Monthly Archives: January 2016

« EL PELIGRO DE LA INGRATITUD. ¡No seas ingrato!»

 

Diez leprosos son sanados. Lucas 17:11-17. Nueva Traducción Viviente (NTV)
11 Mientras Jesús seguía camino a Jerusalén, llegó a la frontera entre Galilea y Samaria. 12 Al entrar en una aldea, diez leprosos se quedaron a la distancia, 13 gritando:
—¡Jesús! ¡Maestro! ¡Ten compasión de nosotros!
14 Jesús los miró y dijo:
—Vayan y preséntense a los sacerdotes.
Y, mientras ellos iban, quedaron limpios de la lepra.
15 Uno de ellos, cuando vio que estaba sano, volvió a Jesús, y exclamó: «¡Alaben a Dios!». 16 Y cayó al suelo, a los pies de Jesús, y le agradeció por lo que había hecho. Ese hombre era samaritano.
17 Jesús preguntó: «¿No sané a diez hombres? ¿Dónde están los otros nueve? 18 ¿Ninguno volvió para darle gloria a Dios excepto este extranjero?». 19 Y Jesús le dijo al hombre: «Levántate y sigue tu camino. Tu fe te ha sanado».
La ingratitud es una mala actitud. La gratitud también es una actitud. Se define actitud como la manera de estar alguien dispuesto a comportarse u obrar. Se reconoce la actitud de alguien por la postura del cuerpo que revela un estado de ánimo.
Mientras que la gratitud es un sentimiento de estima y reconocimiento que una persona tiene hacia quien le ha hecho un favor o prestado un servicio, por el cual desea corresponderle, contrariamente y según el diccionario la palabra ingratitud es:
Falta de agradecimiento. Desagradecimiento, o falta de reconocimiento de los favores recibidos.
Pero lo que más aflige es que para alguien no llegue a reconocer los favores recibidos que otra persona le ha hecho, implica estar ciego. Es como no ver todo lo que se hace y se ha hecho en su favor. Obviamente si la persona que recibe el beneficio no mira lo que ha recibido la actitud que mostrará es que pasará de largo como si nada, y se irá por otro lado sin agradecer. De manera que no dará honra a quien se tomó el tiempo y recursos para honrarlo.
Martín Lutero dijo esta frase: Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia, cuando muerden dejan una herida profunda.
Miguel de cervantes dijo: La ingratitud es hija de la soberbia.
José Luis Coll dijo: Cualquier tipo de maldad es el trueno; la ingratitud es el rayo. El trueno asusta pero el rayo mata.
Séneca dijo: Ingrato es el que niega el beneficio recibido; ingrato es el que lo disimula, más ingrato es quien no lo devuelve, y mucho más ingrato es quien se olvida de él.
Me queda claro que en respuesta a la ingratitud, siempre habrá un reclamo.
Jesús dijo: ¿No eran diez los que sané? ¿Dónde están los otros nueve Israelitas ingratos que sané? ¿Acaso solo este Samaritano volvió para agradecérmelo y a reconocer el beneficio que le hice?
Yo veo claramente una estadística Bíblica aquí. Solo el diez por ciento mostrarán gratitud, mientras que el 90% restante nos herirá el corazón, por la mordida profunda y nos pagará con soberbia e ingratitud. Unos negarán el beneficio recibido, otros lo disimularán, y ciertamente no devolverán nada y se olvidarán hasta de nosotros.
Es evidente que la ingratitud nos golpea y causa una herida en nuestro corazón.
Un ejemplo es la historia de un hombre que salvó a 16 personas de ahogarse en aguas gélidas en Canadá. Dos embarcaciones habían chocado, sumaban 300 personas. El hombre las logró salvar nadando y llevándolas a salvo, a un costo muy caro. Quedó inválido por el esfuerzo, sus ligamentos, sus nervios de su columna y piernas prácticamente se deshicieron. Años más adelante, en una celebración de su cumpleaños, le preguntaron muy alegres coreándole, sobre que tenía que decir por lo que había hecho y si había valido la pena porque ahora era invalido y le costaba la ganarse la vida. Él contestó, con una gran tristeza ninguno de los 16 ha venido a darme las gracias, nadie me ha mostrado gratitud, sino ingratitud.
Pero León Tolstoi dijo: A un gran corazón, ninguna ingratitud lo cierra, ninguna indiferencia lo cansa. Creo que ese solo es el corazón de Cristo. Nunca se cansa de hacernos bien. Por esto debemos decidir ser hacer el bien como él, aún si nos pagan mal.
Sin duda, en el pasado, fuimos ingratos con muchas personas que nos hicieron el bien, (parientes, amigos) por la razón que haya sido, de alguna manera, terminamos pagándoles mal el bien que nos habían dado. Debemos pedirles perdón cuando Dios nos vuelva a acercar a ellas, de la siguiente manera:
Te quiero pedir perdón por mi ingratitud, me quejé de ti e hice lo que a tus ojos viste que hice mal, y reconozco que obre mal. Actué injustamente porque, pero no fue por maldad, sino que tenía muchos problemas que me cegaron, eran como una herida en mi corazón. Esperé más de ti de lo que debía y me sentí defraudado de ti. Al final, las cosas salieron mal porque en verdad, yo no esperaba en Dios, ahora si lo hago. Espero que me perdones que volvamos a empezar, yo prometo que tendré mucho cuidado, pero te afirmo que ya entendí que no debo ser ingrato. Permíteme mostrarte mi gratitud. Dame la oportunidad de hacerlo. Pero olvidemos el pasado y comencemos de nuevo.
Génesis 26:34-35Reina-Valera 1960 (RVR1960)
34 Y cuando Esaú era de cuarenta años, tomó por mujer a Judit hija de Beeri heteo, y a Basemat hija de Elón heteo;
35 y fueron amargura de espíritu para Isaac y para Rebeca.
Ciertamente esta realidad nos golpea cuando convivimos con personas que continuamente nos muestran ingratitud o le muestran ingratitud a Dios. Pueda que no se den cuenta, pero al final se verán con el peligro final de ser ingratos que ya lo diré más adelante. Pueda ser que simplemente no les importa tener esa actitud debido a su egoísmo. O simplemente no les ensenaron a ser agradecidos con las personas y a tratar a todos bien y con amor. Pero lo cierto es que las personas ingratas caen más abajo, porque las puertas se les cierran. Estas mujeres Judit y Basemat, eran idolatras, habían llegado a la casa de sus suegros Isaac y Rebeca, quienes vivían una vida quieta y piadosa. Pero que hicieron ellas para que la escritura diga “Y fueron amargura de espíritu a Isaac y a Rebeca”. La vida de pecado que llevaban, estas hijas del mundo ejemplo de que un hijo bueno de Dios no debe casarse con este tipo de mujeres, denota que eran ingratas y malas. No era dolor provocado porque ellas eran más espirituales y más santas que sus suegros, sino al contrario, ellas eran yugo desigual.
Jesús mandó a los 10 leprosos inmundos que se presentasen ante el sacerdote, quien los había pronunciado leprosos, para que los declarara limpios en una ceremonia que duraba 16 días. Ellos estaban descarnados, sin algunos dedos o manos etc., sucios golpeados por la enfermedad, por haber perdido a sus esposas, hijos, casas, execrados de la sociedad por las palabras del sacerdote según la ley. Pero ahora tenían la posibilidad de reintegrarse a la sociedad, aunque los rechazaran al menos ya no andaban como antes.
Los leprosos deambulaban desamparados, eran obligados a vivir en un campamento anónimo aislado, fuera del pueblo, porque la ley se les ordenaba a los leprosos que se quedaran por lo menos a 100 pasos a 18.58 más o 28 metros, es decir prácticamente a casi 20 a 30 metros de todos los demás, esto es doloroso. Y cuándo la gente caminaba cerca de los leprosos, ellos tenían que gritar: “¡Inmundo, inmundo!” El leproso en la Biblia es sinónimo de pecador, y de estar destruido por el pecado.
Jesús le había dicho a otro leproso: “Ve, y muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu limpieza, según Moisés ordenó, para testimonio a ellos.” (Lucas 5:14).
En Levítico 14 está lo que los ex leprosos debían hacer, una serie de ritos y ceremonias altamente religiosas que eran simbólicas tipos usados para enseñar al pueblo sobre la gloria del Mesías. Lo dice Levítico 14. Leerlo todo para entender las ceremonias de la purificación de las enfermedades cutáneas.
La pregunta que Jesús hace a sus discípulos me impacta: ¿Y dónde están los otros de mi casa Israel? ¿Sólo ha venido a darle las gracias a Dios este extranjero samaritano?
Los 9 Israelitas ingratos estaban sumergidos en los ritos y ceremonias de la religión, porque allí se refugiaron en lo “seguro”, pero nunca fueron a dar las gracias a quien lo sanó al Señor de los milagros. Solo un samaritano que no era religioso legalista fue después de los 16 días a darle las gracias y alabar al Mesías. Quiso conocerlo, quiso saber quién era, porque solo lo había visto a unos 18.58 más o 28 metros de distancia.
Muchas personas que han recibido favores de Jesucristo, están haciendo lo mismo, que hicieron los 9 leprosos sanados. Dios les hizo grandes milagros pero ellos ahora no están buscando a Jesús para servirle a él con gratitud, sino que se han vuelto a la religión, a los ritos, a la religiosidad, para cumplir la que su ley religiosa y su sacerdote les ordena hacer, pero están lejos del Señor de los milagros, de quien los sanó. Otros hablan mal de los pastores siervos de Dios, como si todos fuesen Judas Iscariote que en si ingratitud vendió al maestro por 30 monedas.
¿Y tú que Jesucristo te ha sanado de tu lepra, como le vas a mostrar el favor recibido?
La gratitud mostrada de una mujer hacia Jesús.
Lucas 7:37-48Nueva Traducción Viviente (NTV)
37 Cuando cierta mujer de mala vida que vivía en la ciudad se enteró de que Jesús estaba comiendo allí, llevó un hermoso frasco de alabastro lleno de un costoso perfume. 38 Llorando, se arrodilló detrás de él a sus pies. Sus lágrimas cayeron sobre los pies de Jesús, y ella los secó con sus cabellos. No cesaba de besarle los pies y les ponía perfume.
39 Cuando el fariseo que lo había invitado vio esto, dijo para sí: «Si este hombre fuera profeta, sabría qué tipo de mujer lo está tocando. ¡Es una pecadora!».
40 Entonces Jesús respondió a los pensamientos del fariseo:
—Simón —le dijo—, tengo algo que decirte.
—Adelante, Maestro —respondió Simón.
41 Entonces Jesús le contó la siguiente historia:
—Un hombre prestó dinero a dos personas, quinientas piezas de plata[a] a una y cincuenta piezas a la otra. 42 Sin embargo, ninguna de las dos pudo devolver el dinero, así que el hombre perdonó amablemente a ambas y les canceló la deuda. ¿Quién crees que lo amó más?
43 Simón contestó:
—Supongo que la persona a quien le perdonó la deuda más grande.
—Correcto —dijo Jesús.
44 Luego se volvió a la mujer y le dijo a Simón:
—Mira a esta mujer que está arrodillada aquí. Cuando entré en tu casa, no me ofreciste agua para lavarme el polvo de los pies, pero ella los lavó con sus lágrimas y los secó con sus cabellos. 45 Tú no me saludaste con un beso, pero ella, desde el momento en que entré, no ha dejado de besarme los pies. 46 Tú no tuviste la cortesía de ungir mi cabeza con aceite de oliva, pero ella ha ungido mis pies con un perfume exquisito.
47 »Te digo que sus pecados —que son muchos— han sido perdonados, por eso ella me demostró tanto amor; pero una persona a quien se le perdona poco demuestra poco amor.
48 Entonces Jesús le dijo a la mujer: «Tus pecados son perdonados».
El peligro es que el ingrato nunca prospera. Como es desagradecido pierde amistades, oportunidades, se le cierran las puertas y
La ingratitud consiste en olvidarse del pasado. Al reconocer esto nos percatamos que no somos tan ingratos como pensábamos. En Deut. 32:1-29 podemos ver el cantico de Moisés como Israel fue ingrato con Dios. Por esto Moisés les dice en el versículo 7 “Acuérdate de los tiempos antiguos”.
Ellos con su ingratitud menospreciaron que Dios que los había hecho ricos, que ya no les sufrían a los egipcios los castigos de la esclavitud. vs. 10-15. Pero a pesar de esto, ellos abandonaron a Dios. En su ingratitud se apropiaron para sí mismos el reconocimiento que otros merecen. Se jactaban de lo que habían logrado sin darse cuenta de que hubiera sido imposible haberlo hecho sin la ayuda de otros. Dijeron: “Nuestra mano poderosa ha hecho todo esto”. v. 27. *Nabucodonosor. Dan. 4:28-31 Un buen ejemplo de esta necedad.
Como consecuencia vemos que la ingratitud de ellos encendió la ira de Dios. Dios les dice que su ingratitud:
1) Es insensatez. v. 29
2) Son un pueblo loco. v. 6
3) Ignorante. v. 6
4) Privado de consejos. v. 28
5) No hay en ellos entendimiento. v. 28
6) Mueve a Dios a celos. vs. 21-22. Hay pocas cosas que provocan su ira como la ingratitud, porque Dios es un Dios celoso. Deut. 6:15.
7) Finalmente Dios castiga a su pueblo cuando son ingratos. vs. 23-26
Todos estos son los peligros de la ingratitud. Quieres quedar en la soledad, quieres ser castigado por Dios, quieres que tu prosperidad se detenga. No hagas las cosas como para el hombre ingrato sino como para Dios.
Para finalizar. Aquí hay el último ejemplo de como Dios espera que si el hizo algo por nosotros, así también en gratitud a Dios, nosotros también hagamos lo mismo. Si no se encenderá su ira.
Mateo 18:23-35Nueva Traducción Viviente (NTV)
23 »Por lo tanto, el reino del cielo se puede comparar a un rey que decidió poner al día las cuentas con los siervos que le habían pedido prestado dinero. 24 En el proceso, le trajeron a uno de sus deudores que le debía millones de monedas de plata.[a] 25 No podía pagar, así que su amo ordenó que lo vendieran —junto con su esposa, sus hijos y todo lo que poseía— para pagar la deuda.
26 »El hombre cayó de rodillas ante su amo y le suplicó: “Por favor, tenme paciencia y te lo pagaré todo”. 27 Entonces el amo sintió mucha lástima por él, y lo liberó y le perdonó la deuda.
28 »Pero cuando el hombre salió de la presencia del rey, fue a buscar a un compañero, también siervo, que le debía unos pocos miles de monedas de plata.[b] Lo tomó del cuello y le exigió que le pagara de inmediato.
29 »El compañero cayó de rodillas ante él y le rogó que le diera un poco más de tiempo. “Ten paciencia conmigo, y yo te pagaré”, le suplicó. 30 Pero el acreedor no estaba dispuesto a esperar. Hizo arrestar al hombre y lo puso en prisión hasta que pagara toda la deuda.
31 »Cuando algunos de los otros siervos vieron eso, se disgustaron mucho. Fueron ante el rey y le contaron todo lo que había sucedido. 32 Entonces el rey llamó al hombre al que había perdonado y le dijo: “¡Siervo malvado! Te perdoné esa tremenda deuda porque me lo rogaste. 33 ¿No deberías haber tenido compasión de tu compañero así como yo tuve compasión de ti?”. 34 Entonces el rey, enojado, envió al hombre a la prisión para que lo torturaran hasta que pagara toda la deuda.
35 »Eso es lo que les hará mi Padre celestial a ustedes si se niegan a perdonar de corazón a sus hermanos.
Oremos para que dediquemos nuestra vida completa con sus esclavos en servicio a Dios, como muestra de estar verdaderamente agradecidos que nos ha hecho ricos, nos ha sanado, salvado, perdonado, es lo menos que podemos hacer.
Hay una historia de un pastor, estaba tan agradecido con Dios que le pidió morir predicando. Cuando ya era muy anciano, un domingo, estaba predicando y allí en el altar, se desvaneció, cayó muerto pero con una cara de mucha felicidad. Nunca abandonó el ministerio, nunca se rindió. Dios le concedió que le sirviera hasta el último momento.
Vamos a orar.
Gracias Padre por tu palabra, ayúdame a ser agradecido contigo, quiero como la mujer que te ungió, amarte siempre, quiero como eses pastor, servirte siempre, hasta el último día de mi vida. Quiero ser agradecido contigo, no quiero ser como Judit y Basemat, tampoco como los 9 leprosos sumergidos en los ritos y la religión, si no como el leproso samaritano que volvió a ti, no quiero ser como Israel que te pagó mal el bien que les hiciste de hacerlos libres y llevarlos a una tierra que mana leche y miel. No quiero ser como ese hombre que le perdonaste la deuda millonaria y el no quiso perdonar a otro que le debía apenas miles de monedas. No quiero encender tu ira. Ayúdame a ser agradecido con todo y cada una de las personas que me han hecho bien. No basta con solo dar las gracias, debo mostrar agradecimiento a los beneficios y favores recibidos pagándoles con mi ternura, dedicación, con no olvidar lo que han hecho por mí, con tratar de devolver algo, si tú me lo permites y me ayudas te lo agradeceré. En el nombre de Jesús, amén y amén.

« ¡JESUS: la bendición y el problema!»

 

JESUS: ¡La Bendición! JESUS ES CONCEBIDO EN NUESTRO CORAZON POR OBRA DEL ESPIRITU SANTO AL IGUAL QUE MARIA.
Lucas 1:35. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo Niño que nacerá será llamado Hijo de Dios.
JESUS: ¡El problema! VIENEN LAS PRUEBAS POR CAUSA DE JESUS. Mateo 1:18-19. Y el nacimiento de Jesucristo fue como sigue. Estando su madre María desposada con José, antes de que se consumara el matrimonio, se halló que había concebido por obra del Espíritu Santo. 19Y José su marido, siendo un hombre justo y no queriendo difamarla, quiso abandonarla en secreto.…
Comenzaban los problemas en las vidas de José y María.
JESUS: ¡El problema! HAY QUE HUIR PARA PROTEGER AL JESUS. Mateo 2:13 Después de haberse marchado ellos, un ángel del Señor se le apareció a José en sueños, diciendo: Levántate, toma al Niño y a su madre y huye a Egipto, y quédate allí hasta que yo te diga; porque Herodes va a buscar al Niño para matarle. 14 Y él, levantándose, tomó de noche al Niño y a su madre, y se trasladó a Egipto; 15 y estuvo allá hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor habló por medio del profeta, diciendo: DE EGIPTO LLAME A MI HIJO.
Jesús era la bendición en las vidas de José y María.
Que alegría tener a Dios en un niño, pero también que problema porque el niño no era común y corriente, sino especial, porque era Dios. Consideremos que si era Dios, debía haber sido muy diferente a los otros niños, tendría que haber pensado y actuado muy por encima de los demás niños y adultos, debido a su naturaleza divina. Esto traería muchos problemas a la vida de José y María sus responsables y cuidadores.
Tuvieron que aprender no solo a cuidar a un niño superdotado, se llevarían la sorpresa de que ese niño no iba a responder con normalidad ante la gente, además las circunstancias que los rodeaban, también no serían normales. Debían sufrir, ser perseguidos, debían pagar el precio de tener un tesoro valioso que cuidar. Todo lo que es valioso cuesta y hay que cuidarlo.
Aprendieron a protegerlo con el silencio, con la fe, aprendieron a depender de Dios. El niño Dios nunca pasaría desapercibido debido a su naturaleza interna divina como dice Colosenses 2:9: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. En verdad, el niño como todos iría teniendo entendimiento y conocimiento de las cosas, a la vez entre más despertaba, iría creciendo en gracia y en verdad. Por tanto siendo niño tendría deseos, anhelos e intenciones de niño, ¿pero cómo las cotejaría siendo Dios? Lucas 2:51-52.Y descendió con ellos y vino a Nazaret, y continuó sujeto a ellos. Y su madre atesoraba todas estas cosas en su corazón. 52Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres.
Hay libros históricos donde se narra la sabiduría de aquel niño desde su nacimiento, desde los 2, 5, 6 años en adelante, se puede ver cómo Jesús metía en problemas a sus padres, y era el asombro de las gentes porque toda palabra que salía de su boca se cumplía prontamente, para bien o para mal de los hombres. También en ellos se narran muchos milagros del niño Jesús, historias en las que las otras madres creían que Jesús ponía en peligro a sus familias porque pensaban mal de Jesús. Y es que si Jesús hacia un pajarito del barro al jugar con otros niños, y siendo Dios le daba vida con sus palabras, era un escándalo, o se lo había robado y vendría la policía romana, seguramente lo hacía porque era un niño brujo anormal.
Esto mismo nos pasa a nosotros los que lo andamos cargando, debemos cuidarlo, pero también nos mete en problemas por todo lo que hace que hagamos, sin duda él tiene su propia agenda y es la que manda, esto es debido a su naturaleza y propósito.
Pienso en todo lo que él tuvo que hacer para que sus padres terrenales José y María comprendieran que él por su naturaleza divina aunque niño era autoridad y no se dejaría mandar por la naturaleza injusta de los hombres injustos y pecadores. También pienso en todo lo que sus padres pasaron para que aprendieran que él niño tenía toda la razón porque siempre hablaba y defendía la verdad, por tanto mandaba, honraba primero a Dios y las cosas de Dios, y había que obedecerlo.
JESUS: ¡La Bendición! SOY (SOMOS) SU REPRESENTANTE(S) EN LA TIERRA.
Una de las cosas que me percato al estudiar la vida de la infancia de Jesús es que desde niño es un gran rey, es un gran Dios, y nosotros somos sus representantes, somos sus reyes y sacerdotes para siempre. Es la razón por la que él nos tiene que meter en problemas para quitarnos nuestra falsa humildad de que debemos seguir siendo anónimos, escondidos, ignorantes, últimos, pobres y sometidos a los poderosos de éste mundo que le desconocen. Nos escogió siendo pobres, últimos, débiles, ignorantes, pero nos hace que le representemos bien porque él es el rey del cielo y de la tierra. Herodes el grande, un gran villano y un gran rey y constructor, se quedó estupefacto cuando vio que tres reyes magos que venían de “Persia” con sus tiaras, con lujosos vestidos, con su séquito y con regalos caros dignos de un gran rey; venían desde lejos a buscar aquel rey que había nacido para adorarlo y entregarle aquellos regalos. De inmediato pensó y dijo que le iba a quitar su reinado y lo iba a someter, entonces decidió mandar a matar a todos los menores de doce años de Belén y sus alrededores.
« ¡JESUS: la bendición y el problema!»
Lucas 2:42-50 y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta. 2:43 Al regresar ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que lo supiesen José y su madre. 2:44 Y pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y los conocidos; 2:45 pero como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole. 2:46 Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles.2:47 Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas.2:48 Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia.2:49 Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? 2:50 Más ellos no entendieron las palabras que les habló.
Cuando Dios te alcanza, como es una bendición, primero hay mucha felicidad, hay mucha alegría, hay una sensación de paz, como si ya nada más hay que hacer sino solo estar allí con él, en ese refrigerio espiritual y remanso de paz. Por esto Pedro habló de hacer chozas para quedarse allí en la montaña, pero luego vienen el tiempo donde que bajar a pelear por él.
¡Jesús la Bendición! SABEMOS Y VEMOS CLARAMENTE QUE ÉL ES ‘DIOS.
Marcos 9:2-7.Traducción en lenguaje actual (TLA)
Jesús se transforma
2 Seis días después, Jesús llevó a Pedro, a Santiago y a Juan hasta un cerro alto, para estar solos. Frente a ellos, Jesús se transformó: 3 su ropa se puso tan blanca y brillante, como jamás aquí en la tierra podría blanquearse. 4 Luego, los tres discípulos vieron aparecer al profeta Elías y a Moisés conversando con Jesús.
5 Entonces Pedro le dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno que estemos aquí! Vamos a hacer tres enramadas: una para ti, otra para Moisés y otra más para Elías.»
6 Los discípulos estaban muy asustados, y Pedro se puso a hablar sin pensar en lo que decía.
7 De pronto bajó una nube y se detuvo sobre ellos. Desde la nube se oyó una voz que decía: «Éste es mi Hijo, yo lo amo mucho. Ustedes deben obedecerlo.»
José, María y los apóstoles al igual que nosotros en más de una ocasión estuvieron felices al saber que Jesús es Dios sobre todas las cosas, pero también en más de una ocasión se sintieron defraudados, acongojados, deprimidos, por la carga que él significa. Sin embargo su carga, el problema, él dice la verdad, que es ligera y fácil de llevar.
Mateo 11:30Nueva Traducción Viviente (NTV)
30 Pues mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana».
Traducción en lenguaje actual (TLA)
30 Lo que yo les impongo no es difícil de cumplir, ni es pesada la carga que les hago llevar.»
¿Y tú, en tú vida?
¿Llevas puesto su yugo y vas cargando su carga?
¡Jesús la Bendición! TENGO LA MENTE DE CRISTO, ENTRE MAS CREO EN EL, QUE ES DIOS, MAS VEO.
1 Corintios 2:15-16. En cambio, el que es espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado por nadie. 16Porque ¿QUIEN HA CONOCIDO LA MENTE DEL SEÑOR, PARA QUE LE INSTRUYA? Más nosotros tenemos la mente de Cristo.
Yo personalmente estoy muy orgulloso de mí Señor Jesús, llevo su yugo y su carga como cualquiera de sus enviados sintiéndome muy honrado, y orgulloso de ser su representante. Estoy estupefacto que me haya escogido, constantemente, al percatarme que él habita en ésta vasija de barro me pregunto: ¿Y quién soy yo para que él se haya acordado de mí?
Él es grande, Jesús es grande, grande, grande, su reino es real, es espiritual, es eterno, y no tendrá fin. Su reino no es de éste mundo, e iré para siempre a reinar con él. Porque soy su hijo, y su representante en la tierra, después del Espíritu Santo. Lo soy junto a los otros millones de cristianos que han sido predestinados, llamados, escogidos, glorificados, y bendecidos con tener la fe y al Espíritu Santo en el interior.
Puedo orar por sanidad de los enfermos y lo aseguro, muchos han sanado en muchas ocasiones, puedo ver sueños y visiones que me ha dado y se cumplen, puedo interceder por alguna causa justa y con seguridad sé que me escucha, porque como el anduvo en la tierra así somos los que creemos en su santo nombre.
Puedo conocer cosas sin que nadie me las diga, solo andando en el Espíritu, simplemente las sé porque las sé, me anticipo a los acontecimientos que me podrían afectar para mal, porque él me previene constantemente, por sueños y visiones, por su cayado que me empuja a su realidad buena para mí, y por el testimonio en el corazón. Jesús es real, él está vivo, no miento, me ha dado de su conocimiento y sabiduría, lo aseguro porque antes no lo tenía, sin embargo ahora sé que he crecido espiritualmente en todos estos años, desde que le conocí, desde que nací de nuevo hasta la actualidad, y no cesa, sigue aumentando y yo disminuyendo.
A veces veo sumamente real las cosas espirituales, es como si las palpase, y estas simplemente pasan, se dan, es entonces cuando recuerdo que él me lo había dicho antes que sucediera. No tengo duda, Jesús mora adentro de mí ser, él cumple su promesa que si le amamos, el vendría a hacer morada junto con el Padre celestial. Y me ha constituido su representante. Soy su cuidador. Aleluya.
Todo lo que tenemos que pasar para que empecemos a comprender que él manda y hay que obedecerlo.
En nosotros está el testimonio.
Esto es clave para avanzar contra éste mundo y sus leyes anticristianas influenciado por ángeles malos caídos que tienen autoridad y poder sobre este mundo.
Ellos, (los demonios) no pueden ver el testimonio en nuestro corazón, tampoco pueden saber lo que pensamos, es un misterio y un secreto para ellos. (Solo ven que somos de la luz y no de las tinieblas.) El Espíritu Santo únicamente nos dice a nosotros por el testimonio en el corazón, que es lo que él quiere y por donde nos irá mejor. A esto la Biblia le llama: “oír su voz”. Al principio cuando somos novatos, nos suceden percances grandes para que aprendamos a escucharlo, a entenderlo, para darle la prioridad. Con el tiempo debemos aprender a escuchar sus corazonadas, es un ejercicio intelectual constante, porque cuando el corazón palpita intensamente, y nos avisa con el testimonio sobre lo que debemos hacer, si lo escuchamos, si no pasa desapercibida su voz, si la obedecemos, triunfaremos. Esto es clave en un cristiano maduro que quiere vencer, si no aprende a hacerlo, simplemente no recoge, ni estará recogiendo, sino desparrama y estará desparramando, pierde cosas, bendición y el tiempo. Debemos estar atentos al testimonio del Espíritu y de inmediato actuar, porque de seguro que él nos quiere prosperar. Yo tengo grandes logros por seguir aquel testimonio, y lo digo orgullosamente: no me equivoco cuando lo obedezco. Pero también he tenido pérdidas por no atenderlo, al igual digo que otros cristianos también me han hecho perder algunas cosas de las que antes hablé, porque no han aprendido a reconocer la alarma del testimonio del Espíritu Santo en el corazón. No tienes que oír una voz audible que te habla para entender lo que Dios quiere, solo debes acostumbrarte a identificar su corazonada de la tuya para seguirla y triunfar.
Para que tengas éxito en esto, es necesario hacer un alto y meditar, entonces agudiza tus sentidos espirituales, ¿Qué oyes? ¿Qué ves? ¿Qué percibes? ¿Qué sientes? ¿Qué te dice Dios? ¿Qué pone en tu mente? ¿Qué pone en el testimonio de tu corazón? Y entonces lo haces, sin dudarlo y verás cómo comienzas a sentir que avanzas, que ya no estás estático, y ves como las cosas comienzan a suceder a tu alrededor, porque tú las mueves por obedecer aquel testimonio, o a ti te traen las cosas que necesitas. El señor te da claramente las instrucciones y tú solo las ejecutas entonces triunfas, vences, avanzas, logras, tienes éxito y prosperidad de Dios que perdura, porque la bendición de Dios es la que enriquece y no añade a ella tristeza.
El que por causa de Jesús deje cosas: ¡tendrá recompensa! Recibirá más cosas y la vida eterna.
Mateo 19:29-30. …28Y Jesús les dijo: En verdad os digo que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, os sentaréis también sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. 29Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos o tierras por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. 30Pero muchos primeros serán últimos, y los últimos, primeros.
¡Jesús la Bendición!
NTV. Entonces Dios miró todo lo que había hecho, ¡y vio que era muy bueno! Gen 1:31.
RV60. Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera.
Para terminar, deberás examinar si en tu testimonio, la alarma te dice que lo que has hecho en fe es bueno en gran manera, bueno, o no tan bueno. (También te dirá si lo que has hecho en tu carne que no es en fe, es malo.) Esto es clave porque si Dios te dio algo que no es tan bueno, tú lo sentirás, deberás reparar, limpiar aquello que te ha dado para que sea bueno. A mí me sucedió algo muy bonito. Para la iglesia, compré unas cosas nuevas en fe, que antes no podía. Había estado esperando unos 8 meses, y de pronto el dinero me lo trajo un hermano en donación, fuimos a comprar aquellas cosas nuevas, las instalamos y de inmediato sentí el testimonio en mi corazón que ¡era muy bueno! (aquello que había hecho.) Luego se me concedió volver a hacer lo mismo y compré otra cosa por la que también había orado, esperado ya que también la quería nueva. Unos hermanos que conocí tenían lo que yo quería, estaba usado, lo compre más barato porque dijeron que le habían bajado el precio porque era para Dios. Unos minutos antes había pasado por la tienda y vi los dispositivos nuevos, pero no había ni uno que me gustara, solo aquel que los hermanos me vendían usado. Yo me fui más por lo visual, y los busque para hacer el negocio, al final del acto en mi corazón sentí paz. Y no escuché que la Señora me dijo su procedencia, hasta después que lo recordé. Ya con el dispositivo en mi poder, Sentí el testimonio en mi corazón que no era tan bueno, y me pregunté. ¿Qué habré hecho mal? Sentí que no había esperado a conseguir uno nuevo. A los pocos días miramos con nuestros ojos lo que no era tan bueno, lo limpiamos y ya. (El dispositivo había estado descuidado y sucio, además lo recordé venía de una disputa, era el pago de una deuda vieja, pero a mí el esposo me había dicho que estaba casi nuevo y que el lo había sacado personalmente del almacén en el que había trabajado y que apenas lo había conectado y desconectado una vez) Pero seguí sintiendo que no era BUENO EN GRAN MANERA. Aprendí que no se adquieren cosas que están en pleitos o disputas, porque no es del agrado de Dios para sus hijos, ya que él nos quiere dar lo mejor. Comencé a sentir que empezaba a hacerse bueno mi acto o adquisición, seguí esperando a sentir que fuese bueno en gran manera o muy bueno. Lo miraba y sentía como si no lo quería, estaba allí pero yo no quería usarlo. Al final lo usamos y todo salió bien, pero aprendí la lección, comprendí que ya estaban bien las cosas pero que yo me apresuré, debía haber comprado el dispositivo nuevo. De inmediato dije en mis adentros para mí mismo: ¡Para la próxima vez estaré más atento a obedecer el testimonio exacto, completo en mi corazón y no solo una parte! Desde entonces tengo mucho más cuidado de la voz de Dios en mi interior.
Te exhorto a que tú, como cristiano nacido de nuevo hagas lo mismo y no te sentirás mal, sabrás que te sientes pleno porque vas en la dirección correcta.
Jesús es más bendición que problema. Es mejor sufrir con Jesús que de toda manera sufrir con el mundo. Es mejor luchar por él, hacer las cosas por nuestro Señor, porque tendrán recompensa. Al final puedo decir que me siento muy orgulloso de ser su representante y cuidador, así como José y María cuidaban a aquel niño Dios.
Lloro al percatarme que me escogió desde antes de la fundación del mundo, Lloro porque quien soy yo?, para que Jesús pose en mí. Quisiera representarlo mejor, lo hago en lo poco, quisiera hacerlo en lo más. Nuestra iglesia es pequeña pero llego con una gran alegría, a ver como la limpio y decoro, Me gustaría cuidarlo en una gran catedral, le he visualizado, muy elegante con sus colores dignos de un gran rey. Y pensar que él habita en donde sea, en lo humilde, en la escasez, en la abundancia y en la riqueza y sigue siendo un hombre manso y humilde de corazón. No necesita nada de nosotros sino es él quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder.
Te exhorto a que lo cuides aunque sea la bendición y el problema, Jesús es tu pequeño niño, es tu familia, su yugo es fácil y su carga es liviana.
La madre y los hermanos de Jesús
Lucas 8:20-21 …20Y le avisaron: Tu madre y tus hermanos están afuera y quieren verte. 21Pero respondiendo El, les dijo: Mi madre y mis hermanos son estos que oyen la palabra de Dios y la hacen.
Lucas 11:28
Pero Él dijo: Al contrario, dichosos los que oyen la palabra de Dios y la guardan.
Guarda a Jesús en tu corazón, guarda sus palabras y ponlas por obra. Dios te bendiga, hoy mañana y siempre.
PENSAMIENTO DE HOY: John MacArthur . “La Biblia no solo trae sabiduría; trae también alegría al corazón”. La razón por la que estás aquí en la tierra, es que no puedes evangelizar a nadie en el cielo”. La única aprobación que necesito es la de Dios… para Él predico”. “Predicar el evangelio entre los ‘cristianos’ de hoy en día, es meterte a ti mismo en peor guerra que predicando el evangelio en el mundo”. “La predicación dura hace a los corazones suaves. La predicación suave hace a los corazones duros”. “Muchos saben que Jesús murió pero no saben porque murió”. “Es difícil ver como el cristianismo puede tener un efecto positivo en la sociedad, si no puede transformar su propia casa.”
A La Oración Responsorial Contestaremos:
Jesús ayúdame a ordenar mí mayordomía, a amarme para poder a amar a mi prójimo como a mí mismo.
#1Orador: Señor como voy a transformar al mundo sino puedo transformar mi casa? Si no tengo el control de las cosas de mi casa q, como veré que alguien me crea, mi predicación seria aguada también.
Todos: Jesús ayúdame a ordenar mí mayordomía, a amarme para poder a amar a mi prójimo como a mí mismo.
#2 Orador: Señor tengo la responsabilidad de predicarle primero a mi familia y ganarla para Cristo.
Todos: Jesús ayúdame a ordenar mí mayordomía, a amarme para poder a amar a mi prójimo como a mí mismo.
#3Orador: Señor tu palabra dice que tengo que aprovechar el tiempo, sino ando aún en tinieblas, lo que no quiero.
Todos: Jesús ayúdame a ordenar mí mayordomía, a amarme para poder a amar a mi prójimo como a mí mismo.
#4 Orador. Señor, tengo que salir adelante frente a esta vida, y sacar a los míos de la oscuridad, necesito la fe.
Todos: Jesús ayúdame a ordenar mí mayordomía, a amarme para poder a amar a mi prójimo como a mí mismo.
#5 Orador: Señor necesito de tu gracia para poder mucho en éste año 2016, tengo una gran lista de cosas a hacer.
Todos: Jesús ayúdame a ordenar mí mayordomía, a amarme para poder a amar a mi prójimo como a mí mismo.
#6Orador: Si no lucho contigo todos los días y constantemente no estoy recogiendo sino desparramando, auxíliame.
Todos: Jesús ayúdame a ordenar mí mayordomía, a amarme para poder a amar a mi prójimo como a mí mismo.
#7 Orador: Solo los cobardes no luchan, y los cobardes no entrarán al reino de los cielos según Apocalipsis 21:8.
Todos: Jesús ayúdame a ordenar mí mayordomía, a amarme para poder a amar a mi prójimo como a mí mismo.

« ¡Mi incredulidad! ¿Mi peor enemigo para vencer?»

 

Hebreos 3:12-13. RVR1960. 12 Tened cuidado, hermanos, no sea que en alguno de vosotros haya un corazón malo de incredulidad, para apartarse del Dios vivo. 13 Antes exhortaos los unos a los otros cada día, mientras todavía se dice: Hoy; no sea que alguno de vosotros sea endurecido por el engaño del pecado.
NTV. 12Por lo tanto, amados hermanos, ¡cuidado! Asegúrense de que ninguno de ustedes tenga un corazón maligno e incrédulo que los aleje del Dios vivo. 13Adviértanse unos a otros todos los días mientras dure ese «hoy», para que ninguno sea engañado por el pecado y se endurezca contra Dios.
TLA 12¡Cuidado, hermanos! No piensen en lo malo, ni dejen de confiar en el Dios que vive para siempre, para que no se aparten de él. 13Al contrario, mientras aún queda tiempo, cada uno debe animar al otro a seguir confiando. Así nadie dejará de obedecer a Dios, ni pensará que, si peca, hace el bien.
Causas de incredulidades.
Ya leímos que la causa de la incredulidad es el pecado. Nuestro propio pecado, estar bajo la cobertura de personas que tienen una vida de pecado y no de fe. Le sigue el estar con pensamientos malos contra Dios, como lo hizo el pueblo de Israel y su falta de temor de Dios, en el desierto.
Ahora al pecado y a la incredulidad le pondremos contexto. Diría que la segunda causa de falta de fe, son las infidelidades que sufrimos.
Hay obstáculos de obstáculos, algunos tienen raíces muy profundas por acontecimientos de infidelidades que vivimos en la infancia, tales como los haber sido constantemente defraudados por nuestras autoridades. Es decir por nuestros padres, maestros o personas de confianza. Por el abandono de la persona que representaba a Dios en nuestro hogar. Tal vez fuimos traicionados desde niños por aquella figura de autoridad en la que confiábamos, de la que pudimos haber recibido abuso psicológico, emocional y hasta sexual. Como consecuencia, cual fuere nuestro caso, y hablando en general, nos cuesta confiar en algunas figuras de autoridad, porque nuestro cerebro nos dice que las personas: ¡No son confiables! Pero la desdicha para nosotros es que se nos ha endurecido el corazón por la coraza de auto defensa que pusimos frente a todo esto. El triste resultado para nosotros: incredulidad. Pero lo más desolador es que ya siendo cristianos como resultado es que no confiamos en Dios porque no lo conocemos bien y creemos que será uno más de los que no le importa si nos defrauda o no.
Tercera causa de incredulidad: Una infancia de escasez.
Esto no es de sorprenderse, porque cuando las personas no conocen la abundancia sino, únicamente la escasez, esto también será una causa desgraciada, terrible y desastrosa que va en contra de nosotros y nuestra carne producirá incredulidad. Cuando una persona vive desde pequeña, privada de cosas básicas y necesarias, cuando crezca no va a creer que hay algo más, y que pueda tener una prosperidad inimaginable, ni aceptará que otros puedan tener una vida de abundancia; ante la impotencia su carne producirá odio de clases.
Es como la comparación de los indios, cuando vinieron los colonizadores a cualquier parte de América, se sorprendieron cuando vieron por primera vez algunas cosas o inventos, que ayudan a tener una vida más tranquila y menos agitada. Nunca había visto esas cosas, se sorprendieron que hubiese otro estilo de vida al que ellos no conocían, y aunque pudieron haber recibido algunos de sus beneficios y obtenidos objetos como espejos, no se adaptaban a la nueva civilización. Por esto mismo, he visto que hay personas cristianas que no le creen a Dios y su nueva vida que les ha dado. Les cuesta adaptarse a todo los beneficios que Dios ofrece, por más que se les diga, en su cerebro no cabe de ninguna manera que Dios los pueda poner en una mejor situación o condición diferente a la que están. Les he predicado y no pueden creer, ni salir de su condición de escasez mental y material, por su incredulidad.
Creen que si hacen alguna estrategia de mercadeo para sus negocios que los pueda promocionar y mejorar, será injusta, los hará quebrar si aumentan los precios, aunque ellos den más servicios y reciban más dinero por dicha promoción. Dicen: si subimos los precios, vamos a quebrar, y el Señor no quiere eso para nosotros. Conozco a unas personas que tienen un negocio muy estable, pero piensan de esa manera, y dicen que solo les da para ir pasándola. Pero esa tonada tengo 25 años de venir escuchándola. Lo cierto es que cuando pensamos de ésta manera no pasamos de maceta, más si creemos pasamos. Pero otros al igual que Israel en el desierto; por su incredulidad nunca pasaron al otro lado, ni entraron el el reposo de Dios. La razón es la incredulidad por estar acostumbrados desde la infancia a vivir en escasez.
Otra situación es venir de la esclavitud.
Israel no podía creerle a Dios porque toda su vida habían sido esclavos de los egipcios. No habían conocido la vida de libertad, y temían lo que pudiera venir, no confiaban en Dios, iban por el desierto quejándose y murmurando, que morirían en el desierto, que mejor se hubiesen quedado en Egipto. Ellos se quejaron y se quejaron, murmuraron todo el tiempo. Veamos algunos versículos.
Éxodo 16:2-4 Y los hijos de Israel les decían: Ojalá hubiéramos muerto a manos del SEÑOR en la tierra de Egipto cuando nos sentábamos junto a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis traído a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud. 4Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: He aquí, haré llover pan del cielo para vosotros; y el pueblo saldrá y recogerá diariamente la porción de cada día, para ponerlos a prueba si andan o no en mi ley.…
Entonces después de esta queja Dios les da el maná. Pero al poco tiempo ellos vuelven a ofender a Dios por su incredulidad y el pueblo se queja contra el SEÑOR. Veamos algunos versículos, pero comparemos nuestras palabras con las que ellos dijeron para ver si nosotros tenemos este mismo pecado de incredulidad.
Números 11:4-6 …4Y el populacho que estaba entre ellos tenía un deseo insaciable; y también los hijos de Israel volvieron a llorar, y dijeron: ¿Quién nos dará carne para comer? 5Nos acordamos del pescado que comíamos gratis en Egipto, de los pepinos, de los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; 6pero ahora no tenemos apetito. Nada hay para nuestros ojos excepto este maná.…
¿Porque no entendían que lo del desierto solo les tomaría un tiempo, unos días? Debes entender que tu desierto no durará para toda la vida, sino que terminará, vendrá el tiempo donde estarás en otra condición. Pero ellos por su incredulidad pensaban mal de Dios.
Números 14:3
¿Y por qué nos trae el SEÑOR a esta tierra para caer a espada? Nuestras mujeres y nuestros hijos vendrán a ser presa. ¿No sería mejor que nos volviéramos a Egipto?
No confiaban en Dios, no le conocían, aunque habían visto sus milagros, su gran despliegue de poder, ellos por su pecado no podían creer, necesitaban ver más y más, y que Dios fuese más paciente como lo es en Cristo ahora con nosotros, pero ahí no había tiempo, Dios debía continuar con su plan y pondría fin a su rebeldía. Bueno llegaron hasta el punto de querer matar a Moisés.
Números 16:13
¿No es suficiente que nos hayas sacado de una tierra que mana leche y miel para que muramos en el desierto, sino que también quieras enseñorearte sobre nosotros?
Números 20:3
El pueblo contendió con Moisés y le habló, diciendo: ¡Ojalá hubiéramos perecido cuando nuestros hermanos murieron delante del SEÑOR!
Dios es todo poder, y puede hacer cuanta grandeza se le plazca, sin embargo el rey David dice que no creyeron que Dios podía prepararles banquete en el desierto.
Salmos 78:19
Hablaron contra Dios, y dijeron: ¿Podrá Dios preparar mesa en el desierto?
Debes de Creer que Dios puede prepararte una mesa con un continuo banquete en el desierto. Luego el rey David dice que ellos en el desierto comieron pan de ángeles hasta quedar saciados, pero aun así no le creyeron al Dios que puede dar vida a los muertos.
Salmos 78:25
Pan de ángeles comió el hombre; Dios les mandó comida hasta saciarlos.
Querían regresar a Egipto.
Jeremías 42:14
diciendo: `No, sino que iremos a la tierra de Egipto, donde no veremos guerra, ni oiremos el sonido de la trompeta, ni tendremos hambre de pan, y allí nos quedaremos’;
Hasta que Dios se hartó de ellos, y les cumplió su deseo, los castigo y los incrédulos murieron en el desierto.
El reposo del pueblo de Dios Hebreos 3:7-11.
7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz,
8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto,
9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años.
10 A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos.
11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.
¿Cómo contrarrestaremos nuestra incredulidad? Sembrándonos la palabra de Dios en nuestro corazón. Entendiendo el carácter de Dios, quién es y cómo es Dios.
En ésta oportunidad para poder extirpar la incredulidad de nuestros corazones nos vamos a sembrar el atributo de la fidelidad de Dios. Como resultado veremos que lo que no podemos creer por no entender a Dios y su fidelidad, lo podremos creer si lo entendemos, porque en realidad ya no depende de nosotros sino de Dios y su fidelidad. Entonces hacemos nuestras peticiones creyendo a un Dios fiel, que ahora conocemos, que escucha. Es que por quién él es, así que por su fidelidad nos oirá y dará aquellas cosas que antes no pudimos obtener sin fe. Por esto es necesario leer siguientes versículos para que a la luz del Espíritu Santo en nuestros corazones, nos ilumine y veamos quien es Dios, así podamos ver que es totalmente confiable, y que podamos confiar en él. Por las escrituras podemos ver que Dios es fiel y que Su Palabra es verdadera. Hebreos 6:18 dice que Dios no puede mentir, ni tampoco puede romper una promesa incondicional que dice que cumplirá. Cada pacto que hace es mantenido. Cada promesa o profecía se ha cumplido o se cumplirá.
Deuteronomio 7:9 dice “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones.”
Sigamos viendo que más dice la Biblia que Dios ha hecho y hará en su fidelidad.
Dios envió a Su Hijo, (Mateo 1:21-22) por medio de Él tenemos vida eterna – Juan 3:16
Cristo murió para pagar por nuestros pecados – 1ra de Tesalonicenses 5:9-10
Dios promete quitar nuestros pecados – Romanos 11:25-27
Dios ordenó a Jesús, el autor de la salvación eterna, por ser obediente – Hebreos 5:5-10
Dios echará nuestro pecado en las profundidades del mar (para nunca más recordarlo) – Miqueas 7:18-19
Dios es tan fiel que cualquiera que le busca lo puede encontrar, cualquiera que le pida la salvación, Dios se la va a dar. Y todo es por medio de la fe. La fe es un regalo, pero inclusive un regalo debe ser abierto para poder disfrutarlo. A medida que ponemos en práctica nuestra fe, comenzamos a darnos cuenta cada vez más de la fidelidad de Dios para con nosotros.
Continuemos conociendo como es Dios, para quitar lo defraudado que nos han hecho sentir en esta vida, y que nos ha traído incredulidad.
Primera de Corintios 1:9 – “Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.”
Primera de Corintios 10:13 – “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana. Pero fiel es Dios que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir. Sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.”
Segunda de Tesalonicenses 3:3 – “Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal.”
Debemos estar seguiros que si le pedimos perdón a Dios por algún pecado que hayamos cometido, el que es fiel y justo nos perdonará. Si oramos por lo mismo es que no hemos creído que Dios ya nos a perdonado. En Primera de Juan 1:9 se nos dice: “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.” Con total certeza, podemos tener la confianza de que Dios nos perdonará. Sin la capacidad para hacerlo, no sería Dios. Él es el único Dios verdadero (Juan 17:3) y los dioses de ninguna otra religión prometen esto. Ya que Él ha hecho esta promesa, y sabemos que no puede romper Su palabra, sabemos que esto iría en contra de Su naturaleza y que Él no puede mentir (Números 23:19). Nuestro Dios es un Dios fiel, y no existe ningún otro que puede hacer todo lo que Él puede hacer y ha hecho.
Ahora voy a ir al meollo del asunto, a donde quería llegar,
Si comprendes que Dios es fiel, le pides las cosas sabiendo que él es fiel, y que su fidelidad es para siempre, entonces ya puedes creer, y obtendrás paz, sabiendo que lo que pediste ya está en puesto en su fidelidad y te dará en su tiempo lo que le has pedido. Él lo hará. Entonces descansas porque la carga ya se la has pasado a él, ya no la tienes tú, sino que entras en su reposo y ahora esperas su respuesta sabiendo que vendrá, teniendo la convicción que esperas lo que no ves pero que por fe lo has pedido. Esto activa el poder de Dios. Porque sin fe es imposible agradar a Dios y des necesario que el que se le acerque, crea que le hay y es galardonador de los que le buscan. Dios jamás dirá lo que dijo a Israel Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo, donde todos los mayores de 21 anios murieron en el desierto por su incredulidad. En cambio de nosotros se dirá: entrarán en mi reposo.
Filipenses 4:6-7Reina-Valera 1960 (RVR1960)
6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
Vamos a orar y a pedirle a Dios por aquellas cosas que hasta ahora eran para nosotros difíciles e imposibles, y que por tanto ante la frustración actuábamos con ira, enojo, maledicencia, quejas y malos pensamientos que es pecado.
Has tus peticiones. Y AHORA SOLO CREE QUE EN SU FIDELIDAD LO HARÁ.
YA ESTA HECHO.
BENDICIONES EN CRISTO JESUS.
A La Oración Responsorial Contestaremos:
Señor desde ya creo en tu fidelidad, me despojo de mis cargas, y confío que por tu gran Fidelidad ya lo hiciste.
#1 Orador: Señor Fiel y santo para siempre, te entrego mis incredulidades, apártalas de mí, quiero ver tu gloria.
Todos: Señor desde ya creo en tu fidelidad, me despojo de mis cargas, y confío que por tu gran Fidelidad ya lo hiciste.
#2 Orador: Señor mío y Dios mío, conforme a tu fidelidad me afliges en el desierto, has que yo no te defraude.
Todos: Señor desde ya creo en tu fidelidad, me despojo de mis cargas, y confío que por tu gran Fidelidad ya lo hiciste.
#3 Orador: Señor ayúdame a pasar el desierto de la prueba en el que me has metido, dame fe, consuélame tú.
Todos: Señor desde ya creo en tu fidelidad, me despojo de mis cargas, y confío que por tu gran Fidelidad ya lo hiciste.
#4 Orador. Señor, te pido por aquellos problemas que me sobrepasan, para mí son difíciles e imposibles si no tengo fe.
Todos: Señor desde ya creo en tu fidelidad, me despojo de mis cargas, y confío que por tu gran Fidelidad ya lo hiciste.
#5 Orador Señor quiero creer como en verdad quieres que crea, en quien eres tú, y que por tu fidelidad triunfaré.
Todos: Señor desde ya creo en tu fidelidad, me despojo de mis cargas, y confío que por tu gran Fidelidad ya lo hiciste.
#6 Orador: Dios aunque el hombre me haya defraudado, tu fidelidad hará que las cosas sean para mi bendición y bien
Todos: Señor desde ya creo en tu fidelidad, me despojo de mis cargas, y confío que por tu gran Fidelidad ya lo hiciste.
#7 Orador Al no conocerte bien, mi incredulidad me abruma y no puedo resolver mis problemas, ayúdame a verte A TI UN DIOS GRANDE Y MIS PROBLEMAS MUY CHICOS.
Todos: Señor desde ya creo en tu fidelidad, me despojo de mis cargas, y confío que por tu gran Fidelidad ya lo hiciste.

«Mis debilidades versus Su vida de fe y poder».

 

2 Corintios 12:9 RVR1960. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.
TLA. pero Dios me ha contestado: «Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.» Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí.
La vida de Dios es un intercambio: mi fortaleza, mi fuerza, en vez de la suya. Yo lloro por mis debilidades, ¿Tú no? Lo hago cada vez que me veo enfrentado a ellas con el sufrimiento que traen.
Dios me da lo que predicaré en la Iglesia de maneras diferentes. La última vez que me pasó lo descrito al principio, Dios comenzó a enseñarme sobre como es la vida de sus hijos, es decir de Israel, como es el empoderamiento de Dios en nosotros para mejorar nuestra situación, entonces vino a mí un pensamiento de otro hombre de Dios que está en la Biblia, que también tenía debilidad.
No está de más decirlo.
Vi que no solo yo tengo debilidades sino todos los hombres y mujeres de Dios somos semejantes en este punto vulnerable que a la vez nos caracteriza.
Al igual que todos los débiles, Jacob huyó por debilidad con toda su familia, con hijos pequeños a espaldas de su suegro Labán. Recalco que como primera causa por al que pasan todas las cosas en la tierra fue por la condición en la que Dios le había puesto, esto le haría hacer la segunda causa de porque pasan todas las cosas en la tierra, al Jacob tomar decisiones, pero también le haría depender sólo de él frente al mundo de sus adversarios.
Debilidad: Cualidad de débil. Falta de fuerza o energía moral. Debilidad de carácter.
Consideremos en verdad que esa debilidad nos trae sufrimiento, impotencia, angustia, perturbación de la paz, lo que podría ser la burla y el menosprecio de otros más fuertes. Pero esa debilidad es necesaria para Dios, por eso en su programa soberano está meternos en condiciones adversas para hacernos menguar y que dependamos de su fuerza y poder.
Esta es la razón por la que Pablo dice: Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí.
Este es el medio que Dios usa para que Cristo la gracia y el poder de Dios se muestre en nosotros, ¿Entonces porque es mejor que los hijos de Dios seamos débiles? PORQUE «Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.»
Cada vez que me veo enfrentado a mis debilidades, al ver “sus resultados”, que me golpean en la cara, sobre cosas que para otros son fáciles y sencillas, pero no para mí, también me sucede algo glorioso. Es allí cuando el Espíritu Santo gime en mi corazón con gran lloro con gemidos de llanto indecibles para que Dios traiga Su fuerza, y poder sobre la debilidad que hay en mi vida.
¡Impresionante! El resultado es que se fortalece mi vida de fe. La diferencia es que de allí en adelante, “actúo en vez de en temor o debilidad como antes:”, procedo solo en la fe del hijo de Dios que murió por mí, venció este mundo y la muerte.
Entonces comprendo que soy otro Jacob, soy Israel, quiero ir a casa, quiero ir a mi ciudad de paz, pero como no es de la tierra, será en el cielo, la nueva Jerusalén, aunque aquí consiga mi tierra que mana leche y miel mientras ande en mi peregrinaje en éste valle de lágrimas.
Ahora quiero que tú al igual que yo, te pongas en el mismo lugar, en el lugar de Jacob. ERES ISRAEL, EL QUE VENCE CON EL PODER DE DIOS.
Dios dice Israel, hijo mío: ¿Que ves?
Veo que ante el mundo soy un hombre vil, pero ante Dios soy barro en sus manos.
Veo que ante el mundo soy débil, ante Dios soy perfecto para que en mí se perfeccione el poder y fortaleza de Dios.
Veo que ante el mundo “no soy”, pero para Dios “sí soy. Él es en mí, yo soy en El, Él ha sido, es y será en mí. Somos uno, soy de él, no me pertenezco, le pertenezco. No me puede negar, es demasiado grande para hacerlo. Su promesa de que soy su hijo, que él me ha engendrado es para siempre y en base a quién es él, no en quién soy yo.
Por tanto, los elegidos de Dios somos débiles por nosotros mismos. Y Por eso Dios ha dicho, «EL MAYOR SERVIRA AL MENOR.»
El mayor, servirá al menor, en la Biblia se refiere a que el fuerte de Esaú iba a servirle al débil de Jacob. Se refiere a un hombre fuerte, no importa si el que nació primero sea débil, y el menor el fuerte, es decir se refiere a que el fuerte es mayor, o más importante en la tierra sobre el menor, que es el último casi en todo.
¿Qué significa esto?
El mayor o más importante que puede valerse por sí mismo para todo, como es fuerte no obedece, no depende de Dios, no necesita de Dios, porque como dije, tiene astucia, conocimiento, se puede valer de sí mismo, y por sus propios medios consigue lo que quiere.
¿Y el menor?
Dios te dice.
Pero el menor es todo lo contrario, eres débil y no consigues nada, te engañan constantemente. ¿Necesitas de Dios para obtener tus logros por medio de la fe, o no es así? Pero se te ha dicho, mi poder se perfecciona en tú debilidad, ya no te llamarás Jacob sino Israel, porque has luchado con Dios y has vencido. Y porque eres el que vence con Dios, ahora el mayor o más importante, YO DIGO, que te servirá. Aquel que es fuerte, te servirá a ti porque tú me tienes a mí, dependes y esperas en mí. A ti te ha matado la ley, y te matará siempre para hacerte débil, para que pidas un salvador, porque eres elegido de Dios, ciertamente en base a quién YO SOY. No te sorprendas si la ley hace bien su trabajo y coarta tu fuerza, eso significa que has muerto a la ley para vivir con Jesucristo el Santo Dios, fuerte inmortal, todo por su gracia, y decisión soberana.
Llora, llora, llora todo lo que debas llorar, que aquí vienen tu salvador montado en un pollino de asna, a salvarte.
NO TEMAS, HIJA DE SION; HE AQUI, TU REY VIENE, MONTADO EN UN POLLINO DE ASNA. Juan 12:15
Arrepiéntete de tus fallas y desaciertos provocados por el temor. Que te duelan, porque entonces vendrá el consolador a ser tu fuerza, ya que entiendes que Dios es contigo no porque eres bueno, tampoco por cumplir sino por su elección soberana él se ha empoderado en ti, para que salgas adelante con él, entonces con su fuerza harás conforme a su corazón, todo lo que él quiera, esto le agrada que hagas.
Ya comprendes que no es por el hacer, sino que porque Dios es en ti, es que haces, él ha puesto el querer como el hacer por su buena voluntad. Ya que has muerto a la ley y vives para el Espíritu, lo que eres es lo que él es en ti en la tierra, y será más conforme vaya haciendo menguar tu carne y aumentando su gran poder en ti.
Reconoces tu insignificancia, pobreza, poca sabiduría, insensatez, frente a ésta vida, entonces reconoces que solo en Dios que ya te justificó esta tu victoria.
1 Corintios 1:27-28. NTV.
27 En cambio, Dios eligió lo que el mundo considera ridículo para avergonzar a los que se creen sabios. Y escogió cosas que no tienen poder para avergonzar a los poderosos. 28 Dios escogió lo despreciado por el mundo —lo que se considera como nada— y lo usó para convertir en nada lo que el mundo considera importante. 29 Como resultado, nadie puede jamás jactarse en presencia de Dios.
Cristo, sabiduría de Dios
…27sino que Dios ha escogido lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo, para avergonzar a lo que es fuerte; 28y lo vil y despreciado del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para anular lo que es; 29para que nadie se jacte delante de Dios.…
Dios ha escogido a Israel, el débil para mostrar su sabiduría, su poder y se encargará que hagamos cosas grandes para avergonzar la sabiduría de este mundo, en esta vida o en la otra, cuando nos vean en el cielo que perdieron.
Dios te dice hoy.
Oh hijos de Abraham el padre de la fe, hijos de la promesa,
Oh Jacob, Israel, tu vida es mía, está escondida entre mis manos, estás tatuado en mis manos, estás en mi corazón, mira, observa los medios que uso para engrandecerte, mira cómo te quito cosas para darte las mejores, para que te muevas por fe, para que triunfes, para que me creas y vayas por lo más grande, porque ya le quite la vida a mi hijo para dartela en regalo para siempre.
Entre más disminuyas, mengues en tu carne, Dios que es poder más se aumentará y perfeccionará en tu vida, para llegues a ser, así como fue Jesucristo cuando anduvo en la tierra.
Alégrate de ser vil, débil, menospreciado, porque Dios está trabajando en tu vida.
Ahora repite conmigo:
“Mis debilidades darán como resultado una vida de fe y poder, así conseguiremos nuestros logros”.
Así le darás la gloria a Dios.
Esto produce en ti un acercamiento de corazón a Cristo con gran clamor. Así como dependencia y buena comunión con Dios. Que Dios lo continúe haciendo en tu vida.
Créele a Dios en todo momento, al solo comenzar tu día, créele a la hora de los problemas, cree que Dios te va a levantar, prosperar, engrandecer. No pienses que se ha olvidado de ti por los problemas que tienes, sino que son sus medios para llevarte al siguiente nivel, para hacerte fuerte, para darte sabiduría, ya que los justos heredarán la tierra. En vez de quejarte por la adversidad, mira que Dios ha puesto las condiciones, circunstancias, situaciones, cadenas de eventos y el tiempo para bendecirte porque te ama. Son trampolines que finalmente te llevarán como José a las alturas que Dios ha planeado desde antes de la fundación del mundo para tu vida. Es su gracia soberana, es su amor inagotable, es su elección soberana, es su inamovible decisión, son sus inescrutables caminos, es su inmutable consejo, son sus decretos, es lo que él se ha propuesto hacer con el barro que eres tú y yo, que estamos en sus manos.
Bendiciones en Cristo Jesús, nuestro sabiduría y poder de Dios.
Ora para que Dios te haga más débil, “porque cuando soy más débil, entonces soy más fuerte”.
Amen.
A La Oración Responsorial Todos Contestaremos:
Señor, en mi debilidad has que se muestre tú poder.
#1 Orador: Señor Dios Padre: gracias por tener memoria de mí. ¿Quién soy yo frente a ti? Sin embargo me amas con amor eterno.
Todos: Señor, en mi debilidad has que se muestre tú poder.
#2 Orador: Jesús me amas tanto, tanto que moriste por mí, y sin fijarte en mis defectos vives adentro de mí.
Todos: Señor, en mi debilidad has que se muestre tú poder.
#3 Orador: Señor Espíritu Santo, llévame a toda verdad, convénceme de pecado y de hacer toda justicia de Dios.
Todos: Señor, en mi debilidad has que se muestre tú poder.
#4 Orador. Trinidad Dios Santo, Santo, Santo, san mi corazón, llévame a tus alturas, progrésame, prospérame.
Todos: Señor, en mi debilidad has que se muestre tú poder.
#5 Orador Rey de Reyes y Señor de Señores: ejerce tu autoridad sobre todas las cosas para mí bien y líbrame del mal.
Todos: Señor, en mi debilidad has que se muestre tú poder.
#6 Orador: Dios, cumple tu visión, propósitos, decretos consejo y sentencias en mí vida porque sé que será lo mejor
Todos: Señor, en mi debilidad has que se muestre tú poder.
#7 Orador Eterno, y soberano Rey, llévame a disfrutar un refrigerio de delicados pastos y aguas de reposo.
Todos: Señor, en mi debilidad has que se muestre tú poder.

« YHWH cumple tu voluntad soberana en mi vida en 2016».

 

Sal. 2:7, Yo publicaré el decreto; YHWH me ha dicho: Mi hijo eres tú;
Yo te engendré hoy.
« YHWH: Iúd Hei Vav Hei, significa “Yo existiré por mí mismo” o “Yo soy el que existe por sí mismo”. Es el Dios que es y que sigue siendo. Así dio la promesa a Abraham sobre su descendencia, que continuaría siendo sobre sus descendientes. Vemos pues que la principal preocupación de este significado es entonces demostrar que existe una continuidad en la actividad divina desde la época de los patriarcas hasta los acontecimientos registrados en Éxodo 3 (La afirmación del versículo 17 no es sino una reafirmación de la promesa hecha a Abraham), pero también hasta nuestros tiempos.
Éxodo 3:17Reina-Valera 1960 (RVR1960)
17 y he dicho: Yo os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel.
El propio nombre de Yahveh o Jehová puede, pues, afirmar la continuación de la actividad de Dios sobre los hombres en la lealtad a su promesa. Y siguiendo su promesa nos mandó un salvador que también vino a continuar haciendo su trabajo en fidelidad a la promesa de Iúd, Hei, Vav, Hei, en hebreo que se lee de derecha a izquierda: יהוה
HWHY
Vemos que Jesús transmite la misma idea, y por esto Jesús dijo en Juan 5:17: «Mi Padre sigue actuando [ergázetai] y yo sigo actuando [ergázomai]»
Es la misma idea de la continuación de su actividad según le dijo a Abraham, y la podemos ver en Apocalipsis 1:8: «Yo soy el que es y era y ha de venir»
Pablo habla que la descendencia de Dios según la promesa es en Isaac. Veamos:
Romanos 9:6 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
6 No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas,
7 ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia.
8 Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes.
Además añade algo sumamente importante sobre, ¿quiénes son los descendientes o la promesa? La respuesta está en los siguientes versículos.
10 Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre
11 (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama),
12 se le dijo: El mayor servirá al menor.
13 Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.
14 ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera.
15 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.
16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.
Impresionante, Ambos eran hijos de Abraham, por ser salidos de los lomos de su hijo Isaac y nacidos del vientre de rebeca, Nuera de Abraham y esposa de Isaac, pero Dios habla que su descendencia divina, su promesa únicamente será en aquellos a los que Dios elija, en los elegidos o escogidos. En ellos Dios continuará trabajando incansablemente para glorificarse.
He aquí una buena noticia, si hemos sido salvados, si tenemos al glorioso Espíritu Santo, tenemos la promesa más segura de Dios, él prometió que seguirá trabajando en nosotros.
Por esto sobre los gentiles Dios dice a Oseas “serán llamados hijos del Dios viviente”, según el versículo 26 de Romanos 9.
A su descendencia, a su promesa Dios también nos llama: remanente.
27 También Isaías clama tocante a Israel: Si fuere el número de los hijos de Israel como la arena del mar, tan sólo el remanente será salvo;
28 porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra en justicia y con prontitud.
29 Y como antes dijo Isaías:
Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado descendencia,
Como Sodoma habríamos venido a ser, y a Gomorra seríamos semejantes.
POR ESTO MISMO, LOS HIJOS DE DIOS NO SON LOS QUE QUIERAN SERLO, SINO LOS QUE DIOS HACE QUE CREAN Y ENGENDRA.
Juan 1:13. “Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.”
Ya puedes ver que si se ora para que Dios cumpla su voluntad soberana en tu vida en 2016, él te escuchará porque eres su remanente y actuará prontamente porque lo prometió y no se puede negar a sí mismo, según 2 TIMOTEO 2:13. Veámoslo en diferentes traducciones.
RVR1960 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.
NTV Si somos infieles, él permanece fiel, pues él no puede negar quién es.
TLA Y aunque no seamos fieles, Cristo permanece fiel; porque él jamás rompe su promesa.
Si revisamos éstos versículos entendemos:
Sal. 2:7, Yo publicaré el decreto; YHWH me ha dicho: Mi hijo eres tú;
Yo te engendré hoy.
Hechos 21:14 «Que se haga la voluntad del Señor».
NTV Mateo 6:10 Venga tu reino. Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. (RVA)
Dios revela al rey David su decreto. Dios eterno y soberano ha dicho: El mesías prometido, Jesús es el hijo de Dios, ha sido engendrado de él y por él. Será verdadero hombre y será verdadero Dios para siempre, (unión hipostática). Su reino nunca tendrá fin Daniel 2:44 …desmenuzará y pondrá fin a todos aquellos reinos, y él permanecerá para siempre. Los cristianos en el libro Hechos 21:14 quieren detener a Pablo para que no vaya a Jerusalén porque sería una muerte segura, pero Pablo está resuelto a no escuchar por el decreto de Dios, porque tenía que hacer la voluntad de Dios y no la suya y se dirige a su muerte segura, entonces al ver su negativa oran: «Que se haga la voluntad del Señor»... El padre nuestro declara “Hágase tú voluntad en la tierra, como se hace en el cielo”. Como en el cielo todos obedecen, así la oración al soberano es que también en la tierra todos obedezcan así como todos en el cielo lo obedecen. Pero vemos que la práctica que no todos obedecen a Dios, y mueren, entonces entendemos que la oración es para limitar el mal de ellos en la tierra, pero principalmente para que los elegidos obedezcan todo lo de Dios. Por esto entendemos que solo los que sufren por la voluntad de Dios entrarán al reino de los cielos:
Mateo 7:21
No todo el que me dice: “Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Mateo 12:50
Porque cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre.
Mateo 26:42
Apartándose de nuevo, oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si ésta no puede pasar sin que yo la beba, hágase tu voluntad.
Nosotros los encargados de anunciar lo que Dios hará en el futuro somos despreciados porque cualquier mensaje que choca contrariamente es mal sabor de boca. Las personas no quieren obedecer a Dios porque no lo temen. Esto le pasó a los profetas cuando anunciaron los que Dios había decretado contra Israel, por esa causa los mataron. Así sucede cuando el que compañero que está al lado del cristiano que pasa por un proceso de Dios, termina abandonando a Dios, y su prójimo. Es el ejemplo de la esposa de Job, que le dijo que maldijera a Dios cuando Job pierde su salud:
Job 2…8Y Job tomó un tiesto para rascarse mientras estaba sentado entre las cenizas. 9Entonces su mujer le dijo: ¿Aún conservas tu integridad? Maldice a Dios y muérete. 10Pero él le dijo: Como habla cualquier mujer necia, has hablado. ¿Aceptaremos el bien de Dios y no aceptaremos el mal? En todo esto Job no pecó con sus labios.
Pero tú cristiano, no te angusties cuando Dios te anuncie su decreto para tu vida, porque la voluntad de Dios siempre es buena, agradable y perfecta. Si pasa un mal momento por la voluntad de Dios. Como pablo que estando en Troas oró a Dios y tuvo un sueño, un varón Macedonio le dijo, ven entonces Pablo entendió que era del Espíritu Santo y fue a Macedonia donde a su primer predicación se convirtió, Lidia la vendedora de telas de purpura con toda su familia, pero después que Pablo se vuele al mismo sitio a predicar y hecha fuera al espíritu de adivinación que tenía una mujer que los anunciaba, fueron puestos en la cárcel con cepo, por varios días. Le pusieron cepo en los pies y lo refundieron al lugar más sucio y oscuro de la cárcel, todo porqué “por hacer la voluntad de Dios”. Pablo estando en Troas oraba porque no sabía a donde quería Dios que fuese. Por esto es el dicho entre nosotros los pastores, cuando estamos orando por dirección, nos preguntamos, ¿Estás en tú en tú Troas? Pero ciertamente Pablo sufrió por hacer la voluntad de Dios. Ya sabes probablemente sufrirás cuando Dios no te permita ir a otros lugares ni hacer otras cosas, sino donde su decreto quiera.
Hechos 16:6-10Reina-Valera 1960 (RVR1960)
La visión del varón macedonio
6 Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia;
7 y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió.
8 Y pasando junto a Misia, descendieron a Troas.
9 Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos.
10 Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.
Recuerda que la voluntad de Dios se comprueba, cómo? Porque es buena agradable y perfecta.
Romanos 12:2Nueva Traducción Viviente (NTV)
2 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.
Por esto la oración primera para el 2016 debe ser, Señor has que se haga tu voluntad de decreto en mi vida, haz tu voluntad en mi vida, tráela, méteme, porque es mejor tu voluntad, siempre será mejor, aunque traiga dolores es buena agradable y perfecta.
Dios hizo sentir fuertemente en mi espíritu que el año 2016, es el año del regreso a las buenas costumbres. Dios me revelo algunas cosas sobre el año en curso. Tendremos que orar mucho, para que se haga su voluntad de decreto en nuestras vidas. Él nos va a prosperar mucho este 2016. Algunos ya hemos salido de procesos, otros van a salir, pero siempre prosperaran, pero en general como iglesia e individuos vamos a prosperar mucho.
También Dios me reveló, que tendremos muchísimo trabajo. Hay mucho trabajo referente a hacer aplicar la soberanía de Dios en su voluntad de preceptos o mandamientos. Deberemos ser vigilantes de que los cumplas las personas a las cuales Dios ha puesto bajo nuestra autoridad. Deberemos enseñar que apliquen bien la mayordomía cristiana. Pero también tendremos mucho trabajo en poner a prueba nuestras habilidades para cumplir intachablemente con la voluntad de decreto en la que Dios nos va a introducir este año. Y sin dejar a tras el trabajo que deberemos hacer, para producir cosas que Dios nos entregara en nuestras manos. Otras de ellas, simplemente nos las traerá.
En 2016, necesitaremos mucha fe, esto dice Dios.
Entonces deberemos aferrarnos a la palabra de vida y verdad que proviene del Padre de todas las luces. Sin fe, estaremos en problemas. Debemos entender que lo que suceda en 2016, serán decretos de Dios que solo abonarán para nuestro bien.
“ Y sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito” (Rom. 8:28) “conforme al propósito eterno que realizó en Cristo Jesús, nuestro Señor”.
El Espíritu Santo me ha hecho entender que el 2016 es el año del regreso a las buenas costumbres, así que DECLARO EL 2016 COMO EL ANIO DEL REGRESO A LAS BUENAS COSTUMBRES, EN EL NOMBRE DE JESÚS.
También me ha el Espíritu santo me ha hecho entender que en 2016 vamos a prosperar mucho, es el año de nuestra prosperidad.
Proverbios 10:22 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
22 La bendición de Jehová es la que enriquece,
Y no añade tristeza con ella.
Amemos la verdad de Dios.