Monthly Archives: March 2016

« ¡DILE A TUS PROBLEMAS QUE TIENES UNA FE Y UN DIOS MAS GRANDE!»

 

1 Corintios 10:12 (BLP)
Hasta ahora, ninguna prueba os ha sobrevenido que no pueda considerarse humanamente soportable. Dios es fiel y no permitirá que seáis puestos a prueba más allá de vuestras fuerzas; al contrario, junto con la prueba os proporcionará también la manera de superarla con éxito.
Esta predica tiene un único objetivo, trata de abrirnos el entendimiento que Dios es grande, para persuadirnos a creer en el Dios grande que es, que puede salvarnos en cualquier situación, para que frente a la circunstancia adversas que se nos presentan, nos obliguemos a creer más y más, que tenemos un Dios más grande que todos nuestros problemas.
La pregunta que a continuación haré es:
Cuando estamos en la prueba, cualquiera que sea, ¿qué es lo que vemos frente a nosotros?
1. Las circunstancias adversas y los problemas,
2. o a Dios de nuestro lado, quien controla todas las cosas con su poder, quién nos dará la salida, porque él es más grande que cualquier problema.
Muy bien, vamos por buen camino. Entonces ahora examinemos bien en nuestro corazón lo que hay de Dios para nosotros con todo esto, porque si escuchamos el testimonio de Dios en nuestro corazón, seguramente sabremos más del propósito que tiene para probarnos.
¿Qué es lo que Dios quiere de nosotros con la prueba?
Primero diré lo que no quiere. Dios no quiere, destruirnos. Dios no quiere nuestro mal. Dios no quiere que perezcamos en y por la prueba, ni por la prueba quiere que vayamos a parar al infierno.
¿Qué es lo que Dios quiere de nosotros con la prueba?
Lo diré en primera persona: lo que Dios quiere al pasarme por la prueba, es que cada vez tenga más fe, al igual que hizso con Abraham. Cuando nuestra fe se vaya fortaleciendo creeremos más en él que puede levantar a los muertos y así cuando podamos superar nuestros problemas con éxito, tomados de su mano. Él es el alfarero, y quiere que nuestra confianza no esté puesta en nosotros mismo sino en él.
Imaginemos como pensaban las personas que escuchaban a Abraham decir una y otra vez, contemplando la tierra: –Dios me ha prometido que me dará toda esta tierra, a mí y a mi descendencia. Cualquier persona al ver que la tierra ya tenía duenos diría:
¡Y ese sonador, está insano de la mente, no tiene ni un solo lote, no tienen un ejercito, y como será posible, realmente está mal de la mente!
Así nos sucede a muchos, vivimos por fe y al final nos dará las cosas.
Muchos nos acusan injustamente que hacemos cosas indebidas, pero Dios está por nosotros y no permite acusaciones de nada y de nadie, en contra de sus hijos. Debemos entender que la fe no es algo que pueda fallar, porque Dios no puede fallar, si esperamos, si estamos confiando en Dios, él actuará honrando nuestra fe. Para obtener todas sus riquezas, solo es comprendiendo que solo están en Cristo y por la fe, al entender toda la doctrina de Dios. Permítame decirle lo que enseña la sana doctrina, si la creemos estamos trayendo vida a nosotros.
“Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz”. Romanos 8:6.
Traemos vida, y paz, por tanto si la Biblia ensena que Dios no acepta acusaciones en contra de sus hijos, nadie nos puede acusar ni condenar.
Romanos 8:31 ¿Qué podemos decir acerca de cosas tan maravillosas como estas? Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra? 32 Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás? 33 ¿Quién se atreve a acusarnos a nosotros, a quienes Dios ha elegido para sí? Nadie, porque Dios mismo nos puso en la relación correcta con él. 34 Entonces, ¿quién nos condenará? Nadie, porque Cristo Jesús murió por nosotros y resucitó por nosotros, y está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios, e intercede por nosotros.
Creo y declaro con mi boca a gran pulmón esté consejo de Dios que dice, DIOS ESTÁ A FAVOR MIO. NADIE SE PUEDE PONER EN MI CONTRA. SI NO SE GUARDÓ A SU HIJO Y LO ENTREGÓ A LA MUERTE POR MI, ME DARÁ TODO LO DEMÁS, Y NADIE ME PUEDE ACUSAR PORQUE DIOS NO ACEPTA ACUSACIONES EN MI CONTRA, DE NADA, PORQUE DIOS ME HA ELEJIDO PARA ÉL, NADIE ME PUEDE ACUSAR PORQUE DIOS MISMO ME PUSO EN LA RELACION CORRECTA CON EL. NADIE ME PUEDE CONDENAR PORQUE JESUS YA PAGO LA DEUDA POR MI, MURIENDO Y RESUCITANDO, Y ESTA SENTADO EN EL LUGAR DE HONOR, A LA DERECHA DE DIOS, E INTERCEDE POR MI.
Esto es lo que creo. Dios no sería capaz de hacernos el mínimo daño porque Dios es bueno. ¿Entonces porque escribió decretos en los que me dejaría pecar, y ser probado, decretos en los que me dejaría sufrir, y ser tentado?
Lo ha hecho porque es soberano, dueño de todas las cosas, para glorificarse en mi vida, pero también me consolará, me dará tiempos de refrigerio, y me levantará, venceré sobre todos los problemas, y triunfaré sobre está vida, porque Dios está de mi lado y esas son todas las demás cosas que me dará.
33 ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.
34 ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.
37 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
La sana doctrina ensena que Dios no acepta acusaciones de ningún tipo en contra de sus hijos, porque ya los justificó, es decir nos aceptó como sus hijos legítimos, de una vez y para siempre. Si juntamos Romanos 8 con Hebreos 10, ¿Qué tenemos?
Hebreos 10:14Reina-Valera 1960 (RVR1960)
14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.
Tenemos que Dios, con una sola ofrenda nos ha hecho a sus hijos, Justos, (justificados es decir aceptos ante él) Santos y Perfectos.
Y no hay nada que nos pueda separar del gran amor que nos ha mostrado. NO HAY NADA QUE PUEDA SEPARARNOS DE DIOS, CUANDO YA MOSTRO QUE NOS AMA INCONDICIONALMENTE, INAGOTABLEMENTE, INDEFECTIBLEMENTE.
¡VAYA! ¿Acaso no esto para celebrar? Mientras que para algunas personas tenemos muchos defectos, y tratan de acusarnos de que estamos mal, Dios nos mira ya glorificados por su gran amor.
Que irónico, que algunas personas en la tierra, nos aborrecen, pero el Dios creador del universo, nos aceptó, y nos ama con amor eterno. ¡Qué seguridad eterna nos da entender esta doctrina o consejo de Dios! ¡Qué ejercicio más provechoso para nuestro espíritu! ¡Que bendición más grande! ¡Qué grande es Dios! ¡Cuán grande es el amor que Dios nos tiene! Estoy seguro que triunfaremos, estoy seguro que venceremos, estoy seguro que si Dios está por nosotros, ¿Quién podrá estar contra nosotros?
NTV ¿Qué podemos decir acerca de cosas tan maravillosas como estas? Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra? Romanos 8:31.
Debemos entender entonces que todos los problemas que estamos pasando nos convienen, porque son para nuestro bien, y debemos entender entonces que todos los problemas que se nos presentan por muy grandes que sean, nuestro Dios es más grande que ellos y su palabra dice que él nos dará la salida a cada uno de ellos. ¿Puedes creerlo? ¿Te obligarás a creerlo cuando sientas que te han llevado al límite? ¿Qué harás cuando veas que no tienes salida? Creer que Dios tiene una, y que te la dará.
Por esto Jesús quien le da permiso a satanás para que tentara a pedro, sabiendo que la prueba era temporal, le dice que cuando volviera a la fe y obediencia a Dios, confirmara la fe de sus hermanos.
Lucas 22:31-33Nueva Traducción Viviente (NTV)
Jesús predice la negación de Pedro
31 »Simón, Simón, Satanás ha pedido zarandear a cada uno de ustedes como si fueran trigo; 32 pero yo he rogado en oración por ti, Simón, para que tu fe no falle, de modo que cuando te arrepientas y vuelvas a mí fortalezcas a tus hermanos».
33 Pedro dijo:
—Señor, estoy dispuesto a ir a prisión contigo y aun a morir contigo.
Antes de la prueba, Pedro no tenía la certeza que ya tenía asegurado el amor, la fidelidad, el perdón y la grandeza de Dios, pero ya después de haber superado la prueba con éxito, conoció más a Dios, y ese sería su trabajo, confirmar el gran amor de Dios por sus hijos elegidos para sí.
En este momento de tu vida estas de una de estas dos maneras.
1 ¿Estas convencido que tus problemas son más grandes que Dios?
2 ¿O estas convencido que Dios es más grande que tus problemas?
¿En cuál de estas dos circunstancias estás?
Pero deberías creer con todo tu corazón y no dudar que el amor de Dios, que excede todo conocimiento es mayor que todo lo que está en el mundo, y así puedas ver tus problemas pequeños, para que no tengas temor y puedas enfrentar todo, esforzándote y siendo valiente, no temiendo ni desmayando porque Dios está contigo a donde quieras que vayas.
Josué 1:9 Escucha lo que te mando: Esfuérzate y sé valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas.»
Dios es más grande que todos tus problemas.

« ¡EXAMINEMOS COMO ESTA NUESTRA RELACION CON DIOS!»

Salmos 139:23-24Nueva Traducción Viviente (NTV)
23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
pruébame y conoce los pensamientos que me inquietan.
24 Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda
y guíame por el camino de la vida eterna.
“examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos” – 2 Cor 13:5
Lo que nuestro texto implica es, que es posible SABER de la situación de alguien ante Dios. De hecho, la Biblia fue escrita para este propósito, para que pudiéramos saber cómo está nuestra relación con Dios.
Por tanto, es un deber como cristianos no permitir que nos ocurran estas cosas:
Es posible que poco a poco nos estemos alejando de Dios, si descuidamos nuestra salvación. Heb 2:1-4
Es posible sin percatarnos, estemos desarrollando un corazón malo de incredulidad. Heb 3:12-14.
Pablo dijo, “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe.”
a. La expresión “en la fe” se refiere a ser un cristiano fiel
b. ¡Entonces debemos examinar si estamos permaneciendo fieles al Señor!
De esto trata esta prédica, de saber si estamos siguiendo la verdad, o no, porque si no estamos siguiendo la verdad, entonces estamos siguiendo la mentira.
En la vida cotidiana, reflejamos como está nuestro interior, y lo hacemos de muchas maneras con nuestras actitudes.
Personalmente veo que a veces tenemos una reacción bien carnal, SIN un sometimiento a Dios, por ejemplo, al enfrentar el dilema de la prueba tenemos 2 opciones, o declaramos con nuestra boca, quejabanza, rechazo, disconformidad, que en resumen es rebeldía e insujeción a Dios, o damos las gracias a Dios de corazón con una actitud humilde. Ejemplo. “Gracias Señor por esto, tú tienes el control, yo me someto a ti, desnudo vine a esta tierra y desnudo me iré”.
1 Tesalonicenses 5:18Reina-Valera 1960 (RVR1960)
18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
¿Declaramos en cada circunstancia la palabra de Dios? ¿Tratamos de ponerla por obra, o declaramos nuestra propia justicia? La Biblia dice que es necesario que cumplamos toda justicia de Dios.
Santiago 1:19 Esto sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira; 20pues la ira del hombre no obra la justicia de Dios.
Entonces podemos ver como si en vez de aplicar fidelidad a Dios en guardar su palabra, al aplicar solo una parte y no toda, estamos poniendo nuestra propia justicia de hombre pecador, y no pasaremos la prueba, y no seremos exaltados cuando fuere tiempo, no vendrá la lluvia a regar nuestro sequedal, no entraremos en el gozo de Dios, no hasta que dejemos de ser alumnos, (sin luz) y que pasemos la prueba.
Es bien claro todo esto, porque aunque podamos estar hartos de la mediocridad de las personas que nos rodean, de sus malas conductas y costumbres, y ya no lo soportemos, la Biblia nos mide si tenemos una buena relación con Dios o no. La relación con Dios es vertical, nuestra relación con los hombres es horizontal, si la relación vertical está mal, lo estará la horizontal.
En el corazón se va haciendo como un callo, un endurecimiento que en los impíos explota con hacerle daño a Dios, matando a su creación, desde animales, hasta asesinatos. Es fácil ver como Caín mató a Abel, por la inconformidad que tenía con Dios, se quejaba de que Dios solo recibía los sacrificios de Abel y no los suyos propios, entonces fue teniendo discordia contra Dios, rebeldía, insujeción, odio, y le hizo daño a su creación matando a su hermano con dolo, premeditación, maldad.
Esto mismo se ve todos los días en las noticias, un montón de personas matan de la misma manera y un montón de asesinados que fueron torturados vilmente hasta la muerte.
Me impactó un caso que ocurrió en 2006 en Estados Unidos. Un profesor de universidad llamado Rafael Bobb, mató a su esposa a 3 días de cumplir ella 50 años de vida, y a tres días de dejarlo para siempre, según ella había dicho, cuando cumpla 50 lo dejaré. La brutalidad del crimen fue espantosa, la policía al ver la escena del crimen, pensó que él asesino le había disparado con escopeta varias veces en la cabeza y cara, pero la verdad fue que el asesino le desbarató la cara a batazos con odio. Más tarde comprobaron que el hechor había sido Rafael Bobb. Fue condenado a la cárcel por crimen no premeditado, y cuando iba ya a salir a los 10 años, la familia buscó al juez para que no lo dejarán salir, y le demostró que habia premeditado todo, por lo que no lo dejaron salir, y aun sigue en la cárcel. Desde entonces aplicaron esa ley, que antes de dejar salir a un asesino, el juez de libertad debe reunirse con los parientes de la víctima.
Nosotros como cristianos, puede ser que estemos pasando pruebas difíciles que de alguna manera estemos haciendo mal de muchas maneras. No llegamos al extremo de este criminal, pero es lo mismo, cuando nos molestamos, enojamos, quejamos, enfurecemos con las cosas, lo que significa que nuestra relación con Dios está mal, ha decaído, debemos tener mucho cuidado, lo mismo le pasó al pueblo de Israel en el desierto, y después de tanta queja, el pueblo deliberadamente decidió ya no obedecer a Dios, y allí fue cuando Dios lo condenó a no entrar en el reposo del Señor, y a morir en el desierto, sin entrar en la tierra prometida. Debemos tener cuidado que es lo que dejamos entrar en nuestro corazón, y debemos tener cuidado si nos aburre leer la biblia, o si no oramos, si no ayunamos, si no adoramos, es que estamos muy mal con Dios.
Romanos 10:8Mas, ¿qué dice? CERCA DE TI ESTA LA PALABRA, EN TU BOCA Y EN TU CORAZON, es decir, la palabra de fe que predicamos: 9que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo;…
La palabra de Dios que es salvación en todo momento, debe estar cerca de nosotros, en nuestra boca y en nuestro corazón, es la enseñanza de Jesús, que resucitó de los muertos, es su evangelio, es su doctrina, es toda la Biblia.
Acuérdate de él, en todo momento porque si lo haces es que reconoces tu necesidad espiritual, si lo haces es que eres pobre de espíritu, eres bienaventurado. Jesús dijo en mateo 5:3. «Afortunados los que reconocen su necesidad espiritual, porque el reino de Dios les pertenece. PDT.
NTV «Dios bendice a los que son pobres en espíritu y se dan cuenta de la necesidad que tienen de él, porque el reino del cielo les pertenece.
Es mejor que con todo y los problemas, pecados, debilidades que hoy tienes, sirvas a Dios. Sirve a Dios en su casa, en la casa de Dios, porque es mejor para ti.
Eclesiastés 12Nueva Traducción Viviente (NTV)
12 No dejes que la emoción de la juventud te lleve a olvidarte de tu Creador. Hónralo mientras seas joven, antes de que te pongas viejo y digas: «La vida ya no es agradable». 2 Acuérdate de él antes de que la luz del sol, de la luna y de las estrellas se vuelva tenue a tus ojos viejos, y las nubes negras oscurezcan para siempre tu cielo. 3 Acuérdate de él antes de que tus piernas —guardianas de tu casa— empiecen a temblar, y tus hombros —los guerreros fuertes— se encorven. Acuérdate de él antes de que tus dientes —esos pocos sirvientes que te quedan— dejen de moler, y tus pupilas —las que miran por las ventanas— ya no vean con claridad.
4 Acuérdate de él antes de que la puerta de las oportunidades de la vida se cierre y disminuya el sonido de la actividad diaria. Ahora te levantas con el primer canto de los pájaros, pero un día todos esos trinos apenas serán perceptibles.
5 Acuérdate de él antes de que tengas miedo de caerte y te preocupes de los peligros de la calle; antes de que el cabello se te ponga blanco como un almendro en flor y arrastres los pies sin energía como un saltamontes moribundo, y la alcaparra ya no estimule el deseo sexual. Acuérdate de él antes de que te falte poco para llegar a la tumba —tu hogar eterno— donde los que lamentan tu muerte llorarán en tu entierro.
6 Sí, acuérdate de tu Creador ahora que eres joven, antes de que se rompa el cordón de plata de la vida y se quiebre la vasija de oro. No esperes hasta que la jarra de agua se haga pedazos contra la fuente y la polea se rompa en el pozo. 7 Pues ese día el polvo volverá a la tierra, y el espíritu regresará a Dios, que fue quien lo dio.
Es necesario que vuelvas a la casa de Dios a adorar con alegría. Si no vas con alegría, tu relación con Dios no está bien. Yo fui católico romano toda mi vida, y serví en el oficio de monaguillo desde mi niñez, y después como músico hasta los 20 años, a los 27 años, nací de nuevo. Recuerdo que iba con una gran alegría, a servirle a Dios a la iglesia, aunque era ignorante de muchas verdades, lo hacía de corazón, pasé otro tiempo tocando y cantando en el coro de la iglesia, pero me sentía vacío. Dejé de tocar en el coro por 7 años, allí sentí que me alejé de Dios.
Un día cuando menos sentí, en un viaje de regreso de Chiapas, México, a el Salvador, algo me cubrió, algo me lavó, yo me sentí diferente, lloraba por amor a las personas, las amaba profundamente, mi visión gris de la vida se fue, el dolor y la tristeza me abandonó, todas mis acciones eran encaminadas desde mi corazón por el Espíritu Santo, a amar y honrar a Dios en todo, de nuevo. La pesada carga de mis pecados que sentía en mis espaldas desapareció, mis enfermedades fueron desapareciendo paulatinamente, una alegría embargó mi corazón, yo no sabía que era aquello, pero había nacido de nuevo de Dios. Desde entonces busqué de nuevo la iglesia Católica Romana, para volver a servir como antes, pero habían muchos obstáculos, insistí pero las cosas ya no eran iguales, todo lo que hacía me lo rechazaban, decían que actuaba como evangélico y no como católico. Yo no mue quería ir, pero después de 3 años, comprendí que Dios ya no me quería allí.
Con miedito comencé a servir en la Iglesia Evangélica, lo que después se convirtió en un gran amor y confirmación que estaba haciendo la voluntad de Dios. Ya después de 3 años, Dios me llamó al pastorado. Yo no lo podía creer, decía ¿quién soy yo, para que Dios me de semejante privilegio? Pero lo hizo, aunque yo iba emergiendo, y por tanto tenía muchos pensamientos arminianos, porque no se me había revelado bien quien es Dios y su inmutabilidad, no me di por vencido por el cuidado de Dios.
Ya después de 7 años pastoreando la iglesia, Dios me llevó a lo más, y me hizo comprender su Santa Soberanía, entonces la paz que yo había buscado por tantos años, ahora ya estaba completa al 100% por el entendimiento que Dios me dio de su gracia, porque cuando comprendes verdadera y literalmente que Dios controla todas las cosas, y todo lo que pasa milimétricamente, por sus decretos, tienes una seguridad y confianza eterna en que Dios no puede fallar, y que el diablito y el hombre no son nada frente al brazo fuerte y poderoso de Dios.
Entonces llegué a ser un pastor reformado a mucha honra. Reformado al filo de la palabra de Dios, he vuelto a los principios bíblicos de Dios, en los que asegura que es Dios quien tiene el control de todo lo que pasa, sea bueno o malo. Antes yo pensaba que la naturaleza y el hombre, no estaban controlados por nadie, ahora predico el poder de Dios sobre todas las cosas, sobre la maldad, y también que tienen controladas a las tinieblas. Predico la salvación en Jesucristo como al igual que cuando inicié mi pastorado. Ahora veo algo cambió en mí desde que entendí la doctrina de la soberanía de Dios, todo está en el lugar que Dios quiere, y es Dios quien hará los cambios en su tiempo. Vivo confiado en Dios.
El adorador rompe toda cadena, maldición, pecado, porque atrae la presencia de Dios. La iglesia, el templo es donde Dios ordenó asistir, por esto dice Hebreos 10 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.
Salmos 122Traducción en lenguaje actual (TLA)
¡Que haya paz en Jerusalén!
SALMO 122 (121)
Cántico de David para las peregrinaciones.
122 Me da gusto que me digan:
«¡Vamos al templo de Dios!»
2 Ciudad de Jerusalén,
¡aquí nos tienes!
¡Ya llegamos a tus portones!
3 Ciudad de Jerusalén,
¡construida como punto de reunión
de la comunidad de Israel!
4 ¡Hasta ti llegan las tribus,
todas las tribus de Israel!
¡Hasta ti llega el pueblo
para adorar a Dios,
tal como él lo ordenó!
5 En ti se encuentran
los tribunales de justicia;
en ti se encuentra
el palacio de David.
6 Por ti le pedimos a Dios:
«¡Que tengas paz, Jerusalén!
»¡Que vivan en paz los que te aman!
7 ¡Que dentro de tus murallas
y dentro de tus palacios
haya paz y seguridad!»
8 A mis hermanos y amigos
les deseo que tengan paz.
9 Y a ti, Jerusalén,
te deseo mucho bienestar
porque en ti se encuentra
el templo de nuestro Dios.
Tu que te has alejado de Dios, tu que te has vuelto tibio, tu que oras, que ya no adoras, ni te congregas, tu que has dejado de ser fiel a Dios: Vuelve a las sendas antiguas, no te siguas apartando de Dios, porque dice la biblia, que quien no cree y sigue la verdad, creerá y seguirá la mentira, si lo haces, entonces no eras de los escogidos.
2 Tesalonicenses 2:12Traducción en lenguaje actual (TLA)
8-12 Después de eso, el malvado aparecerá. Satanás lo ayudará a engañar a muchos con señales y falsos milagros. Engañará con toda clase de mentiras a los que no quisieron amar y aceptar el verdadero mensaje de Jesucristo, mensaje que podría haberlos salvado del castigo que recibirán. Dios permite que ese hombre mentiroso y malvado los engañe, para que acepten lo que es falso. Así Dios castigará a todos los que no han querido creer en el verdadero mensaje y son felices haciendo el mal. Pero cuando el Señor Jesús vuelva, con todo su poder y su gloria, destruirá con el soplo de su boca al hombre malvado, y le quitará su poder.
Arrepintámonos, y volvamos de corazón a Dios, clamemos y nos oirá, busquemos su rostro y sanará nuestra tierra, volveremos a estar seguros, aflijamos nuestra alma, y sometámonos al Dios bueno, busquemos hacer más y más para el evangelio, comprometámonos a hacer más para Dios con la meta de acercarnos más a él.
Nuestra actitud correcta debe ser siempre alabar a Dios con alegría por todo.
Habacuc 3:17-19Nueva Traducción Viviente (NTV)
17 Aunque las higueras no florezcan
y no haya uvas en las vides,
aunque se pierda la cosecha de oliva
y los campos queden vacíos y no den fruto,
aunque los rebaños mueran en los campos
y los establos estén vacíos,
18 ¡aun así me alegraré en el Señor!
¡Me gozaré en el Dios de mi salvación!
19 ¡El Señor Soberano es mi fuerza!
Él me da pie firme como al venado,[a]
capaz de pisar sobre las alturas».
Oremos.
Dios tú estás cerca y no lejos, tú me amas y moriste por mí, tú me quieres el bien, cámbiame, transfórmame, ayúdame a que no sea amigo del mundo, sino que deje todo lo que está malo, todo lo que estoy haciendo mal que no te agrada. Ayúdame a agradarte, a cumplir tus mandamientos, ayúdame a leer tu palabra, a atesorarla y a ponerla por obra, te necesito, ven Espíritu Santo, ven Espíritu Santo, ayúdame a ser un cristiano verdadero, ayúdame a arreglar mi relación con Dios, porque yo tengo una relación con Dios desde que soy tu hijo. Gracias Padre, en el nombre de JESUS.

« ¡LA MEJOR BENDICION, Y LA MEJOR ARMA!»

 

Éxodo 15: 11¿Quién como tú entre los dioses, oh SEÑOR? ¿Quién como tú, majestuoso en santidad, temible en las alabanzas, haciendo maravillas?
Jeremías 10: 6No hay nadie como tú, oh SEÑOR; grande eres tú, y grande es tu nombre en poderío. 7¿Quién no te temerá, oh Rey de las naciones? Porque esto se te debe. Porque entre todos los sabios de las naciones, y en todos sus reinos, no hay nadie como tú.…
LA MEJOR BENDICIÓN
Nosotros los cristianos sí gozamos de una gran bendición, por lo que somos bendecidos en todos lados. Tenemos la mejor bendición y la mejor arma. La mejor bendición es el amor eterno de Dios, es la muerte de Cristo para enriquecernos en todo momento, es el apoyo fiel e incondicional de Dios, 100% real. Por esto, en donde hay problemas, el cristiano siempre gana y nunca pierde, sino que siempre las lleva de ganar, porque Dios está de nuestro lado.
Cuando hay una guerra, si hay cristianos combatiendo, siempre ganan, y los otros pobres mueren por decenas o centenas, mientras que no hay bajas en el bando de los cristianos, o son mínimas. Dan lástima los enemigos de los cristianos cuando Dios nos ayuda, porque él siempre está pendiente de nosotros, simplemente su amor se desborda hacia nosotros, y los pobres enemigos son entregados en nuestras manos. Esa es la mejor bendición.
Cuando los otros pueblos claman a sus dioses, estos mueren al igual que los 450 profetas de Baal, mientras que Dios, siempre está para ayudarnos. Qué lindo orar, hablar con él, y comentar con los demás que él es nuestra herencia y familia, que linto es hablar de Dios en momentos de angustia, y que estará con nosotros. Que precioso es saber que Dios nos ama y que contaremos con su ayuda inequívoca, muy pronto, simplemente algo hará. Y aunque nos toque pelear, algo hará, siempre ganaremos. Si caemos en batalla solo es porque él ya nos quiso llamar, pero nunca se ha oído que Dios defrauda a una persona que le clama con fe. Esto es en contra de su naturaleza, siempre que hay fe en Jesucristo, en Dios el Padre, en la iluminación del Espíritu Santo, recibimos su ayuda. Que bendición que tenemos los cristianos de ser débiles porque Dios es el fuerte en nosotros y hace maravillas.
Isaías 49:…2Ha hecho mi boca como espada afilada, en la sombra de su mano me ha escondido; me ha hecho también como saeta escogida, en su aljaba me ha escondido. 3Y me dijo: Tú eres mi siervo, Israel, en quien yo mostraré mi gloria. 4Y yo dije: En vano he trabajado, en vanidad y en nada he gastado mis fuerzas; pero mi derecho está en el SEÑOR, y mi recompensa con mi Dios.…
LA MEJOR ARMA.
Es verdad que somos débiles en muchas cosas, es verdad que somos probados como ninguno por Dios, es verdad que Dios nos entrena más duramente, es verdad que pasamos por las aguas y no nos ahogamos, por el fuego y no nos quemamos, por el valle de sombra de muerte y no morimos, porque Dios, nos ama tanto que necesita entrenarnos para hacernos únicos, fuertes, diferentes, para desarrollar en nosotros la mejor arma de todas, la de la fe, la de la confianza en él.
Pobre diablo el que se nos oponga cuando nuestra arma esta apenas un poco desarrollada, ya no digamos cuando está bien. Esta arma es invisible, invencible y secreta, nuestros enemigos no la pueden ver. Pero si la pudieran ver, yo la describiría como una Barrett M82A1 con mira telescópica diurna/nocturna de franco tirador, con lanza granados y canon como el de un tanque, junto con varios tipos de proyectiles tele dirigidos. Es un arma para hacer estragos, es un arma de un tiro, un blanco caído.
La fe como un arma táctica y estratégica.
¿Qué significa la palabra táctica?
Es un procedimiento o método que se sigue para conseguir un fin determinado o ejecutar algo. Es un conjunto de reglas y procedimientos que se utilizan para dirigir las operaciones militares que se llevan a cabo en una guerra.
Nosotros estamos en constante guerra contra las fuerzas del mal, primero contra los demonios y segundo contra las artimañas del mundo impío. No matamos, vencemos, no destruimos, pero eliminamos las amenazas con el bien, con el arma de la fe. Ya en las guerras verdaderas, cuando nos defendemos de los que nos quieren destruir, Dios nos da la táctica para diezmar las fuerzas enemigas.
La táctica es la parte del arte militar, que trata sobre el empleo de los medios de acción en el campo de batalla. Se refiere a la actuación de los mandos y sus tropas, en relación con el enemigo existente y con las misiones a su cargo. Se entiende como táctica a una acción o método empleado para lograr enfrentarse al enemigo con éxito en batalla. Doy testimonio que, siempre ganamos y nunca perdemos cuando Dios nos da el método de acción para enfrentarnos al enemigo. Comenzamos por disolver, deshacer, separar, quitar fuerza, a los problemas que son espirituales con las palabras de Dios, de fe en nuestras bocas. Amarramos al enemigo con nuestras palabras, lo frenamos, lo atamos bajo nuestros pies.
Definimos la táctica como la correcta ejecución de los planes militares y las maniobras en la batalla.
La estrategia.
Cuando hablamos de estrategia hablamos de inteligencia. En otras palabras, una estrategia es el proceso seleccionado a través del cual se prevé alcanzar un cierto estado futuro. Estrategia se deriva del latín strategĭa, que a su vez procede de dos términos griegos: stratos (“ejército”) y agein (“conductor”, “guía”). Por lo tanto, el significado primario de estrategia es el arte de dirigir las operaciones militares.
Es Dios el que en todo momento nos da la estrategia, nos manda las operaciones que debemos hacer, porque nos ama y quiere que triunfemos. La estrategia se encarga del planeamiento y de la dirección de las campañas bélicas. También se ocupa del movimiento y de la disposición estratégica de las fuerzas armadas.
Dios y la logística.
Mientras táctica se refiere a cómo actuar en relación al enemigo con cada misión a cargo, mientras que la estrategia se encarga de planear, guiar o dirigir la operación, sus movimientos, y la disposición de nuestras fuerzas para alcanzar un cierto estado futuro de éxito, también tenemos logística.
¿Qué es la logística?
La logística es la que asegura la disponibilidad del ejército y su capacidad combativa. De nuevo Dios se encarga de que estemos disponibles, nos prepara anticipadísimamente, nos entrena la fe, para que cada vez, tengamos más capacidad combativa.
En la Biblia vemos muchos ejemplos, en el A.T. Israel siempre ganó las batallas más feroces, aun cuando era superado en número por decenas de miles. En el N. T. se agrega la lucha espiritual que es de más inteligencia, ya que peleamos contra ángel inteligentes, pero a la vez, se nos da un Espíritu Superior, la mente de Cristo en la persona del Espíritu Santo que mora en nuestros corazones.
La fe, es la mejor arma del mundo.
Cuando se emplea la fe, es como si estallara una súper bomba secreta, ya cambió el destino de todos y nadie se dio cuenta solo los que tienen la fe. ¿Porque? Porque la fe es la certeza de lo que se espera la convicción de lo que no se ve. Personalmente practico tiro al blanco con rifles de balines, y doy fe que cuando creo por la fe, siempre pego al blanco y gano, nunca fallo, nunca pierdo. Así lo he comprobado con los problemas, obtaculos, retos, metas, objetivos, y en batalla en el campo espiritual, cuando uso el arma de la fe, siempre soy certero y nunca fallo. Dios me da grandes victorias, grandes alegrías, soy imparable y no hay nada ni nadie que pueda detenerme, porque la fe es la mejor arma del mundo. Es indestructible, porque no es de este mundo, sino que procede de un mundo indestructible.
Que gran amor y admiración por los hijos escogidos de Dios.
Cada vez que me encuentro con un Israelita Espiritual, con un hijo engendrado de Dios, con un elegido, me quito el sombrero y rindo mis respetos a semejante y noble guerrero. No existe un solo cristiano verdadero, que no sea guerrero, que no tenga la mejor bendición, la mejor arma, y que no sepa usar su arma. ¿Por qué razón? Porque su Padre celestial se encarga de sustentarlo y apoyarlo en todo. Quien como los escogidos, pueblo admirable, hasta por los ojos de Dios.
Isaías 43:4Reina-Valera 1960 (RVR1960)
4 Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.
¿DECIDME, A QUIENES SOLAMENTE DIOS LES DICE ESTO?
Jeremías 31:3 Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. Jeremías 31:3Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Lloro cada vez que el Espíritu Santo me lee cada vez estos textos en mi mente, luego los busco en la Biblia y vuelvo a llorar, al darme cuenta del gran amor verdadero de Dios para nosotros los escogidos. Tenemos todas las de ganar. Tu no amas más a los hijos de tus vecinos que a los tuyos, así es Dios, el ama más a los que antes conoció, a los que antes predestinó, a los que de antemano les dio la gracia, su amor inagotable, comparándolos con los que no. La Escritura dice: “(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, más a Esaú aborrecí.” (Romanos 9:11-13).
“No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros. . .” (Juan 15:16); “¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?” (Romanos 9:21); y “. . . a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia. . .” (Romanos 9:15), y “según nos escogió en él antes de la fundación del mundo. . . habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad.” (Efesios 1:4-5), y así sigue el testimonio de las Escrituras. Aquí es evidente que la presciencia de Dios es descrita en las Escrituras en conexión con las personas y no con ninguna acción que la gente haya realizado. La Escritura dice: “Porque a los que antes conoció. . .” Y otra vez Dios habla de este modo a través de Amós: “A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra. . .” (Amós 3:2). Esto quiere decir que, sin tomar en cuenta ninguna acción, buena o mala, realizada por ellos, Dios los “conoció” en el sentido de que “los amó” y “los escogió” para que fueran Suyos. Es de este modo que Él conoce previamente a Sus elegidos. No somos escogidos debido a que realicemos la buena obra de ‘aceptar’ a Cristo, sino que somos escogidos para hacernos capaces de “aceptarle.” “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:10). Hechos 13:48 deja esto muy claro: “y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna.” La elección no se debe a nuestra fe, sino que nuestra fe se debe a que somos elegidos, debido a que somos “ordenados para vida eterna.”
¿De dónde obtuvimos esa fe, para poder ejercitarla? Las Escrituras nos dan la respuesta, afirmando que la fe es un don de Dios y no de nosotros mismos: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.” (Efesios 2:8). En lugar de argumentar en contra de estas cosas, deberíamos estar haciendo lo que el Espíritu Santo nos manda a través del apóstol Pedro: “Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección. . .” (2 Pedro 1:10).
Por esto triunfamos siempre, porque somos el Israel escogido, el que pelea con Dios y vence, por ser escogidos de Dios. Israel el remanente escogido, ¡qué pueblo más admirable! Éxodo 19:6y vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.
Isaías 9:6 Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del SEÑOR de los ejércitos hará esto.
Lucas 7:9
Al oír esto, Jesús se quedó admirado de él y, volviéndose a la gente que lo seguía, dijo: Les digo que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe.
LA MAYOR BENDICION, SER AMADOS DE DIOS, DE CRISTO QUIEN DIO LA VIDA POR NOSOTROS. Siempre pienso en esto, de día y de noche medito en ¿quiénes somos nosotros para que Dios nos trate tan bien? La mejor respuesta que me doy es, que somos suyos, y él no se puede negar a sí mismo. Estoy convencido, plenamente convencido que siempre triunfaremos, siempre ganaremos, siempre venceremos en todo, siempre tendremos el éxito y los logros que Dios nos dio en sueños, anhelos y visiones, porque hemos venido a esta tierra a sobreponernos de todo, para brillar y hacer los propósitos de Dios, para glorificarle y ser su deleite. Hemos venido para ser un pueblo único y especial, que siempre contará con el favor y regalo inmerecido de Dios, en todo y para todo.
LA MEJOR ARMA, ES LA FE, EL DON DE DIOS QUE NOS DIO PRESTADO.
Pero antes yo no me sentía de ésta manera, sino que me sentía solo, triste, huérfano, abandonado, para cuando nací de nuevo esto cambió en un 50%, pero cuando comprendí la doctrina de la soberanía de Dios y su elección incondicional, todo cambió. Hoy me siento 100% bien, seguro, en paz, confortado, consolado, no me he vuelto a sentir solo, no me he vuelto a sentir mal, sino que la doctrina que pone a Dios en el lugar correcto no me falla, también me pone en el lugar correcto a mí, en relación con Dios. He sido justificado de una vez y para siempre, soy justo, santo y perfecto de una vez y para siempre, soy amado por Dios quién es inmutable y eso no lo va a cambiar nunca. Dios quien dio la vida por mí, estará por y para mí en cada segundo de mi vida, en cada momento, en cada tiempo, en toda condición, situación, y circunstancia, él hará siempre para mí una cadena de eventos para que yo siempre salga victorioso en todo. Esto mismo quiere para ti, él quiere que tu confianza en él aumente, porque te ama al igual que me ama a mí. Debes entender que no menos, el ama a todos sus hijos escogidos de igual manera, pero si tu no lo sabes, no sacas la mejor parte de clamar por la mejor bendición y de usar la mejor arma.
Vamos a orar. Gracias Dios, por tu entrega absoluta en rescate por mí, ayúdame a entenderlo, y a saber cómo lo recibo y como mejoro mi relación contigo, quiero corresponderte de la mejor manera, aunque tú no esperas nada de mí, pero quiero amarte más y más, cada día que pasa. Quiero sentir tu gran amor para conmigo, quiero estar enamorado de ti. Quiero que compartamos momentos gratos y agradables en nuestra intimidad, porque tú eres mi todo. Quiero entender bien quien soy para ti, y que es la esperanza que me has dado, para que la use bien en todo momento, hasta ahora quizá la he tenido subutilizada, no quiero desparramar lo que es tuyo, no quiero enterrar tus talentos, no quiero despreciar tu primogenitura, no quiero ser un ingrato, quiero ser como un niño manso para ti. Quiero amarte más. Gracias por darme tu mejor bendición a Cristo Jesús y la mejor arma, la fe. Te daré lo mejor de mí. En el nombre de Jesús. Amén y amén.

« ¡Una fiesta de honor!»

 

En una gran casa con muchos sirvientes había una gran fiesta. Todo estaba preparado intachablemente, el lujo era espectacular. Por toda la casa se respiraba un ambiente fresco, muy agradable y alegre. Todos los sirvientes de un gran señor, muy rico, trabajaban en atender los invitados que iban llegando. En el hermoso jardín jugaban muchos niños que habían asistido a la fiesta. Había muchos arreglos de flores aromáticas y otros adornos estaban siendo colocados por todos lados. Había muchas cortinas de fiesta, músicos, chefs, bocadillos, vino y más. La casa era toda de color blanco. El cielo era azul, era un hermoso día. Se podían ver a los invitados sentirse como en casa, Un joven muy apuesto y vestido todo de blanco se paseaba por la casa con una copa de vino en la mano derecha. Parecía como si se reencontrara con la casa. Bajó las gradas hacia la primera planta y había allí una jovencita que arreglaba las flores de los arriates internos. El joven le preguntó con una gran alegría:
— ¿Y tú cómo te llamas?
—Ah, Sedimar mi Señor.
—Anda no me digas señor, yo soy igual que ti.
—Esta fiesta es en su honor mi Señor, su Padre ha pedido que todos lo honremos, le ha dado la bienvenida nuevamente a su casa, con todos estos regalos y con la fiesta.
—Es que me vas a hacer sonrojar.
—Hace poco nos han avisado que su Padre se va a presentar a la celebración y me puede ver que no lo estoy honrando al no trabajar como su Padre lo mandó.
—Pero si hasta hace unas horas yo no era nadie, solo era un vagabundo sin hogar que comía algarrobas que les sobraba a los cerdos. ¿Y ahora todo esto? Me siento un poco abrumado amiga.
—No me diga amiga mi señor, porque soy su sirviente, usted es el hijo de mí Señor, y yo…
—Está bien te llamaré por tu nombre, Sedimar. Verás solo quería empezar a conocerlos a todos ustedes.
De pronto un Señor muy fino y educado bajó hacia el lugar de la tarima. Su atuendo era fantástico, tenía ropas blancas y muy finas, pero él parecía solo estaba en casa. Tomó el micrófono y llamó a su hijo. Lo abrazó, puso su cabeza sobre su pecho y lloró con él. Se sentía un gran amor en el ambiente, los invitados también lloraban. El joven, cayó de rodillas y puso su cabeza sobre su regazo. Transcurrió un tiempo mientras los músicos tocaban un vals muy emotivo. Los invitados bailaban haciendo un gran festejo por el reencuentro de aquel hombre mayor de barba blanca muy bien cortada y su hijo imberbe.
Cuando terminó aquella música los invitados le pidieron que por favor, les contase como se sentía y como es que era que había regresado.
El joven muy dudoso, aun secándose las lágrimas, se levantó con la venia de su Padre, tomó el micrófono y dijo primero serio, pero después graciosamente:
—Me siento muy honrado…
Pero a la vez muy avergonzado…
No esperaba tal recibimiento.
Les diré lo que más siento en éste momento. Es lo que puedo expresar por ahora.
Me sentía solo, triste y abandonado. Había despilfarrado la fortuna que mi Padre me dio en herencia. En vicios y pecados. Pensé que encontraría la verdadera libertad pero me equivoqué. Cuando me gasté todo, no tenía que comer. Nadie volvía por mí, así que busque trabajo, pero no hallaba. Las cosas empezaron a salir mal. Aguanté mucha hambre. Un hombre me dio trabajo en su hienda, era lo que nunca yo me imaginé hacer, pero no tuve más opción, acepté. Trabajé en la porqueriza. Me unté de fango y de excremento de cerdos. Ustedes saben que para nosotros los judíos esos son animales inmundos, es lo peor. La paga era casi nada, así que yo tenía mucha hambre y no alcanzaba a cubrir mis sustento y vivienda. Llegué al punto que sólo añoraba comer de las algarrobas de los cerdos, y no lo niego, sacié mi hambre con ellas, muchas veces, me sentí muy mal, igual que un cerdo. También me sentí sucio, inmundo, desolado, huérfano, pero comprendí que era mi culpa. Yo, y mi pecado, me había llevado hasta esa situación. Allí fue donde me acordé de mi Padre y su casa, en fin su hacienda. Quise volver a donde él, pero la culpa me decía que había sido un ingrato, mal hijo y descarado. Pero puedo más volver a verlo y ser aunque fuese un servidor de él, ya que sabía que él si trataba bien a sus sirvientes. Por tanto yo quería ser uno de ellos, para al menos comer bien y gozar de su seguridad, pero ya no como un hijo, porque, él ya me había dado mi parte de la herencia, entonces sería su sirviente.
Tomé la decisión de volver. Mi sorpresa fue que él me había estado esperando, ¡todos los días me había esperado! A cada momento, miraba hacia el camino a casa, para saber si yo venía. Este día muy temprano, yo venía por ese camino y él me miró primero. Salió corriendo a mi encuentro gritando mí nombre. Movido a misericordia lloraba por mí, me anhelaba. Yo corrí de alegría al verlo. De pronto solo recuerdo que me abrazó muy fuerte, sentí su velludo y fuerte pecho en mi mejilla, eso me dio mucha seguridad. En verdad pude sentir su gran amor por mí, de cuanto me amaba, y cuanto me ama. De pronto me besó una mejilla y después la otra. Yo no podía entender por qué, si fui tan injusto con él. Le dije que había pecado contra el cielo y contra él, que no merecía ser llamado su hijo, pero él me hacía sentir más su amor, me puso unas vestiduras blancas, y zapatillas nuevas, estas que tengo puestas, me dio un anillo de honor, miren como brilla, mando a que mataran su mejor cordero para que yo me lo comiera, porque me vio hambriento, y mandó a todos sus sirvientes hacer esta fiesta en honor a mí. ¿Y cómo creen que me siento? Abrumado, no sé qué decir, solo cuento me experiencia. Ayer era un don nadie, y vie confiadamente al trono de la gracia de mi Padre, y él me recibió con los brazos abiertos. No quiso recibirme como un sirviente como yo lo deseaba, sino que me ha dado el puesto de hijo nuevamente. Me he enterado que quiere que todos sus sirvientes me traten con respeto y me digan Senior, me ha honrado con esta fiesta para que todos ustedes sepan que soy su hijo, que está orgulloso que he regresado a su lado, y a la vez para darme un lugar de honor y honra, el cual creo que no merezco, pero sé que su regalo es inmerecido y de recibirlo humildemente, porque este es el puesto que él quiere que yo tenga.
De pronto el Padre llamó a su hijo para que se sentara a su diestra, como queriendo decirles a todos que era primero en todo.
El hijo continuó diciendo, viéndole a los hijos y con sollozos, me enteré que el cordero que mataste para mí, te ha costado muy caro, era muy tuyo, y me lo diste sin ninguna condición previa, ¿? Y ahora me mientras a tu derecha frente a todas estas personas para honrarme más? Ahora se verdaderamente que me amas de verdad y no tengo como pagarte, pero puedo acceder a ti cada vez que quiera y tu gran amor me recibirá siempre con los brazos abiertos.
Todo el mundo, celebraba con ellos, gritaba sus nombres, bailaban y brindaban llenos de alegría por lo que había pasado. Aquella fiesta de honor y amor puro.
Esto me reveló personalmente Dios que sucede cuando cada vez que vamos a orar, sabiendo que nos ama y que lo encontraremos, sabiendo que vamos con una actitud humilde como la del hijo pródigo, o perdido, diciéndole que hemos pecado contra él y que no merecemos nada de él. Entonces Dios nos honra, nos sana, nos viste, nos calza, besa, abraza, prepara una gran fiesta, porque mató a su cordero por nosotros, a su único hijo para que ahora gocemos de sus riquezas y beneficios, Dios que es extremadamente sensible, llora con nosotros igual que el Padre de la parábola del hijo perdido. Se alegra con nosotros cuando nos alegramos.
Parábola del hijo perdido
11 Para ilustrar mejor esa enseñanza, Jesús les contó la siguiente historia: «Un hombre tenía dos hijos. 12 El hijo menor le dijo al padre: “Quiero la parte de mi herencia ahora, antes de que mueras”. Entonces el padre accedió a dividir sus bienes entre sus dos hijos.
13 »Pocos días después, el hijo menor empacó sus pertenencias y se mudó a una tierra distante, donde derrochó todo su dinero en una vida desenfrenada. 14 Al mismo tiempo que se le acabó el dinero, hubo una gran hambruna en todo el país, y él comenzó a morirse de hambre. 15 Convenció a un agricultor local de que lo contratara, y el hombre lo envió al campo para que diera de comer a sus cerdos. 16 El joven llegó a tener tanta hambre que hasta las algarrobas con las que alimentaba a los cerdos le parecían buenas para comer, pero nadie le dio nada.
17 »Cuando finalmente entró en razón, se dijo a sí mismo: “En casa, hasta los jornaleros tienen comida de sobra, ¡y aquí estoy yo, muriéndome de hambre! 18 Volveré a la casa de mi padre y le diré: ‘Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19 Ya no soy digno de que me llamen tu hijo. Te ruego que me contrates como jornalero’”.
20 »Entonces regresó a la casa de su padre, y cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio llegar. Lleno de amor y de compasión, corrió hacia su hijo, lo abrazó y lo besó. 21 Su hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de que me llamen tu hijo[a]”.
22 »Sin embargo, su padre dijo a los sirvientes: “Rápido, traigan la mejor túnica que haya en la casa y vístanlo. Consigan un anillo para su dedo y sandalias para sus pies. 23 Maten el ternero que hemos engordado. Tenemos que celebrar con un banquete, 24 porque este hijo mío estaba muerto y ahora ha vuelto a la vida; estaba perdido y ahora ha sido encontrado”. Entonces comenzó la fiesta.
25 »Mientras tanto, el hijo mayor estaba trabajando en el campo. Cuando regresó, oyó el sonido de música y baile en la casa, 26 y preguntó a uno de los sirvientes qué pasaba. 27 “Tu hermano ha vuelto —le dijo—, y tu padre mató el ternero engordado. Celebramos porque llegó a salvo”.
28 »El hermano mayor se enojó y no quiso entrar. Su padre salió y le suplicó que entrara, 29 pero él respondió: “Todos estos años, he trabajado para ti como un burro y nunca me negué a hacer nada de lo que me pediste. Y en todo ese tiempo, no me diste ni un cabrito para festejar con mis amigos. 30 Sin embargo, cuando este hijo tuyo regresa después de haber derrochado tu dinero en prostitutas, ¡matas el ternero engordado para celebrar!”.
31 »Su padre le dijo: “Mira, querido hijo, tú siempre has estado a mi lado y todo lo que tengo es tuyo. 32 Teníamos que celebrar este día feliz. ¡Pues tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida! ¡Estaba perdido y ahora ha sido encontrado!”»