«Retén todo lo que Dios te ha dado»

 

Donde hay amor no hay miedo. Al contrario, el amor perfecto echa fuera el miedo, pues el miedo supone el castigo. Por eso, si alguien tiene miedo, es que no ha llegado a amar perfectamente. 1 Juan 4:18 DHH
Los tiempos de prueba y de vacas flacas en que estamos son difíciles. De aquí en adelante, los días en la tierra, cada vez serán más complicados, costará más que antes, hacer cosas que una vez fueron más fáciles de lograr. Esto infunde miedo.
¿Por qué?
Porque por haberse incrementado la maldad, el amor de muchos se enfriará.
Debes de programar tu mente de manera que puedas tomar resoluciones sabias, tales como:
No hay amigos sino los que ya tienes. Si es que los tienes, ciertamente son contados con los dedos de la mano, “si es que los tienes”. Esto infunde miedo.
¿Por qué?
Porque las personas cada vez son más egoístas, esto hace la guerra contra el amor, la verdad, y la sinceridad de las personas. Esto infunde miedo.
Estamos en tiempos en los que todavía nos ayudamos, pero vendrán tiempos en los que “sálvese quien pueda”. Esto infunde miedo.
Entonces tendremos que ser más inteligentes y andar en amor, debemos hacer alianzas o pactos hasta con nuestros vecinos para cubrirnos en salud y salvar nuestras vidas. Así como juraron pacto David y Jonatán.
Debemos entender que las personas no nos aman, nos traicionan, y si no tenemos sabiduría no veremos las señales indicadoras antes del gran hecho perturbador. Por tanto debemos pedir a Jesucristo que nos llene nuestro corazón de su gran amor. No vale la pena vivir esta vida bajo la sombra del temor.
Si queremos tener paz, debemos entender que las personas no andan buscando hacer amigos, ni amar, o tener una amistad sincera, solo buscan su propio provecho, beneficio, incluso molestar a quienes una vez los amaron, les ayudaron, para destruirlos, si es que se dejan. Muchos de ellos por su propia naturaleza mala, “piensan atacar, y destruir a quien se deje”. Esto hará que nuestro amor se enfríe y que nos cerremos, si es que lo permitimos, pero como nuestra naturaleza proviene del amor de Dios, entonces es de amor, si no la practicamos, entonces seremos infelices, desdichados no siendo nosotros mismos. Lo que debemos hacer no es cerrarnos sino pedir a Jesucristo que llene nuestro interior de más amor. El amor nos da vida, nos hace vivir, todo lo puede todo lo vence, todo lo soporta, es lo que nos caracteriza a los hijos de Dios.
La gran falla de hoy en día es el amor, por tanto el sabio tomará medidas dramáticas desde ya. Una de ellas, la primera que diré es:
Retener todo lo que ya tienes, lo que ya has logrado, lo que Dios te ha dado.
Para describir más el verbo retener, solo pondré tres versículos Bíblicos con el verbo retener y uno al final, como conclusión.
1.) Retén la instrucción, no la dejes; guárdala, porque ella es tu vida. Proverbios 4:13.
2.) Retén la forma de las sanas palabras que oíste, en fe y amor que es en Cristo Jesús. 2 Tim 1:13
3.) He aquí, yo vengo pronto, retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Ap. 3:11.
Como ya vimos, para muestra tres botones.
Traduciéndolo a tu vida, comenzaré diciendo cosas tangibles que ya tienes.
1.) Retén lo que ya tienes, lo que Dios te ha dado, como la salvación, la parte espiritual, la doctrina, la sana enseñanza.
Retén lo que ya tienes, lo que Dios te ha dado, como los seres queridos, Las personas que ya te aman, como tu familia, hijos, digo nuevamente familia, iglesia, con los que ya invertiste largo tiempo, valóralos.
Valora a aquellas personas que han demostrado que te aprecian, que hacen algo por ti, a esas personas retenlas, consérvalas, no las deseches, no las vendas, no las traiciones, no te olvides de ellas. Por favor valóralas, si te han ofendido, perdónalas y vuélvelas a amar, atesóralas, cuídalas, y… cuida de sus cosas, porque así cuidas de ellas. Porque como dice proverbios 17:17:
En todo tiempo ama el amigo; y el hermano nace para los tiempos de adversidad.
No hagas como los necios que dice el libro de Eclesiastés 8:9 … hay tiempo en que el hombre se enseñorea del hombre para su propio mal.
Si eres amigo verdadero, amarás en todo tiempo a tu amigo y a tu hermano cristiano, y no te enseñorearás de él, porque si lo haces, sabes desde ya que será para tu propio mal.
Si te ofende, alguna actitud de la debilidad humana en tu hermano y amigo, no te aísles, no te enajenes, no te escondas, no te cierres con las personas que ya comenzaste una amistad. Al contrario confróntalo en amor, con misericordia y verdad corrige el mal, has que se vuelva al bien.
Lo digo nuevamente. Si te ofende, alguna actitud de la debilidad humana en tu hermano y amigo, no te aísles, no te enajenes, no te escondas, no te cierres con las personas que ya comenzaste una amistad. Al contrario confróntalos en amor, con misericordia y verdad, corrige el pecado, es decir el mal, has que se vuelva al bien, vence el mal haciéndoles el bien, porque en tiempos malos serán como tu familia y no estarás solo. No seas tan desconfiado, no oigas lo malo que se ha dicho de ti porque tú también has dicho algo que te disgusta de tu amigo, hermano, o de otros en alguna ocasión.
La Biblia dice algo muy sabio acerca de esto:
“Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque. (21)Tampoco apliques tu corazón a todas las cosas que se dicen, no sea que oigas a tu siervo que habla mal de ti: (22) pues tu corazón sabe que muchas veces tú también has hablado mal de otros.” Eclesiastés 7:20.
Veamos el ejemplo de unos buenos amigos y hermanos cristianos.
2.) Amistad de David y Jonathan.
1 Samuel 18Nueva Traducción Viviente (NTV)
Saúl tiene celos de David.
18 Después de que David terminó de hablar con Saúl, conoció a Jonatán, el hijo del rey. De inmediato se creó un vínculo entre ellos, pues Jonatán amó a David como a sí mismo. 2 A partir de ese día Saúl mantuvo a David con él y no lo dejaba volver a su casa. 3 Jonatán hizo un pacto solemne con David, porque lo amaba tanto como a sí mismo. 4 Para sellar el pacto quitó su manto y se lo dio a David junto con su túnica, su espada, su arco y su cinturón. 5 Todo lo que Saúl le pedía a David que hiciera, él lo hacía con éxito.
1 Samuel 20: 16-17. Nueva Traducción Viviente (NTV)
16 Entonces Jonatán hizo un pacto solemne con David diciendo:
—¡Que el Señor destruya a todos tus enemigos!
17 Y Jonatán hizo que David reafirmara su voto de amistad, porque amaba a David tanto como a sí mismo.
1 Samuel 20: 41-42. Nueva Traducción Viviente (NTV)
41 En cuanto se fue el niño, David salió de su escondite cerca del montón de piedras y se inclinó ante Jonatán tres veces, rostro en tierra. Mientras se abrazaban y se despedían, los dos lloraban, especialmente David.
42 Finalmente, Jonatán le dijo a David: «Ve en paz, porque nos hemos jurado lealtad el uno al otro en el nombre del Señor. Él es testigo del vínculo que hay entre nosotros y nuestros hijos para siempre». Después David se fue, y Jonatán regresó a la ciudad.
Esta amistad fue la que Dios hizo nacer en Jonatán para mostrar su amor inagotable, su gracia con David. Esta amistad fue el medio que Dios usó para salvar la vida de David, cuando Saúl lo intentaba matar, y salvar el alma del justo Jonatán quien iba a morir por la necedad de su padre.
¿Puedes imaginar si David no la hubiese cultivado aquella amistad? ?Si no hubiese él primero honrado a Jonatán como el rey, príncipe o amigo que era? Podemos ver que fue sincero, y se inclinó tres veces para honrarlo. Al principio Saúl tenía un juicio sano de buenas intenciones para con David, pero después le tuvo envidia, y Dios le envió un espíritu inmundo atormentador, allí perdía la cordura e intentaba matar a David, sin embargo de todo fue librado David. Además se cumplió el pacto que Dios destruyó a los enemigos de David, Saúl murió, y con él Jonatán, David lo lloró muchísimo la muerte de su amigo, y cumplió el pacto de velar por sus descendientes, así como Mefi-Boset.
Mefi-Boset, el hijo de Jonathan, y nieto de Saúl, era un príncipe, y ejemplo de amor, sufrió mucho por un trauma que le había acontecido a los 5 años de edad. Veamos su fascinante historia, pero antes unas definiciones:
Trauma viene de la palabra griega que significa “y mantiene una herida.” Ya en el trauma psicológico se considera como una interferencia suficientemente fuerte para no permitir que una acción original suceda, porque tiene la capacidad de cambiar la dirección de la vida de una persona, de modo que esta persona se auto elimina por fuerzas externas que proceden del interior, sus proyectos de vida, por cometer un pecado, es decir, una desviación de lo que realmente es. Vemos por escritura que fue afectado por el pecado de su padre y por el susto de su nodriza que se le cae cuando esta trata de escapar.
El príncipe de la casa real, Mefi-Boset, cuando niño se ve afectado por un accidente y se convierte en inválido (2 Samuel 4: 1-4) Una fuerte interferencia comienza a cambiar la historia de un príncipe, su plan de vida, y todo lo que su padre había soñado para él.
¿Y a ti, qué te ha eliminado de la posición de príncipe? Una caída (pecado), ¿Las fuerzas externas?
Mefiboset es lo que llamamos EL COLECCIONISTA DE TRAUMA, su vida estuvo marcada por la decepción, pérdidas irreparables, frustraciones y ansiedades. La historia de su vida, era de espectáculo de circo, “el príncipe que llego a ser miserable” . Un Mefi-boset que tuvo comenzó por los traumas de su infancia.
Su nombre de pila era Meribaal (Usted sostiene) más debido a la similitud con el dios de los cananeos, por lo que su nombre fue cambiado a algo así como (el hombre de la vergüenza) surge en algún momento después a Mefi-Boset (algo indigno / exterminador de la vergüenza)
El príncipe, heredero del trono, es ahora un hombre avergonzado, titular de traumas, lleno de frustraciones.
1 – El trauma físico. Por el trauma físico sufrido por Mefi-Boset le impidió ejercer el cargo de guerrero, valiente. En general, todos los príncipes de Israel tenían que ir a la guerra, blandiendo sus espadas para defender al rey. No podía Mefi-Boset imaginar la frustración de ver a todos sus hermanos que van a llevar armadura de batalla, y él no podía hacerlo solo. El trauma físico fue acompañado por otra bomba, un terrible dolor.
2 – El trauma familiar – Imagine que alguien se acerca a la puerta de su casa gritando: Tu padre ha muerto y todos sus hijos, ya su casa estará sola, el rey, tu abuelo ha muerto y tus tíos con han muerto. Quedaste solo, aun siendo un pequenio. La noticia llegó a oídos de Mefiboset, un nuevo trauma, el dolor… aún más fuerte, Mefiboset en ese momento no va a ser, hijo de un padre, ni hermano de nadie, no va a ser nieto, ni sobrino. Ahora esta desprotegido, solo.
3 – El trauma emocional del dolor, físico y familiar causaba en Mefiboset un profundo dolor emocional, hasta el punto de que se ve a sí mismo como un perro muerto, tal como le asegura al Rey David. Uno de los tratamientos más inferiores en Israel era ser llamado un perro o una cabeza de perro. Ahora imagine que la persona que se hace llamar perro muerto esta frente a usted y usted es el rey, y usted tiene un pacto solemne con su padre. (II Sam 9:8) Ser llamado un perro muerto dio la idea de ser indigno, miserable y sucio (II Samuel 16:9) El Señor Jesús una vez dijo: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar.
4 – El trauma social, un resultado de un trauma físico y Mefiboset sin familia es llevado a un lugar llamado Lodebar (sin pasto / lugar del olvido) un lugar donde no podían vivir ovejas. Una ciudad diseñada para los enfermos, los desamparados, los leprosos y ciegos. “El lugar del olvido”, en medio de este contexto era que Mefiboset vivía desde hacía casi veinte años. Mefiboset era un hombre que había nacido para vivir tragedias, o más bien, no vivir. Ser olvidado es uno de los peores sentimientos que uno puede sentir socialmente. Pero el Señor no nos ha olvidado. En Lucas 19:10, el pastor va en busca de la oveja perdida, un lugar sin pastos, es decir Lodebar. El Rey David un día recordó el pacto que concertó con Jonathan. Jesús nos recuerda hoy el pacto que hizo con nosotros. El posicionamiento de David fue similar a la acción de Jesús. (Debía dar un Reembolso)
5 – El trauma y sus complejos espirituales, eran heridas causadas en el alma de la vida de Mefiboset en la idea de ser esclavo para siempre, sin esperanza de un cambio a una vida diferente que parece ser imposible. Recordemos que perdió su posición como príncipe, todos los bienes de su familia, convirtiéndose en un esclavo de su trauma. Quizá ya había olvidado la acción de Dios para con su familia y tal vez no sabía del pacto de su padre Jonathan con alguien en la vida. el pensaba que estaba frito.
Imagínatelo, un hombre tirado en el suelo, en medio del dolor, pero el Rey ve a un príncipe, así es como David miró a Mefiboset. La Biblia narra los milagros de Jesús en los que dice que Él se veía en los ojos de la gente, les miraba fijamente a sus ojos y les decía: tu fe te ha salvado. Dios no te ve como un perdedor, como un inválido, sino como un príncipe porque El es el Gran Rey y te invita a cenar contigo en su mesa. Consideremos que David mismo había venido de un lugar de olvido y fue puesto como gobernante. Es lo que le dijo a el rey Shaul después de matar a Goliat.
Pero la restauración comienza en Jerusalén,y Mefiboset fue traído desde el lugar del olvido y sin pasto, a una tierra de paz (Jerusalém). En el idioma original de los Jebuseos, significa: la ciudad que el Dios de la paz el mismo ha fundado. Recordemos que en el A.T. aparece este nombre, cuando Abraham le da el diezmo a Melquisedec, y aparece en el libro de Job.
La restauración en tu vida puede comenzar con los mismos principios de acción que Dios hizo con Mefi-Boset. El estaba lleno de temor, pero reconoció su situación, no como David que no reconoció su pecado y por esto se le secaron los huesos. Mefi-Boset Come a la mesa del rey como uno de sus hijos, como un príncipe nuevamente. David manda a llamar a “Siba” el mayordomo y criado del abuelo de Mefi-Boset y a quién David la había dado todas las tierras de nuevo para que las cultivara para Mefi Boset. Pero cuando David huye de sus hijos, cuando Absalón se reveló. “Siba” parece tomar ventaja, y acusa a Mefi-Boset, diciendo que no quizo huír con el rey, y lo había escuchado decir: “ ahora recuperaré el trono de mi padre”. Entonces David le da las tierras a Siba, pero a su regreso unos meses mas tarde, ya por la muerte de Absalón, Mefi-Boset sale a recibir a David quien lo encuentra, sucio, no se había cambiado la ropa, sus pies descuidados y sin afeitarse la barba, porque desde que David se fue él no se aseó, entones le dice a que había sido infamado por Siba, entonces le dice David, ya le di las tierras pero ahora te daré la mitad, Mefi-boset le responde, “Que se las quede todas, para mí es suficiente que usted haya regresado con bien”
29 El rey le contestó:
—¡No digas más! He decidido que tú y Sibá se repartan las tierras que fueron de Saúl.
30 Pero Mefi-bóset respondió:
—Sibá puede quedarse con todo. Para mí, lo mejor es que Su Majestad haya vuelto sano y salvo a su palacio.
Vemos aquí un hombre ya sin temor, lo que muestra es amor, ya ha perdido todo, no le queda nada, ha pasado por esto varias veces, ahora sabe que lo mejor no son las posesiones sino el amar, esta lección le hará valioso y no el desear sus cosas, sabe que lo suyo es amar, y amar incondicionalmente. El bien que hace dice, el rey puede confiar en Mefi-Boset nuevamente pues para mi es mas importante estar a la mesa del rey y su gracia, que tener cualquier cosa material. a mi me sucede lo mismo, prefiero estar en la intimidad de la mesa de Jesucristo, su gran amor para conmigo y su gracia, que otra cosa material.
Pero observemos como es que Mefi-Boset llega a la mesa del rey.
2 Samuel 9Nueva Traducción Viviente (NTV)
9 Cierto día, David preguntó: «¿Hay alguien de la familia de Saúl que aún siga con vida, alguien a quien pueda mostrarle bondad por amor a Jonatán?». 2 Entonces mandó llamar a Siba, un hombre que había sido uno de los siervos de Saúl.
—¿Eres tú Siba? —le preguntó el rey.
—Sí, señor, lo soy —contestó Siba.
3 Enseguida el rey le preguntó:
—¿Hay alguien de la familia de Saúl que todavía viva? De ser así, quisiera mostrarle la bondad de Dios.
Siba le contestó:
—Sí, uno de los hijos de Jonatán sigue con vida. Está lisiado de ambos pies.
4 —¿Dónde está? —preguntó el rey.
—En Lo-debar —le contestó Siba—, en la casa de Maquir, hijo de Amiel.
5 Entonces David mandó a buscarlo y lo sacó de la casa de Maquir. 6 Su nombre era Mefiboset; era hijo de Jonatán y nieto de Saúl. Cuando se presentó ante David, se postró hasta el suelo con profundo respeto.
David dijo:
—¡Saludos, Mefiboset!
Mefiboset respondió:
—Yo soy su siervo.
7 —¡No tengas miedo! —le dijo David—, mi intención es mostrarte mi bondad por lo que le prometí a tu padre, Jonatán. Te daré todas las propiedades que pertenecían a tu abuelo Saúl, y comerás aquí conmigo, a la mesa del rey.
De esta manera David y Jonathan cumplieron su pacto y se amaron en amistad de Dios, con sinceridad, cuidaron sus vidas y la de sus descendencias. No fueron como hermano de Jacob que menospreció su primogenitura y perdió su derecho de hermano mayor. Por al contrario en este ejemplo de David y Jonathan vemos el cuido de lo que Dios les dió, una amistad, y hermandad sincera.
Para terminar…
3.) Me impresionan profundamente las últimas palabras de David antes de morir. Significado de su nombre: David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios». Veo de lo que se enorgullece, y de lo que le resta importancia. Porque no? No se jacta de haber sido rico, rey, poderoso, victorioso, no se jacta de haber tenido muchas mujeres, ni de haber peleado batallas y matado a muchos hombres y de haber sobrevivido, sino de haber sido amado, escogido por Dios, de haber Dios estado con él todos sus setenta años de su vida.
2 Samuel 23:5 Nueva Traducción Viviente (NTV)
»¿Acaso no es a mi familia que Dios ha elegido?
Sí, ha hecho un pacto eterno conmigo.
Su pacto está arreglado y asegurado hasta el último detalle;
él garantizará mi seguridad y mi éxito.
Hay muchas cosas de las que yo me he quejado, porque Dios me me las ha dado. Pero al meditar en la vida de David, encuentro una similitud, que me da mucho consuelo y seguridad eterna. Puede que no sea lo que yo quisiera ser en esta vida, pero yo también soy amado por Dios, soy elegido de Dios. Aun con todas mis pruebas puedo decir, Dios esta conmigo, voy para el cielo a estar para siempe en la mesa con él, con el Grande y Poderoso Rey de Reyes y Senor de Senores. Gloria a Dios!
“No vale la pena vivir esta corta vida sumergido en la sombra de la soledad, el miedo, y el dolor de heridas que sangran. La vida, es tan linda, e importante que no nos podemos perder del disfrute de cada espectacular día y sus momentos felices, por en cosas vanas. Pero solo es posible disfrutar la vida de la mano de Jesucristo por la fe, y completamente llenos de su amor aunque muchos no nos comprendan, ni valoren. El tiempo se va, se acorta, llegara el tiempo de nuestra partida, nos irémos de este mundo. ¿Qué pensarás el último día de tu vida sobre si lo hiciste bien? ¿Que recordarán de ti tus seres amados? Que sea el amor que les profesaste, porque solo haber vivido la vida con amor habrá valido la pena”.
Termino con este versículo final para meditar.
1 Tesalonicenses 5:20-22Nueva Traducción Viviente (NTV)
20 No se burlen de las profecías, 21 sino pongan a prueba todo lo que se dice. Retengan lo que es bueno. 22 Aléjense de toda clase de mal.
A La Oración Responsorial Todos Contestaremos con las palabras del amado Rey David antes de morir: Su pacto está arreglado y asegurado hasta el último detalle; él garantizará mi seguridad y mi éxito. “
#1 Orador: SEÑOR.…Ámame, muéstrame tu gran amor, y misericordia.
Todos: Su pacto está arreglado y asegurado hasta el último detalle; él garantizará mi seguridad y mi éxito. “
#2 Orador: SEÑOR…Muéstranos que estas con nosotros, que somos tus hijos elegidos, que serás bondadoso de aquí hasta el día que me llames a tu presencia.
Todos Su pacto está arreglado y asegurado hasta el último detalle; él garantizará mi seguridad y mi éxito. “
#3 Orador: SEÑOR… Adereza meza delante de mis angustiadores, hazme vivir en paz, lléname de exitos.
Todos: Su pacto está arreglado y asegurado hasta el último detalle; él garantizará mi seguridad y mi éxito. “
#4 Orador. SEÑOR…No me des pobreza para que no blasfeme contra ti, ni me anadas cosas que harán que me olvide de ti. Todos: Su pacto está arreglado y asegurado hasta el último detalle; él garantizará mi seguridad y mi éxito. “
#4 Orador SEÑOR Soberano…Levanta nuestras cabezas en todo momento. Todos: Su pacto está arreglado y asegurado hasta el último detalle; él garantizará mi seguridad y mi éxito. “