«¡TU UNICO ASIDERO ES CRISTO, REFORMATE!»

Dedicado al país de El Salvador, así como a todos sus países hermanos. (Cuando el texto hable de Israel o Jacob, pon el nombre de tu país o el de tu familia) Deuteronomio 32Nueva Traducción Viviente (NTV) 32 «¡Escuchen, oh cielos, y hablaré! ¡Oye, oh tierra, las palabras que digo! (2) Que mi enseñanza caiga sobre ustedes como lluvia; que mi discurso se asiente como el rocío. Que mis palabras caigan como lluvia sobre pastos suaves, como llovizna delicada sobre plantas tiernas. (3) Proclamaré el nombre del Señor; ¡qué glorioso es nuestro Dios! (4) Él es la Roca, sus obras son perfectas. Todo lo que hace es justo e imparcial. Él es Dios fiel, nunca actúa mal; ¡qué justo y recto es él! (5) »Pero ellos se comportaron de manera corrupta con él; cuando actúan con tanta perversión, ¿son realmente sus hijos? Son una generación engañosa y torcida. (6) ¿Es así como le pagas al Señor, pueblo necio y sin entendimiento? ¿No es él tu Padre, quien te creó? ¿Acaso no te formó y te estableció? (7) Recuerda los días pasados, piensa en las generaciones anteriores. Pregúntale a tu padre, y él te informará. Averigua con los ancianos, y ellos te contarán. (8) Cuando el Altísimo asignó territorios a las naciones, cuando dividió a la raza humana, fijó los límites de los pueblos según el número de su corte celestial. (9) »Pues el pueblo de Israel pertenece al Señor; Jacob es su posesión más preciada.
Dios a fundado nuestra nación, nuestras raíces son cristianas, los justos de antaño amaban al Señor, su enseñanza estaba en su boca y en su corazón, ellos proclamaban el nombre del Señor, tan glorioso era que a este país le pusieron su nombre, El Salvador, como queriendo decir: ¡qué glorioso es nuestro Dios!
Pero las postreras generaciones se comportaron de manera corrupta con Dios, y se volvieron avarientos, posesivos, violentos, ingratos, desobedientes, Dios preguntó, ¿cuándo actúan así, son realmente sus hijos? Totalmente no lo son, sino son una generación engañosa y torcida que le paga mal a su Dios, pueblo necio, ignorante y sin entendimiento, actuaron como tontos negando a Dios y su verdad.
Como podemos ver que este pueblo no tenía visión de Dios y por eso se desenfrenó. Y comenzó el irrespeto a Dios, a sus mandamientos, a su palabra. Se desenfrenó en una guerra fratricida que duró 12 años, se desenfrenó en la política actual que no ha conducido al país a ningún crecimiento en nada, sino al contrario se incrementó y hubo más pobreza por altos costos de la vida, y en la violencia de las maras que pelean territorios y azotan a la población.
En los años setentas y ochentas, Los poderosos golpearon y sometieron duramente a un pueblo ignorante, la guardia repartía golpes a los ninis, y a cualquiera que la irrespetara, el Diablo sembró la cizaña, que, solo tomando las armas, para “pelear o morir” iban a haber cambios en este país, pero también había injerencia de Rusia y de Estados Unidos por la llamada guerra fría.
La guerra fría fue un enfrentamiento político, económico, social, militar, informativo y deportivo iniciado al finalizar la Segunda Guerra Mundial entre el llamado bloque Occidental (occidental-capitalista) liderado por Estados Unidos, y el bloque del Este (oriental-comunista) liderado por la Unión Soviética. Centroamérica era el patio trasero de Estados Unidos, el Salvador era territorio de la guerra fría entre el capitalismo de Estados Unidos y el marxismo leninismo comunismo y “socialismo” de la antigua URSS Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.
Y una parte del pueblo de el Salvador se fue a la insurrección que es la sublevación de un colectivo contra la autoridad. Y comenzó guerra civil y la matanza, el irrespeto a Dios a la vida, la falta de valores en el país de el Salvador. De sus familias, sus madres parían hijos que irían a matar a sus hermanos. Ocurrió que, en familias divididas, dos hijos peleaban con el ejército, y dos con la guerrilla.
El irrespeto a un pueblo ignorante se recrudeció cuando la guerrilla casi gana en sus ofensivas, el reclutamiento forzado de pobres indoctos en todo aspecto en ambos ejércitos era parte de la estupidez diaria de dividir y causar más dolor a las familias. Estas tropas sin ninguna visión verdadera, sin ninguna mentalidad de pertenencia real que los hiciera verdaderos guerreros que luchaban por un ideal verdadero, iban a morir innecesariamente en las emboscadas que le tendían la guerrilla al ejército, o el ejército a la guerrilla. Pero la guerrilla indudablemente tenía mejor lavada la cabeza sus combatientes, aunque para el ejército fuese la de defender la soberanía nacional, de igual manera iban a hacer daño al pueblo de El Salvador.
El peor perdedor: el pueblo salvadoreño ignorante. El recuento de muertes de esa guerra hasta hace unos años era de 85,000 personas, en su mayoría la población civil que quedaba atrapada en fuego cruzado, esto sin contar los muertos de la post guerra. Los aviones y helicópteros, bombardeaban los pueblos donde los cobardes guerrilleros usaban de escudo a la población civil, y los cobardes e irrespetuosos de la vida los del ejército no respetaban la vida de los civiles atacando con sus armas de fuego a todo lo que se moviese. Cientos y miles de muertos en su mayoría población civil eran recogidos y enterrados con palas mecánicas, el hedor era simplemente insoportable. Pueblos enteros desaparecieron por ser peleados entre los dos bandos. Todo por ser un pueblo terco que se apartó de Dios.
¿Y para qué? Pues unos dicen que, para nada, porque no se logró un verdadero cambio. Las mismas familias que antes en sus propias palabras imperaban, ahora son más millonarias, y los nuevos ricos que antes fueron los comandantes guerrilleros han mejorado solo ellos, pero el pueblo ignorante continúa en las mismas, sufre y que sufre. Ahora sufre por las el acecho de las maras y por su mala economía. A veces me pregunto: Que estará haciendo Dios con todo esto? Estará dejando que aprenda sus lecciones históricas? Estará sacando su cosecha de almas para Cristo?
Muchos de los ex militares y ex guerrilleros que ya fallecieron, ahora mismo están el infierno, siendo castigados por las atrocidades que cometieron, porque los hijos de Dios, no hacen semejantes cosas. La deuda externa del país por la guerra aumentó a 600 millones de dólares en corto tiempo, y creció más. La destrucción del país fue increíble, el luto y dolor de las familias por la guerra (recuerda que estas mismas produjeron hijos para sus dos ejércitos enemigos) fue grande, su llanto largo. Sus creencias fueron ridículas por no andar en la verdad.
Esto fue el producto de aquella época, después con los acuerdos de paz, supuestamente se paró, se detuvo la guerra de las armas, pero continuó en la división, y la guerra política, se polarizó más la mentalidad de cada salvadoreño con la política que cada bando traía, ahora derecha e izquierda, y cada vez fue más divido el corazón de un pueblo insensato. La deuda pública y extranjera creció más, y sigue aumentando hasta las nubes, hasta llegar al impago, el dinero de los cotizantes ha sido robado por los mentecatos, mojigatos y turulatos ignorantes y peleles que ahora están en el poder. La derecha no terminó de hacer nada, y las maras surgieron y así continuó la matanza de un pueblo necio y terco hasta hoy. Por esto dice PROVERBIOS 29:18
LBLA Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena, pero bienaventurado es el que guarda la ley. NTV Cuando la gente no acepta la dirección divina, se desenfrena. Pero el que obedece la ley es alegre.
El Salvador, tu única salida, tu único asidero a éste gran problema que tienes, es que rindas tu vida a Jesucristo, de vuelvas de corazón, a Dios!!
Pregunta por las sendas antiguas, pregúntale a las generaciones pasadas quién fue el que estableció las naciones.
El Salvador, si no te vuelves de corazón, ahora Dios te dice:
Controversia de Dios con Israel
…5Tropezarás de día, y tropezará también el profeta contigo de noche, y destruiré a tu madre. 6Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. Por cuanto tú has rechazado el conocimiento, yo también te rechazaré para que no seas mi sacerdote; como has olvidado la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos. 7Cuanto más se multiplicaron, más pecaron contra mí; cambiaré, pues, su gloria en afrenta.… Oseas 4:5-7.
Isaías 5:12-14. Ayes contra los impíos …12En sus banquetes hay lira y arpa, pandero y flauta, y vino, y no contemplan las obras del SEÑOR, ni ven la obra de sus manos. 13Por eso va cautivo mi pueblo por falta de discernimiento; sus notables están muertos de hambre y su multitud reseca de sed. 14Por tanto el Seol ha ensanchado su garganta y ha abierto sin medida su boca; y a él desciende el esplendor de Jerusalén, su multitud, su alboroto y el que se divertía en ella.…
Dios no es injusto, no hace mal por gusto, Dios no permite las calamidades en vano, Dios nos está llamando a que nos volvamos todos de corazón, que nos arrepintamos de nuestros pecados, pidamos perdón en la autoridad del nombre de Jesús, para que seamos librados de lo que se avecina, que es mucho peor de lo que ya vimos, vienen las copas (el juicio) de la ira de Dios sobre los malos e impíos.
En cambio, los hijos de Dios, vamos para las alturas, tenemos la verdad y la visión verdadera de Dios, en nuestro corazón, somos sus nobles, somos más parecidos a sus hijos, somos su gloria, es decir, se reconoce que somos su obra, porque somos diferentes, andamos en amor, le amamos, nos enfocamos en lo bueno y no en lo malo, en la vida y no en la muerte, en la verdad y no en la mentira, en la santidad y no en el pecado.
2 CORINTIOS 3:18. Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu. LBLA.
TLA Porque el Señor y el Espíritu son uno mismo, y donde está el Espíritu del Señor hay libertad. Y nosotros no tenemos ningún velo que nos cubra la cara. Somos como un espejo que refleja la grandeza del Señor, quien cambia nuestra vida. Gracias a la acción de su Espíritu en nosotros, cada vez nos parecemos más a él.
Tu cuando te observas a ti mismo: ¿Qué ves? ¿Qué imagen ves? ¿Qué identidad ves? ¿Ves a un hombre verdadero?
Yo veo a Cristo en mí, veo a un hombre cuya justicia no es mía, me han ido puliendo, veo a un hombre más parecido a Cristo, un hombre que no es el mismo, que se ha alejado de lo que antes era, veo un hombre nuevo, con mente renovada, veo una mente que se va transformando, veo a un hombre que ha sufrido una metamorfosis para bien, veo un hombre reformado conforme a la palabra de Dios. Cuando veo esta realidad, me enamoro más de Dios, más de la parte buena que sus hijos tenemos, y menos de mi parte mala que procede de mi vieja naturaleza que me hace pecar y ser un pecador.
Cuando me miro en el espejo de Cristo, veo a un luchador, a un humilde servidor, veo a un hombre con la luz de Jesús, uno que no se rinde, que sigue luchando, que trata de agradar a Dios, entonces me doy cuenta de la obra de Cristo en mí, y de cuando he avanzado desde que nací de nuevo hasta ahora, todo por haber aceptado y buscado el conocimiento que da Dios. Veo que la Dios está conmigo, su gracia y misericordia me siguen todos los días de mi vida.
Mi enfoque ya no es en conmiserarme de mí mismo por lo que no tengo, por lo que me hace falta, o por mis carencias y debilidades, ese fue mi enfoque y queja durante un tiempo pasado de mi vida, pero era negativo, ahora veo que mi enfoque es y debe ser ver más, y ser más y más como Cristo, porque Cristo en mí la esperanza de Gloria. Esto me da esperanza, alegría, me anima, me da ganas de luchar.
ROMANOS 10:8 RVR1960 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos:
TLA Más bien, la Biblia dice: «El mensaje de Dios está cerca de ti; está en tu boca y en tu corazón.» Y ese mismo mensaje es el que les traemos: que debemos confiar en Dios.
Mi enfoque es tener la palabra de Dios en mi boca y en mi corazón, porque es lo mejor, ahora quiero contestar a todos con ella, enseñarles a las generaciones que la espada de doble filo de Dios es el arma por excelencia de todo cristiano, no las armas de destrucción del mundo, sino la palabra de la verdad. La verdad os hará libres, esta palabra si edifica en verdad.
Ahora veo que Jesucristo nos dio una buena enseñanza, cuando dijo, “Por tu fe será hecho”, este es mi enfoque y oración, que lo que declare venga sobre mi vida, familia e iglesia. Me enfoco en que lo que crea sea lo que declare, lo que creo declaro, confieso, y ya, es hecho. Increiblemente precisamente esto es lo que ocurre en mi día a día, lo que mi fe hace, crea, construye, edifica. Dios escucha lo que declaro, observa mi fe y por mi ve es hecho, tal como dijo nuestro Señor, Jesucristo: “Por tu fe será hecho”. Mateo 15:28. Mateo 9:29.
Necesitamos tener el único asidero que es Cristo. Un asidero es a la parte de un elemento que permite asirlo (tomarlo, agarrarlo, sostenerlo). El asidero, en este marco, es el asa, el mango o la manija que posibilita la manipulación de un objeto, un asidero es un punto de apoyo, es la parte por donde se ase o agarra una cosa.
Para poder agarrarnos de Dios, debemos agarrarnos de Cristo, por la fe, de esta manera vamos a triunfar y no tendremos vidas en vano.
Ahora ya lo sabes, tu único camino es Cristo, no hay otro, no hay más, solo es Cristo en nosotros la esperanza de Gloria. No sigas siendo el mismo pueblo torpe, necio, insensato que se olvida de su creador.
Vamos a orar.
Padre celestial, quiero asirme de Cristo, abre mi corazón, yo también lo abro, quiero pedirte que me perdones mis pecados, me arrepiento de corazón, lo hago en la puerta y único camino de autoridad que hay en la tierra, en el nombre de Cristo Jesús. Trae tu vida, dame tu conocimiento, no quiero ser necio como ese Israel , que perece porque le falta entendimiento, quiero tu verdad completa, quiero reformar mi mente, quiero volverme igual a tu hijo, quiero hacer que te sientas orgulloso de mi, quiero honrarte con la fe. Quiero buscar tu rostro, dame tu amor, te doy mi vida, mi compromiso contigo, te doy todo mi ser. Recíbeme, tú conoces mi corazón, mis intenciones son sinceras para contigo, he orado de corazón. Gracias padre en el nombre de Jesús.