« ¡SI QUIERES AGRADAR A DIOS, SIN FE TE SERA IMPOSIBLE!»

 

Nadie puede agradar a Dios si no tiene fe. Cualquiera que se acerque a Dios debe creer que Dios existe y que premia a los que lo buscan. HEBREOS 11:6
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. RVR1960
Para agradar a Dios verdaderamente es decir en Espíritu y en Verdad, (en su verdad) es necesario que lo hagamos con sus reglas. Sus reglas son la fe. La fe, proviene de Dios mismo. La otorga al oír la palabra de Dios, solo en aquellos que él quiere.
Algunos se preguntarán: ¿Cuál es la importancia de agradar a Dios?
Pues de tres respuestas, la primera es que no seríamos sus hijos, porque solo sus hijos lo pueden agradar, por medio de la fe, dentro de su reino espiritual de sabiduría y poder.
La fe es como el tenedor con el que nos llevamos los tallarines a nuestra boca. Una persona de fe, que anda en el Espíritu de Cristo, es espiritual. Inevitablemente comienza a prosperar integralmente, es decir en todo, tanto en lo espiritual como material. Posteriormente si Dios le da riquezas, o lo que él consideró necesario.
¿Por qué solo sus hijos lo pueden agradar? Porque la fe es un don único y exclusivo del fruto del Espíritu Santo, de modo que todos aquellos que tienen morando en su espíritu, al Espíritu Santo de Dios, lo pueden hacer. Pero los que no conocen a Jesucristo, es decir los que no han nacido de nuevo a la nueva vida espiritual de Dios, no lo pueden agradar, es solo por la gracia común de Dios que obtienen las cosas de éste mundo, pero no se les ha concedido tener riquezas espirituales como la salvación, y sabiduría de lo alto, que es la gracia especial de Dios.
La segunda respuesta es que, la fe es un medio de Dios para todo.
Es la herramienta de trabajo de primera prioridad de Dios. Aprender a usar la herramienta, el don no es fácil, se debe aprender a utilizar y desarrollar. Es todo un fascinante proceso, y a la vez doloroso porque te frustras un poco, pero luego ves la luz al final del túnel. El proceso veces corto, a veces largo para alcanzar aquellas cosas que para nosotros son imposibles pero no para Dios.
La tercera repuesta y diría que la más importante es que, sin la fe, no podremos agradar a Dios. Si no lo agradamos estamos en problemas, porque vendría el juicio final sobre nosotros en el día del juicio. Pero cabe recalcar que no estoy hablando, de los “NO nacidos de nuevo”, sino que me refiero exclusivamente de los nacidos de nuevo que tenemos el Espíritu de Jesucristo viviendo en nuestro corazón. Entonces la respuesta a la importancia de la fe en nuestras vidas, es que no obtendríamos nada de Dios, ni la salvación ni cosas difíciles e imposibles al no poder agradarlo. Según Santiago el tal, no recibirá nada del Señor, por tanto es necesario pedir con fe.
Santiago 1:6-7. Pero que pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. 7No piense, pues, ese hombre, que recibirá cosa alguna del Señor, 8siendo hombre de doble ánimo, inestable en todos sus caminos.
Apocalipsis 4:11 dice que hemos venido a esta tierra para agradar a Dios, para darle deleite.
” Digno eres , Señor , de recibir la gloria y la honra y el poder ; porque tú creaste todas las cosas , y para tu placer existen y fueron creadas . ” Traducción de: Revelation 4:1121st Century King James Version (KJ21)
Ahora lo diré en palabras sencillas en una paráfrasis.
11 «Tú eres digno, oh Señor nuestro Dios, de recibir gloria y honor y poder. Pues tú creaste todas las cosas, y existen porque tú las creaste para tu placer según tu voluntad». Apocalipsis 4:11 (Paráfrasis Fred Valle)
Acabamos de leer que fuimos creados para la gloria de Dios, es decir para darle placer, para deleitarlo.
¿Entonces como cuadra Apocalipsis 4:11 con Hebreos 11:6?
Ya vimos que le damos placer con sus reglas, con la fe. Entonces le damos placer y deleite cada vez que actuamos guiados por su don, por medio de la fe. Es decir que los cristianos le damos verdaderamente deleite y placer a Dios, sólo cuando actuamos en fe. Cuando estamos pasivos es como si durmiéramos espiritualmente y desparramáramos, por no dar la medida.
Esta ley no falla, y no puede fallar, cada vez que actuamos en fe, lo agradamos, lo deleitamos, él se regocija de amor por nosotros. De nuevo, “sin fe es imposible agradar a Dios”. De modo que como no le vemos con los ojos naturales, si nos acercamos a él para buscarle, para que nos ayude, debemos de creer que él existe, que es real y que nos ayudará en verdad, y que él premia a las personas que lo deleitaron o agradaron cuando lo buscaron de corazón.
Revisemos el versículo nuevamente.
Nadie puede agradar a Dios si no tiene fe. Cualquiera que se acerque a Dios debe creer que Dios existe y que premia a los que lo buscan.
Hemos venido a agradar a Dios, él tiene emociones, entonces le tocamos sus emociones buenas tres veces santas, cada vez que obramos por la fe para cada cosa, para cada reto, para vencer, lograr triunfar de su mano. Ese es su requisito, ese es su punto débil. El Dios fuerte y todo poderoso, acude a realizarnos cualquier milagro cuando obramos por fe. Esa es la manera de agradarlo.
La adoración toca el corazón de Dios, porque es adoración de pura fe. Puede haber un millón de personas esperando en un momento preciso acercarse a Dios, pero no lo hará si no hay fe. Si éstas son cristianas, estará allí para cumplir su promesa de donde dos o más estén reunidos en mi nombre, él estará allí. Pero si hay una persona que le agrada por fe, estará agradado de corazón y con desbordante presencia. Cualquier mandato suyo que hagamos, tales como, evangelismo, predicación, compañerismo, adoración, alabanza, si lo hacemos con fe, ten por seguro que agradaremos a Dios en Espíritu y en su verdad.
Sofonías 3:16-18Nueva Traducción Viviente (NTV)
En ese día, la proclama en Jerusalén será:
«¡Ánimo, Sión! ¡No temas!
17 Pues el Señor tu Dios vive en medio de ti.
Él es un poderoso salvador.
Se deleitará en ti con alegría.
Con su amor calmará todos tus temores.
Se gozará por ti con cantos de alegría».
18 «Reuniré a los que añoran los festivales establecidos;
nunca más serán avergonzados..
Jesús el rey de reyes y señor de señores hará cosas portentosas cuando nosotros seamos sus amigos. Podemos compartir cualquier cosa con él, tales como juegos, deportes, comidas, en las buenas y en las malas. Si somos sus amigos el estará agradado.
Para cuando hayamos vencido la adversidad, el mundo, la carne, a los demonios, cada vez por la fe; para cuando hayamos escalado lejos en éste valle de lágrimas, entonces le alabaremos, lo adoraremos, compondremos y cantaremos cánticos de júbilo, gozo, alegría, regocijo, victoria, por las grandes cosas que él habrá hechos por nosotros. Y todo por medio de la fe. La fe, es la certeza de lo que se espera, y la convicción de lo que no se puede ver (que nos vendrá) con nuestros ojos naturales, sino que solo se puede ver, aspirar, anhelar, atraer, halar con nuestra visión a través de los ojos de la fe. Allí cantaremos sus grandezas, las que sólo él puede hacer. Las que pudimos hacer con su herramienta, con el don de la fe.
Salmos 145:4-7Reina-Valera 1960 (RVR1960)
4 Generación a generación celebrará tus obras,
Y anunciará tus poderosos hechos.
5 En la hermosura de la gloria de tu magnificencia,
Y en tus hechos maravillosos meditaré.
6 Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres,
Y yo publicaré tu grandeza.
7 Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad,
Y cantarán tu justicia.
.
Que tus santos te alaben oh Jehová, que tus santos te bendigan y hablen de tu poder. Tu soberana voluntad es sobre todas las generaciones:
Salmos 145:10-13Reina-Valera 1960 (RVR1960)
10 Te alaben, oh Jehová, todas tus obras,
Y tus santos te bendigan.
11 La gloria de tu reino digan,
Y hablen de tu poder,
12 Para hacer saber a los hijos de los hombres sus poderosos hechos,
Y la gloria de la magnificencia de su reino.
13 Tu reino es reino de todos los siglos,
Y tu señorío en todas las generaciones.
Vamos a orar: Señor Jesús, tú eres el autor y consumador de la fe, aumenta mí fe, quiero creer más, porque todo es posible para el que cree. Nada es imposible para Dios, no hay nada ni nadie que me pueda hacer frente con la fe que venció al mundo. En mi corazón hay un testimonio, es una frase, todo lo puedo lograr en ésta vida porque la fe está en mí. Dependo de Dios y no de mis fuerzas, por tanto actuaré, obraré en las suyas a través de la fe. Padre Santo en el nombre de JESUS.
Bendiciones en Cristo Jesús.