« ¡LA MEJOR BENDICION, Y LA MEJOR ARMA!»

 

Éxodo 15: 11¿Quién como tú entre los dioses, oh SEÑOR? ¿Quién como tú, majestuoso en santidad, temible en las alabanzas, haciendo maravillas?
Jeremías 10: 6No hay nadie como tú, oh SEÑOR; grande eres tú, y grande es tu nombre en poderío. 7¿Quién no te temerá, oh Rey de las naciones? Porque esto se te debe. Porque entre todos los sabios de las naciones, y en todos sus reinos, no hay nadie como tú.…
LA MEJOR BENDICIÓN
Nosotros los cristianos sí gozamos de una gran bendición, por lo que somos bendecidos en todos lados. Tenemos la mejor bendición y la mejor arma. La mejor bendición es el amor eterno de Dios, es la muerte de Cristo para enriquecernos en todo momento, es el apoyo fiel e incondicional de Dios, 100% real. Por esto, en donde hay problemas, el cristiano siempre gana y nunca pierde, sino que siempre las lleva de ganar, porque Dios está de nuestro lado.
Cuando hay una guerra, si hay cristianos combatiendo, siempre ganan, y los otros pobres mueren por decenas o centenas, mientras que no hay bajas en el bando de los cristianos, o son mínimas. Dan lástima los enemigos de los cristianos cuando Dios nos ayuda, porque él siempre está pendiente de nosotros, simplemente su amor se desborda hacia nosotros, y los pobres enemigos son entregados en nuestras manos. Esa es la mejor bendición.
Cuando los otros pueblos claman a sus dioses, estos mueren al igual que los 450 profetas de Baal, mientras que Dios, siempre está para ayudarnos. Qué lindo orar, hablar con él, y comentar con los demás que él es nuestra herencia y familia, que linto es hablar de Dios en momentos de angustia, y que estará con nosotros. Que precioso es saber que Dios nos ama y que contaremos con su ayuda inequívoca, muy pronto, simplemente algo hará. Y aunque nos toque pelear, algo hará, siempre ganaremos. Si caemos en batalla solo es porque él ya nos quiso llamar, pero nunca se ha oído que Dios defrauda a una persona que le clama con fe. Esto es en contra de su naturaleza, siempre que hay fe en Jesucristo, en Dios el Padre, en la iluminación del Espíritu Santo, recibimos su ayuda. Que bendición que tenemos los cristianos de ser débiles porque Dios es el fuerte en nosotros y hace maravillas.
Isaías 49:…2Ha hecho mi boca como espada afilada, en la sombra de su mano me ha escondido; me ha hecho también como saeta escogida, en su aljaba me ha escondido. 3Y me dijo: Tú eres mi siervo, Israel, en quien yo mostraré mi gloria. 4Y yo dije: En vano he trabajado, en vanidad y en nada he gastado mis fuerzas; pero mi derecho está en el SEÑOR, y mi recompensa con mi Dios.…
LA MEJOR ARMA.
Es verdad que somos débiles en muchas cosas, es verdad que somos probados como ninguno por Dios, es verdad que Dios nos entrena más duramente, es verdad que pasamos por las aguas y no nos ahogamos, por el fuego y no nos quemamos, por el valle de sombra de muerte y no morimos, porque Dios, nos ama tanto que necesita entrenarnos para hacernos únicos, fuertes, diferentes, para desarrollar en nosotros la mejor arma de todas, la de la fe, la de la confianza en él.
Pobre diablo el que se nos oponga cuando nuestra arma esta apenas un poco desarrollada, ya no digamos cuando está bien. Esta arma es invisible, invencible y secreta, nuestros enemigos no la pueden ver. Pero si la pudieran ver, yo la describiría como una Barrett M82A1 con mira telescópica diurna/nocturna de franco tirador, con lanza granados y canon como el de un tanque, junto con varios tipos de proyectiles tele dirigidos. Es un arma para hacer estragos, es un arma de un tiro, un blanco caído.
La fe como un arma táctica y estratégica.
¿Qué significa la palabra táctica?
Es un procedimiento o método que se sigue para conseguir un fin determinado o ejecutar algo. Es un conjunto de reglas y procedimientos que se utilizan para dirigir las operaciones militares que se llevan a cabo en una guerra.
Nosotros estamos en constante guerra contra las fuerzas del mal, primero contra los demonios y segundo contra las artimañas del mundo impío. No matamos, vencemos, no destruimos, pero eliminamos las amenazas con el bien, con el arma de la fe. Ya en las guerras verdaderas, cuando nos defendemos de los que nos quieren destruir, Dios nos da la táctica para diezmar las fuerzas enemigas.
La táctica es la parte del arte militar, que trata sobre el empleo de los medios de acción en el campo de batalla. Se refiere a la actuación de los mandos y sus tropas, en relación con el enemigo existente y con las misiones a su cargo. Se entiende como táctica a una acción o método empleado para lograr enfrentarse al enemigo con éxito en batalla. Doy testimonio que, siempre ganamos y nunca perdemos cuando Dios nos da el método de acción para enfrentarnos al enemigo. Comenzamos por disolver, deshacer, separar, quitar fuerza, a los problemas que son espirituales con las palabras de Dios, de fe en nuestras bocas. Amarramos al enemigo con nuestras palabras, lo frenamos, lo atamos bajo nuestros pies.
Definimos la táctica como la correcta ejecución de los planes militares y las maniobras en la batalla.
La estrategia.
Cuando hablamos de estrategia hablamos de inteligencia. En otras palabras, una estrategia es el proceso seleccionado a través del cual se prevé alcanzar un cierto estado futuro. Estrategia se deriva del latín strategĭa, que a su vez procede de dos términos griegos: stratos (“ejército”) y agein (“conductor”, “guía”). Por lo tanto, el significado primario de estrategia es el arte de dirigir las operaciones militares.
Es Dios el que en todo momento nos da la estrategia, nos manda las operaciones que debemos hacer, porque nos ama y quiere que triunfemos. La estrategia se encarga del planeamiento y de la dirección de las campañas bélicas. También se ocupa del movimiento y de la disposición estratégica de las fuerzas armadas.
Dios y la logística.
Mientras táctica se refiere a cómo actuar en relación al enemigo con cada misión a cargo, mientras que la estrategia se encarga de planear, guiar o dirigir la operación, sus movimientos, y la disposición de nuestras fuerzas para alcanzar un cierto estado futuro de éxito, también tenemos logística.
¿Qué es la logística?
La logística es la que asegura la disponibilidad del ejército y su capacidad combativa. De nuevo Dios se encarga de que estemos disponibles, nos prepara anticipadísimamente, nos entrena la fe, para que cada vez, tengamos más capacidad combativa.
En la Biblia vemos muchos ejemplos, en el A.T. Israel siempre ganó las batallas más feroces, aun cuando era superado en número por decenas de miles. En el N. T. se agrega la lucha espiritual que es de más inteligencia, ya que peleamos contra ángel inteligentes, pero a la vez, se nos da un Espíritu Superior, la mente de Cristo en la persona del Espíritu Santo que mora en nuestros corazones.
La fe, es la mejor arma del mundo.
Cuando se emplea la fe, es como si estallara una súper bomba secreta, ya cambió el destino de todos y nadie se dio cuenta solo los que tienen la fe. ¿Porque? Porque la fe es la certeza de lo que se espera la convicción de lo que no se ve. Personalmente practico tiro al blanco con rifles de balines, y doy fe que cuando creo por la fe, siempre pego al blanco y gano, nunca fallo, nunca pierdo. Así lo he comprobado con los problemas, obtaculos, retos, metas, objetivos, y en batalla en el campo espiritual, cuando uso el arma de la fe, siempre soy certero y nunca fallo. Dios me da grandes victorias, grandes alegrías, soy imparable y no hay nada ni nadie que pueda detenerme, porque la fe es la mejor arma del mundo. Es indestructible, porque no es de este mundo, sino que procede de un mundo indestructible.
Que gran amor y admiración por los hijos escogidos de Dios.
Cada vez que me encuentro con un Israelita Espiritual, con un hijo engendrado de Dios, con un elegido, me quito el sombrero y rindo mis respetos a semejante y noble guerrero. No existe un solo cristiano verdadero, que no sea guerrero, que no tenga la mejor bendición, la mejor arma, y que no sepa usar su arma. ¿Por qué razón? Porque su Padre celestial se encarga de sustentarlo y apoyarlo en todo. Quien como los escogidos, pueblo admirable, hasta por los ojos de Dios.
Isaías 43:4Reina-Valera 1960 (RVR1960)
4 Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.
¿DECIDME, A QUIENES SOLAMENTE DIOS LES DICE ESTO?
Jeremías 31:3 Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. Jeremías 31:3Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Lloro cada vez que el Espíritu Santo me lee cada vez estos textos en mi mente, luego los busco en la Biblia y vuelvo a llorar, al darme cuenta del gran amor verdadero de Dios para nosotros los escogidos. Tenemos todas las de ganar. Tu no amas más a los hijos de tus vecinos que a los tuyos, así es Dios, el ama más a los que antes conoció, a los que antes predestinó, a los que de antemano les dio la gracia, su amor inagotable, comparándolos con los que no. La Escritura dice: “(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, más a Esaú aborrecí.” (Romanos 9:11-13).
“No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros. . .” (Juan 15:16); “¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?” (Romanos 9:21); y “. . . a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia. . .” (Romanos 9:15), y “según nos escogió en él antes de la fundación del mundo. . . habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad.” (Efesios 1:4-5), y así sigue el testimonio de las Escrituras. Aquí es evidente que la presciencia de Dios es descrita en las Escrituras en conexión con las personas y no con ninguna acción que la gente haya realizado. La Escritura dice: “Porque a los que antes conoció. . .” Y otra vez Dios habla de este modo a través de Amós: “A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra. . .” (Amós 3:2). Esto quiere decir que, sin tomar en cuenta ninguna acción, buena o mala, realizada por ellos, Dios los “conoció” en el sentido de que “los amó” y “los escogió” para que fueran Suyos. Es de este modo que Él conoce previamente a Sus elegidos. No somos escogidos debido a que realicemos la buena obra de ‘aceptar’ a Cristo, sino que somos escogidos para hacernos capaces de “aceptarle.” “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:10). Hechos 13:48 deja esto muy claro: “y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna.” La elección no se debe a nuestra fe, sino que nuestra fe se debe a que somos elegidos, debido a que somos “ordenados para vida eterna.”
¿De dónde obtuvimos esa fe, para poder ejercitarla? Las Escrituras nos dan la respuesta, afirmando que la fe es un don de Dios y no de nosotros mismos: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.” (Efesios 2:8). En lugar de argumentar en contra de estas cosas, deberíamos estar haciendo lo que el Espíritu Santo nos manda a través del apóstol Pedro: “Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección. . .” (2 Pedro 1:10).
Por esto triunfamos siempre, porque somos el Israel escogido, el que pelea con Dios y vence, por ser escogidos de Dios. Israel el remanente escogido, ¡qué pueblo más admirable! Éxodo 19:6y vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.
Isaías 9:6 Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del SEÑOR de los ejércitos hará esto.
Lucas 7:9
Al oír esto, Jesús se quedó admirado de él y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: Les digo que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe.
LA MAYOR BENDICION, SER AMADOS DE DIOS, DE CRISTO QUIEN DIO LA VIDA POR NOSOTROS. Siempre pienso en esto, de día y de noche medito en ¿quiénes somos nosotros para que Dios nos trate tan bien? La mejor respuesta que me doy es, que somos suyos, y él no se puede negar a sí mismo. Estoy convencido, plenamente convencido que siempre triunfaremos, siempre ganaremos, siempre venceremos en todo, siempre tendremos el éxito y los logros que Dios nos dio en sueños, anhelos y visiones, porque hemos venido a esta tierra a sobreponernos de todo, para brillar y hacer los propósitos de Dios, para glorificarle y ser su deleite. Hemos venido para ser un pueblo único y especial, que siempre contará con el favor y regalo inmerecido de Dios, en todo y para todo.
LA MEJOR ARMA, ES LA FE, EL DON DE DIOS QUE NOS DIO PRESTADO.
Pero antes yo no me sentía de ésta manera, sino que me sentía solo, triste, huérfano, abandonado, para cuando nací de nuevo esto cambió en un 50%, pero cuando comprendí la doctrina de la soberanía de Dios y su elección incondicional, todo cambió. Hoy me siento 100% bien, seguro, en paz, confortado, consolado, no me he vuelto a sentir solo, no me he vuelto a sentir mal, sino que la doctrina que pone a Dios en el lugar correcto no me falla, también me pone en el lugar correcto a mí, en relación con Dios. He sido justificado de una vez y para siempre, soy justo, santo y perfecto de una vez y para siempre, soy amado por Dios quién es inmutable y eso no lo va a cambiar nunca. Dios quien dio la vida por mí, estará por y para mí en cada segundo de mi vida, en cada momento, en cada tiempo, en toda condición, situación, y circunstancia, él hará siempre para mí una cadena de eventos para que yo siempre salga victorioso en todo. Esto mismo quiere para ti, él quiere que tu confianza en él aumente, porque te ama al igual que me ama a mí. Debes entender que no menos, el ama a todos sus hijos escogidos de igual manera, pero si tu no lo sabes, no sacas la mejor parte de clamar por la mejor bendición y de usar la mejor arma.
Vamos a orar. Gracias Dios, por tu entrega absoluta en rescate por mí, ayúdame a entenderlo, y a saber cómo lo recibo y como mejoro mi relación contigo, quiero corresponderte de la mejor manera, aunque tú no esperas nada de mí, pero quiero amarte más y más, cada día que pasa. Quiero sentir tu gran amor para conmigo, quiero estar enamorado de ti. Quiero que compartamos momentos gratos y agradables en nuestra intimidad, porque tú eres mi todo. Quiero entender bien quien soy para ti, y que es la esperanza que me has dado, para que la use bien en todo momento, hasta ahora quizá la he tenido subutilizada, no quiero desparramar lo que es tuyo, no quiero enterrar tus talentos, no quiero despreciar tu primogenitura, no quiero ser un ingrato, quiero ser como un niño manso para ti. Quiero amarte más. Gracias por darme tu mejor bendición a Cristo Jesús y la mejor arma, la fe. Te daré lo mejor de mí. En el nombre de Jesús. Amén y amén.