«¡EMBARAZADOS DE LOS PROYECTOS DE DIOS!»

oleo

Jeremías 31:33-34Nueva Traducción Viviente (NTV) 33 «Pero este es el nuevo pacto que haré con el pueblo de Israel después de esos días —dice el Señor—. Pondré mis instrucciones en lo más profundo de ellos y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 34 Y no habrá necesidad de enseñar a sus vecinos ni habrá necesidad de enseñar a sus parientes diciendo: “Deberías conocer al Señor”. Pues todos ya me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande —dice el Señor—. Perdonaré sus maldades y nunca más me acordaré de sus pecados».

Veo que nuestro texto nos está diciendo que nuestra vida es como una obra de arte que aún no ha sido terminada, y que debe ser trabajada. Casi todas las enseñanzas que recibimos en la actualidad son sobre cosas que nosotros debemos hacer. Pero en este caso no es así, sino que Dios es el pintor, la impartición de la palabra de Dios nos dará fe, y la fe que ha puesto en nosotros hará lo suyo, esto es como embarazarnos del fruto de Dios. En ese sentido, hay varias declaraciones que debemos escuchar para comenzar:
Dios tiene proyectos de vida para con nosotros sus hijos. Estos proyectos son muy suyos, muy propios y personales que se ha propuesto hacer. Son cosas que él hará y que nadie lo podrá evitar.
De manera que debemos entender que Dios tiene proyectos que ejecutará para con nosotros. Son planes de bien y no de mal, son cosas que nosotros con nuestras propias fuerzas, jamás podríamos lograr porque son imposibles para nosotros.
Jeremías 29:11Nueva Versión Internacional (NVI) 11 Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.
Entonces Dios debe embarazarnos con su semilla, con la visión de esos planes presentes y futuros. Para cuando ya nos ha sido dada la visión de Dios, esta nos inquieta, carga, alegra, motiva, ya que los proyectos de vida de Dios siempre nos traen mucha alegría porque son buenos, agradables y perfectos. Además, siempre hablan de cosas que Dios hará. Son ayudas, mejoras, en fin, son buenas noticias, porque él es alto, sublime y todopoderoso, habita en la eternidad, mientras que nosotros en el tiempo cronos.
Isaías 55:8-9Nueva Traducción Viviente (NTV) 8 «Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor—. Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse. 9 Pues así como los cielos están más altos que la tierra, así mis caminos están más altos que sus caminos y mis pensamientos, más altos que sus pensamientos.
Todo este gran proyecto de vida de Dios, que es para nuestras vidas, ya está escrito en su libro, así que vendrán los días, en que Dios lo hará. De manera que debemos tratar de entender aunque nos cueste su voluntad, las profundidades de Dios, sus caminos inescrutables, su sabiduría insondable, y de cómo no nos olvida para hacernos mucho bien. Ciertamente los proyectos de Dios ya están anotados en su libro y en los días que viviremos.
Salmos 139:16Dios Habla Hoy (DHH) 16 Tus ojos vieron mi cuerpo en formación; todo eso estaba escrito en tu libro. Habías señalado los días de mi vida cuando aún no existía ninguno de ellos.
De manera que lo que sigue es que Dios debe embarazarnos con esa visión dentro de los días de nuestra vida que aún nos queden fuerzas, para luchar con su visión. Nos dice anticipadamente lo que hará cubriéndonos todo nuestro ser con su Espíritu, para convencernos con su instrucción.
Dios escribe sus ley o instrucción en lo más profundo de nuestros corazones, las escribe en nuestro espíritu y mente para que no lo olvidemos, porque él juró que lo hará, y para que alguien comience a hacer algo, todo primeramente debe estar en la mente, en visión de futuro, en metas.
Siempre se dice de cosas que nosotros debemos hacer, pero esto es muy personal para Dios. Estaremos tan embarazados de sus proyectos de vida, que no habrá necesidad de enseñar a nuestros vecinos y parientes diciendo: “Deberías conocer al Señor”. Pues todos ya me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande —dice el Señor—. Perdonaré sus maldades y nunca más me acordaré de sus pecados».
En estos proyectos de vida de Dios, él nos da una nueva identidad única, en cada uno de sus proyectos. No hablo de una identidad nacional como en caso de el país de Israel, sino de una identidad individual, que es en lo prometido, en lo que esperamos de Dios que hará, por tanto, en Dios, su amor y buena voluntad. Ahora debemos entender y creer que Dios no está jugando ni bromeando con lo que se ha propuesto hacer, sino que es totalmente serio en lo que hará.
Isaías 46:9-10Traducción en lenguaje actual (TLA) 9 recuerden todo lo que ha pasado desde tiempos antiguos. Yo soy Dios, y no hay otro; soy Dios, y no hay nadie igual a mí. 10 Yo anuncio desde el principio lo que va a pasar al final, y doy a conocer el futuro desde mucho tiempo antes. Les aseguro que todos mis planes se cumplirán tal como yo quiero.
Nuestra vida es como una obra de arte que no ha sido terminada, por esto los proyectos de Dios son para nuestra bendición, y que Dios hará inminente, e irresistiblemente. Estos son los siguientes:
  1. . Cristo Jesús, la promesa hecha realidad en el centro de nuestras vidas con su amabilidad. La definición de amabilidad es: Me importas tú, y me preocupo por tus asuntos o cosas. Te doy oportunidades y me ocupo de hacer mucho por ti porque eres importante para mí, por esto, el Espíritu Santo hace real a Cristo en nuestros corazones.
  2. . Éxito individual en esta vida, dado por Dios. Éxito en la familia: en la pareja, en lo hijos y en su educación, en las responsabilidades, en la cooperación. Éxito en la Salud. Revisiones médicas periódicas, buena alimentación, sin vicios, haciendo ejercicios. Éxito y la libertad económica: en los negocios, ahorro e inversiones, riqueza. Éxito en el crecimiento personal. En la religión, en los valores, en la educación. Éxito en el esparcimiento, en el descanso, en la diversión, en las vacaciones. Éxito en la labor Social, en la enseñanza, en la cooperación, en la beneficencia. 3. Restauración de la familia. La definición de la familia es dos personas que se unen por lazos legales y religiosos para convivir y tener proyectos de vida en común, y junto a sus hijos cuando los tienen.
  3. . Formar parte de su Santa Iglesia, que es un organismo vivo invisible conformado por los elegidos de Dios, cuya cabeza es Jesucristo, que es el brazo físico actuante de Dios en la tierra. Esta es una responsabilidad muy grande, es doloroso pero estupendo.
  4.  Ser columnas y baluartes de la verdad en la sociedad, o lumbreras de la sociedad. Esto es ser sal de la tierra y luz del mundo. Si la sal pierde su sabor, de nada sirve sino para tirarla. Una luz no se esconde ni se tapa, se pone en lo alto para que alumbre.
Esto es lo que Dios está trabajando en nuestras vidas hoy día, y lo que hará en el futuro. Tendremos nuestra mayordomía cristiana más controlada por nosotros de parte de Dios.
Tendremos más control y más éxito de lo que comemos, de la administración de las finanzas, ejercicios, educación, crecimiento personal, espiritual, y con identidad en la familia base, en las promesas de Dios, en lo que Dios quiere y va a hacer con nosotros. No importa si antes padecimos bajo la misma soberanía de Dios que controló que pasáramos en situaciones de escasez, peligros, guerras, o lo que fuere, ahora vendrá nuestro tiempo de brillar.
Job 14:7-9Nueva Traducción Viviente (NTV) 7 »¡Hasta un árbol tiene más esperanza! Si lo cortan, volverá a brotar y le saldrán nuevas ramas. 8 Aunque sus raíces hayan envejecido en la tierra y su tocón esté podrido, 9 al sentir el agua renacerá y echará nuevos brotes como un árbol recién plantado.
Vamos a orar. Gracias Dios Todopoderoso porque me dices lo que harás para el futuro, me dejas saber hoy, cuáles son tus proyectos de bendición. Ya decretaste la resolución y será favorable para nosotros, todo por tu gracia, por tu buena voluntad y bondad, por tu amabilidad. Estás preocupado por nuestras cosas, somos vasijas de barro, que cargamos un gran tesoro, tu Santo Espíritu. Gracias por que te ha nacido en tu corazón salvarnos, ayudarnos, bendecirnos, prosperarnos, tú quieres que tengamos vida plena, tu corazón es de dar, des de amor. Te regocijas en hacernos el bien. Gracias desde ya lo esperamos, en tu tiempo, y desde ya haremos todo lo que esté en nuestras manos cuando nos des el banderillazo de salida, por supuesto siempre trabajando desde ya, pero entendemos que es algo muy delicado que Dios mismo hará, es más tu obra que nuestro esfuerzo. Así que gracias por todo lo que harás que hagamos para tener este propósito tuyo en alto. Eres honorable, ¿quién como tu Dios? Gracias en el nombre de Jesús.