«¡NUNCA PIERDAS LA CONTINUIDAD!»

1 Corintios 15:56-58Traducción en lenguaje actual (TLA) 56 El pecado produce la muerte, y existe porque hay una ley. 57 ¡Pero gracias a Dios, podemos vencerlo por medio de nuestro Señor Jesucristo! 58
Por eso, mis queridos hermanos, manténganse firmes, y nunca dejen de trabajar más y más por el Señor Jesús. Y sepan que nada de lo que hacen para Dios es inútil.
Según el diccionario la palabra continuidad es definida como: Circunstancia de suceder o hacerse algo sin interrupción. En la Biblia se pone de ejemplo a un atleta que se ejercita constantemente, para ilustrar que nosotros debemos estar todo el tiempo haciendo ejercicios espirituales para no perder la resistencia y continuidad de la vida de santidad, porque tenemos una meta que es el cielo y una lucha contra el pecado. A la vez para no desmotivarnos en lo que hemos empezado.
¿Qué empezamos?
Un camino, una ruta, un rumbo, una nueva vida llamada: cristianismo evangélico reformado, que nos hace hacer cosas que nos llevarán a estar más cerca de Dios, para no alejarnos. Por tanto, debemos ser muy cuidadosos de poner en práctica primeramente el servicio que Dios nos ha delegado como primera arma y estrategia para vencer sobre el pecado que produce la muerte.
El servicio a Dios deberá hacerse fielmente porque es lo principal de la vida del cristiano. Es el mayor privilegio que Dios nos da. Entonces debemos de tomar a Dios en serio y darle lo mejor a la hora de hacer nuestro servicio. Esto independientemente de lo que aun podamos ser, o de las pruebas que podamos tener, de donde provenimos, o la educación que tengamos.
De nada sirve que vengamos de arriba con una gran educación carísima, si no tenemos un corazón responsable y fiel para con Dios. Es parecido al caso del rey Saúl, un hombre fuerte elegante y de gran estatura, pero no hacía todo lo que Dios le decía apegado a la instrucción de Dios. Entonces de nada le sirvió su porte ni nada de lo que llegó a ser porque Dios se buscó a un humilde pastorcito, a David para ponerlo en su lugar.
Esto provocó la envidia en Saúl, hasta intentar matar a David, y Dios se buscó a uno de bien abajo, porque, aunque era de condición humilde haría todo lo que Dios querría, tal como se lo pidiese.
Un gran actor, un excelente cómico, un buen futbolista, pueden de venir de velar y enterrar a sus padres la noche anterior, desvelados, pero al día siguiente que es hoy, les toca presentarse, y debe actuar y saber tocar el corazón de su público. Debe hacer reír de verdad a su audiencia. Debe jugar su mejor partido y ganar, incluso hacer goles. Deberán hacerlo igual como si no les hubiese pasado nada. Esto solo lo hacen los grandes.
Es igual con el servició al Señor, podemos tener problemas, o debilidades, podemos estar en pruebas o tentaciones, pero a la hora de rendirle el servicio a Dios, se nos debe olvidar que tenemos problemas e ir a hacer nuestro trabajo para él. Esto es lo que define a un grande, podrá equivocarse, pero siempre está listo, dispuesto, al pie del cañón, cuando se le requiere.
Esto es lo que Dios busca, a personas que estén dispuestas y que se comprometan con él cada día como si fuera el primer día.
…13Y Samuel dijo a Saúl: Has obrado neciamente; no has guardado el mandamiento que el SEÑOR tu Dios te ordenó, pues ahora el SEÑOR hubiera establecido tu reino sobre Israel para siempre. 14Pero ahora tu reino no perdurará. El SEÑOR ha buscado para sí un hombre conforme a su corazón, y el SEÑOR le ha designado como príncipe sobre su pueblo porque tú no guardaste lo que el SEÑOR te ordenó. 1 Samuel 13:13-14.
Es por esto que es necesario que entiendas de una buena vez esta verdad, no cedas tu puesto, no dejes de hacer exactamente lo que Dios te ha pedido que hagas para él, no dejas la iglesia, no dejes el camino, no dejes el rumbo, la ruta trazada, la senda antigua, como el ex gay sobreviviente de la masacre de Orlando que con 6 balazos en su cuerpo que le propinó el terrorista Omar Mateen, decidió volverse a Dios nuevamente.
Estas fueran las palabras de Ángel Colón que ahora se recupera en un hospital de Orlando y las palabras de su padre también de nombre Ángel Colón. Ángel Colón padre de la víctima, narró en una entrevista con el canal Univisión de Puerto Rico, que su hijo vio la misericordia de Dios al darle otra oportunidad de vivir y volverse a Cristo. Este joven le prometió a su padre que deja su vida de homosexual, y regresa nuevamente a los caminos del Señor.
“Él dijo ‘Señor no dejes que yo me vaya en estos momentos y en esta condición de pecador’, y Dios hizo un milagro grande en él”, indicó Colón.
“Fueron las oraciones de muchos que siempre oramos por nuestros hijos”, comentó el padre esperanzado”. Según explicó, su hijo le aseguró que:
“Yo no voy a ser más esto. Yo voy a cambiar mi vida completa y vuelvo a la iglesia otra vez”.
Ángel Colón (hijo) que cantaba en la iglesia, se había apartado de la iglesia cristiana que asistía junto con su familia. Su padre declaró, esto es lo que pasa cuando te sales de los caminos del Dios.
“Dios le dio otra oportunidad de vida”, declaró. Dios cambia a las personas y los hace volver de sus malos caminos”.
Te das cuenta de este gran testimonio, no necesitas que Dios te traiga de nuevo con 6 balazos en el cuerpo como sucedió con este caso, no necesitas que Dios te traiga herido accidentado, golpeado, pobre, para que continúes haciendo lo que ya hacías.
No te vayas de la iglesia, no dejes tu lugar porque otro vendrá, lo tomará, será bendecido y prosperado. No dejes el servicio a Dios en el cual te ha puesto por sencillo que sea, no dejes lo que ya comenzaste. Nunca, nunca, nunca, por nada del mundo pierdas la continuidad, debes estar firme y contante, debes trabajar más y más para el Señor, como recomienda el apóstol Pablo porque nuestro trabajo para Dios no es en vano, no es inútil tiene recompensa.
Por nada de este mundo, ni por tu madre, padre, hermanos, trabajo, pruebas, ni por tu vida, nunca dejes de hacer lo que ya comenzaste a hacer, muy por el contrario, cada vez hazlo con más excelencia para Dios que ve que eres fiel en lo poco y ten pondrá en lo más, no te intimides ni te menosprecies, y si caes en algún pecado Dios que es fiel te ayudará a que lo superes, pero nunca te alejes de la iglesia que es un medio que Dios ha dejado para tu santificación.
FILIPENSES 4:4 LBLA Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez lo diré: ¡Regocijaos!
Dios nos manda que nos alegremos siempre en él, por esto los judíos se alegran en sus reuniones por mandato de Dios.
Jesucristo te bendiga hoy, mañana y siempre. Vamos a orar.
Señor, podré ser muchas cosas en esta vida, pero no me permitas que sea desleal contigo, podrás estar probándome, podré tener desanimo, pero no me permitas que yo te deje, nunca quiero dejarte, no quiero volver atrás, no quiero dejar tus caminos, quiero estar animado para dar lo mejor de mí, te pido en el nombre de Jesús que me ayudes a serte fiel a la vida que tú me has mandado a que viva. Ayúdame a serte fiel en mi servicio en mi ministerio, te lo pido en el nombre de Jesús. Amén y amén.