«SOMOS COMO UNA FLECHA AFILADA EN LA MANO DE DIOS»

Hizo que mis palabras de juicio fueran tan filosas como una espada. Me ha escondido bajo la sombra de su mano. Soy como una flecha afilada en su aljaba. ISAÍAS 49:2 NTV
Hay varias preguntas a contestar del porqué Dios nos va a usar a sus hijos, los que creemos, para un tiempo especial en el futuro, es decir que está por venir. Yo soy de los que sé, porque lo sé, que estoy escondido en la aljaba de Dios, bajo la sombra de su mano para cuando él me saque y me lance como una flecha en el futuro cercano. Puedo ver que venceré sobre el mundo en aquellas cosas que aún no he logrado porque todavía no lo he recibido de Dios, pero sé que lo lograré, también influenciaré, conquistaré, golpearé a este mundo y me lo comeré, en el buen sentido de la palabra en un futuro cercano. Esto es lo que estaba viendo Isaías, porque él Espíritu Santo se lo había dicho y nos lo dice a nosotros los que creemos.
Juan 16: 13 Nueva Traducción Viviente (NTV) Cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda la verdad. Él no hablará por su propia cuenta, sino que les dirá lo que ha oído y les contará lo que sucederá en el futuro.
Jesús vino a vencer, y aunque en Juan 16, habla que en este mundo tendremos muchas pruebas y aflicciones él termina diciendo que ha vencido a este mundo.
Juan 16: 33 Nueva Traducción Viviente (NTV) Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.
Pero antes de contestar: ¿qué es el mundo y que es vencer a este mundo?, debo contestar la razón del porqué somos la flechas en poder de Dios. A veces me pregunto ¿Cómo es que Dios nos ama? ¿Cómo Dios puede amar a una persona común como yo? ¿Cómo puede amarnos si somos pecadores y casi no hemos hecho nada por él?
Las respuestas son más que sencillas, aunque profundas y de mucha sabiduría y entendimiento de Dios.
Primero, Dios nos ama porque somos sus escogidos. Él nos ama con amor eterno, simplemente por su soberana decisión. Esto significa que aún sin que nosotros hagamos nada, él nos ama incondicionalmente, e inagotablemente. Veamos Jeremías 31:3.
NTV Hace tiempo el Señor le dijo a Israel: «Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí. RVR1977 Jehová se manifestó a mí desde lejos, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te he atraído a mí con mi gracia.
Lo más impactante de todo esto es que Dios no va a cambiar de parecer, ni se echará atrás con el amor que ha decidido brindarnos, porque antes de nacer, cuando aún no habíamos hecho ni bien ni mal, él ya nos había escogido y amado.
Romanos 9:8-13 NTV. 8 Eso significa que no todos los descendientes naturales de Abraham son necesariamente hijos de Dios. Solo los hijos de la promesa son considerados hijos de Abraham;
9 pues Dios había prometido: «Volveré dentro de un año, y Sara tendrá un hijo»10 Ese hijo fue nuestro antepasado Isaac. Cuando se casó con Rebeca, ella dio a luz mellizos. 11 Sin embargo, antes de que nacieran, antes de que pudieran hacer algo bueno o malo, ella recibió un mensaje de Dios. (Este mensaje demuestra que Dios elige a la gente según sus propósitos; 12 él llama a las personas, pero no según las buenas o malas acciones que hayan hecho). Se le dijo: «Tu hijo mayor servirá a tu hijo menor». 13 Como dicen las Escrituras: «Amé a Jacob, pero rechacé a Esaú»
Ahora revisemos nuevamente el versículo 11 en la versión Reina Valera.
11 (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), Romanos 8:29-31. …29Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos; 30y a los que predestinó, a ésos también llamó; y a los que llamó, a ésos también justificó; y a los que justificó, a ésos también glorificó. 31Entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?…
Tampoco se volverá para atrás, con los decretos favorables que ya escribió para nosotros. Mucho menos se volverá a atrás con todo lo que nos ha prometido. Estoy más que seguro que esto es una realidad, Dios no cambia de parecer, es inmutable, por esto es confiable, no miente y no se arrepiente.
La base de su amor descansa en quién él es, en su carácter, en su soberanía. Pero muchos se preguntan algo debemos hacer para que Dios nos ame, y de qué otra manera lo podemos saber. Cuando hay el bien de Dios en nuestras acciones, cuando hay luz, cuando está su amor, sus obras, allí podemos ver que Dios y su amor, está con nosotros, porque Dios no mora en las tinieblas. No puede existir una persona que dice que está en Dios, no haga las obras buenas de Dios, de seguro solo hará el mal. Por esto Jesús dijo en Juan 16, que muchos matarán a sus hijos, creyendo que hacen un servicio a Dios, pero ni siquiera le conocen, pero con nosotros los que creemos podemos ver que aun siendo pecadores creemos en su hijo amado y hacemos sus obras.
Juan 16Nueva Traducción Viviente (NTV) (1)» Les he dicho estas cosas para que no abandonen su fe. (2) Los expulsarán de las sinagogas, y llegará el tiempo en que quienes los maten pensarán que están haciendo un servicio santo para Dios. (3) Eso se debe a que nunca han conocido ni al Padre ni a mí.
Como la causa que amemos a Jesús es Dios, y el efecto se da en nosotros, ya que Dios nos ha llamado, porque nos había escogido de antemano, podemos ver que el poder de Dios obró en nosotros ya que él nos amó primero, y ahora nosotros amamos a Jesucristo. Esta es la razón práctica ya en nuestra carne y tiempo del porque Dios nos ama en este tiempo y en esta realidad, pero él nos había amado desde la eternidad para que en nuestro tiempo nosotros le amemos. Esta es la razón por la que Dios nos ama.
Juan 16: 27 Nueva Traducción Viviente (NTV) ya que el Padre mismo los ama profundamente, porque ustedes me aman a mí y han creído que vine de Dios. 28 Es cierto, vine del Padre al mundo y ahora dejaré el mundo y volveré al Padre.
Esta es la razón por la que Dios nos soporta, porque nos ama, aunque nosotros no lo merezcamos, porque su decisión es soberana, esto no quita responsabilidad, sin embargo, debemos obedecerlo siempre.
JBS El SEÑOR se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te soporté con misericordia.
Podemos ver la razón por la que Dios nos ama. Ahora que es el mundo ¿acaso no son las personas? Si lo son, y también los poderes ocultos que gobiernan a este mundo, pero esta autoridad se las ha permitido Dios, no obstante Dios está arriba de ellos y siempre hacen su voluntad. Jesús dijo que ya había sido juzgado el que gobierna a este mundo. Esto no es ninguna broma, ni juego, es una realidad, ha juzgado a Satanás y ahora Dios gobierna a través de su soberanía, con todas las cosas creadas, y Satanás está herido de muerte en la cabeza, e irá al lago de fuego. Este es el trabajo del Espíritu Santo, convencer, pero ¿de qué?
Juan 16:8-11 Traducción en lenguaje actual (TLA)» Cuando el Espíritu venga, hará que los de este mundo se den cuenta de que no creer en mí es pecado. También les hará ver que yo no he hecho nada malo, y que soy inocente. Finalmente, el Espíritu mostrará que Dios ya ha juzgado al que gobierna este mundo, y que lo castigará. Yo, por mi parte, regreso a mi Padre, y ustedes ya no me verán.
Satanás y los demonios ya han sido juzgados y los castigará. Esta es una realidad, y nosotros venceremos sobre este mundo.
1 Juan 5:4Reina-Valera 1960 (RVR1960) 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.
¿Quién es el Señor de la mies? Dios, la Biblia dice Rogad al Señor de la mies que envía obreros a recoger la cosecha porque la mies es mucha y los obreros pocos.
Mateo 9:38 La Biblia de las Américas. …37Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha, pero los obreros pocos. 38Por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.
Dios tiene muchas maneras de recoger la mies, una es dando testimonio de nuestra luz y talentos al mundo. Otra es aportando ideas talentos, inventos y más, que hacen que otros nos admiren y crean nuestras palabras cuando les hablamos, por esto creo que todo mi corazón que soy una saeta, una flecha en la aljaba de Dios, esperando bajo su sombra que él me lance. Y así con cada uno de nosotros los que creemos, porque tenemos la fe que vence al mundo, la palabra más fina, verdadera, y segura en nuestra boca, es de dos filos. Es la palabra de Dios, que, con nuestro testimonio, talentos, aporte, evangelismo, inclinaremos la balanza, marcaremos tendencia, influenciaremos, convenceremos, arrebataremos arrancaremos, derribaremos, cosecharemos y ganaremos a muchos, y lograremos muchas cosas para Dios. Debes saber que, en los días futuros, Dios levantará nuestras cabezas.
Después de la gran prueba que Jeremías pasó con el pueblo de Israel, pobrezas, atáques, y más, al final, prosperó, porque le compró el terreno a su primo Hanameel como muestra de Dios que levanta a sus hijos y que, en el futuro, volvería a restaurar a Israel, que iba a el exilio por mano de Nabucodonosor, pero después volverían a vivir con normalidad. Israel pasaba por sus hijos por el fuego, y por esto Dios los castigó, así que Dios es amor, pero también fuego consumidor.
Debes tener en mente que Dios promete que venceremos, porque tenemos la fe que ha vencido al mundo, y mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo. Pidamos al Señor de la mies que no perdamos el tiempo, que seamos diligentes y no indolentes, nuestros tiempos están en sus manos. Dios cambiará nuestros tiempos para mejor, el levantará nuestras cabezas, porque
Hizo que mis palabras de juicio fueran tan filosas como una espada. Me ha escondido bajo la sombra de su mano. Soy como una flecha afilada en su aljaba. ISAÍAS 49:2 NTV
Vamos a orar. Padre cambia nuestros tiempos, levántanos, levanta nuestras cabezas, ayudamos a vencer y a triunfar sobre este mundo, tal como lo prometiste. Padre por tu gran amor, ayúdanos a triunfar, a vencer, a influenciar, porque para este tiempo nos has estas preparando, gracias por lo que has hecho en nosotros, flechas afiladas en tu mano poderosa. En el nombre de Jesús. Amén.