«¡TODO LO QUE PUEDES LLEGAR A SER!»

 

…26 es decir, el misterio que ha estado oculto desde los siglos y generaciones pasadas, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos, 27a quienes Dios quiso dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria. Colosenses 1:26-27. La Biblia de las Américas.
Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. JUAN 15:5 RVR1960
Desde el mismo momento en que comenzaste tu caminar cristiano, desde que la fe fue depositada en ti, desde que te adheriste a Cristo, desde que recibiste una promesa de Dios, comienza un camino maravilloso, una senda estupenda, una aventura de crecimiento espiritual e integral sin igual, y a la vez una colosal lucha de desgaste.
Dios tendrá que probar tu fe, las fuerzas espirituales se alzan en contra tuya. Éstas son las que menos debemos temer, porque en el nombre de Jesús todo lo podemos.
Tu cuerpo entra en un gran gozo, en una dimensión espiritual de dicha, gloria y gracia, todo cristiano que ha pasado por este proceso no me dejará mentir, pero a la vez comienzas una guerra. Sí una guerra contra tu carne, tu carne se quiere revelar contra Dios, una lucha contra el mundo contra satanás y sus demonios que ya están vencidos.
Entonces debes enfocarte no en lo que eres ahora sino en lo que debes llegar a ser. Miguel de Cervantes dijo: “No ames lo que eres, sino lo que puedes llegar a ser”. William Shakespeare dijo: “Sabemos lo que somos, pero aún no sabemos lo que podemos llegar a ser” Pero ciertamente: LO QUE NO ES, PUEDE LLEGAR A SER, este es el punto clave y muy claro de la Biblia, que con Cristo podemos llegar a ser todo y muchas cosas.
Esta es la razón porque la Biblia dice EL JUSTO POR SU FE VIVIRÁ, ya que nos exhorta a llegar a ser como Cristo para vencer en todo en esta tierra por medio de Cristo con el instrumento de la fe. Por esto debemos esperar en la promesa que Dios nos ha dado y si lo hacemos demos por sentado que un día la veremos al igual que lo hizo Abraham.
Romanos 4:18-21Nueva Traducción Viviente (NTV) 18 Aun cuando no había motivos para tener esperanza, Abraham siguió teniendo esperanza porque había creído en que llegaría a ser el padre de muchas naciones. Pues Dios le había dicho: «Esa es la cantidad de descendientes que tendrás» 19 Y la fe de Abraham no se debilitó a pesar de que él reconocía que, por tener unos cien años de edad, su cuerpo ya estaba muy anciano para tener hijos, igual que el vientre de Sara. 20 Abraham siempre creyó la promesa de Dios sin vacilar. De hecho, su fe se fortaleció aún más y así le dio gloria a Dios. 21 Abraham estaba plenamente convencido de que Dios es poderoso para cumplir todo lo que promete.
Llegas a unas alturas a donde también llegó Abraham el padre de la fe, que tu fe tiene que ser probada para que no dependas ni de ti mismo ni de ningún otro, sino solo en el fuerte de Dios, quien tiene poder para todo, hasta para levantar a los muertos. Debes de entender que Dios nunca te dejará, ni te abandonará, sino que siempre te acompañará como el verdadero amigo que es, con verdadera fidelidad. No te criticará ni aun cuando falles, sino que te corregirá con amor porque eres su especial tesoro.
Debemos entender que Dios es bueno, y su corazón es de dar para que nuestro gozo se cumplido, sin embargo él sabe lo mejor que debe hacer por nosotros, y es probar nuestra fe, de la promesa inicial que recibimos como le dijo a Abraham que nos daría:
La salvación, que nos daría un primogénito, y que con ese primogénito conquistaríamos lo que fuese, llegaríamos a donde fuese, lograríamos lo que fuese, y sería multitud para nosotros.
Deberás creer cuando ya no haya esperanza con Esperanza.
Esta es la razón por la que Dios permite que todas las fuerzas que nos rodean, que las circunstancias, condiciones, situaciones, cadenas de eventos y el tiempo, que nos golpean, obren para nuestro bien. Pero deberás aguantar, y aguantar, además, deberás esperar esperanza contra esperanza, porque ese hijo fruto de la fe, es todo lo que necesitamos para llegar a ser lo que deberíamos ser.
Por esto la fe de Abraham, no se debilitó, no en ti se debilitará la fe, porque es un regalo que Dios da sin medida, esta crece y para fortalecerla necesitamos pruebas y más pruebas. ¿Pues ver, puedes entender el corazón y la bondad de Dios en sus decisiones?
Tú has recibido una promesa, o muchas promesas, tú has recibido la impartición de la palabra de Dios que te fecundó en la fe y para la fe. Pero esa fe será probada, para que finalmente recibamos lo que nos ha prometido, porque al perfeccionarse la fe en tantas pruebas, ya solo se cree, y se cree, sí, se vuelve a creer, en un Dios que tiene el poder para realizar lo que nos ha prometido.
Entonces esperas de una manera diferente, ya creyendo que en cualquier momento Dios lo hará, vendrán las cosas, se darán, ya no dudas, no temes, no te quejas, solo confías y confías, aunque no recibas nada, vuelves y confías, pasa el tiempo, y confías más y mejor.
Cuando llegas a este punto la respuesta, la consumación de la promesa está a unos centímetros de ti. Estoy hablando del glorioso Espíritu de Cristo, él es nuestra esperanza de Gloria, sí, Cristo en nosotros, en la persona del Espíritu Santo que hace real a Cristo en nuestros corazones, él, sí él glorioso Espíritu Santo es todo lo que necesitamos para llegar a ser lo que deberíamos ser.
Gálatas 5:22-23Nueva Traducción Viviente (NTV) 22 En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, 23 humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas!
  • Él es, la fe, que deberíamos tener para lograr cualquier cosa en la tierra.
  • Él es, el amor perfecto de Dios que deberíamos tener para vencer cualquier quimera en este mundo.
  • Él es, la alegría, él es quien produce la alegría con la que alcanzas y obtienes cualquier cosa, con la que todos quedan vencidos y cautivados como el perfecto amante de cantares.
  • Él es la paz que da verdadera seguridad eterna, porque se aferra a las cosas eternas y no a las pasajeras de este mundo, esa paz no es la que él mundo da, es la del corazón de Dios, con esa paz de inmediato contagias el entorno, e invades la maldad la conquistas y pones la paz, las mentes violentas se apaciguan, nada pueden hacer contra la paz de Cristo.
  • El glorioso Espíritu Santo, es la paciencia que deberíamos tener, porque en ella se está confiado, se sabe que papá vendrá a salvarme, que vendrá a mi rescate y que no hay porque desesperarnos si todo está controlado por papá. Él ya tiene todo contemplado y lo hará a su tiempo, entonces esperaremos pacientemente ese tiempo. Esto es totalmente contrario a la desesperación y urgencia de la carne que son molestos, mientras la paciencia no ofende a nadie sino es admirada por todos.
  • Él es la amabilidad que deberíamos tener, con la que todas las puertas se nos abrirán, con la que somos sal y luz, el resplandor de Cristo. Todos se rinden ante una persona que es verdaderamente amable y por esto el amable está entre los príncipes y reyes de la tierra.
  • Él es la bondad que deberíamos tener con la que siempre deberíamos tratar bien a los demás. La persona bondadosa es tan valiosa, amada y protegida, hasta con la misma vida de los demás, todos dicen que el amable es una corona de la gracia de Dios.
  • Él es la fidelidad que todos deberíamos tener que significa: firmeza y constancia en los afectos, ideas y obligaciones, y en el cumplimiento de los compromisos establecidos. Exactitud o precisión en la ejecución de alguna cosa.
  • Él es la humildad que deberíamos tener, para nunca hacer ostentación de las virtudes. Una persona humilde cae bien en todo lugar y tiene credibilidad, contrario a esta, a las personas que no lo son, hay que huirles. En esta virtud, conoces tus propias limitaciones y debilidades, y actúas de acuerdo a tal conocimiento.
  • Él es el dominio propio que deberíamos tener siempre. El dominio propio es la capacidad que nos permite controlar a nosotros mismos, nuestras emociones y no que estas nos controlen a nosotros, sacándonos la posibilidad de elegir lo que queremos sentir en cada momento de nuestra vida. Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar.1 Pedro 5:8 NVI
  • Por esto Cristo en vosotros, la esperanza de Gloria. Vamos a orar. Señor Jesús, tú eres todo lo que necesito, tú eres el que debe estar concebido en mi corazón, tú eres todo lo que yo debería ser, tú eres todo lo que necesito en esta tierra, por esto tu palabra dice que yo sin ti nada puedo hacer, entrónate en mi mente, toma tu lugar, el lugar de mi Señor y mi Dios. Ayúdame a ser todo lo que debería ser en esta vida. Sostenme y no me sueltes de tu mano, llévame siempre en el hueco de tu mano porque tuyo soy. Ayúdame a esperar en las promesas que me has dado, que mi fe no flaquee, sino que se fortalezca. Te lo pido en el nombre sobre todo nombre, en el nombre de JESUS.