¡Deseen con ganas la leche espiritual pura…!

 

1 Pedro 2:1-3Reina-Valera 1960 (RVR1960)
1 Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, 2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, 3 si es que habéis gustado la benignidad del Señor.
1 Pedro 2:1-3Nueva Traducción Viviente (NTV)
2 Por lo tanto, desháganse de toda mala conducta. Acaben con todo engaño, hipocresía, celos y toda clase de comentarios hirientes. 2 Como bebés recién nacidos, deseen con ganas la leche espiritual pura para que crezcan a una experiencia plena de la salvación. Pidan a gritos ese alimento nutritivo 3 ahora que han probado la bondad del Señor.
Lo primero que noto al leer este texto es que está dirigido a un grupo de personas que han pasado de una condición a otra, ya pasaron de una manera pasada de vivir desfavorable, a otra mejor y más favorable, fueron trasladados de las tinieblas a la luz, han sido llevados de un conocimiento nulo, borroso, y opaco de Dios, a uno verdadero, real y claro. Vienen de muerte a vida, de un no nacimiento, a un nacimiento espiritual.
Pero a la vez noto que el texto habla también como si apenas van pasando, como si todavía van sacando alguna parte de su cuerpo de aquella condición a esta otra mejor, es como si ahora si vas a mejorar termina de pasar, vas hacia un crecimiento, es como si aún están terminando de pasar de todo lo malo, y ahora lo están dejándolo atrás. Es por esto que lo primero que dice el texto es que nos deshagamos de toda mala conducta, ya que un cristiano con malas conductas se mira mal, se ve que anda en su antigua o pasada manera de vivir y no en la verdad, se nota que no es verdadero.
Luego dice, acaben con todo lo que es falso, en sus vidas, con todo engaño, hipocresía, celos, y toda clase de comentarios hirientes, para pasar a lo más importante, a vivir en todo lo que es verdadero, a lo que les será crecimiento espiritual. Entonces vemos acá que hay un llamado para poder crecer, debemos hacer un cambio, de todo lo anterior, de todo aquello que no son cosas propias del reino espiritual invisible de Dios, sino que son de las tinieblas, a lo de Dios, para vivir por principios de las leyes espirituales del reino de Dios, a desear con ganas el alimento espiritual, el que sí nutre.
Se refiere a todo lo de Dios y su conocimiento, que debe ser aprendido con dignidad. Como bebés hambrientos, recién nacidos que quieren y deben nutrirse, para criarse, sobrevivir, crecer saludablemente, debemos desear la leche espiritual pura, no adulterada. Esto significa que hay una leche adulterada que abunda que es diferente de la leche pura, y los apóstoles lo sabían, pero ellos saben que la verdadera leche, el calostro que es alimento, es el puro, y da crecimiento para salvación, es decir, ya tenemos la salvación, pero ahora esta crece en nosotros, nos afirma, nos establece, da carácter, y nos lleva por el camino de la santidad, directo hacia donde Dios está. Esto es: para que crezcan a una experiencia plena de la salvación.
Pero el texto no se queda allí, dice pidan a gritos ¿qué y a quién? Pidan a gritos ese alimento nutritivo 3 ahora que han probado la bondad del Señor. Pedir a Dios, que nos dé su alimento nutritivo, ahora que ya probamos que Dios es bueno y está con nosotros, ahora que Dios no nos niega casi nada.
Hace unos días salió una noticia en los periódicos, que un niño de 8 años, había muerto en una golpiza que recibió en un partido de futbol, pero después, salió la noticia que los médicos cambiaron la versión de aquella muerte, dijeron que si el niño fue golpeado en el juego no murió por ningún de esos golpes, sino que una caída que él solo se dio jugando futbol porque tenía desnutrición severa, su cadera se quebró toda, por aquella la caída y esa fue la causa de su muerte, también desmintieron que haya sufrido golpes de otros niños. Si podemos ver este triste caso, la muerte de este niño fue por no estar bien nutrido, su madre dijo que desde que estaba más chico, a ella no le alcanzaba su economía para darle buena comida. Lo mismo sucedería en nuestro caso, si no nos nutrimos, no es que vayamos a morir, pero andaremos raquíticos, desnutridos, hambrientos, debiluchos si no nos alimentamos bien de la leche espiritual no adulterada, y cualquier golpe de la vida sería como para despacharnos de este mundo al otro, Dios no quiere eso antes de tiempo, Dios nos llevará con él en su tiempo, es anti bíblico pensar que a un guerrero lo debilite el entrenamiento, lo fortalece, entonces las pruebas de Dios, el alimento de Dios, nos fortalece nunca es para mal, siempre es para bien.
Esta es la razón por la que llevamos el olor de Cristo por todas partes donde vamos, el crecimiento que hemos tenido para salvación, es como un olor fragante.
2 Corintios 2:14-17Nueva Traducción Viviente (NTV) Ministros del nuevo pacto.
14 Así que, ¡gracias a Dios!, quien nos ha hecho sus cautivos y siempre nos lleva en triunfo en el desfile victorioso de Cristo. Ahora nos usa para difundir el conocimiento de Cristo por todas partes como un fragante perfume. 15 Nuestras vidas son la fragancia de Cristo que sube hasta Dios, pero esta fragancia se percibe de una manera diferente por los que se salvan y los que se pierden. 16 Para los que se pierden, somos un espantoso olor de muerte y condenación, pero para aquellos que se salvan, somos un perfume que da vida. ¿Y quién es la persona adecuada para semejante tarea? 17 Ya ven, no somos como tantos charlatanes que predican para provecho personal. Nosotros predicamos la palabra de Dios con sinceridad y con la autoridad de Cristo, sabiendo que Dios nos observa.
Vamos pues, a crecer, a buscar su leche pura no adulterada, y más te usará Dios.
Oremos.
Padre, Dios mío, te pido tú amor, tu alimento espiritual que me dará crecimiento espiritual, ayúdame a discernir el verdadero y puro del falso y que no sirve para nada. Dame tu conocimiento, hazme saber más como tú eres, y que es lo que me has prometido, gracias porque eres inmutable, siempre me ayudas, siempre me amas, siempre tienes buenas noticias para mí, Padre dame tu calostro espiritual, y seré fuerte y sano. En el nombre de Jesús te lo pido, amén y amén.