas, a algunos les dio y probó su fe, con grandes combates que nunca hubiesen imaginado que iban a librar, como por ejemplo el asedio de la isla de Malta por parte del Imperio Otomano en el año 1565. Los monjes de la orden de malta, eran 700, y Dios les probó su fe, cuando 40,000 Turcos Otomanos invadieron la isla, la sitiaron le lanzaron 170,000 balas de cañones, y fueron repelidos al mando de Jean Parisot de la Valette, de 71 años, y finalmente fueron vencidos por los monjes cristianos, que con su fe, y nuevas tecnologías con pólvora mezclada con otros componentes, hicieron granadas de cerámica, lanza llamas, ruedas encendidas que lanzaban hacia los soldados enemigos, rifles que recargaban en 30, segundos, espadas ligeras, jabalinas y una gran valentía, al verse vencidos los turcos se retiraron. La Valette dijo, con qué gran gloria me corona Dios a mis 71 años, me ha dado esta gran victoria, y ahora el islam, no podrá entrar a Europa, ni podrán controlar las rutas marítimas.
Debes entender que tu carne puede estár haciendo su actividad, en algún aspecto, propia de su naturaleza pecadora, esto así es, y no creo que ese sea el problema, lo que pienso que es un grabe problema, es si el Espíritu Santo no está eliminando esos pecados, al convencerte, y llevarte a Jesús que quita el pecado del mundo. Ese si es el problema.
16Por eso les doy este consejo: dejen que el Espíritu guíe su vida y no complazcan los deseos perversos de su naturaleza carnal. 17Nuestra naturaleza carnal desea lo que está en contra del Espíritu y el Espíritu desea lo que está en contra de la naturaleza carnal. Los dos se oponen. Por eso resulta que ustedes no están haciendo lo que realmente quieren, 18pero si se dejan guiar por el Espíritu, quedan libres de la ley. Examinate si estás en la fe de Jesucristo, si no lo estás, no vas a entrar al reino de los cielos, el pecado finalmente te producirá la muerte espiritual y física, e irás a condenación eterna.
Gálatas 5:16-26
19Está muy claro que las cosas que hace nuestra naturaleza carnal son: inmoralidad sexual, impureza, descontrol, 20idolatría, participar en brujerías, odio, discordia, celos, iras, rivalidades, peleas, divisiones, 21envidias, borracheras, parrandas y otras cosas parecidas. Ya les advertí contra eso y ahora les vuelvo a decir lo mismo, que todos los que hacen eso no tendrán parte en el reino de Dios.
22En cambio, el Espíritu produce amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23humildad y dominio propio. No existe ninguna ley en contra de esas cosas. 24Todos los que pertenecen a Cristo han crucificado su naturaleza carnal con sus pasiones y sentimientos egoístas. 25Ya que el Espíritu nos da vida, debemos dejarlo que nos guíe. 26No seamos orgullosos, ni envidiosos ni causemos peleas entre nosotros mismos.
Gálatas 516 NTV. Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa. 17 La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa. Estas dos fuerzas luchan constantemente entre sí, entonces ustedes no son libres para llevar a cabo sus buenas intenciones, 18 pero cuando el Espíritu los guía, ya no están obligados a cumplir la ley de Moisés.
Si la carne hace su actividad que es: versículo 19 NTV inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, 20 idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, 21 envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos.
Si la carne hace esta actividad y el Espíritu no la detiene, o la elimina dándote vida, estas en problemas serios y grabes. Si el Espíritu mata la mayoría de esas obras de la carne, y solo estás produciendo algunas pocas, pero el Espíritu te está dando vida, te limpia, borra los pecados llevándote al arrepentimiento, a pedir perdón y amar a Jesucristo sobre todas las cosas, entonces significa que el Espíritu Santo vive en ti, y vas a ir al cielo, no vas a ir a condenación, significa que pronto pasarás esa prueba y vencerás, luego pasarás una gran parte de tiempo, solo dando el fruto del Espíritu.
Para vencer cualquier mal, lo único que necesitamos es el Espíritu de del Dios vivo.

Zacarías 4:6 NTV Entonces me dijo: —El Señor dice a Zorobabel: “No es por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu, dice el Señor de los Ejércitos Celestiales.

TLA así que el ángel me explicó: —Dios le está mandando un mensaje a Zorobabel, y es el siguiente: “Zorobabel, no hace falta que seas poderoso, ni necesitas un gran ejército; lo único que necesitas es mi Espíritu. Yo soy el Dios todopoderoso, y te aseguro que así es.

Busca al espíritu, deja que te de vida, déjate que te guíe el Espíritu Santo, y vencerás, todo esto se logra por creer en Jesucristo.
Vamos a orar en primera persona.
Dios fiel y poderoso, me has dado promesas maravillosas, tú no te fatigas ni te cansas, y das fuerzas al débil, tú me amas, y me restauras con tu Espíritu poderoso, te doy las gracias, te pido que tu Espíritu haga su obra en mí, para que podamos eliminar el asedio de todo enemigo, tú lo prometiste y yo te creo. Te pido que entres en mi corazón y que me hagas la vida, te pido que siempre estés en mi corazón haciendo la vida, porque tú nunca pierdes a ninguno de los tuyos. Te adoro Jesucristo, vivo para ti, por tu Espíritu. Gracias Padre en el nombre de Jesús.

¡Lo que Dios quiere es bueno, agradable y perfecto!

Romanos 12:2 TLA Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto.

NTV No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

Sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno, eviten toda clase de mal. 1 Tesalonicenses 5:21-22

¿Qué es lo que Dios quiere para mi vida?
Lo que Dios quiere para mi vida es algo que yo debo descubrir, lo que Dios quiere para mi vida es algo que yo debo comprobar, es algo que debo verificar, saber, conocer, distinguir, para hacer. Lo que Dios quiere para mi vida no es lo que yo quiero, lo que Dios quiere para mí, es algo que yo debo experimentar, para saborear, degustar, para tomar una decisión, y seguir ese futuro lugar.
Lo que dios quiere para mi vida, es un lugar y posición en el futuro cercano, inmediato, y distante que él me va a decir por medio de su Espíritu Santo, por medio de su Santa Palabra, y por consejo de obediencia.

Juan 16:13Pero cuando El, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir.

Salmos 32:8Nueva Traducción Viviente (NTV)

8 El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida;

te aconsejaré y velaré por ti.

Cuando leemos textos como estos, debemos superponerlos en primera persona, debemos desglosarlos, desarmarlos como un rompecabezas, para analizar cada una de sus piezas o frases, y así entender qué está diciendo cada una, volverlas a armar y entender todo el consejo de Dios. Por ejemplo:
El texto habla de cambiar nuestra manera de pensar. ¿Qué significa esto? Sencillamente que nuestra mente por naturaleza no está cambiada, transformada, puesta al 100% con la de Dios. Esta es la razón, y el por qué el Espíritu Santo está diciendo, no te conformes como eres, necesitas trascender con mí sabiduría y conocimiento, tú estás estancado, porque no sabes cuál es la nueva vida que yo te quiero y voy a dar, por lo tanto, hoy te digo, y dalo por sentado, tu manera de pensar no es como la mía, déjame cambiártela y cámbiala, a la manera de como yo quiero, y verás, comprobarás que es mejor lo que yo tengo para ti, que lo que tu dispones para ti.
Ustedes tienen un modelo, y es el mundo, no vivan bajo ese modelo, que destruye sus vidas, vivan según el modelo que yo quiero que hagan, el mundo tiene un criterio y es el que se te ha pegado como un paradigma, pues si lo cambias a como yo quiero y digo, cambiará tu manera de vivir.
Ya no vivan como vive todo el mundo, muy por el contario cambien su manera de ser y de pensar, solo así podrán saber qué es lo que Dios quiere. Esto es muy profundo, porque lo vamos a comprobar quizá poco a poco, y lentamente, que lo que Dios quiere para nosotros, es bueno, agradable y es perfecto.
Todo lo que Dios quiere para mi vida, es bueno, agradable y perfecto. Efesios 5:17 Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor.
¿Qué es bueno, agradable y perfecto?
Bueno: pues que obra bien, del latín bonus, hace referencia a aquello que tiene bondad, por lo tanto, es útil para mí, es algo que me va a agradar, es algo muy gustoso, o extremadamente gustoso, es algo que es muy divertido, y también muy apetecible.
Bueno: En el caso de una persona, alguien bueno es aquel que muestra una tendencia natural a hacer el bien.
Bueno también es aquello que supera a lo común. La filosofía resalta que el concepto de que lo que es bueno, es lo que está bien. Nociones como bueno y bondad pueden definirse por oposición a otras como malo y maldad. De esta manera, puede decirse que bueno es aquello que no es malo y viceversa:
La voluntad de Dios es buena, no mala, proviene de su bondad, es útil para mi vida, me agrada, es gustosa, y extremadamente gustosa, es divertida y también apetecible. Cuando comprobamos en la vida, que lo bueno que Dios quiere para nosotros, es opuesto a lo malo, a lo que produce, desagrado, que no es bueno, que no será útil, que no es divertido, ni deseable, ni apetecible, entonces tenemos el panorama bien claro. Si tenemos vivencias que nos producen lo contrario a bueno, eso no es lo que Dios quiere para nosotros. Si tenemos vivencias que nos producen angustia, esa situación y lugar, no es el que Dios quiere para nosotros.
La palabra de Dios es buena para mí, es útil para enseñarme lo que moralmente está mal. Si algo está bien para mí, la regla de fe y conducta que dicta y enseña lo que Dios quiere, es la palabra de Dios, que es lumbrera a mí camino.
2 Timoteo 3:16 NTV Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.
Pero aún faltan otras 2 dos palabras que hay que añadirle para comprobar la buena voluntad de Dios para nosotros.
La segunda palabra es agradable.
Salmos 135:3 ¿Aleluya!, porque el SEÑOR es bueno; cantad alabanzas a su nombre, porque es agradable.
Proverbios 10:32. Los labios del justo dan a conocer lo agradable, pero la boca de los impíos, lo perverso.
Agradable es aquello que genera agrado, satisfacción, gusto, gozo. Este adjetivo puede utilizarse para calificar objetos, situaciones o incluso personas. Agradable es suave en el trato, dulce, mientras que lo contrario a agradable es desagradable.
Las vivencias que podamos tener con personas, si no son agradables todo el tiempo, tenemos un buen punto de partida, para el futuro, decidir si estaremos junto a ellas o no. Las acciones que haces, si no son agradables, debemos dejarlas, comenzando con la oración, pidiéndolo a Dios que nos ayude. Si en el entorno en el que estamos nos producen situaciones desagradables, y no es algo que Dios nos haya dicho que debemos tolerar, debemos apartarnos por consejo de obediencia, y si podemos, de todo eso porque no es la voluntad de Dios para nosotros.
Una persona con sabiduría que ve el peligro, pues se aparta, y no sufre el daño, pero una persona simple, sencilla, inexperta, o insensata, lo sufre.
Hay tiempos en los cuales Dios nos pone a prueba, en alguna especie de cautiverio temporal, rodeados de personas, circunstancias, con condiciones y situaciones adversas, para que aprendamos y comprobemos, qué es lo, bueno, lo agradable que proviene de su amor, y para que sepamos qué es lo que él quiere para nosotros en el futuro, y así crear nosotros como segunda causa mejores circunstancias, siguiendo lo aprendido de Dios. De ahí vienen dichos comunes como: “no tropiezo dos veces con la misma piedra”. “Una vez suelo pasar por inadvertido, no dos veces”.
Cambiando nuestra manera de pensar sobre un asunto ambiguo, pues lo contextualizamos y ahora sabemos cómo dirigirnos en la manera que Dios quiere. La mayoría de muertes de jóvenes se dan porque no pueden prever estas cosas, no abandonan a sus amigos quienes fueron los que los mataron más adelante, no dejan el peligro, están sufriendo y no saben que ellos mismos sufrirán el daño. Esta es la razón por la que esposos murieron en complots de muerte, creados por la misma persona que le juraron amor. Basta con leer las circunstancias en las que se desenvuelven, y sus amistades, para ver que todo terminará mal. Una mujer promiscua y ramera según la biblia, es mensajera de muerte. Las malas compañías echan a perder las buenas costumbres.
La tercera palabra es perfecta.
La palabra perfecto del latín perfectus, describe a la cosa, organismo o individuo que reúne el más alto nivel posible de excelencia en relación a los demás elementos de su misma especie o naturaleza. Si algo es perfecto, no hay posibilidades de hacerlo mejor, ya que no existe nada superior a lo que ya se ha conseguido.
Lo que es perfecto se guarda en el corazón, Lucas 2:19 NTV, pero María guardaba todas estas cosas en el corazón y pensaba en ellas con frecuencia.
La Biblia hace referencia a varios personajes que guardaban y atesoraban en su corazón, lo que Dios les había dicho, ya sea por ángeles, visiones o por su palabra. Y es que cuando Dios habla, o nos hace ver algo, no hay nada mejor que eso, es lo más excelente que puede haber.
Lo perfecto de Dios posee un nivel tope de una cualidad o defecto en concreto, por ejemplo, Dios es perfecto en todos sus caminos. Salmos 18:30 NTV El camino de Dios es perfecto. Todas las promesas del Señor demuestran ser verdaderas. Él es escudo para todos los que buscan su protección.
Mateo 5:48 Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.
Ahora sabemos que las cosas buenas, agradables y perfectas de Dios, no son desagradables, ni traen cola, al estar es ese estado, lo que tendrás será persecución espiritual, pero la Biblia dice, que solo debemos resistir al Diablo y este huirá.
A comprobar todo lo que en tu vida es bueno, agradable y perfecto, para saber cómo haremos las nuevas resoluciones para nuestras vidas. Dios quiere lo mejor para sus hijos, y entonces también conoce nuestras necesidades, debemos construir al lado de su mano, como queremos vivir más adelante.
Vamos a orar.
Gracias padre por hacer ver y saber, como quieres que viva, como quieres que esté en paz, sin problemas, sin enemigos, sin personas que sean aflicción de espíritu para mí y los míos. Ayúdame a guardar estas cosas en el corazón, escribirlas y ponerlas en práctica. Así sin duda, viviré mejor y seré testimonio de vida, que Dios es real, que es bueno, y que premia a sus hijos obedientes. Gracias padre en el nombre de Jesús.

¡Cree y espera las promesas de Dios!

y debido a su gloria y excelencia, nos ha dado grandes y preciosas promesas. Estas promesas hacen posible que ustedes participen de la naturaleza divina y escapen de la corrupción del mundo, causada por los deseos humanos. 2 Pedro 1:4 NTV

TLA, Además, nos ha dado todas las cosas importantes y valiosas que nos prometió. Por medio de ellas, ustedes podrán ser como Dios y no como la gente pecadora de este mundo, porque los malos deseos de esa gente destruyen a los demás.
Quizá muy pocos se preguntan: ¿y porque tenemos promesas de Dios? ¿Por qué hay promesas y como vinieron? ¿Quién dio esas promesas y como se establecieron sus condiciones? ¿Ya se cumplieron todas?
Y la respuesta es bien sencilla, las promesas provienen de Dio. Las hizo Dios para bendecirnos con su gracia desde antes de la caída del hombre en pecado como lo fue la caída de Adán, y aún después de la caída del hombre. Las promesas que Dios dio después de la caída, vinieron a razón de los pactos que Dios dio, con el hombre. Esta es la razón por la que vinieron de parte de Dios sus promesas, que son desde antes de la caída cuando Dios puso al hombre en el Jardín del Edén, y después de la caída. Aún no se han cumplido todas las promesas de Dios, hay muchas que, sí, ya se cumplieron para los tiempos antiguos, pero la mayoría de las promesas de Dios para nuestros tiempos, aun no se han cumplido.
Dios dio cada promesa, y también dio sus condiciones en sus pactos. Para entenderlo mejor, diré que hay tratos en nuestras familias, por ejemplo, cuando una madre, o un padre de familia, le dice a su hijo: “sí tú haces aquello, yo haré esto”, “yo haré esto, pero tú harás aquello”, o, “yo lo haré por ti, sin pedirte que tu hagas nada porque yo haré, y te daré todo para que lo hagas bien”. Cuando una empresa, o gobierno, se compromete a hacer algo, pero también demanda que la otra parte haga algo, es un pacto de una forma, pero cuando la empresa o gobierno, lo hace todo, porque suple las condiciones que harán trabajar a los demás para que estos progresen, esto es un trato, esto se llama pacto.
Dios ha dado cada promesa que está en la Biblia, cada vez que hizo un pacto con el hombre. Hay pactos bilaterales y hay pactos unilaterales. Los bilaterales son aquellos en donde dos partes se comprometen a hacer algo, y ponen las condiciones, pero con los unilaterales el más poderoso impone sus condiciones, y aunque se compromete a hacer todo lo de las dos partes, lo hace todo simplemente para beneficiar a la otra parte, pero también demanda alguna cosa, aunque sea mínima, y la escribe en el contrato. Un pacto es un acuerdo entre dos o más personas. Este concepto identifica varios acuerdos contractuales descritos en la Biblia.
Un pacto es fácil de describir más no fácil de definir, puesto que se aplica a diferentes tipos de pactos registrados en la Biblia. En ella vemos que hay varios pactos con promesas que Dios hizo con el hombre, pero la definición de cada pacto es diferente entre uno y otro. No hay de qué preocuparse de lo que nos toca hacer, porque en la Biblia está registrado todo muy claramente.
Los pactos que son bilaterales en la Biblia, son entre dos partes que mutuamente acuerdan, tal como el pacto entre Abraham y Abimelec (Génesis 21:27) y el pacto entre David y Jonatán (1 Samuel 20:8,18). Se podría dar otros ejemplos de pactos bilaterales, pero con estos dos ejemplos queda claro que la palabra “pacto” puede representar un convenio ente dos o más personas.
Pero los pactos de Dios con el hombre, descansan en las enseñanzas claras de Dios, expuestas en la Biblia, a las cuales también llamamos, el consejo de Dios, lo que Dios, ha prometido y establecido como decretos eternos que promete que cumplirá. Según estas enseñanzas de la Biblia existe una sola religión, revelada por Dios que el hombre haría, la Biblia expone ese trato de Dios con el hombre como una obra externa de su consejo eternal, por medio del cual, entre la Trinidad, Padre e Hijo y Espíritu Santo, pactaron redimir a los electos, esto se llama el pacto de redención y comenzó después de la caída.
EL PACTO DE GRACIA DEFINIDO.
En la teología del pacto toda la historia después de la caída del hombre en pecado es vista como una obra progresiva del pacto de Gracia de Dios (Tito. 1:2). Desde la primera promesa a Adán después de la caída y a través de la historia hasta los últimos días, Dios ordena todas las cosas para lograr su propósito de redimir para sí mismo a su pueblo.
Habíamos dicho que, según la Biblia y sus enseñanzas, existe una sola religión, revelada por Dios que el hombre debió hacer en el pasado y deberá hacer con cada uno de sus pactos. La práctica de esta religión revelada en la Biblia, consiste en tres cosas:
1. Tener compañerismo con Dios.
2. Adorar a Dios.
3. Servir al único Dios verdadero.
El beneficio de este compañerismo es que, el hombre tendrá vida en compañerismo con Dios tal como Dios lo planificó para él, vida más abundante (Juan 10:10; Tito.1:2). Todo lo que es revelado en la Biblia es un registro de cómo este pacto de redención se ejecutó en los pactos de obra y de gracia que ya más adelante explicaré en el siguiente párrafo. Ciertamente, este registro está propiamente identificado como el pacto.
Los pactos unilaterales son pactos en los cuales una parte superior impone su voluntad (sea benevolentemente o malevolentemente) sobre uno inferior. La Biblia expone el trato benevolente y cordial de Dios para con el hombre, como la obra exterior del Pacto de Redención, y también como dos pactos unilaterales. A éstos pactos unilaterales se les llama:
· el pacto de obra
· y el pacto de gracia.
La frase “pacto de obras” describe la aplicación del pacto eterno de redención según fue aplicado antes de la caída. Éste es un pacto unilateral en el sentido de que fue impuesto sobre el hombre, o sea, el hombre no participó en la definición de sus términos o estipulaciones. Tampoco acordó que fuera iniciado. “Obras” es el fenómeno central que la Biblia describe como la característica que lo distingue de otros pactos divinos. En éste hay un elemento de gracia indiscutible, y es fundamentalmente de gracia en cuanto a que el hombre no merecía, de ninguna forma, ninguno de los muchos beneficios que recibió de parte de Dios. Sin embargo, se distingue claramente de todos los tratos de Dios con el hombre que vinieron después de la caída por la condición en la que el hombre habría de permanecer en disfrute del compañerismo con Dios y sus bendiciones especiales. Así que es un pacto de obras no por los términos de su iniciación (los cuales eran de gracia) sino por los términos de su continuación (la obediencia perfecta del hombre hacia Dios).
La frase “pacto de gracia” describe la aplicación del pacto eternal de redención según fue aplicado después de la caída. Éste, también, es un pacto unilateral en tanto que es impuesto sobre el hombre, es decir, el hombre no participa en definir los términos o estipulaciones, ni acuerda su inicio. “Gracia” es el fenómeno central que la Biblia describe como su característica distintiva sobre el pacto perteneciente al jardín del Edén. Consta de gracia tanto en su inicio como en su continuación. Sin embargo, esto no significa que los hombres individuales no tienen responsabilidad hacia Dios. Son responsables de cumplir con los términos de la iniciación. Deben arrepentirse de su rebelión pecaminosa contra Dios, la cual consiste en lo que son y lo que hacen. Pero no pueden hacer esto por sí mismos. Por lo tanto, pueden cumplir con los términos de la admisión: (fe y arrepentimiento) sólo después de ser unidos a Cristo por la obra del Espíritu Santo en ellos. Luego de entrar en el pacto, el hombre debe continuar en obediencia al mismo. También ellos son incapaces de hacer esto por sí solos. Pero como están unidos a Cristo y habitados por el Espíritu Santo, sus esfuerzos descansan en y crecen debido a la obra de Dios en ellos (Filipenses 2:10). Así que, una vez regenerados, tienen un nuevo espíritu que por naturaleza gime en obediencia a Dios (Romanos 8:15).
La Biblia enseña que todo ser humano después de la caída aún vive bajo el pacto de obra (Romanos 5:12). Cada hombre es responsable de cumplir perfectamente con los estándares rectos de Dios si va a tener compañerismo con él. Si un hombre no cumple con esos estándares, no escapa ni puede escapar del estado en el cual nació, es decir, el estado de estar sin Dios y sin esperanzas en el mundo: el estado de pecado y muerte. Este estándar no es otra cosa que el hombre sea apto para el compañerismo con Dios. Dios es Santo (sin ninguna atracción a ni estar involucrado con el mal o el pecado), justo (sin ninguna práctica de mal o pecado) y bueno (sin ninguna presencia de mal o pecado). Como tal, en su propia naturaleza él erradica todo pecado que viene delante de él. Así que todo hombre está bajo la maldición de la ley (Gálatas 3:10, 12-13) y se le requiere que sea santo, así como Dios es santo (Lev. 11:44; 1 Pedro 1:16), es decir, ser santo, justo y bueno.
En la terminología bíblica, el pacto de gracia se divide en el antiguo pacto, que comprende lo que llamamos el Antiguo Testamento, y el nuevo pacto o el Nuevo Testamento. El antiguo pacto está subdividido en los siguientes pactos:
· El “Pacto Adámico” de antes de la caída. El Pacto Adámico o de Adán: el pacto del principio (Génesis 3:14-19; Romanos 8:7, 20-22; 16:20; 1 Timoteo 2:15).
· El Pacto Noético. Noé: El Pacto de Preservación. (Gen.6:17-22; 8:20-22; 9:1-17)
· El Pacto Abrahámico. Abraham: El Pacto de Promesa (Gen.15,17; Romanos 4; Galatas. 3)
· El Pacto Mosaico Moisés: El Pacto de La Ley (el cual consiste de dos pactos)
· El Pacto Davídico de después de la caída. David: El Pacto del Reino (2 Samuel. 7; Salmo 78:60-72; Mateo1:1; Lucas 1:32, 69; Juan 7:42; Hechos 2:29-36;13:23; Romanos 1:3; Hebreos 1:5) Cada uno de estos pactos menores es representado en la Biblia como parte de un pacto mayor.
· En el N. T. o Nuevo Testamento está el Pacto de Cristo: El Nuevo Pacto (Deuteronomio 30:1-6; Ezequiel 36:22-27; 37:24-28; Jeremías. 31:31-34; 32:37-41; 33:14-26; Lucas 22:14-23; Hebreos 8, 10:15-18; Romanos 4:9-12; 9:6-8, 16, 25; Efesios 2:11-22; Colosenses 2:11-12)
Ahora para más claridad, expondré en general como era se definía el trato de Dios, su administración, y las condiciones que haría el hombre, en el antiguo testamento y como es en el nuevo.
El Pacto de Gracia en el Antiguo Testamento.
En el Antiguo Testamento, Dios tiene varias administraciones de su pacto en el tiempo, hasta la venida de Cristo, que en esencia son un solo pacto, donde solo la gracia predomina. No me detendré en explicar cada uno de los pactos de A.T., solo diré que las bendiciones centrales o básicas del pacto vienen a los que lo reciben como un regalo de Dios (Romanos 9:6-8). Al mismo tiempo, a todos los que lo reciben se les llamó a y respondieron con fe, por la cual ellos retienen la divina promesa de vida eterna a través de la simiente que restauraría al hombre a tener verdadero compañerismo con Dios (Romanos 4). Al pacto del periodo Mosaico se le llama el primer o antiguo pacto en el Nuevo Testamento (Hebreos 8:7-9). Descansando en y tipológicamente señalando hacia la promesa en Cristo, fue administrado en ese tiempo por:
· promesas,
· profecías,
· sacrificios,
· circuncisión
· y el cordero de la Pascua al igual que un gran número de otros tipos y ordenanzas dadas a los judíos. Ellos tenían que participar de todo, y estas señales eran suficientes para aquellos tiempos a través de la obra del Espíritu para instruir y desarrollar el pueblo de Dios en su fe y en el Mesías que había de venir (Juan.3:10; II Timoteo 3:16; 1 Corintios. 9:10,10:6-11). Por Él, el pueblo de Dios tenía total perdón de pecados y salvación eterna (Hebreos 11, vs.16 especialmente; 12:23).
El Pacto de Gracia en el Nuevo Testamento (Nuevo Pacto)
Cuando vino Cristo, el misterio fue completamente revelado, la sombra fue realidad, y los tipos se convirtieron en anti-tipos. El pacto de gracia ahora se llama nuevo pacto. Las ordenanzas por las cuales se administra este nuevo pacto son:
· la predicación de la Palabra
· y los sacramentos del bautismo y la Cena del Señor. Aunque éstos son menos, más simples y exteriormente menos espléndidos, se deben cumplir con ellos, ya que en ellos el pacto se revela más completamente, clara y poderosamente a todas las naciones, tanto judíos como gentiles. Solamente hay un solo pacto de gracia a través de toda la historia del hombre desde la caída.
Es apropiado ver a Cristo como el punto crucial en la historia de la redención y los dos grandes periodos (antes y después de Cristo) como la marca de una gran división estructural en la historia. Estos dos periodos deben verse relacionándose íntegramente uno con el otro como promesa y cumplimiento y como sombra y realidad.
Jesucristo es el cumplimiento, el tan esperado descendiente de David y ahora reina como el Cristo (Mesías o el ungido) sobre Su reino sentado en el trono prometido de Dios (Hechos 2:29-36). Como no creen en él, los judíos por descendencia natural han sido cortados y separados del pueblo de Dios. Los judíos que lo confiesan como su Salvador, junto con todos los gentiles que hacen la misma confesión, forman el verdadero Israel de Dios (Romanos 11:17-24; Gálatas 6:15-16), son participantes en el pacto de la promesa, miembros del estado libre de Israel, tienen esperanza y Dios en el mundo, miembros de la familia de Dios (Efesios 2:11-19). De esta manera, después de la venida de Cristo, la descendencia física ya no determina si uno es judío o no, sino que se decide por la naturaleza nueva de uno, si está o no circuncidado en el corazón (Romanos 2:27-29; Gálatas 2:15). Él es el recipiente de todas las promesas de Dios (Efesios 2:11-12: Romanos 15:9-10; 2 Corintios 1:20).
Aunque todas las promesas de Dios se cumplieron en Cristo, aún falta un cumplimiento mayor de esas promesas en los tiempos por venir. Cuando la obra de redención de Dios esté completa, el velo será removido y el presente reinado de Cristo se manifestará completamente (Hebreos 2:8, Filipenses 2:9-11). Entonces, Cristo entregará el reino a Dios el Padre para que Dios sea el todo en todo (1 Corintios 15:23-28).
Hay un solo plan de salvación a través de toda la historia del hombre después de la caída: salvación por fe en Jesucristo (Juan 14:6-7; 3:10; 5:39). El propósito unificado de Dios: Hay un solo propósito para el pueblo del pacto de Dios de todos los tiempos (Romanos 4:9-25; Efesios 2:11-22)
Por esto debemos oír a Dios y sus promesas.
Mas el que me oyere, habitará confiadamente Y vivirá tranquilo, sin temor del mal. Proverbios 1:33
Es por esto que debemos creer en Jesucristo y sus promesas, en el Padre Celestial y sus promesas, en el Espíritu Santo y su trabajo, su función, lo que ha prometido que hará.
Salmos 80:19 Oh SEÑOR, Dios de los ejércitos, restáuranos; haz resplandecer tu rostro {sobre nosotros} y seremos salvos.
Si estamos de pie en las promesas de Dios no podemos caer, porque él hará cumplir sus promesas para nosotros que como primera causa harán que estemos de pie, y nos darán las condiciones para que, como segunda causa, nosotros podamos hacer nuestra parte.
Es como un ancla, ahí está en nuestra mente, cristo fijado, entonces todo tiene sentido, las riquezas de Dios están escondidas en Cristo, esta es la razón de porqué debemos seguir a Jesucristo por la fe, ya que, por la fe, cuando vemos el rostro de Cristo, recibimos de sus riquezas.
Ezequiel 39:29 No les ocultaré más mi rostro, porque habré derramado mi Espíritu sobre la casa de Israel –declara el Señor DIOS.
Vamos a orar en primera persona:
Señor, creo en tus promesas, creo en tu pacto, en el pacto perfecto de Cristo, ya que cuando encuentro su rostro obtengo todas sus riquezas. Pueda que me sienta mal, pueda que ande en valle de sombra de muerte, pero tengo la promesa de Cristo, y al contemplar su santo rostro, en el Espíritu, ahí llueven tus beneficios, los que has prometido, porque tú que me has dado tu Santo Espíritu, tu que comenzaste la obra redentora en mí, vas a continuarla y me vas a preservar hasta el fin con tu gran poder. En lo que respecta a mí, ayúdame a hacer lo que me toca a hacer, por esto te oro, méteme más en tu profundidad, en tu Espíritu, en tu presencia, en tu obediencia, en estar lleno de tu amor, porque tú eres la verdad, tú tienes todo, el reino, el poder y la gloria. Gracias padre en el nombre de Jesús.

¡Prepárate para poder recibir la bendición que viene!

RVR1960 Con sabiduría se edificará la casa, Y con prudencia se afirmará; Proverbios 24:3 BLPH Con sabiduría se edifica una casa, con inteligencia se consolida. NTV Una casa se edifica con sabiduría y se fortalece por medio del buen juicio.

Nos constituimos creyentes, porque creemos como otros no lo hacen. Somos amantes de Dios, y de creerle a Dios. Nos encanta estar enamorados de Dios, y de sus promesas, esta es la razón por la que nos llaman creyentes. Entonces si se supone que le creemos a Dios, debemos creerle, preparándonos cuando él nos diga cada indicación y dirección suya. Esto significa movernos de manera diferente, poner todo nuestro ser esfuerzo para edificar lo suyo, actuando en una nueva dirección, en una que deberemos poner toda nuestra atención y cuidado, que probablemente antes no conocíamos porque es extensa y profunda, y es su inteligencia, su sabiduría, su astucia, sagacidad, para edificar, para tener éxito, y sostener lo ganado.
De esta inteligencia se caracterizaron los hijos de Dios, cuyas historias están plasmadas en la Biblia. Ciertamente había mucha fe, e indudablemente iba acompañada de un conocimiento asombroso de Dios, del entorno, de las circunstancias, del tiempo y actuar de Dios para ellos, por lo tanto. supieron bien cuando debían, ver, oír y callar, como dije desde en una manera asombrosa que no fallaron.
Una cosa es lograr el éxito, y la otra es sostenerlo, mantenerlo, consolidarlo, fortalecerlo. Por esto nuestro versículo nos dice claramente, Una casa se edifica con sabiduría.
Pero veamos ¿Qué es una casa?
Una casa es una edificación de una o varias plantas, destinada para ser habitada, puede tener sótano, azotea, patio o jardín. Es el lugar en que históricamente se desarrollaron las actividades y relaciones específicas de la vida social o familiar, desde el nacimiento a la muerte de muchos de sus componentes. Sirve de refugio contra la lluvia, el viento y demás agentes meteorológicos, y protege de posibles intrusos, humanos o animales. Además, es el lugar donde almacenar los enseres y propiedades de sus habitantes. Una casa también es un conjunto de personas que viven juntas, una descendencia o linaje, Un establecimiento industrial o mercantil, con cada una de sus delegaciones. Una casa es un edificio donde el alcalde y los concejales se reúnen en corporación para regir el pueblo, villa o ciudad. También es desde donde el presidente de una nación gobierna a su pueblo y su ejército. Una casa cuartel es un conjunto de viviendas e instalaciones donde residen miembros de la Guardia Civil con sus familias.
¿Podemos ver la importancia de edificar la casa con sabiduría? ¿Podemos ver que cuando se habla de edificar la casa, estamos hablando de construir un mejor futuro para nosotros y nuestro linaje, y pueblo?
¿Podemos ver la importancia de edificar la casa?
Pero una cosa es edificar la casa y la otra es, mantenerla, sostenerla, consolidarla, fortalecerla y no perderla. Por esto nuestro versículo nos dice claramente, Una casa se edifica con sabiduría y se fortalece por medio del buen juicio. (NTV) Y con prudencia se afirmará;(RV60) con inteligencia se consolida. (BLPH)
Hay personas que no están listas para recibir la bendición de Dios que ya viene.
Hay personas, pastores, esposos, empresarios, colegios, instituciones, partidos políticos, y dirigentes, que se esforzaron toda una vida para alcanzar y edificar la casa, tuvieron éxito al hacerlo y lo lograron, alcanzaron la bendición, pero después no pudieron mantenerla, ni sostenerla, no la consolidaron, ni la fortalecieron y después de algunos años, la perdieron. Perdieron lo que habían logrado, perdieron sus iglesias, ministerios, los esposos perdieron a sus esposas e hijos, y viceversa, los empresarios perdieron grandes emporios, los colegios perdieron credibilidad y cerraron, las instituciones fracasaron, los partidos políticos perdieron el poder y desaparecieron, los dirigentes que no volvieron nunca a dirigir nada, porque no tuvieron la sabiduría ni la inteligencia, ni la prudencia para sostener lo que habían alcanzado. Cometieron grandes errores y fracasaron, al no discernir los tiempos de Dios, su entorno, circunstancias, condiciones, situaciones, problemas, fallaron en la sabiduría de Dios, en su inteligencia, en su astucia y sagacidad, fallaron en el ver, oír y callar, en el saber cuándo hablar. Si no sabían nada en ese momento, solo debían haber callado para pasar por sabios, como dice la Biblia: Proverbios 17:28 TLA Hasta el tonto pasa por sabio si se calla y mantiene la calma. NTV Hasta los necios pasan por sabios si permanecen callados; parecen inteligentes cuando mantienen la boca cerrada.
Hay momentos que para edificar la casa debes callar. Hay momentos que para sostener la casa deberás mantener la calma, dominio propio. Hay momentos en que si permanecemos callados pareceremos inteligentes, si permanecemos con la boca cerrada. Luego después le preguntamos al sabio, a Dios, a la Biblia, a los hombres de Dios, o al que tiene sabiduría e inteligencia, experticia del tema, y esto nos dirá correctamente lo que deberemos hacer.
Proverbios 11:14 NVI Sin dirección, la nación fracasa; el éxito depende de los muchos consejeros.
NBLH Donde no hay buen consejo, el pueblo cae, Pero en la abundancia de consejeros está la victoria (la salvación). RVR1960 Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.
Proverbios 24:6 RVR1960 Porque con ingenio harás la guerra, Y en la multitud de consejeros está la victoria.
¿Y qué dice la Biblia, a la hora de hacer la guerra?
LBLA Porque con dirección sabia harás la guerra, y en la abundancia de consejeros está la victoria.
TLA Quien quiera pelear, primero debe pensar; quien quiera ganar, debe saber escuchar.
Lo siento mucho, pero si no tienes al consejero por excelencia a Jesucristo, vas a fracasar. Lo siento mucho, pero si no tienes a hombres de Dios, como Daniel, como José, como los tres varones hebreos, como el rey David, como Samuel, como los hombres y mujeres de Dios que muestran que tienen el Espíritu Santo, pues, vas a fracasar, aunque hayas edificado la casa con sabiduría, no la podrás sostener si no tienes el consejo de Dios de tu parte.
De nuevo debo poner este versículo porque es la verdad: Proverbios 11:14 BLP Cuando hay desgobierno, el pueblo se hunde; muchos consejeros traen la salvación.
Prepárate para la bendición que ya viene, y prepárate para sostenerla. Hay indicios que hablan de ti.
¿Qué es un indicio? Indicio. Aquello que permite conocer o inferir la existencia de algo que no se percibe. Primera manifestación o pequeña cantidad de algo.
Das indicios cuando no estás preparado para la bendición de Dios con tus acciones imprudentes. Cuando no estás consiente de lo que estás conversando con personas importantes para edificar tu casa y sostenerla. Cuando no estás consiente de lo que vas a comunicar y del daño que puedes provocar a aquellas personas que te ayudarán a edificar tu casa. Muestras indicios que no estás preparado para la bendición de Dios, cuando no les sabes hablar a tus acreedores.
Cuando solo hablas sin saber lo que está en juego. Entonces cuando no es de fe Dios no se mete. En una ocasión dos hermanos discutían por la herencia, uno le pidió a Jesús que le dijera a su hermano, que repartiera la herencia con él, porque aparentemente, solo a él habían heredado sus padres, Jesús les contestó con una pregunta: Lucas 12:13-14.13Uno de la multitud le dijo: Maestro, dile a mi hermano que divida la herencia conmigo. 14Pero El le dijo: ¡Hombre! ¿Quién me ha puesto por juez o árbitro sobre vosotros? NTV 15 Y luego dijo: «¡Tengan cuidado con toda clase de avaricia! La vida no se mide por cuánto tienen».
¿Y quién me ha puesto como juez y partidor entre vosotros? Significa muchas cosas, tales como: Dios no lo ha hecho, no es mi problema, veo que hay codicia, tu corazón egoísta no le va a dar nada al evangelio de esa herencia, todo es para sentirte más que los demás, no veo fe, no hay fe. Recordemos que a Dios solo se le puede agradar por medio de la fe, Hebreos 11:6 NTV De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad. De otra manera que no sea por la fe, es imposible agradarlo, entonces Jesús concluye: que me importa. No me meto, no es conmigo, concluye diciendo: cuidado con pensar que la vida se mide por cuánto tienen, el primer mandamiento de la ley de Dios dice: “amarás a Dios sobre todas las cosas”, la vida se mide por cuanto creen y hace por mí, por cuanto me siguen, por cuanto muestran amor por mí, por cuanto el Padre los ama y les ha dado su Santo Espíritu.
Estas en peligro de no edificar tu casa, o de perderla cuando no te instruyes en conocimiento, por esto dice un dicho, “cada vez que leemos un libro, matamos un burro”.
Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Oseas 4:6.
Estás en peligro de no edificar tu casa en sentido general, o de perderla cuando no comprendes las preguntas capciosas. A Jesús le ponían muchas trampas con preguntas capciosas para hacerlo caer.
Estás en peligro de no edificar tu casa, o de perderla cuando solo te juntas con personas negativas, perdedoras, mata fe, faltos de fe, orgullosos, altivos, soberbios, engreídos, insolentes, necios.
Por último, es Dios quién tiene la última palabra, es él quien determina si estás listo para ponerte en lo más o no, es él quién dice si puede confiar en ti, o no.
¿Quieres edificar tu casa y poder mantenerla? No hagas las del mayordomo infiel, en el cual Dios no puede confiar en él.
Lucas 16:10-12. …10El que es fiel en lo muy poco, es fiel también en lo mucho; y el que es injusto en lo muy poco, también es injusto en lo mucho. 11Por tanto, si no habéis sido fieles en el uso de las riquezas injustas, ¿quién os confiará las riquezas verdaderas? 12Y si no habéis sido fieles en el uso de lo ajeno, ¿quién os dará lo que es vuestro?…
Cuida tus pensamientos porque de ahí mana la vida. NTV Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida. Proverbios 4:23.
Proverbios 21:5RVR1960 Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; Mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza.
Examina tus pensamientos, tu corazón, mira a qué conducen, en lo que se refiere a edificar tu casa.
Josué 24:15 RVR1960 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.
Yo y mi casa serviremos a Jehová. Así debes pensar.
Mira a qué conducen los caminos de la mujer sabia, y de la necia: Proverbios 14: 1La mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus manos la derriba. Proverbios 31:10 Mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas. Proverbios 9:13-15 La mujer insensata es alborotadora, es simple y no sabe nada.… Proverbios 19:13 El hijo necio es ruina de su padre, y gotera continua las contiendas de una esposa. Proverbios 21:9, Mejor es vivir en un rincón del terrado que en una casa con mujer rencillosa.…
¿A dónde está tu sabiduría, si estás perdiendo muchas cosas ahora mismo? ¿Dónde está tu conocimiento de tantos años de estudio si no puedes sostener ya tu casa? ¡Las cosas se te han salido de tus manos porque no quisiste oír el consejo de Dios y aplicarlo! Pueda que te quede tiempo para reparar el daño que has hecho.
Debes estar bien preparado, prevenido, despierto, siendo diligente, sabio, inteligente, para poder edificar tu casa con sabiduría y poder afirmarla. Si lo haces entonces, estás listo para recibir la bendición que ya viene.
Vamos a orar.
Gracias Señor, por bendecirme con tu mejor Bendición, Cristo Jesús. Te doy las gracias por bendecirme con tu luz, que alumbra mi oscuridad, tu santa palabra, y poder estar en la congregación de los santos humildes, de tus hijos, que es como andar con la luz encendida. Gracias por tu consejo de hoy, para mi vida, en el que me previenes, yo digo que lo hará, te obedeceré esta palabra, porque me quieres bendecir aún más. El reto que me pones que te crea todo lo que hoy me has dicho para no perder nada, sino ganar y poder sostener lo que ya tengo, el reto que hoy me pones es que te crea y lo aplique a mi vida. Gracias Padre en el nombre de Jesús, amén y amén.