«Con Visión de Dios en 2016»

 

En el 2016 debemos tener clara la visión en todo momento y es un corazón que ame y agrade a Dios, en todo lo que haga. Podremos preguntarnos: Que gano con esto?
Nunca debemos perder de vista que nuestro principal premio a cuidar es la salvación, el cielo, estar a su lado en descanso y paz y recibir sus coronas, si sufrimos con él, si perseveramos con él, y si lo hacemos es porque somos sus escogidos favorecidos.
En contrapeso tenemos, no hacer nada por Jesucristo, él se avergonzará de nosotros, no cosechar, ser menos importante, no recibir premios, no alcanzar la verdadera paz y vida eterna, y la condenación.
Pienso que es suficiente incentivo, nuestro destino futuro glorioso en el cielo, a ganarse el mundo y perder el alma.
(Por razones de una enfermedad que padecí en estos días llamada Dengue clásico, que consiste en muchos días de altas fiebres, me ayudaré de la prédica de Rafael Cruz Lora)
Ahora que ya sabes esto veamos una forma sencilla de obtener su visión.
Nehemías 2: 11, 13,15:
Llegue, pues a Jerusalén, y después de estar allí tres días, Y salí de noche por la puerta del valle hacia la fuente del dragón y a la puerta del muladar, y observé los muros de Jerusalén, que estaban derribados, y sus puertas que estaban consumidas por el fuego. Y subí de noche por el torrente, y observé el muro, y di la vuelta, y entre por la puerta del valle, y me volví.
Un ingrediente o elemento vital para desarrollar cualquier proyecto es: la visión.
No hay proyecto a desarrollar sin una visión previa. Esta visión es sencilla, fácil, y por todos y para todos deberá ser puesta en marcha para el 2016, naturalmente para toda la vida. Consideremos el siguiente versículo.
Proverbios 19:21: El corazón humano genera muchos proyectos, pero al final, prevalecerán los designios del Señor.
Lo primero que debemos hacer es definir claramente cuál es la visión que tenemos de parte de Dios, porque es la que él quiere que sigamos.
Que es una visión y como se recibe?
Alguien definió la visión como el cuadro de lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas en un ámbito específico.
Mi definición, es su voluntad que él quiere que nosotros pongamos en práctica para nuestra propia bendición para el futuro, así lo agradamos y nos acercamos a él por haberlo obedecido y somos prosperados espiritual y después materialmente.
Nehemías había tenido una visión, es decir, una imagen clara de lo que Dios quería que el hiciese, es interesante notar que el sale de noche y observa los muros, se repite varias veces la palabra observar, ver, mirar, tener una visión sobre algo.
Alguien dijo que Visión es mirar la vida por el lente del ojo de Dios. Esto me gusta, porque entiendo la importancia, ya que significa, triunfo, un futuro mejor, una esperanza, pensamientos de bien y no de mal. Una vida plena llena de dicha y felicidad.
Cuando las personas oyen hablar de visión lo primero que piensan es que es una experiencia sobrenatural solamente, es decir, ver algo sobrenatural que con los ojos humanos no se puede ver, y a la verdad muchos hombres de Dios experimentaron visiones maravillosas, Ezequiel, Daniel, Jeremías, Juan en la isla de Patmos, pero en Nehemías vemos otro tipo de visión:
1. No tuvo una revelación en sueños.
2. No oyó una voz audible.
3. No se le apareció un ángel.
Pero Nehemías hombre espiritual con un corazón que quería agradar a Dios, tuvo una visión es decir, soñó despierto con ver su nación restaurada, familias integradas, un pueblo reedificado, gente sanada, recuperada y entendió que esa era lo que Dios quería de él. Así que la gente puede recibir visiones de Dios de las dos maneras, en sueños y despierto, puede venir por una revelación o un sentir o inquietud, o carga en el corazón que Dios pone para hacer algo.
Podemos ver lo que es la visión.
La visión espiritual:
1. Es prever lo que Dios nos muestra que seremos.
2. Es prever lo que haremos.
3. Es prever lo que construiremos.
4. Es prever lo que edificaremos.
5. Es ver el futuro, porque la visión nos habla de futuro, a dónde iremos a donde vamos a donde llegaremos.
Una ilustración de alguien que tiene visión y alguien que no.
Alguien llego a una construcción que hacían unos obreros, y preguntó a uno de ellos, que están haciendo, el primer obrero contestó: aquí estamos pegando ladrillos, es que no ve? El hombre, inquieto todavía, fue al segundo obrero y preguntó lo mismo, que hacen, y el obrero lo miró con una sonrisa y le dijo. Señor, aquí construimos el edificio más grande y hermoso de toda la ciudad, por eso pongo lo mejor de mí mismo. Solo quiero que quede bello, agradar a mis jefes y sentirme orgulloso de mi trabajo.
La visión Dios nos la da al observar lo que el Espíritu Santo nos dicta en nuestro corazón. La visión es clara, es sencilla, es entendible, es la que deberemos escribir.
Aquí les diré una visión de lo que haremos desde ya, para el año 2016.
Haremos el bien, y solo el bien, todo el bien Bíblico y de Dios. Lo pondremos en práctica en todo momento, porque un corazón bueno, agrada a Dios, y él nos dará nuestra recompensa. Seremos buenos en todo momento. Nos alejaremos del mal, no usaremos la libertad que Dios nos ha dado para pecar. Veremos programas de televisión, o en tablets neutrales, y no con contenido hacia el mal que nos puedan quitar la paz, o que nos puedan contaminar. Evitaremos todo el mal, y así evitaremos transgredir la ley de Dios.
Dios es Santo, Santo, Santo, bueno, amor, bondadoso, y nos da visión, esta es la que él quiere que sigamos, que hagamos. Cuidar nuestros ojos, nuestras manos, nuestra confesión, nuestros pensamientos, nuestros pies de hacer el mal. Cumpliremos los 10 mandamientos y los preceptos de Dios, amaremos a Jesucristo.
Habacuc 2: 2: Y Jehová me respondió: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentira; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.
Dios le dice al profeta que escriba la visión o el proyecto. Es decir, debe plasmarlo en papel, esto lo ayudaría a definirlo, a trasmitirlo, a enseñarlo, a propagarlo, a enfocarse en ello. Cuando tenemos una visión de Dios, lo primero es que es escrito en nuestro corazón, en nuestro espíritu, lo segundo es que debemos escribir esta idea, esta visión que Dios pone en nosotros, para orar por esta, ver como se podría desarrollar, etc.
En 2016 aceptaremos la dirección divina.
Proverbios 29:18Nueva Traducción Viviente (NTV)
18 Cuando la gente no acepta la dirección divina, se desenfrena.
Pero el que obedece la ley es alegre.
En 2016 andaremos en amor, como los verdaderos hijos de Dios, porque el amor te hace manso.
Juan 13:34-35Nueva Traducción Viviente (NTV)
34 Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros. 35 El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos».
De seguro te costará mucho dejar el mal, pero debes hacer si quieres brillar ante Dios como el lucero de la mañana, si quieres ser digno del reino de los cielos, debes andar como anduvo Jesús, siendo bueno, teniendo una naturaleza predeterminada por Dios por la que desde ya estas orando, para que Dios corte el prepucio de tu corazón que es la contaminación de tu alma por el pecado, que limpie tu lodo, y lo deje como la granna, que limpie tus vestidos de sucios manchados a limpios, blancos y resplandecientes.
Si quieres vivir en paz en la tierra, en 2016 aparte de refrenar tu lengua y apartarte del mal debes hacer lo siguiente.
¿Quién se salvará en el juicio de Dios?
Isaías 33: 15-16 Isaías dijo:
«Sólo vivirá segura la gente que es honesta y siempre dice la verdad, la que no se enriquece a costa de los demás, la que no acepta regalos a cambio de hacer favores, la que no se presta a cometer un crimen, ¡la que ni siquiera se fija en la maldad que otros cometen! Esa gente tendrá como refugio una fortaleza hecha de rocas; siempre tendrá pan, y jamás le faltará agua».
Debes saber que si después de ésta exhortación tu corazón se endurece para seguir haciendo el mal, es por la contaminación que vienes acumulando, que terminaría en ascuas de fuego sobre la cabeza, lo cual quitarás todos los días clamando al señor tu Dios que te dé un corazón nuevo, un corazón que le agrade, que haga el bien, que siga sus mandamientos, que no haga transgresiones a su santa ley, que no peque ni aun de palabra, ni de obra, ni de omisión, deberás orar y orar todo el tiempo, deberás hacer todo como para Dios, tus primeros amores y pensamientos, así como los últimos de cada día, no serán de tu seres queridos sino Dios, deberás vivir una vida consagrada totalmente para Dios, porque esa es la manera en que conservarás tu vida. Entonces Dios te va a ayudar, entonces cuando venga el príncipe de los pastores por ti alma, te llevará directamente al cielo. Si te toca estar aquí en tiempos de su segunda venida, te cuidará y protegerá de todo mal, y cuando sea el tiempo de raptarte, lo hará.
Cristo viene.
Dios tiene grandes cosas para nosotros, y nos ha dado una visión. Usted y yo estamos en una iglesia que Dios ha plantado una visión: ser no una iglesia grande, sino una gran iglesia, que a través de la palabra de Dios, y usando la estrategia del crecimiento espiritual, podamos ganar almas para Cristo, aquí y hasta donde Dios nos permita ir.
Jeremías tuvo cuidado con quién compartió la visión. De aquí podemos concluir: Hay que tener cuidado con quien se comparte una visión:
Nehemías 2: 12: Me levante de noche, yo y unos pocos varones conmigo, y no declare a hombre alguno lo que Dios había puesto en mi corazón que hiciese en Jerusalén, ni había cabalgadura conmigo, excepto la única en que yo cabalgaba.
Cuando Dios nos da una visión, debemos entender que hay un tiempo para comunicarla, pero debe ser expuesta a personas correctas.
El versículo 16 dice: Y no sabían los oficiales a donde yo había ido, ni que había hecho, ni hasta entonces lo había declarado yo a los judíos, y sacerdotes, ni a los nobles, ni a los oficiales, ni a los demás que hacían la obra.
Muchas veces Dios quiere, al darnos una visión, que guardemos silencio. Que meditemos en El.
Nehemías supo transmitir la visión. Entonces concluimos que:
Hay que saber trasmitir la visión
Nehemías 2:17: Les dije, pues: Vosotros veis el mal en que estamos, que Jerusalén está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego, venid y edifiquemos el muro de Jerusalén y no estemos mas en oprobio.
En 2016 vamos a cuidar la iglesia de Dios. Nehemías, luego de recibir la visión de parte de Dios, la transmite de forma clara y precisa, les hace ver la realidad y necesidad de que los muros sean restaurados, el llamado, la visión requiere la integración de una colectividad, es decir, de un equipo de hombres y mujeres que le crean a Él.
Hay que transmitir la visión con fe y determinación: Entonces le declare como la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien.
Debemos entender que no todas las personas están de acuerdo con tu visión, y que debemos mantenernos firmes declarando que somos vencedores y que es Dios quien bendecirá el sueño o la visión que El me ha dado.
Nehemias 2:19: Pero cuando lo oyeron Sanbalat horonita, Tobías, el siervo amonita, y Gesem, el árabe, hicieron escarnio de vosotros, y nos depreciaron diciendo, que es esto que hacéis vosotros? Os rebeláis contra el rey?
Debemos estar preparados para enfrentar algún grado de oposición
Eclesiastés 4: 4 dice: He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo.
Cada vez que Dios nos señala para hacer algo en su obra debemos entender que surgirán oposiciones y opositores; en el caso de Nehemías, tres hombres se levantaron contra la obra de edificación. Sanbalat, Tobías y Gesem ,el árabe se opusieron fuertemente a la iniciativa de Nehemías. Cuando hay una obra grande la oposición sera grande. El apóstol Pablo señala y confirma esta realidad espiritual al manifestar en 1 Corintios 16:9: Porque se me ha abierto puerta grande y eficaz, y muchos son los adversarios.
La declaración de hombres y mujeres de visión:
Nehemías 2:20: Y en respuesta les dije: El Dios de los cielos, el nos prosperara, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén.
Recuerda en el 2016 vamos a ser buenos como lo es Dios, vamos a apartarnos del mal, vamos a agradar a Dios, buscaremos todo lo bueno, lo noble, lo que es puro, grato digo, admirable, lo positivo, entonces ya vamos camino a la santidad, a la antesala del cielo, preparados para estar con Dios por siempre y si nos llama, y si viene Cristo, nos fuimos con él. Qué lindo, que precioso. Al paraíso, al cielo, al reino de Jesucristo. Gloria a Dios. Seremos como la gente que leímos en Isaías 33: 15-16.
¡la que ni siquiera se fija
en la maldad que otros cometen!
Por tanto:
Efesios 4:29 dice: “Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan”.
Santiago 4:11-12 “Hermanos, no hablen mal unos de otros. Si alguien habla mal de su hermano, o lo juzga, habla mal de la ley y la juzga. Y si juzgas la ley, ya no eres cumplidor de la ley, sino su juez. No hay más que un solo legislador y juez, aquel que puede salvar y destruir. Tú, en cambio, ¿quién eres para juzgar a tu prójimo?”.
Bendiciones de nuestro salvador Jesucristo.