«PREPAREMONOS PARA EL ÉXITO.»

VIDEO

Mas acuérdate del Señor tu Dios, porque Él es el que te da poder para hacer riquezas, a fin de confirmar su pacto, el cual juró a tus padres como en este día.” DEUTERONOMIO 8:18. LBLA.

Que alegría hoy es domingo, día del Señor, y día de ir a la casa de Dios con alegría. Antes de comenzar a decir lo que hoy aprenderemos, primero debemos leer este Salmo.

SALMO 121. La ciudad santa de Jerusalén 1¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la casa del Señor»! 2Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén. 3Jerusalén está fundada como ciudad bien compacta. 4Allá suben las tribus, las tribus del Señor, según la costumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor; 5en ella están los tribunales de justicia, en el palacio de David. 6Desead la paz a Jerusalén: «Vivan seguros los que te aman, 7haya paz dentro de tus muros, seguridad en tus palacios». 8Por mis hermanos y compañeros, voy a decir: «La paz contigo». 9Por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien.

A TI TAMBIÉN TE DESEO MUCHO BIEN. Que alegría, hoy en la casa de Dios aprenderemos con mucho amor y entrega total a Jesucristo, por supuesto entrega total sin reservas, como prepararnos para el éxito que nos ha prometido y que ya nos viene. Ese éxito se siente que viene ya, va llegando, está a la vuelta de la esquina, para todo los que le creemos a Dios de verdad y de corazón.
Primero quiero decir que Dios nos ha dado la salvación y capacidad de poder tener la verdadera riqueza, a Jesucristo, esto es grande, y suficiente para la vida, pero Dios no se queda allí. Así como nos dio a su Hijo amado, también nos dará juntamente con él otras cosas, tales como añadiduras que a su tiempo vienen llegando. Esto es, digamos, siempre sabiendo que es por fe, y que sin fe no va a pasar nada, pero como Dios nos da la fe, entonces, esto ya es otra cosa, él nos otorga su gracia que es inmerecida para nosotros, entonces, a fin de confirmar su pacto que hizo con nosotros al darnos a Jesucristo, nos dará también riquezas a su medida que nos darán mucho bienestar en el alma.
Acá ya estamos hablando de sabiduría, éxito, para al que debemos entrenarnos y prepararnos sumamente bien, no solo para tenerlo sino también para conservarlo.
Es de sabios entender que, una cosa es llegar a tener éxito en la vida, y la otra cosa es mantenerlo. Este es un principio que debemos cultivar. Hubo muchas personas que lograron un éxito en la vida, pero al corto tiempo, rápidamente se les fue de las manos, y lo perdieron todo. A un rey en Israel le pasó esto, por no tener discernimiento de espíritus, y cita así:
“a otro, discernimiento de espíritus”. 1 Corintios 12.10.
No me detendré mucho en este tema, solo diré que, si tenemos al Espíritu Santo morando en nuestro corazón, debemos tener el discernimiento de Espíritus en alguna medida, si en poca, nos conviene meditar cuanto nos hace falta, y así pedirla en oración, de seguro vendrá.
Pero a todos los escogidos, nos ha sido dada una medida de fe, y si la tenemos significa que la fe trae consigo a todas las riquezas de Dios.
En la vida debemos entender que para que podamos llegar a las alturas que Dios quiere, vamos a tratar con muchas personas que nos llevarán al éxito, o nos estorbarán, o nos traerán sufrimientos y fracasos. De aquí sacamos nuestro primer punto.

1. En mi trato con las personas, deberé probar sus espíritus.

1 Juan 4.1-6 nos invita a probar los espíritus. El apóstol dice: Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios;
A.) Acá hay un punto clave, saber si las personas con las que tratamos son de Dios. B.) También saber si las personas con las que tratamos, nos serán para bendición a nuestra causa de que Dios quiere darnos poder para hacer más riquezas.
Puedo dar testimonio que a las personas que nos mantenemos fieles al mínimo a lo que Dios nos puso a hacer, la tendencia de Dios es exaltarnos, levantarnos, ayudarnos a solucionar nuestros problemas que nos aqueja, allí es por donde Dios nos lleva. De aquí sacamos nuestro siguiente punto.

2.-Sigue siendo fiel a Dios, a aquello mínimo que te ha encomendado.

Isaías 40:27-31. La Biblia de las Américas 27 ¿Por qué dices, Jacob, y afirmas, Israel: Escondido está mi camino del SEÑOR, y mi derecho pasa inadvertido a mi Dios? 28 ¿Acaso no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? El Dios eterno, el SEÑOR, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable. 29 El da fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor. 30 Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan, 31 pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.
Dios te dará las fuerzas como las del Búfalo, él lo hará. Y si te has preguntado por qué Dios no me contesta aún, pues cada vez que te da nuevas fuerzas implica que se acuerda de ti.
Cuando estás con una persona, pero tú te das y sientes que la comunicación en relación interpersonal como se corta, es porque ya debes parar, no debes seguir dándote más, solo provocarás más envidias.
RECUERDA QUE YA TIENES UN ÉXITO, QUE TIENES QUE CUIDAR.
Todos esto es para cuidar lo que ya tienes, lo que Dios te ha dado hasta ahora, no importa si te parece poco, pero tu salud junto con todas las cosas que Dios te ha dado, se deben cuidar.
Muchas veces en la comunicación no solo sientes que se corta, sino comienzas a sufrir como una persecución espiritual, es como un malestar, allí el mismo espíritu tuyo humano, junto al Espíritu de Dios, están sufriendo por la oposición y negatividad de la otra persona que quizá no es de Dios, y no ayudará mucho a tu éxito. Recuerda que siempre en 1 juan 4 dice:
5 Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye. 6 Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.
Lo que hizo este rey fue algo incorrecto mostrar sus tesoros, y luego los perdió todos por haberlos mostrado a quien no debía. Él y su familia, perderían su éxito, el que Dios le había dado.
Ezequías Muestra sus Tesoros. 2 Reyes 20:12-16. Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy (NBLH)
Ezequías Rey de Judá.
12 En aquel tiempo Berodac Baladán, hijo de Baladán, rey de Babilonia, envió cartas y un regalo a Ezequías, porque oyó que Ezequías había estado enfermo. 13 Y Ezequías los escuchó y les mostró toda su casa del tesoro: la plata y el oro, las especias y el aceite precioso, su arsenal y todo lo que se hallaba en sus tesoros. No hubo nada en su casa ni en todo su dominio que Ezequías no les mostrara. 14 Entonces el profeta Isaías vino al rey Ezequías, y le dijo: “¿Qué han dicho esos hombres y de dónde han venido a ti?” Y Ezequías respondió: “Han venido de un país lejano, de Babilonia.” 15 Y él dijo: “¿Qué han visto en tu casa?” Y Ezequías respondió: “Han visto todo lo que hay en mi casa; no hay nada entre mis tesoros que yo no les haya mostrado.” 16 Entonces Isaías dijo a Ezequías: “Oye la palabra del Señor: 17 ‘Vienen días cuando todo lo que hay en tu casa y todo lo que tus padres han atesorado hasta el día de hoy, será llevado a Babilonia; nada quedará,’ dice el Señor.
Debemos mentalizarnos que vamos a cuidar los tesoros que Dios nos ha dado, sino también que debemos estar preparados para todo lo que vamos a recibir.
Yo percibía en mi espíritu, que muchos no estamos preparados para la abundancia, nos la dieran y la perderíamos al igual que Ezequías. Esto es sumamente serio, no es ningún cuento, ni broma. Es una realidad. Dios quiere llevarnos a las alturas del éxito, pero si no hay fe, no va a pasar nada, y si no estamos preparados sabiamente a cuidar y mantener, no dos dará lo siguiente. Sufriríamos mucho al perderlo.
Debemos tener cuidado cuando introducimos a alguien a nuestro reinado, qué les mostramos, qué decimos, qué escuchan, qué queremos que vean. Los hombres de Berodac, rey de Babilonia vieron demasiado, fueron como espías. Ezequías fue inocentón al mostrarles todo, por esto dice a Isaías:
14 Entonces el profeta Isaías vino al rey Ezequías, y le dijo: “¿Qué han dicho esos hombres y de dónde han venido a ti?” Y Ezequías respondió: “Han venido de un país lejano, de Babilonia.” 15 Y él dijo: “¿Qué han visto en tu casa?” Y Ezequías respondió: “Han visto todo lo que hay en mi casa; no hay nada entre mis tesoros que yo no les haya mostrado.”
Que han dicho esos hombres, significa: ¿por las palabras de esos hombres y sus regalos pudiste ser tan ingenuo? ¿No fue suficiente la palabra buena que Dios te dio a ti? De donde han venido significa: ¿Son tus hermanos en cristo, y tienen el Espíritu de Dios como tú? ¿No ves que son otra raza (por tanto, otro corazón) distinta a la tuya, y serán tus enemigos? ¿Te percatas que hiciste que codiciaran todos tus tesoros y nuestras tierras?
¿Estas consiente que también arrastraste a otros con tu actitud de insensato? La siguiente pregunta de Isaías es “¿Qué han visto en tu casa?
Esto es, dime todo lo que les dejaste ver, que les mostraste.
Han visto todo lo que hay en mi casa; no hay nada entre mis tesoros que yo no les haya mostrado.”
Aquí se perdió el éxito de un hombre, una familia, un gobierno, un pueblo, un reino, una nación.

3.-Debemos mentalizarnos que estamos aprendiendo, prepararnos, entrenarnos para tener éxito.

De este punto es clave, porque acá se juega el todo por el todo. Este es un llamado a lo interior, a saber, si lo que estamos haciendo es una tontería, o abonando al aprendizaje que me llevará a tener más éxito.
Estoy seguro que no nos sucederá igual a Ezequías que por un mal trato, o unas palabras lisonjeras, con regalos que no significan mucho, perdió todo, no nos pasará igual por el pacto de gracia de Dios, en Jesucristo para con nosotros, pero no avanzaremos si no aprendemos la siguiente lección, seguiremos siendo novatos, alumnos, sin luz, y nuestro Espíritu de Dios que está en nosotros, se sentirá contristado cuando estemos actuando como necios y no como sabios.
Este es un llamado a estar atentos, sí, a probar los espíritus, a mantener el éxito que ya conseguimos, o no verlo con desprecio como Esaú que menosprecio su primogenitura, y todavía dijo: ¿Y de qué me sirve la primogenitura?
Esaú vende su primogenitura Génesis 25:31-33. …31Pero Jacob le dijo: Véndeme primero tu primogenitura. 32Y Esaú dijo: He aquí, estoy a punto de morir; ¿de qué me sirve, pues, la primogenitura? 33Y Jacob dijo: Júramelo primero; y él se lo juró, y vendió su primogenitura a Jacob.…
Estoy seguro que Esaú no quería pagar el precio de lo que significaba la primogenitura, estoy seguro que no creía mucho en ella porque en el presente creía que ya era alguien en la vida, que le tocaba duro, pero que no entendía que era para llegar a ser una gran nación, pero no solo, sino que esta servía para hacerlo de la mano de Dios.
Mientras que Jacob sabía que sería grande y tendría en el futuro mucho éxito para siempre. Debemos preguntarnos en el momento que estamos haciendo negocios o aliados que nos llevarán lejos, si estamos haciendo lo correcto, esto solo lo podemos saber si andamos en el Espíritu, y discernimos de él, lo que nos diga, para obedecerlo de inmediato.
¿Acaso miento si digo que, en el pasado hicimos alianzas con personas que creímos que eran nuestras aliadas, pero después llegaron a ser nuestros enemigos, que han perjudicado a nuestros seres queridos? Cuando Dios, hizo la creación cada vez hizo esto.
“Y vio Dios que era bueno en gran manera”.
Podemos encontrarlos muchas veces en la Biblia empezando por Génesis 1.
¿Haces esto tú, y te preguntas si lo que estás haciendo es bueno, o bueno en gran manera?
Te estás atrasando con los que te hacen perder el tiempo, si no lo hacen bien por ti, de lo contrario estás perdiendo el tiempo, déjalos.
En torno al año 60, Pablo estaba encarcelado por vez primera en Roma y desde allí escribe varias epístolas a congregaciones (o iglesias) en las que incluye los saludos de Demas. Finalmente, en torno al año 65 (según otras fuentes años 66 o 67) en su segunda epístola a Timoteo3 también escrita en Roma, Pablo acusa a Demas de haberle abandonado “por amor de este siglo”, o según otras traducciones bíblicas por amor “a este mundo” en contraposición con la esperanza cristiana de una vida futura superior.
Jehová recomendó e increpó al profeta Samuel de no llorar por Saúl, sino de que se fuera a buscar al próximo rey, al ungido David y proclamarlo rey de inmediato.
Pablo recomendó dejar atrás y no llorar por ellos, a los apóstatas. La razón es que tenemos mucho terreno de éxito a conquistar, y no podemos perder el tiempo en re convencer de que no abandonen su trabajo para Dios. ¿Estás dispuesto a aceptar el reto?
Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría. SALMOS 90:12
Vamos a orar.
Padre dame sabiduría, inteligencia, y discernimiento espiritual, para que no me equivoque en todo aquello que tu estas propiciando por mí, para que pueda alcanzar el éxito que me has prometido. Tus promesas son verdaderas, hay personas que no están a nuestra altura, se escandalizarán cuando vena y oigan la bendición que tú has dado a nuestra casa, tu casa, y a tus servidores. Entonces no debemos dejar que vean lo que no nos conviene como en el caso de Ezequías. Ayúdanos a ser diligentes en nuestras vidas, ayúdanos a entender el tiempo en que estamos para nuestras vidas, vamos hacia el éxito, enséñanos a vivir de tal manera, que traigamos a nuestra vida sabiduría, conocimientos, inteligencia, todo por tu Espíritu Santo en nosotros. Te damos las gracias porque nos has prevenido y exhortado a cuidar el éxito que nos vas a dar. Gracias en el nombre de Jesús.