Él me ha dicho….(Para 2017)

Malaquías 3:13-18Nueva Traducción Viviente (NTV) 13 «Ustedes han dicho cosas terribles acerca de mí», dice el Señor. «Sin embargo, ustedes preguntan: “¿Qué quieres decir? ¿Qué hemos dicho contra ti?”. 14 »Ustedes han dicho: “¿De qué vale servir a Dios? ¿Qué hemos ganado con obedecer sus mandamientos o demostrarle al Señor de los Ejércitos Celestiales que nos sentimos apenados por nuestros pecados? 15 De ahora en adelante llamaremos bendito al arrogante. Pues los que hacen maldad se enriquecen y los que desafían a Dios a que los castigue no sufren ningún daño”».
Promesa de la misericordia de Dios
16 Entonces los que temían al Señor hablaron entre sí y el Señor escuchó lo que dijeron. En la presencia de él, escribieron un rollo de memorias para registrar los nombres de los que temían al Señor y siempre pensaban en el honor de su nombre. 17 «Ellos serán mi pueblo —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—. El día en que yo venga para juzgar, serán mi tesoro especial. Les tendré compasión así como un padre le muestra compasión a un hijo obediente. 18 Entonces de nuevo podrán ver la diferencia entre los justos y los perversos, entre los que sirven a Dios y los que no lo hacen».
Él me ha dicho tantas cosas, Jesús me ha dicho que me ama, que soy su oveja, que él cuida de mí, que me ha dado su salvación, que soy suyo, que soy su especial tesoro, que soy un hijo obediente que le sirve, que veré la diferencia entre los que le sirven y los que no lo hacen.
Cuando tenemos un hijo que depende de nosotros, que nos agrada, que su amor, sus cariños son para nosotros, nos llega al corazón, es tiempo de hacer esto con Dios.
Por esta razón para este nuevo tiempo y oportunidad, utilizaré para él la filosofía del escritorio vacío. ¿En qué consiste la filosofía del escritorio vacío? Bueno es una estrategia para ser diligente y prosperar en ésta vida, para darle fruto a Dios. “Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos”. Juan 15:8. Consiste en que todo lo que tengo que hacer para Dios, lo debo hacer primero, ágil y rápidamente, debo ir sacando los trabajos, encomiendas, servicios, planes, metas, proyectos, que Dios ha puesto en mi corazón para este año, debo ir depurándolos. Si son 20, o 200, debo hacerlos rápido y bien hecho, para que Dios me ponga en lo más, pero para que suceda esto antes, debo ser fiel en lo poco. Debo poner metas altas para que Dios me ponga condiciones, circunstancias, situaciones, cadenas de eventos y el tiempo, en el escritorio de mi corazón y vida, que como un trampolín me impulsarán hacia esa medida.
Nunca debemos decir que de nada sirve sentirnos apenados delante de Dios por nuestros pecados, ni que, aunque sirvamos, prosperan más los impíos que nosotros, tal como dice los salmos, 37 y 73, sino que Dios nos toma en cuenta nuestro sacrificio, y nos lo va a pagar, así como el caso de Simón Cirineo, que obligaron a cargar la cruz, Dios nos va a pagar bien, por ayudarlo a cargar su cruz, la de sus ovejas.
Marcos 15:21. Y obligaron a uno que pasaba y que venía del campo, Simón de Cirene, el padre de Alejandro y Rufo, a que llevara la cruz de Jesús.
Me ha dicho que tendrá compasión de mí: “Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos”. Salmos 103:13
Me ha dicho que soy su hijo: ¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él. 1 Juan 3:1.
Me ha dicho que me corrige, aunque no me guste, aunque me duela, como me ama tanto, que me corrige por mi bien, de manera que la prueba, y aquellas cosas que no me gustan que me pasan, son su santa corrección, debo darle las gracias porque no soy bastardo. Hijo mío, no desprecies la disciplina del Señor, ni te ofendas por sus reprensiones. Porque el Señor disciplina a los que ama, como corrige un padre a su hijo querido. Proverbios 3:11-12. El necio desdeña la corrección de su padre; el que la acepta demuestra prudencia. Proverbios 15:5
Él me ha dicho grandes cosas, muchas cosas, es mi amigo, lo veo como mi gran salvador, quién me puede ayudar, quién me salva de mí mismo, de mis pecados, de mi propia concupiscencia.
Él me ha dicho como quiere que lo trate, es una relación de intimidad, es una suprema cercanía, ya que vive en mí. Le contestó Jesús: —El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él. Juan 14:23.
Nosotros lo amamos, pero no como él nos amó primero, nos ama de verdad, su amor es eterno, inmensurable, incondicional, irresistible. La única comparación que puedo hacer es como la de un Padre con sus pequeños hijitos, a quienes ama, cuida y protege constantemente. “No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino”. Lucas 12:32. El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? Romanos 8:32
Él me ha dicho que es Dios fuerte, invencible, que no hay otro como él, Jesús es Dios y es Dios fuerte, admirable, el Todo poderoso, soberano y yo lo sé bien, además le creo, sí, le creo todo lo que me ha dicho. Isaías 9:6Traducción en lenguaje actual (TLA)
6 »Nos ha nacido un niño, Dios nos ha dado un hijo: a ese niño se le ha dado el poder de gobernar; y se le darán estos nombres: Consejero admirable, Dios invencible, Padre eterno, Príncipe de paz.
Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar. El Padre y yo somos uno. Juan 10:28-30.
Él me ha dicho que me hará prosperar, pero que nadie de los de mi casa se vuelva atrás. Este año 2017 es esa tierra, Dios me dará su lluvia temprana y tardía, y así podré cosechar todo el año y tendré abundancia. Deuteronomio 11:10-17Nueva Traducción Viviente (NTV) 10 Pues la tierra donde estás a punto de entrar y que vas a poseer no es como la de Egipto, de la cual saliste, donde tenías que plantar tus semillas y hacer zanjas de riego con los pies como si fuera un huerto. 11 En cambio, la tierra que pronto tomarás para ti es una región de colinas y valles, con lluvias abundantes; 12 una tierra que el Señor tu Dios cuida. ¡Él se ocupa de cuidarla en cada época del año!13 »Si obedeces cuidadosamente los mandatos que te entrego hoy y si amas al Señor tu Dios y lo sirves con todo tu corazón y con toda tu alma, 14 él mandará las lluvias propias de cada estación —las tempranas y las tardías—, para que puedas juntar las cosechas de granos, el vino nuevo y el aceite de oliva. 15 Te dará buenos pastizales para que se alimenten tus animales, y tendrás todo lo que quieras comer.16 »Pero ten cuidado. No dejes que tu corazón sea engañado y entonces te alejes del Señor y sirvas y rindas culto a otros dioses. 17 Si haces eso, el enojo del Señor arderá contra ti. Entonces cerrará el cielo y detendrá la lluvia, y la tierra dejará de producir sus cosechas, así que pronto morirás en esa buena tierra que el Señor te da.
Vamos a orar:
Señor Dios poderoso oraremos como dice 1 Reyes 8:57, “Que el Señor nuestro Dios esté con nosotros, como estuvo con nuestros antepasados; que nunca nos deje ni nos abandone”. Oramos como dice 1 Corintios 8:6 “Para nosotros no hay más que un solo Dios, el Padre, de quien todo procede y para el cual vivimos; y no hay más que un solo Señor, es decir, Jesucristo, por quien todo existe y por medio del cual vivimos”. Dios nuestro, concédenos que vivamos en cercanía tuya todo el tiempo, en cada día del ano, que tus ojos nos miren, como a aquella tierra, fértil, que mandes tu lluvia todo el año, como la tierra que tú mismo cuidas. Gracias por amarme y hacer que de fruto para ti. En el nombre de Jesús. Amén y amén.