Monthly Archives: February 2016

« ¡NO SIGAS LA TONTA FORMULA PARA EL FRACASO!»

 

2 Corintios 8:9. Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos.
Para desarrollar mejor esta prédica haré una comparación del mal proceder de los humanos y el buen proceder de Dios para que veamos la diferencia de qué hacemos mal, y como Dios hace el bien.
Dios me dio esta prédica debido a que constantemente observo las razones de porqué muchos de nosotros los latinos, aún no hemos triunfado como debe ser. Para mí son evidentes las causas en los hombres y mujeres de malas costumbres y su mal proceder. Veo claramente cómo las personas que se suponen deberían apoyarnos incondicionalmente en vez de seguir la corriente del éxito, siguen la corriente del mal, la que ha llevado a muchos de nuestros seres queridos al fracaso. Los más débiles, vulnerables y desprotegidos, son hoy son a la vista de esos jueces, unos inútiles, pero no a la vista de Dios. Con desventajas, los pobres de espíritu siguen queriendo salir a flote del fracaso en el que sus padres los sumergieron. Si llevas a un enfermo al hospital, verás que de inmediato le dan los primeros auxilios, no lo rematan para terminar de matarlo, sino que lo atienden, pero a mí Dios me reveló, que las familias que conforman la sociedad, por su dureza de corazón, destruyen a sus hijos con la tonta fórmula para el fracaso, en vez de auxiliarlos como Dios manda que se haga.
Las duras circunstancias en las que sus familias los metieron, al no obtener la respuesta que esperaban, fue más negativa que positiva, fue de mal en peor, de castigo, condena, y maldición. Todo eso vino a ser lazo al cuello de sus hijos a los que fueron desprotegiendo por el desamor. El lazo se apretaba más y más sobre sus cuellos, cada vez que las circunstancias, condiciones, situaciones, cadena de eventos y el tiempo empeoraban para estas personas. No me cabe duda que Dios tiene todo controlado, y debe intervenir con aquellos que él ama, y que hace que todo les suceda para bien.
¡Esas autoridades, en vez de actuar inteligentemente y apoyar incondicionalmente como lo hace Dios! ¡En vez de amar incondicionalmente como lo hace Dios! ¡En vez de sustentar incondicionalmente como lo hace Dios! ¡En vez de luchar por ellos, dar la vida al igual que JESÚS, que lo hizo incondicionalmente, en vez de darlo todo, como lo hace Dios! ¡En vez de interceder por ellos incondicionalmente como lo hace Dios en la persona de Jesús, nuestro abogado y sumo sacerdote que intercede ante el Padre! ¡En vez de bendecir incondicionalmente a los suyos como lo hace Dios! ¡Totalmente al revés, les quitaron: “todo”, con sus acciones tontas y perversas primeramente injustas de hombre tonto pecador!
Quiero decir que ya estamos suficientemente amolados, maltrechos, golpeados “por el pecado original”, su castigo consecuente, y de la maldición de la ley. Por esa razón la tierra fue puesta en maldición por Dios, por ese pecado, porque él tuvo que corregir la desobediencia de Adán y Eva. Pero él también nos dio la solución; nos envió un salvador, a Jesucristo el justo, para librarnos, salvarnos de toda maldición.
Y frente a todo este gran dilema, Dios es certero, comienza diciéndonos hoy.
EL SENOR TE BENDIGA Y TE GUARDE. Números 6Dios Habla Hoy (DHH)
24»“Que el Señor te bendiga y te proteja;
25 que el Señor te mire con agrado
y te muestre su bondad;
26 que el Señor te mire con amor
y te conceda la paz.”
27 »Así ellos pronunciarán mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré.»
He visto como la crítica, el desamor, la falta de apoyo, el desprecio, el abandono, el maltrato en casa, el bullying en la escuela, la maldición y atadura en las palabras primero de autoridades familiares contra sus seres queridos, los hundieron más, los hicieron los más débiles y pobres de los pobres y susceptibles a cualquier daño en la sociedad. Ese mismo desamor ha llevado a los políticos a rematar a la sociedad, salvándose de ellos al enriquecerse ilícitamente todos juntos en combinación y desprotegiendo al pueblo. He visto como imperan las malas costumbres destructoras, como el ponernos mal entre nosotros mismos, como quien dice con el pretexto, “para cuidarnos”. He visto como personas se dan a la tarea de poner mal a sus seres queridos injustamente, y los otros fariseos dieron las cosas por sentado, al escuchar dichos informes malévolos, encasillaron, condenaron, juzgaron injustamente a estos débiles y los aborrecieron quitándoles todo apoyo que pudiesen brindarles.
Sépase que la tonta fórmula para el fracaso es no apoyarnos, esto implica mucho, no bendecirnos, no cuidarnos, no mirarnos con agrado, no mostrarnos bondad, no mirarnos con amor, no concedernos la paz, en fin, decir bien de nosotros para que nos vaya bien. Muchos no cristianos como Mahatma Gandhi, se preguntaron, del porqué los cristianos no nos apoyamos y sustentamos lo suficiente. El nunca creyó en Jesús como salvador, sino que el verdadero interés de Gandhi en el cristianismo fue político, él esperaba conseguir apoyo en ello para el pacifismo y la resolución de la crítica de Gandhi es por medio del ortopraxis, o acción correcta.
Hasta ahora podemos ver que la tonta fórmula para el fracaso, no es sustentar a alguien, ni a nadie en específico, sino hacer cosas para terminar de hundir a los que deberíamos proteger a toda costa.
Pero veamos la astuta fórmula para el éxito.
En números 6:24-27, Dios dice lo contrario, Dios hace que digas palabras que harán que te vaya bien. Con ellas Dios te ata a la bendición, con sus palabras creerás lo que Dios dice que eres, y lo que no eres, sino lo que quiere que seas. Su bendición es que Dios, hable bien de ti, diga bien de ti, pues también los demás. Con sus palabras puedes ver que Dios te cuida y hace que te cuides en todo aspecto, en todo sentido. Que Dios te cuide todo el tiempo, de tus palabras, en tu entrada y tu salida, que Dios te cuide dándote sabiduría, que Dios te cuide enseñándote a cuidarte, pero que te cuide de ti, tus sueño, tu visión, tu caminos, tu comida. Que Dios te guarde de tus amistades, de tu trabajo, en el bus o en tu coche, que Dios te cuide integralmente desde el cielo con sus decretos de bendición.
En un naufragio, todos se quieren salvar y se ayudan, nadie quiere que el barco se hunda, para quedar por sí solos en el mar, porque ocurriría que ninguno se salvaría, pero con la tonta fórmula del fracaso, es como que todos por quererse salvar, se hundan unos a otros, destruyéndose a sí mismos en el acto. La tonta fórmula para el fracaso es la desunión, mientras que la unión hace la fuerza, la desunión nos hace más débiles. Jesús murió para que fuésemos unidos, su poderoso amor y brazo fuerte nos sustenta a cada momento de flaquezas, para que podamos triunfar. Está en el corazón de Dios que sus hijos sufridos triunfen, que con la fuerza del Espíritu Santo, ya no carezcan de deficiencias, flaquezas, y de pobrezas. Mientras unos nos quitan mezquinamente hasta su amistad, el respeto, el amor, el apoyo, el decir bien de nuestro nombre honorable, el bendecir, Dios lo dio todo por nosotros.
Por esta razón Jesús se hizo pobre, para hacernos ricos en la fe y en Dios.
2 Corintios 8:9Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos.
Tanto fue su amor que lo dio todo, si vida, lo mejor que tenía por nosotros.
Juan 3:16Nueva Traducción Viviente (NTV)
16 »Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.
Mientras que Dios lo dio todo y nos bendice, la tonta fórmula para el fracaso es seguir todo lo que procede del pecado original, ES SEGUIR EL ORGULLO, es seguir la falta de estima. Estamos demasiado amolados por el pecado original como para seguir destruyéndonos con la tonta fórmula del poco cerebro, y mente tonta no inteligente. Debemos tener la empatía y misericordia que Dios tuvo con nosotros, con nuestros hermanos y familiares cercanos, para unidos levantarnos. Si usted pregunta a los políticos que es lo que deben hacer para ganar, todos le contestarán lo mismo, unirnos para triunfar. ¿Si ellos lo hacen nosotros como no lo haremos?
La tonta fórmula para el fracaso es fijarse en los defectos de las personas quedarse en la murmuración y no en el consejo de amor. Pase lo que pase, debemos apoyarnos, tengamos lo que tengamos, debemos de apoyarnos.
Los hijos abandonados por sus parientes, no tienen posibilidades de triunfar, ellos se hacen mareros, el fenómeno de las maras es porque sus prospectos a miembros, al verse sin familias, abandonados, buscaron una familia: “la mara”, que supuestamente sería con ellos, pero a un precio bien alto porque tienen que delinquir, robar, estafar, matar, sobornar, hacer pacto con satanás, y todos los males que te puedas imaginar. Al final terminan en el infierno. Pero ellos lo dan todo por tener familia, y una familia que los apoyó, sustente, cuide “incondicionalmente”. Sabemos que esto es un error y camino de muerte pero ellos así piensan y satanás se los gana.
Pero ya Dios para bendecirnos no se guardó ni siquiera a su propio hijo, sino que lo entregó por rescate de sus escogidos, si hizo esto, nos garantiza que todas las cosas que nos hagan falta, nos las dará. Palabra de Dios.
EL QUE NO ESCATIMÓ Y DIO A SU HIJO,
Romanos 8:32Reina-Valera 1960 (RVR1960)
32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?
Pero Dios ya lo dio todo por nosotros.
Romanos 8:32Nueva Traducción Viviente (NTV)
32 Si Dios no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos dará también todo lo demás?
Todo para que triunfemos. La tonta fórmula para el fracaso es aburrirnos de apoyarnos en todo. Es dejar de darlo todo, es dejar da amarnos, es dejar de estar unidos, es no ser uno. Jesús dijo unas palabras que a mí me traspasan, yo no estoy solo, mi padre está conmigo, mi padre y yo somos uno,
Juan 8:29Y El que me envió está conmigo; no me ha dejado solo, porque yo siempre hago lo que le agrada. RV60.
Juan 10:30Traducción en lenguaje actual (TLA)
30 Mi Padre y yo somos uno solo.
Yo tengo un compromiso, sé que cada vez tengo que darlo todo, así como Dios, tengo que sembrar, dar, y dar más y más. La inteligente fórmula para el éxito es apoyarnos incondicionalmente sin cesar, es cubrir más a los más necesitados. La iglesia, cuerpo de Cristo.
1 Corintios 12 …22Por el contrario, la verdad es que los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles, son los más necesarios; 23y las partes del cuerpo que estimamos menos honrosas, a éstas las vestimos con más honra; de manera que las partes que consideramos más íntimas, reciben un trato más honroso, 24ya que nuestras partes presentables no lo necesitan. Mas así formó Dios el cuerpo, dando mayor honra a la parte que carecía de ella,…
La inteligente fórmula para el éxito es decir lo mejor de nosotros los que estamos unidos en el grupo de protección. Dios da el sol a buenos y malos, la comida a buenos y malos, garantiza la reproducción de la especie de los buenos y malos, da la lluvia a buenos y malos, porque sustenta todas las cosas, pues más con los suyos, porque los ama.
Efesios 5:29
29Porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, así como también Cristo a la iglesia; 30porque somos miembros de su cuerpo.…
La verdadera e inteligente fórmula para el éxito es sustentarnos y cuidarnos, así como Cristo lo hace con la iglesia, porque se ama y no se puede negar así mismo y nadie quiere arrancarse un brazo, un dedo, un pie, sino que lo cuida. Así igual, triunfaremos si nos unimos, es la voluntad de mandamiento de Dios, que nos amemos todos como él nos amó. ESTOY CONVENCIDO QUE NO HAY OTRO CAMINO, SOLO EL DE CRSITO, EL DE DIOS Y SU CONSEJO.
El que es por nosotros, no es contra nosotros. Debemos de hacer un frente común para triunfar en ésta vida y nunca cansarnos de hacer el bien y de ayudar a las otras partes de nuestro cuerpo.
Iasías 43 Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.
2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.
3 Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador; a Egipto he dado por tu rescate, a Etiopía y a Seba por ti.
4 Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida.
OREMOS. Padre Dios, perdóname por no haber sido un sabio sustentador hasta este momento, me arrepiento en polvo y ceniza de mi torpe proceder, debe apoyar siempre a tus hijos, tal como tú lo haces, por esa razón dijiste, en que en esto conocerían que somos tus discípulos, en que nos amemos. Quiero abandonar la crítica, el desamor, la murmuración, por apoyar incondicionalmente, y si debo corregir a mis hijos con la vara de la corrección lo haré, pero después los amaré y sustentaré. Si debo abandonar el mal camino, te pido tu ayuda, quiero apoyar a los míos, mis talentos, mis hijos, hermanos, familia, padre, madre, que son el cuerpo de Cristo, tu iglesia. Gracias, en el nombre de Jesús, ya no sigo más la tonta fórmula para el fracaso, sino seguiré la inteligente fórmula para el éxito que es amar, apoyar, sustentar, decir bien que es bendecir, desear el bien a mi grupo de gente que me has prestado. Padre, ayúdame a serte fie, en el nombre de Jesús, amén. De ahora en adelante les diré:
»“Que el Señor te bendiga y te proteja;
que el Señor te mire con agrado
y te muestre su bondad;
que el Señor te mire con amor
y te conceda la paz.”
»Así ellos pronunciarán mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré.»
Jesús es nuestra riqueza y hace que nos mantengamos o permanezcamos en el mismo estado o condición santa ante el Padre. Amén y amén.

«Todo el que ha oído y aprendido del Padre, viene a mí»

Juan 6:55 …54El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final. 55Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. 56El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él.…
En el año 2008, tuve una oportunidad de hablar que «¡Jesús es la mejor medicina cuando hay fe!», después de una reunión de oración en mi casa, una hermana de la congregación a la que llamaremos Eudora, me pidió unos minutos para hablar conmigo. Me comentó que su hermana Carmen estaba muy enferma. Me pidió que orara por Carmen por comunicación telefónica, yo le contesté que con gusto lo haría. Le llamó de su teléfono móvil y me pasó el teléfono, le pregunté a la enferma, si había ido donde el médico. Ella me respondió que no, porque no lo necesitaba, que Jesús la sanaría, que ya lo había hecho antes. Además añadió: Los médicos no sirven para nada, en el pasado no pudieron hacer nada por mí sólo Jesús, y si los visito entonces Jesús ya no me va a sanar. Pude percibir mucha actividad del mal en esta mujer, y que probablemente no había nacido de nuevo. Carmen agregó, que Jesús antes ya había sanado de un tumor cancerígeno en su estómago, que de pronto después de una oración a Jesús había desaparecido, y que había asistido a la iglesia, pero que se había alejado nuevamente por una gran pobreza que le sobrevino, y a la falta de dinero entonces había vuelto a su antiguo trabajo. Su hermana Eudora interrumpió la conversación diciéndome, “hermano, ella es bruja”, estaba desahuciada por los médicos, él Señor ya la sanó una vez de cáncer terminal y ella volvió a las andadas por $600 al mes que recibe de sus clientes. Le pregunté a Carmen con que demonio trabajaba. Y ella me dijo: con “Manchimón”, es decir “San Simón”. Yo le dije ¿Cómo? Ella añadió, “se me presenta en sueños me dice que hacer y así hago los trabajos”. “Pero siento que pierdo mi vida, siento que estoy muriendo, no sé que tengo”. Eudora interrumpió con llantos diciendo, por $600 al mes va a perder su alma y va ir a parar al infierno. Carmen también lloraba y con su voz entrecortaba aseguraba que se sentía muy mal de salud. Añadió: Ese demonio me ha dicho que antes que la deje de nuevo, me va a matar. Tengo miedo, yo ya no quiero seguir en esto, quiero dejar esta mala vida, e ir a la iglesia. Yo le prediqué de Jesucristo, su salud y su poder y oré por ella. Como ambos nos mudamos de casa, yo me vine de los Planes de Renderos a San Salvador y Eudora se fue lejos, nos perdimos la pista, pero una vez que me encontré con Eudora, después de saludarla muy alegremente, le pregunté por su hermana Carmen y me dijo con una gran sonrisa: “Ella está bien!” “Está sana!” Dejó su antigua vida, y ahora juntas nos congregamos en la iglesia con sus hijas y mis hijas.
Yo entiendo que no tiene nada que ver, el hecho de ir a ver al médico que Dios mismo ha dejado para que nos cure, con la fe hacia el médico de médicos, JESUCRISTO, que puede curar cualquier mal.
Una cosa es honrar a Dios, visitando los médicos, que por cierto es bueno. La otra es cuando se da la condición de la fe que agrada a Dios, pues también Dios sana sin medida, entonces se da la bendición de la sanidad divina. Pero: ¿Cuándo se cumple esta condición? Solo cuando hay verdadera fe.
Jesús es Dios. Él es el medico de médicos por excelencia, Dios lo dejó para ser salud a las naciones. Él puede curar el peor mal, o toda enfermedad, por más maligna y mortal que sea, por más difícil o imposible, Jesús siempre tiene la cura porque sólo ÉL ES LA CURA.
Pero no sana a todos, únicamente a los que tienen fe, en que él puede hacer lo imposible porque es Dios. Esto es una condición, se da al creer y se cumple en esto: El que come mi carne y bebe mi sangre que es verdadera comida y verdadera bebida. El que come y bebe de Jesús es el que cree, el que cree es el que lo come y recibe, porque Jesús permanece en él y ésta persona que cree está en JESÚS.
Jesús les dijo estas palabras de comer su cuerpo y beber su sangre a sus seguidores y a sus discípulos, como resultado los 70 lo abandonaron, y los discípulos dijeron: V 60: Dura es esta declaración; ¿quién puede escucharla?
Unos versículos antes Jesús les había dicho: 47 En verdad, en verdad os digo: el que cree, tiene vida eterna. Jesús continúa diciéndoles: 51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo también daré por la vida del mundo es mi carne. Jesús ha vuelto a insistir en esas mismas palabras, por la crucial importancia que tiene esta declaración para las personas que han de creer. ¿Porque? Porque de creerlas, dependen tanto el hecho de obtener la salvación, como la salud integral del cuerpo: 53 Entonces Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. Que impresionantes palabras, debemos entenderlas porque si no, no tendremos “Vida” en nuestro interior, no recibiremos sanidad de ninguna de nuestras enfermedades y no seremos resucitados en el último día.
Jesús sabiendo lo que sus discípulos murmuraban les añade fulminantemente: 61 Pero Jesús, sabiendo en su interior que sus discípulos murmuraban por esto, les dijo: ¿Esto os escandaliza? 62 ¿Pues qué si vierais al Hijo del Hombre ascender adonde antes estaba? 63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. 64 Pero hay algunos de vosotros que no creéis.
En otras palabras: Soy el pan del cielo porque de allá vengo. ¿Y qué si me viereis ascender adonde antes yo estaba? ¿Esto os escandaliza? El Espíritu Santo es el que da vida al que cree, la carne para nada aprovecha, las cosas físicas orgánicas que ustedes comen salen del cuerpo cuando van a la letrina, mientras que las palabras que yo os he hablado son espirituales, son Espíritu y son vida, y se guardan en el espíritu y en la mente de ustedes, por esto el que las cree recibe, vida, salvación, salud, el que cree en mí aunque esté muerto espiritualmente, vivirá porque soy la vida, pero hay muchos en éste mundo que no me creen. Si tan solo me creyesen, recibirían vida, salvación, salud, pero no me creen porque no han oído a mi padre, porque no son de Dios. 45 Escrito está en los profetas: “Y TODOS SERAN ENSEÑADOS POR DIOS. Todo el que ha oído y aprendido del Padre, viene a mí.
¿Quiénes son todos los que serán enseñados por Dios? “Todo el que ha oído y aprendido del Padre, viene a mí.” ¿HAS OIDO Y APRENDIDO DEL PADRE? ¿TE HA GUIADO EL PADRE? Si lo ha hecho, es que eres de Dios, Y EL PADRE TE TRAERÁ A JESUCRISTO SI AÚN NO LO HA HECHO, Y SI YA LO HIZO, EL PADRE FUE QUIEN TE TRAJO A DONDE JESUCRISTO, PARA QUE TE SALVE. ¿Y los que no son guiados por el Padre? Jesús mismo da la respuesta: Les dice sólo a los que lo siguen, Por eso les digo que 44 Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final. Y continuaba diciéndoles. 65 Y decía: Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí si no se lo ha concedido el Padre. En otras palabras, los que no son de Dios, no lo pueden escuchar, entonces tampoco pueden venir a Jesús, quien los puede salvar. Hay que pedir misericordia a Dios.
Sin embargo los escogidos de Dios si creen, no le venden, no le entregan, no lo traicionan, reaccionan de su mal proceder con arrepentimiento, mientras que los que no creen, no tienen remordimientos, como si Jesús no vale nada, mientras que Júdas el traidor le vendió porque no creía en él, así igual los que no creen en Jesús, le venden, lo niegan para siempre, lo insultan, lo traspasan con sus palabras, lo traicionan, y no necesitan de él por las palabras que Jesús dice. 67 Entonces Jesús dijo a los doce: ¿Acaso queréis vosotros iros también? 68 Simón Pedro le respondió: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. 69 Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Santo de Dios. 70 Jesús les respondió: ¿No os escogí yo a vosotros, los doce, y sin embargo uno de vosotros es un diablo? 71 Y El se refería a Judas, hijo de Simón Iscariote, porque éste, uno de los doce, le iba a entregar.
Veo claramente aquí con judas, una doctrina, la de los reprobados al igual que el Faraón de Egípto que murió en el mar rojo. Judas no creyó, no escuchó al Padre, y Jesús le llama un diablo.
Mientras que en otro caso una mujer, la mujer del flujo de sangre, en una histoira asombrosamente extraordinaria recibe todo por la fe. Revisémoslo.
Marcos 5 25 Y una mujer que había tenido flujo de sangre por doce años, 26 y había sufrido mucho a manos de muchos médicos, y había gastado todo lo que tenía sin provecho alguno, sino que al contrario, había empeorado; 27 cuando oyó hablar de Jesús, se llegó a El por detrás entre la multitud y tocó su manto. 28 Porque decía: Si tan sólo toco sus ropas, sanaré. 29 Al instante la fuente de su sangre se secó, y sintió en su cuerpo que estaba curada de su aflicción. 30 Y enseguida Jesús, dándose cuenta de que había salido poder de El, volviéndose entre la gente, dijo: ¿Quién ha tocado mi ropa? 31 Y sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te oprime, y dices: “¿Quién me ha tocado? 32 Pero El miraba a su alrededor para ver a la mujer que le había tocado. 33 Entonces la mujer, temerosa y temblando, dándose cuenta de lo que le había sucedido, vino y se postró delante de El y le dijo toda la verdad. 34 Y Jesús le dijo: Hija, tu fe te ha sanado; vete en paz y queda sana de tu aflicción.
Acerquémonos a Jesús con amor, con confianza, con fe, con alegría, él está puesto por el Padre para ser nuestro médico en todo sentido. Jesús nos va a sanar de todo mal. Primero de la muerte espiritual, por el nuevo nacimiento, por el arrepentimiento, por la fe y por la justificación.
Lucas 5:30 Y los fariseos y sus escribas se quejaban a los discípulos de Jesús, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con los recaudadores de impuestos y con los pecadores? 31Respondiendo Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. 32No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.
Ven a Cristo, hoy ven a Cristo, humíllate, doblégate, póstrate, dobla tus rodillas
A los que se alejaron de Dios y volvieron a caer en enfermedades el Padre les dice hoy.
Jeremías 33 …5“Mientras ellos vienen a pelear contra los caldeos y a llenarlas con los cadáveres de los hombres que herí en mi ira y en mi furor, pues yo había escondido mi rostro de esta ciudad a causa de toda su maldad, 6he aquí, yo le traeré salud y sanidad; los sanaré y les revelaré abundancia de paz y de verdad. 7“Restauraré el bienestar de Judá y el bienestar de Israel y los reedificaré como eran al principio.…
Ven oremos.
Señor Jesús. Tú eres mi Salvador, tú eres mi sanador, creo en ti, tú eres la vida, tú eres Dios. Tu carne y tu sangre de verdad aprovechan y son vida, salud para mi espíritu, alma y cuerpo. Bendigo con tu preciosa sangre mi sangre, mi cuerpo, mi alma, mi espíritu, tu nombre es de bendición, nombre sobre todo nombre, bendigo mi vida en el nombre de Jesús. Amen.

« ¡NO PEQUES DEMASIADO CONTRA LA SABIDURIA Y EL AMOR!»

 

En La multitud de consejos está la victoria.
Proverbios 11:14Reina Valera Contemporánea (RVC)
14 Cuando no hay buen guía, la gente tropieza;
La seguridad depende de los muchos consejeros.
Al leer bien éste versículo en el original, rápidamente uno se percata de que no está hablando de consejeros como si fueran muchos, ni está hablando como si muchos tienen la sabiduría y de sus consejos depende la seguridad. De lo que está hablando que es impresionante es de como todo lo reduce a: UNO QUIÉN ES LA SABIDURÍA ANDANTE Y TIENE MUCHOS CONSEJOS: JESUCRISTO. Él es el único que es la sabiduría. Él, que tiene la sabiduría que puede dar muchos consejos como si fueran muchos hombres sabios PERO que habrían aprendido de él, porque sólo él es sabio y tiene el consejo verdadero y divinamente sabio. Está hablando de Jesucristo y su espíritu de Sabiduría como dice Isaías 11:2. Si lo amamos, él nos dará su sabiduría, si lo seguimos y atendemos sus consejos, si creemos a su palabra, si la ponemos por obra, entonces él nos hará sabios y podremos triunfar sobre esta vida. Pero también podríamos estar ignorándolo, a él, a Jesucristo y a todo lo que en sí, la Biblia dice que él es: y ya sabes que él es la sabiduría, porque la sabiduría es Dios y Jesucristo es Dios mismo encarnado en la persona de Jesucristo, su hijo amado. Si le creemos seremos sabios cada vez más.
Proverbios 2Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Excelencias de la sabiduría
2 Hijo mío, si recibieres mis palabras,
Y mis mandamientos guardares dentro de ti,
2 Haciendo estar atento tú oído a la sabiduría;
Si inclinares tu corazón a la prudencia,
3 Si clamares a la inteligencia,
Y a la prudencia dieres tu voz;
4 Si como a la plata la buscares,
Y la escudriñares como a tesoros,
5 Entonces entenderás el temor de Jehová,
Y hallarás el conocimiento de Dios.
6 Porque Jehová da la sabiduría,
Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.
7 El provee de sana sabiduría a los rectos;
Es escudo a los que caminan rectamente.
8 Es el que guarda las veredas del juicio,
Y preserva el camino de sus santos.
9 Entonces entenderás justicia, juicio
Y equidad, y todo buen camino.
10 Cuando la sabiduría entrare en tu corazón,
Y la ciencia fuere grata a tu alma,
11 La discreción te guardará;
Te preservará la inteligencia,
12 Para librarte del mal camino,
De los hombres que hablan perversidades,
13 Que dejan los caminos derechos,
Para andar por sendas tenebrosas;
14 Que se alegran haciendo el mal,
Que se huelgan en las perversidades del vicio;
15 Cuyas veredas son torcidas,
Y torcidos sus caminos.
16 Serás librado de la mujer extraña,
De la ajena que halaga con sus palabras,
17 La cual abandona al compañero de su juventud,
Y se olvida del pacto de su Dios.
18 Por lo cual su casa está inclinada a la muerte,
Y sus veredas hacia los muertos;
19 Todos los que a ella se lleguen, no volverán,
Ni seguirán otra vez los senderos de la vida.
20 Así andarás por el camino de los buenos,
Y seguirás las veredas de los justos;
21 Porque los rectos habitarán la tierra,
Y los perfectos permanecerán en ella,
22 Mas los impíos serán cortados de la tierra,
Y los prevaricadores serán de ella desarraigados
Entonces, como cristianos tenemos la obligación de revisar si estamos haciendo atentados contra la sabiduría que es el amor de Dios, con un propósito, para que no nos vaya mal en la vida. Al desobedecerla, nunca le haríamos nada de daño a la sabiduría, porque nadie puede hacerle daño a la sabiduría, solo nosotros mismos nos haríamos daño, al abandonarla. Debemos entender que la sabiduría sin Amor es un elemento destructivo. El amor sin sabiduría puede conducirnos al error. Debemos revisar si hacemos actos temerarios y arbitrarios en contra de la sabiduría que es el amor de Dios, para que no nos vaya mal.
En Cristo tenemos la capacidad de tomar decisiones para nuestros caminos en la vida. Sin embargo cabe recalcar que “en Cristo” no es siempre cuando queremos, sino solo es cuando andamos en su Espíritu, allí Dios nos ilumina con la sabiduría y el amor de su hijo, cuando nos acercamos a Dios, cuando tenemos fe, cuando pagamos el precio y esperamos en Dios por largo tiempo entonces se muestra el poder de Cristo en nosotros. Es allí cuando verdaderamente podemos cambiar, al renovar nuestro entendimiento con su sabiduría y amor.
Debemos revisar si estamos sembrando mal para el futuro, por haber abandonado mucha de su sabiduría y amor, por nuestra propia opinión mal sana de hombre pecador. Debemos revisar nuestras asociaciones, y los métodos que usamos para la vida, si están en sintonía con la sabiduría y amor de Jesucristo, o en contra. Debemos revisar si hemos abandonado los buenos consejos sabios que nos dieron para nuestro bien, hasta el día de hoy. Todo lo que es en contra de Su sabiduría es ignorancia, que es tinieblas y oscuridad. En la oscuridad de las tinieblas no mora Dios, solo el diablo y sus ángeles. Dios no va a apoyar por mucho tiempo, cualquier ignorancia que sea tinieblas, al fin pagaremos las consecuencias de nuestro mal proceder, si pecamos demasiado contra la sabiduría y el amor de Dios.
Hay buenos consejeros y hay malos consejeros. Una sabiduría es del mundo y la otra Sabiduría es de Dios. Veamos lo que sucedió a Este rey por haber seguido a los malos consejeros con sabiduría del mundo, que fueron en contra de la sabiduría divina.
2 Crónicas 22:4
E hizo lo malo ante los ojos del SEÑOR, como había hecho la casa de Acab, porque después de la muerte de su padre ellos fueron sus consejeros para perdición suya.
Aunque seamos salvos, aunque no perdamos la salvación, porque Dios no puede negarse a sí mismo, no puede negar a ninguno de los que él mismo ha engendrado para salvación, sin embargo, un día aquí en la tierra nuestra falta de criterio divino, sino mundano, nos pasara la factura. Aunque mantengamos la salvación y la cuidemos, si no nos amamos lo suficiente y nos descuidamos de que la sabiduría es el amor de Dios para nosotros, para que nos amemos, si vemos con desdén a la sabiduría, si hacemos las cosas mal, pagaremos un precio de nuestro mal camino y personas que antes nos apoyaban nos darán la espalda porque pecamos demasiado contra la sabiduría y el amor de Dios. Es como si le digas a tu hijo pequeño, no vayas por ese camino porque tropezarás y caerás, esta de aquí, es mejor, ve por él. Si nuestro hijo desobedece tropezará y caerá. Aunque oremos y estemos con Dios, si ignoramos los consejos médicos divinos, sin embargo nuestra desobediencia hará que estemos pecando contra nuestro cuerpo, y nuestro cuerpo se irá desgastando y enfermando cada vez más, hasta que ya no pueda más. Al final, muchos cristianos enferman y mueren. Con pecado, o con necedad, Dios puede procesarnos, o si quiere nos puede perdonar y quitar de nosotros, las consecuencias si hemos pecado por ignorancia, por haberle pedido que quite las consecuencias por tu fe, ya que la Biblia dice “por tu fe será hecho”. Pero si faltamos y pecamos demasiado contra la sabiduría, o como los fariseos en las cosas más importantes para Dios como, el ser bueno con los demás, el tratarlos con amor, y obedecer a Dios en todo, pues al no hacerlo, llegará un día en que nos dejará aprender la lección de lo que hemos estado sembrando, eso será precisamente lo que cosecharemos.
Conocí a hombres de Dios, que al final enfermaron de leucemia, cáncer, y de enfermedades producto de su pecado de desobediencia, los cuales al final los llevaron a la muerte. Nosotros los reformados ya sabemos que todo lo que pasa es por los decretos de Dios, (aunque nos sintamos como el Apóstol Pablo se sintió, que parecía que era el último, como si Dios se hubiese olvidado de él) y todo lo que nos pase para bien o mal, será por los decretos de Dios, porque él gobierna todas las cosas, y tiene misericordia de quién él la quiere tener. Recordemos que la Biblia dice que los últimos serán los primeros.
Ya nuestro Señor, no los dio entendimiento para entender que a los que lo tientan, los deja perecer o si quiere los levanta, pero todo es en base a su plan para poner a Cristo como cabeza, es por su Eudoqueo, o su bien parecer. Sin embargo Dios siempre tiene buenas intenciones, y si atendemos su palabra, no moriremos porque la ley nos haya matado, sino que el amor, que es una ley supra de Dios, actuará en beneficio y librará nuestras vidas, de los que lo obedecemos y creemos que puede dar más, que es un Dios de miles de oportunidades y misericordias y nos hará vivir largos días por habernos hecho obedecerle.
Entonces sabremos que Dios tenía el decreto que nos llevó a vivir mucho más tiempo de vida, porque así lo había dispuesto. Sin embargo con el pueblo de Israel en el desierto, después de mucho tiempo de rebeldía, murmuraciones y quejas, Dios se hartó y decretó que morirían en el desierto, y así fue. Pero a los dos hombres que le creyeron por más, Josué y Caleb, murieron ya siendo viejos.
Proverbios 15:22
Sin consulta, los planes se frustran, pero con muchos consejeros, triunfan.
Proverbios 20:18
Los proyectos con consejo se preparan, y con dirección sabia se hace la guerra.
Proverbios 24:6
Porque con dirección sabia harás la guerra, y en la abundancia de consejeros está la victoria.
Es bueno pedir a Dios que nos aumente la fe constantemente.
He visto morir a hombres de Dios jóvenes que tenían una característica, no tenían la fe necesaria frente a los problemas que enfrentaban, sin embargo abrieron brecha y sembraron para que otros cosecháramos, ellos dudaban, se quejaban de Dios y por años preferían la muerte frente a la adversidad. He visto a otro tipo de hombres de Dios, ellos también no tenían suficiente fe, pero todo el tiempo la pedían, dudaban pero oraban para que Dios les afirmara su deidad para creer más en su poder, y aunque tal vez casi llegaron a rendirse y desearon morir, se arrepintieron de su mal y siguieron hacia adelante luchando y declarando que Dios les ayudaría, como resultado final esos hombres lograron todo de Dios y aún viven en victoria, otros murieron ya siendo muy ancianos, llenos de días y de gozos cumplidos.
No dudo que algunos de nuestros actos de hoy en día, no son los mejores, pero debemos estar haciendo los mejores. Esta es la razón porque somos deudores al Espíritu, porque buscándolo renovaremos nuestras fuerzas vitales, para mejorar en gran manera nuestros procedimientos, entonces veremos si atentan contra nuestro cuerpo o no. Y si atentan contra nuestro cuerpo, estamos a tiempo para reaccionar.
Pero tengo una, “no tan buena noticia” para los cristianos que viven en pecado, tengo entendido que hay un punto de no retorno, hay una línea que no hay que cruzar porque entonces vendrán las consecuencias, aunque no las sintamos en el momento, las sentiremos a continuación. Adán y Eva pensaron que podía cruzar la línea sin consecuencias, y la cruzaron, más no se dieron cuenta que comenzaron a envejecer. No cruces la línea, no peques demasiado contra la sabiduría y el amor de Dios, no atentes contra tu cuerpo, antes que sea demasiado tarde, porque en él sufrirás las consecuencias. Tu no seas como Adán y Eva, ellos pensaron “ah puedo tomar de fruto prohibido por mucho tiempo y no va a pasar nada,” “salvo siempre salvo”. La verdad es que, si has nacido de nuevo, siempre serás salvo y no irás a condenación, pero estando esclavo nuevamente del pecado aunque por un tiempo no te pasará nada, un día comenzarás a darte cuenta que pecaste contra la sabiduría, la desechaste y ahora enfermarás, sufrirás hasta el cansancio por no haber sido sabio, sino necio, y como resultado final, morirás, y lo harás “antes de tiempo,” porque si hubieses escuchado a la sabiduría tal mal no te acontecería. Si pides fe no te acontecerá este mal, pero si no pides fe y solo te quejas de Dios como Israel en el desierto, entonces te acontecerá el mal en tu cuerpo. Entonces se dirá como decimos los reformados sobre esos casos: “Hasta allí le dio, Dios” “Dios no le concedió más sabiduría para vivir más” “Dios había decretado que hasta este día viviera.” “Dios le pagó bien, pero al final le dio a que se comiera y se hartara, todo lo que su boca declaró toda su vida”. Cuando Job cayó en desgracia dijo: Job 3:25-26Nueva Versión Internacional (NVI)
25 Lo que más temía, me sobrevino;
lo que más me asustaba, me sucedió.
26 No encuentro paz ni sosiego;
no hallo reposo, sino sólo agitación.»
Observemos como los apóstoles hacían para resolver los asuntos.
Hechos 15:6
Entonces los apóstoles y los ancianos se reunieron para considerar este asunto.
Proverbios 24:14Nueva Traducción Viviente (NTV)
14 Así también, la sabiduría es dulce a tu alma.
Si la encuentras, tendrás un futuro brillante,
y tus esperanzas no se truncarán..
Para el que tiene fe se dice esto.
Por eso se dice que cuando alguien entra al cielo, aunque haya hecho un gran esfuerzo, y a la entrada del cielo diga: “Bienvenido hijo de Dios, Gracias a Cristo hiciste un gran esfuerzo y te salvaste, tu fe te ha salvado”. Al solo pasar la puerta del cielo atrás hay un rótulo atrás de la entrada que dice: Sólo por el decreto de Dios te has salvado, las coronas la gloria y la honra le pertenecen y a su hijo, que murió por ti para justificarte y salvarte. Sin sus decretos hubiese sido imposible que te salvaras”
Lo mismo con el infierno. A la entrada, “Bienvenido al infierno. Tú mismo te trajiste al infierno por tu mal camino y necedad, siempre le desobedeciste a Dios, siempre quisiste estar separado de él, entonces para siempre ahora él estará separado de ti y nunca saldrás de aquí”. Después de pasar la puerta del infierno hay otra que dice: Desobedeciste en todo a Dios, hasta el último día de tu vida porque aunque Dios te dio oportunidades y te predicaron, al final no te concedió la fe salvadora, no eras elegido ni suficientemente amado, ahora obtienes también de Dios, el pago de lo que tanto amaste: tu maldad”.
Hay consejos de Dios y del enemigo, para bendición y para perdición.
Oseas 4:5-7Nueva Traducción Viviente (NTV)
5 Así que tropezarán en plena luz del día
y sus falsos profetas caerán con ustedes durante la noche.
Y destruiré a su madre Israel.
6 Mi pueblo está siendo destruido
porque no me conoce.
Así como ustedes, sacerdotes, se niegan a conocerme,
yo me niego a reconocerlos como mis sacerdotes.
Ya que olvidaron las leyes de su Dios,
me olvidaré de bendecir a sus hijos.
7 Mientras más sacerdotes hay,
más pecan contra mí.
Han cambiado la gloria de Dios
por la vergüenza de los ídolos.
Observemos que la sabiduría siempre anda buscando quien la busque para dejarse encontrar. Dios no le va a negar el acceso a ella, ni la entrada al cielo a toda persona que se lo pida. Pero aquí dice una leyenda verdadera y bien clara, sus consecuencias a aquellos que no les importa la sabiduría ni el amor de Dios. ¿Puedes pecar contra la sabiduría? Sí, como todo hombre pecador, pero no peques demasiado contra la sabiduría ni el amor de Dios porque al final sufrirás las consecuencias.
Proverbios 1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Motivo de los proverbios
1 Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel.
2 Para entender sabiduría y doctrina,
Para conocer razones prudentes,
3 Para recibir el consejo de prudencia,
Justicia, juicio y equidad;
4 Para dar sagacidad a los simples,
Y a los jóvenes inteligencia y cordura.
5 Oirá el sabio, y aumentará el saber,
Y el entendido adquirirá consejo,
6 Para entender proverbio y declaración,
Palabras de sabios, y sus dichos profundos.
7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;
Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.
Amonestaciones de la Sabiduría
8 Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre,
Y no desprecies la dirección de tu madre;
9 Porque adorno de gracia serán a tu cabeza,
Y collares a tu cuello.
10 Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar,
No consientas.
11 Si dijeren: Ven con nosotros;
Pongamos asechanzas para derramar sangre,
Acechemos sin motivo al inocente;
12 Los tragaremos vivos como el Seol,
Y enteros, como los que caen en un abismo;
13 Hallaremos riquezas de toda clase,
Llenaremos nuestras casas de despojos;
14 Echa tu suerte entre nosotros;
Tengamos todos una bolsa.
15 Hijo mío, no andes en camino con ellos.
Aparta tu pie de sus veredas,
16 Porque sus pies corren hacia el mal,
Y van presurosos a derramar sangre.
17 Porque en vano se tenderá la red
Ante los ojos de toda ave;
18 Pero ellos a su propia sangre ponen asechanzas,
Y a sus almas tienden lazo.
19 Tales son las sendas de todo el que es dado a la codicia,
La cual quita la vida de sus poseedores.
20 La sabiduría clama en las calles,
Alza su voz en las plazas;
21 Clama en los principales lugares de reunión;
En las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones.
22 ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza,
Y los burladores desearán el burlar,
Y los insensatos aborrecerán la ciencia?
23 Volveos a mi reprensión;
He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros,
Y os haré saber mis palabras.
24 Por cuanto llamé, y no quisisteis oír,
Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese,
25 Sino que desechasteis todo consejo mío
Y mi reprensión no quisisteis,
26 También yo me reiré en vuestra calamidad,
Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis;
27 Cuando viniere como una destrucción lo que teméis,
Y vuestra calamidad llegare como un torbellino;
Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia.
28 Entonces me llamarán, y no responderé;
Me buscarán de mañana, y no me hallarán.
29 Por cuanto aborrecieron la sabiduría,
Y no escogieron el temor de Jehová,
30 Ni quisieron mi consejo,
Y menospreciaron toda reprensión mía,
31 Comerán del fruto de su camino,
Y serán hastiados de sus propios consejos.
32 Porque el desvío de los ignorantes los matará,
Y la prosperidad de los necios los echará a perder;
33 Mas el que me oyere, habitará confiadamente
Y vivirá tranquilo, sin temor del mal.
Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Como hijos de Dios, podemos tener una vida llena del consejo de la sabiduría de Dios, y aun siendo hijos, podemos tener una vida alejada y no acertada a los consejos de la sabiduría de Dios. Él nos va a perdonar, todo pecado será perdonado excepto la blasfemia contra el espíritu Santo. Sin embargo la sabiduría tiene sus reproches. Y solo los siguientes. No deberíamos creer que somos invencibles, y que como Dios me perdona no sufriremos las consecuencias de haber abandonado la sabiduría, porque más delante de nuestras vidas ella se burlará de nuestro mal camino.
Oremos.
Gracias Dios por tu advertencia, gracias porque con tus reprimendas haces que me acerque más a ti, y no quiera alejarme de ti. Gracias, te pido, fe, y que me des más sabiduría, en el nombre de Jesús: Amén.

« ¡NO MAL INTERPRETES LOS ACTOS JUSTOS DE DIOS, NO LO JUZGUES NI CONDENES!»

 

Juan 2:13-17. Traducción en lenguaje actual (TLA)

13 Como ya se acercaba la fiesta de los judíos llamada la Pascua, Jesús fue a la ciudad de Jerusalén. 14 Allí, en el templo, encontró a algunos hombres vendiendo bueyes, ovejas y palomas; otros estaban sentados a sus mesas, cambiando monedas extranjeras por monedas judías. 15 Al ver esto, Jesús tomó unas cuerdas, hizo un látigo con ellas, y echó a todos fuera del templo, junto con sus ovejas y bueyes. También arrojó al piso las monedas de los que cambiaban dinero, y volcó sus mesas. 16 Y a los que vendían palomas les ordenó: «Saquen esto de aquí. ¡La casa de Dios, mi Padre, no es un mercado!»
17 Al ver esto, los discípulos recordaron el pasaje de la Biblia que dice: «El amor que siento por tu templo me quema como un fuego.»
Puedo imaginarme los pensamientos en la mente de un fariseo que empezaba a creer en Jesús, de la siguiente manera:
¿Jesús cree que está haciendo un acto increíble? ¿Ese hombre santo está siendo violento de esa manera? ¿Cómo es posible? ¿Qué no es Jesús el pastor, el hijo de Dios? ¿Cómo puede hacerles eso a esos pobres hombres que lo único que hacen es trabajar por la comida que perece y no por la que a vida eterna permanece? ¿Jesús tomó cuerdas para usarlas como un látigo, los echó, dándoles azotes? ¿Arrojó al piso las monedas y volcó sus mesas? ¿Les dio órdenes de sacar el comercio de los vendedores de palomas? ¿Les reclama porque la casa de Dios la han hecho un mercado? ¡QUE ACTO MÁS INJUSTO! ¡QUE HOMBRE MÁS BLASFEMO! ¡ES INACEPTABLE! ¡CONDENO SU PROCEDER! ¿Qué es por el celo de Dios que así procede? ¡PATRANAS! DEBEMOS CORREGIRLO NOSOTROS A ÉL, PORQUE NO PUEDE HACER ESO. ¿Pero si él es el dueño del universo, no hace injusticia porque es el dueño señor de todas las cosas? ¡MÁS Y MÁS PATRANAS, ES MEJOR MI JUSTICIA, MI RECTITUD QUE LA DE ESE PASTORCITO DE PACOTILLA! ¡SOY MEJOR YO, IRE Y YO MISMO LO CORREGIRÉ!
ALA JUSTICIA DE LOS FARISEOS, JESÚS DEBE QUEBRAR EL MOLDE.
No mal interpretes los actos justos de Dios, no lo juzgues de injusto, ni condenes.
Una queja de Jesús que desde un principio me impacto y pasó a formar parte de mi visión para el futuro, fueron las palabras de Jesús: Porque os digo, que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y de los Fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Mateo 5:20-26Reina-Valera Antigua (RVA)
Estos religiosos eran malvados, pero parecían justos. Además eran el supuesto prototipo de justicia y ejemplo, pero en realidad eran unos malhechores. Su juicio o rectitud, era basado en su propia justicia retorcida de hombre pecador y no en la que vale, la de Dios. Eran los encargados de implementar sus leyes religiosas. El templo judío tenía guardias, así que ellos podían acusar a una persona y condenar sin misericordia, pero hacían largas oraciones para con ellos mismos para sentirse justos y dar esa imagen antes los demás. Hechos 5: 24Cuando oyeron estas palabras, el capitán de la guardia del templo y los principales sacerdotes se quedaron muy perplejos a causa de ellos, pensando en qué terminaría aquello. 25Pero alguien se presentó y les informó: Mirad, los hombres que pusisteis en la cárcel están en el templo enseñando al pueblo.…
Ellos cumplían las enseñanzas más insignificantes de la ley, pero no guardaban las más importantes, tales como: Ser justos con los demás, tratarlos con amor y obedecer a Dios en todo. De los animales que se discutía que tan impuros eran, era el mosquito y el más impuro en la larga lista de la ley era el camello. Ellos en su ceguera, colaban el mosquito del vino que tomaban y se tragaban el camello. Eran malos oidores de la ley, y malísimos interpretes por su corazón malo.
Mateo 23:23-24Traducción en lenguaje actual (TLA)
23 »¡Qué mal les va a ir a ustedes, maestros de la Ley y fariseos! ¡Hipócritas! Se preocupan por dar como ofrenda la décima parte de la menta, del anís y del comino que cosechan en sus terrenos. Pero no obedecen las enseñanzas más importantes de la ley: ser justos con los demás, tratarlos con amor, y obedecer a Dios en todo. Hay que hacer esas tres cosas, sin dejar de obedecer los demás mandamientos. 24 ¡Ustedes, como líderes, no saben nada! Cumplen los detalles más insignificantes de la ley, pero no cumplen lo más importante de ella. Ustedes son como los que, al beber vino, sacan el mosquito pero se tragan el camello que hay en el vino.
A esos intérpretes de corazón malo, Jesús les dijo sepulcros blanqueados, por fuera parecían puros pero por dentro, estaban llenos de toda inmundicia y rapacidad. Limpiaban las cosas por fuera pero no por dentro. Era tal el descaro de esos canallas, que cuando fueron a apresar a Jesús, llegaron armados como si fueran a capturar a un criminal. Nuestro Señor les hace una pregunta, que en otras palabras dice de la mala naturaleza de ellos.
” Jesús se volvió a la gente y le preguntó: —¿Por qué han venido con palos y cuchillos, como si yo fuera un criminal? Todos los días estuve enseñando en el templo, y allí nunca me apresaron. ” MATEO 26:55 TLA
Jesús estaba lleno del Espíritu Santo, estaba lleno de verdad, el celo por la rectitud de Dios, lo consumía. Al haber ido al templo y ver que era una cueva de ladrones, se enoja con enojo santo, les hace el alboroto, Siendo él el dueño de las cosas, ese acto es visto como malo, fue mal interpretado, juzgado y condenado por los ciegos de ese tiempo. Lo que era bueno fue llamado malo, y lo que era malo de los fariseos fue llamado bueno por ellos mismos.
A los hijos de Dios, estando llenos de la verdad, de la justicia de Dios y del Espíritu Santo se nos mal interpretan, los actos que hacemos, “en su celo por su casa”. Lo diré en palabras sencillas: somos mal vistos, despreciados y juzgados, tildados de injustos, condenados por otras personas y tratados como malhechores, y aborrecidos al igual que Jesús, nos dan con palos y garrotes.
No trates de injustos los actos soberanos de Dios. Cuando él haga algo que es justo, en su rectitud, en su justicia, a través de mujeres de Dios, o de hombres de Dios, no te comportes como los fariseos. Lo que debemos decir es: Enséñanos Señor, y no decir que la persona es injusta porque estamos diciendo que Dios es injusto. La Biblia dice, que mal les va a ir, a los burladores, que a lo malo dicen bueno….
Isaías 5:19-21 TLA.
19 Hasta se burlan de Dios diciendo:
«¡Apresúrate, haz algo!
Queremos ver lo que puedes hacer.
Que el Santo de Israel lleve a cabo su plan,
porque queremos saber qué es».
20 ¡Qué aflicción para los que dicen
que lo malo es bueno y lo bueno es malo,
que la oscuridad es luz y la luz es oscuridad,
que lo amargo es dulce y lo dulce es amargo!
21 ¡Qué aflicción para los que se creen sabios en su propia opinión
y se consideran muy inteligentes!
Debemos andar en luz y no en tinieblas, en la luz de JESÚS.
Por esta razón Dios debe quebrar nuestro molde, metiéndonos primero a la cárcel así como José, para después levantarnos, allí Dios nos forma, en el horno del sufrimiento, para que seamos más como JESÚS.
La meta de Dios es hacernos más como Jesús, por esto instituyó los 5 ministerios para perfeccionar la obra de sus santos, hasta que todos lleguemos a ser a la estatura del varón perfecto a la edad cumplida d Cristo. Esta es la razón por la que Dios nos prueba, para que seamos más como él, porque dice San Juan el apóstol, porque así como él anduvo en la tierra, así somos nosotros también como él.
1 JUAN 4:17 LBLA En esto se perfecciona el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como El es, así somos también nosotros en este mundo.
1 Juan 2:6Nueva Traducción Viviente (NTV)
6 Los que dicen que viven en Dios deben vivir como Jesús vivió.
Jesús dijo que aprendiéramos de él que es manso y humilde de corazón. Mientras que a los fariseos Jesús dijo: Dejadlos; son ciegos guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo. Mateo 15:14.
Ten cuidado con los juicios de tu boca, ten cuidado de no mal interpretar “así como los fariseos”, los actos justos de Dios como malos ante la opinión como la de ellos y no en lo que Dios dice que es bueno o malo. Ten cuidado de creer que miras y en realidad estás ciego,
Nos conviene entender el mensaje del Espíritu a la iglesia de Laodicea Apocalipsis 3:18
…17`Porque dices: “Soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad; y no sabes que eres un miserable y digno de lástima, y pobre, ciego y desnudo, 18te aconsejo que de mí compres oro refinado por fuego para que te hagas rico, y vestiduras blancas para que te vistas y no se manifieste la vergüenza de tu desnudez, y colirio para ungir tus ojos para que puedas ver. 19`Yo reprendo y disciplino a todos los que amo; sé, pues, celoso y arrepiéntete.…
Oremos, Dios, abre mis ojos, ayúdame, que no ande en mi justicia, que seas tú quien tenga un buen concepto de mí en primer lugar, que seas tú quien me honre y levante, que seas tú quien me ponga colirio que comprare en oración, estudio de la palabra. Me costará algo según tus palabras, y es buscar tu cercanía. En el nombre de Jesús, Amén.

« ¡SI QUIERES AGRADAR A DIOS, SIN FE TE SERA IMPOSIBLE!»

 

Nadie puede agradar a Dios si no tiene fe. Cualquiera que se acerque a Dios debe creer que Dios existe y que premia a los que lo buscan. HEBREOS 11:6
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. RVR1960
Para agradar a Dios verdaderamente es decir en Espíritu y en Verdad, (en su verdad) es necesario que lo hagamos con sus reglas. Sus reglas son la fe. La fe, proviene de Dios mismo. La otorga al oír la palabra de Dios, solo en aquellos que él quiere.
Algunos se preguntarán: ¿Cuál es la importancia de agradar a Dios?
Pues de tres respuestas, la primera es que no seríamos sus hijos, porque solo sus hijos lo pueden agradar, por medio de la fe, dentro de su reino espiritual de sabiduría y poder.
La fe es como el tenedor con el que nos llevamos los tallarines a nuestra boca. Una persona de fe, que anda en el Espíritu de Cristo, es espiritual. Inevitablemente comienza a prosperar integralmente, es decir en todo, tanto en lo espiritual como material. Posteriormente si Dios le da riquezas, o lo que él consideró necesario.
¿Por qué solo sus hijos lo pueden agradar? Porque la fe es un don único y exclusivo del fruto del Espíritu Santo, de modo que todos aquellos que tienen morando en su espíritu, al Espíritu Santo de Dios, lo pueden hacer. Pero los que no conocen a Jesucristo, es decir los que no han nacido de nuevo a la nueva vida espiritual de Dios, no lo pueden agradar, es solo por la gracia común de Dios que obtienen las cosas de éste mundo, pero no se les ha concedido tener riquezas espirituales como la salvación, y sabiduría de lo alto, que es la gracia especial de Dios.
La segunda respuesta es que, la fe es un medio de Dios para todo.
Es la herramienta de trabajo de primera prioridad de Dios. Aprender a usar la herramienta, el don no es fácil, se debe aprender a utilizar y desarrollar. Es todo un fascinante proceso, y a la vez doloroso porque te frustras un poco, pero luego ves la luz al final del túnel. El proceso veces corto, a veces largo para alcanzar aquellas cosas que para nosotros son imposibles pero no para Dios.
La tercera repuesta y diría que la más importante es que, sin la fe, no podremos agradar a Dios. Si no lo agradamos estamos en problemas, porque vendría el juicio final sobre nosotros en el día del juicio. Pero cabe recalcar que no estoy hablando, de los “NO nacidos de nuevo”, sino que me refiero exclusivamente de los nacidos de nuevo que tenemos el Espíritu de Jesucristo viviendo en nuestro corazón. Entonces la respuesta a la importancia de la fe en nuestras vidas, es que no obtendríamos nada de Dios, ni la salvación ni cosas difíciles e imposibles al no poder agradarlo. Según Santiago el tal, no recibirá nada del Señor, por tanto es necesario pedir con fe.
Santiago 1:6-7. Pero que pida con fe, sin dudar; porque el que duda es semejante a la ola del mar, impulsada por el viento y echada de una parte a otra. 7No piense, pues, ese hombre, que recibirá cosa alguna del Señor, 8siendo hombre de doble ánimo, inestable en todos sus caminos.
Apocalipsis 4:11 dice que hemos venido a esta tierra para agradar a Dios, para darle deleite.
” Digno eres , Señor , de recibir la gloria y la honra y el poder ; porque tú creaste todas las cosas , y para tu placer existen y fueron creadas . ” Traducción de: Revelation 4:1121st Century King James Version (KJ21)
Ahora lo diré en palabras sencillas en una paráfrasis.
11 «Tú eres digno, oh Señor nuestro Dios, de recibir gloria y honor y poder. Pues tú creaste todas las cosas, y existen porque tú las creaste para tu placer según tu voluntad». Apocalipsis 4:11 (Paráfrasis Fred Valle)
Acabamos de leer que fuimos creados para la gloria de Dios, es decir para darle placer, para deleitarlo.
¿Entonces como cuadra Apocalipsis 4:11 con Hebreos 11:6?
Ya vimos que le damos placer con sus reglas, con la fe. Entonces le damos placer y deleite cada vez que actuamos guiados por su don, por medio de la fe. Es decir que los cristianos le damos verdaderamente deleite y placer a Dios, sólo cuando actuamos en fe. Cuando estamos pasivos es como si durmiéramos espiritualmente y desparramáramos, por no dar la medida.
Esta ley no falla, y no puede fallar, cada vez que actuamos en fe, lo agradamos, lo deleitamos, él se regocija de amor por nosotros. De nuevo, “sin fe es imposible agradar a Dios”. De modo que como no le vemos con los ojos naturales, si nos acercamos a él para buscarle, para que nos ayude, debemos de creer que él existe, que es real y que nos ayudará en verdad, y que él premia a las personas que lo deleitaron o agradaron cuando lo buscaron de corazón.
Revisemos el versículo nuevamente.
Nadie puede agradar a Dios si no tiene fe. Cualquiera que se acerque a Dios debe creer que Dios existe y que premia a los que lo buscan.
Hemos venido a agradar a Dios, él tiene emociones, entonces le tocamos sus emociones buenas tres veces santas, cada vez que obramos por la fe para cada cosa, para cada reto, para vencer, lograr triunfar de su mano. Ese es su requisito, ese es su punto débil. El Dios fuerte y todo poderoso, acude a realizarnos cualquier milagro cuando obramos por fe. Esa es la manera de agradarlo.
La adoración toca el corazón de Dios, porque es adoración de pura fe. Puede haber un millón de personas esperando en un momento preciso acercarse a Dios, pero no lo hará si no hay fe. Si éstas son cristianas, estará allí para cumplir su promesa de donde dos o más estén reunidos en mi nombre, él estará allí. Pero si hay una persona que le agrada por fe, estará agradado de corazón y con desbordante presencia. Cualquier mandato suyo que hagamos, tales como, evangelismo, predicación, compañerismo, adoración, alabanza, si lo hacemos con fe, ten por seguro que agradaremos a Dios en Espíritu y en su verdad.
Sofonías 3:16-18Nueva Traducción Viviente (NTV)
En ese día, la proclama en Jerusalén será:
«¡Ánimo, Sión! ¡No temas!
17 Pues el Señor tu Dios vive en medio de ti.
Él es un poderoso salvador.
Se deleitará en ti con alegría.
Con su amor calmará todos tus temores.
Se gozará por ti con cantos de alegría».
18 «Reuniré a los que añoran los festivales establecidos;
nunca más serán avergonzados..
Jesús el rey de reyes y señor de señores hará cosas portentosas cuando nosotros seamos sus amigos. Podemos compartir cualquier cosa con él, tales como juegos, deportes, comidas, en las buenas y en las malas. Si somos sus amigos el estará agradado.
Para cuando hayamos vencido la adversidad, el mundo, la carne, a los demonios, cada vez por la fe; para cuando hayamos escalado lejos en éste valle de lágrimas, entonces le alabaremos, lo adoraremos, compondremos y cantaremos cánticos de júbilo, gozo, alegría, regocijo, victoria, por las grandes cosas que él habrá hechos por nosotros. Y todo por medio de la fe. La fe, es la certeza de lo que se espera, y la convicción de lo que no se puede ver (que nos vendrá) con nuestros ojos naturales, sino que solo se puede ver, aspirar, anhelar, atraer, halar con nuestra visión a través de los ojos de la fe. Allí cantaremos sus grandezas, las que sólo él puede hacer. Las que pudimos hacer con su herramienta, con el don de la fe.
Salmos 145:4-7Reina-Valera 1960 (RVR1960)
4 Generación a generación celebrará tus obras,
Y anunciará tus poderosos hechos.
5 En la hermosura de la gloria de tu magnificencia,
Y en tus hechos maravillosos meditaré.
6 Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres,
Y yo publicaré tu grandeza.
7 Proclamarán la memoria de tu inmensa bondad,
Y cantarán tu justicia.
.
Que tus santos te alaben oh Jehová, que tus santos te bendigan y hablen de tu poder. Tu soberana voluntad es sobre todas las generaciones:
Salmos 145:10-13Reina-Valera 1960 (RVR1960)
10 Te alaben, oh Jehová, todas tus obras,
Y tus santos te bendigan.
11 La gloria de tu reino digan,
Y hablen de tu poder,
12 Para hacer saber a los hijos de los hombres sus poderosos hechos,
Y la gloria de la magnificencia de su reino.
13 Tu reino es reino de todos los siglos,
Y tu señorío en todas las generaciones.
Vamos a orar: Señor Jesús, tú eres el autor y consumador de la fe, aumenta mí fe, quiero creer más, porque todo es posible para el que cree. Nada es imposible para Dios, no hay nada ni nadie que me pueda hacer frente con la fe que venció al mundo. En mi corazón hay un testimonio, es una frase, todo lo puedo lograr en ésta vida porque la fe está en mí. Dependo de Dios y no de mis fuerzas, por tanto actuaré, obraré en las suyas a través de la fe. Padre Santo en el nombre de JESUS.
Bendiciones en Cristo Jesús.