« ¿Inspiradores de ensueños o desaprensivos?»

 

Tenemos un gran reto, podría ser el reto de nuestras vidas, es trascendental, significa tanto para aquellos que lo hagamos, que sin duda cambiará nuestras vidas para siempre. Consiste en reprogramar nuestra mente a la palabra de Dios, y practicarla en cada detalle. Esta vez, en este caso en específico voy a hablar de un principio indispensable:
Debemos aprender a hablar, como Dios habla.
Si debemos aprender a hablar y hablarnos como lo hace Dios, inspiradoramente. Daré un ejemplo de fácil comprensión.
Se dice que cuando vives en Alaska, tienes que usar todo para sobrevivir. Pues escuché en un programa de Discovery channel, las sabias e inspiradoras palabras con que un padre de familia inspiró, e instruyó a su pequeña hija sobre cómo sobrevivir: “Saldrás y matarás”. Ella no sabía el significado de éstas palabras, le preguntó a su padre: Que es eso? pero se le quedaron guardadas en su mente porque la inspiraron, y su padre le enseñó como él lo hacía hacerlo y después de un tiempo, como ya era viejo, murió. Ahora a ella, a su edad madura, cuenta que ha sobrevivido más de 40 años en Alaska salvaje, por aquella inspiración, y valora mucho el significado de la enseñanza de su padre a quién recuerda como él ha cuidado indirectamente de ella hasta la fecha, por aquellas palabras: “Saldrás y Matarás”. El éxito de supervivencia de ésta mujer se debe a la buena enseñanza de su padre.
Vimos que esta mujer fue inspirada y enseñada a cuidarse desde pequeña edad por su padre terrenal. Sabemos que Dios nos cuida desde su seno, por lo que ha decretado para nuestras vidas, y a la vez, Dios nos cuida por su enseñanza al hablarnos inspiradoramente, él ha dicho que nos va a enseñar muchas cosas para cuidarnos.
Salmos 32:8Traducción en lenguaje actual (TLA)
8 Tú me dijiste:
«Yo te voy a instruir;
te voy a enseñar
cómo debes portarte.
Voy a darte buenos consejos
y a cuidar siempre de ti.
Si Dios hace esto, nosotros también con nuestro ministerio de reyes y sacerdotes para Dios. Para hacerlo, antes debemos conocernos a nosotros mismos, como por ejemplo: que es lo que nos inspira, para motivarnos y cómo podemos inspirar a las personas que están con nosotros.
Si en éste momento no estamos siendo inspirados, estamos yendo en contra de nuestra propia naturaleza, de cómo nos hizo Dios individualmente, me atrevo a decir que nos crió con mucha inspiración desde nuestra niñez de ensueño, y por muchos momentos inspiradores y lindas enseñanzas. Por tanto Dios nos manda a que sigamos todo lo bueno.
“Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza.” FILIPENSES 4:8 NTV
Venía diciendo que debemos conocernos, debemos saber que somos, que nos provoca tristeza, que nos alegra inspira, que nos da esperanza para tener una vida de ensueño.
En mi caso.
Por ejemplo, yo me deprimo anímica y visionariamente sino estoy en contacto con la naturaleza, por estar en el encierro de la ciudad, porque de esa manera fui criado. Lo que ahí sucede es que uno disfruta y ama todo de ella, desde los olores, los colores, el sonido, sus sabores en el gusto de mi boca, el tacto suave y áspero, es increíble. Uno tiene una gran empatía con los animales y los llega a amar pura y sencillamente. La interacción de los 5 sentidos con el cerebro llega hasta el alma y se siente pura vida, llenura y libertad. Pero lo más bello de todo, es fundirse con el entorno de la naturaleza, el tiempo, el cielo y sus tonos diferentes, dejar que penetre en el corazón y ser uno solo con ella.
Cada vez que me ocurre eso, ya no contemplo la parte física, sino a Dios el creador de toda esa hermosura, y comienzo a orar, a llorar, a gemir en su presencia profundamente. Ser uno con la naturaleza es como si apretara un botón, que me lleva a estar con Dios en un remanso de paz y buen alimento. Mis fuerzas son renovadas cada vez que salgo de ese hermoso baño de Dios. Todo estrés queda muy lejos de mí. Sin lugar a dudas, extraño la vida del campo. En la ciudad no me puedo quitar el estrés y término poniendo atención más de la cuenta a las palabras necias de los que viven el estrés del hacinamiento de la urbe, lo que en mí termina en raíces de amargura y por ende siendo un tanto paranoico. Se de otras personas que terminan siendo intransigentes, indolentes, y hasta desaprensivos.
He aprendido que Dios habla inspiradoramente y para sanarnos, para que no seamos un problema para los demás, para no dañar a otras personas, más bien para sanarlos, liberarlos y darles visión, hasta inspirarlos, debemos hablar como Dios habla inspiradoramente que significa: decir los verbos en futuro y en futuro perfecto.
Entonces Dios habla inspiradoramente, lo que significa hablar en futuro, futuro perfecto y muy positivamente.
La Biblia manda que seamos intachables en nuestro comportamiento, he aquí tenemos la meta, para pedirle a Dios, poder ser mejores cada vez más.
Recordemos nuestro ejemplo, “Saldrás y Matarás”, ahora veamos uno bíblico en Hechos 10:13 “Y oyó una voz: Levántate, Pedro, mata y come.” Ahora consideremos que es inspirador, es el futuro, además es una orden y una realidad. En el primer ejemplo para sobrevivir en un lugar como Alaska salvaje, y en segundo Dios le dice a Pedro su propósito de evangelizar a los gentiles.
Pero no tenemos que vivir en Alaska para hablar inspiradoramente para sobrevivir, en el sentido que no dependemos de aquellas habilidades porque no es en nuestro entorno, pero vamos al mismo objetivo que Dios quiere para nosotros, ser exitosos en todo lo que hagamos.
Deuteronomio 31:6 Sed fuertes y valientes. No temas ni tengáis miedo de ellos, porque es el Señor, tu Dios, que te acompaña. Él no te dejará, ni te desamparará “.
Repita conmigo me concentro en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Pienso en cosas excelentes y dignas de alabanza.
1 Corintios 2:9 TLA
9 Como dice la Biblia:
«Para aquellos que lo aman,
Dios ha preparado cosas
que nadie jamás pudo ver,
ni escuchar ni imaginar.»
PORQUE?
Jeremías 29:11Nueva Traducción Viviente (NTV)
11 Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.
No seré un desaprensivo.
Cuando por la vida, actuamos por traumas, raíces de amargura, paradigmas, complejos, podemos cometer muchos errores terribles sin estar conscientes, sin percatarnos bien de lo que hacemos. Pero el resultado he visto que muchas veces es el mismo cómo actúan los necios desaprensivos, indolentes.
Allí es cuando comenzamos a actuar mal.
Tenemos patrones que se repiten, son cosas que aún no hemos superado, nos golpean profundamente y nos hacen tambalear, nos perturban y procedemos desequilibradamente.
Entonces cometemos muchos errores,
Enumeraré algunos errores y sus conciencias en nosotros.
Desaprensivo, viene de desaprensión que es la falta de justicia o de moral en determinados actos, generalmente por desprecio a los derechos de los demás.
Recuerdo que antes había cárcel a las personas desaprensivas, si hacían algún desorden o falta a la moral, que como resultado son desprecio a los derechos de los demás.
Consideremos que cuando una persona hace un acto que denota falta de justicia, o de moral, que están afectando nuestros derechos es una altanería tremenda, es un gran orgullo.
Cuando ponemos oídos a malos comentarios, nos estamos haciendo un gran daño nosotros mismos.
Veamos que dice la Biblia sobre lo dañino de la murmuración, tanto el que la dice como el que la oye.
“Hermanos, no murmuréis los unos de los otros” (Santiago 4:11).
“Haced todo sin murmuraciones y contiendas” (Filipenses 2:14).
“…todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse…” (Santiago 1:19)
Los creyentes maduros tienen dominio sobre su lengua con la ayuda del Espíritu Santo,
“llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10:5).
“El hombre perverso levanta contienda, Y el chismoso aparta a los mejores amigos” (Proverbios 16:28).
Nuestro Señor llama a los chismosos corruptos:
“Todos ellos son muy rebeldes, y andan sembrando calumnias; sean de bronce o de hierro, todos son unos corruptos” (Jeremías 6:28) Por eso, Dios prohíbe la murmuración dentro de su pueblo: “Haced todas las cosas sin murmuraciones ni discusiones” (Filipenses 2:14)
“Estos son murmuradores, querellosos, que andan según sus propios deseos…” (Judas 16).
Cuando se escucha la murmuración se tiende a volverse paranoico, el creer erróneamente que los demás tienen una mala imagen nuestra es la causa de las raíces de amargura.
El caso de Miriam la hermana de Moisés, vemos en Números 12, fue terriblemente castigada por Dios con lepra, y echada fuera del campamento por inmunda, todo por haber murmurado contra Moisés.
VEAMOS EL CASTIGO DEL SEÑOR.…
Números 12Traducción en lenguaje actual (TLA)
María y Aarón critican a su hermano Moisés
12 María y Aarón hablaban mal de su hermano Moisés porque se había casado con una mujer que no era hebrea sino etíope. 2 Y dijeron: «¿Acaso Dios le ha hablado sólo a Moisés? También nos ha hablado a nosotros».
Dios oyó lo que habían dicho, 3 y se molestó al oírlo porque Moisés era la persona más humilde del mundo. 4 Entonces Dios llamó a Moisés, a Aarón y a María y les dijo: «Vayan los tres al santuario».
Cuando fueron los tres, 5 Dios bajó en la columna de nube y se puso a la entrada del santuario; llamó entonces a Aarón y a María, y cuando ellos se acercaron 6-8 les dijo:
«Óiganme bien. ¿Por qué se atreven a hablar mal de Moisés? Ustedes saben que cuando yo quiero decirles algo por medio de un profeta, le hablo a éste por medio de visiones y de sueños. Pero con Moisés, que es el más fiel de todos mis servidores, hablo cara a cara. A él le digo las cosas claramente, y dejo que me vea».
9 Y Dios se alejó de ellos porque estaba muy enojado. 10 Y resulta que cuando la nube se apartó del santuario, a María le dio lepra. ¡La piel se le puso blanca como la nieve!
Cuando Aarón vio a María, 11 le dijo a Moisés:
«Perdónanos, por favor, y no nos castigues por este pecado. Lo que hicimos fue una tontería. 12 La piel de María está deshecha, como la de los bebés que mueren antes de nacer. ¡Por favor, pídele a Dios que no la deje así!»
13 Entonces Moisés le pidió a Dios que sanara a María, 14 y Dios le contestó:
—Si su padre le hubiera escupido en la cara, sería tal su vergüenza que ella tendría que quedarse siete días fuera del campamento. Pues bien, ése será su castigo.
15 Así que María estuvo fuera del campamento siete días, y en todo ese tiempo el campamento no se movió de su lugar.
Debemos poner en práctica hablar inspiradoramente, para no ser castigados por Dios. Que vemos aquí?: Moisés toma una mujer negra, y Míriam habla mal de Moisés ante Arón, porque ellos solo debían casarse por tradición solo con sus mujeres no con extranjeras, pero Arón, y ella repetirían aquello negativo, llegaría a oídos del pueblo, lo que pondría en peligro el liderazgo de Moisés. Dios dice una virtud de Moisés, él es el hombre más manso, por eso hablo directamente con él y ustedes vienen a decir mal de él? Y vemos el castigo de Míriam con lepra que por su pecado, le estaba pudriendo el cuerpo, para que aprendiera la lección.
Aquí vemos que en todo caso, el hablar con necios o locos, es ponerse temporalmente al mismo nivel de ellos, es igualmente estar insano mental, desequilibrado, necio, con locura, lo que significa que es ser igual o peor que ellos. Arón se puso al mismo nivel que la insensatez de su hermana que tenía raíces de amargura, no dijo ninguna virtud de su líder, sino por el contrario fue tan necio por oírla, como ella. Miriam debía ir a arreglar su malestar con Moisés y no murmurar.
Es mejor hablar inspiradoramente, es bueno, tendremos mejores frutos, es apartarse del mal, lo dice el padre nuestro.
Mateo 6:13 dice, “No nos metas en tentación, más líbranos del mal.”
El sentido de la palabra “tentación” tiene que ver con pruebas (Santiago 1:2 “porque Dios no puede ser tentado por el mal ni él tienta a nadie.”) y es la idea aquí. Sí, Dios nos deja ser probados porque las pruebas nos hacen más fuertes.
Lucas 4:1,2 dice que el Espíritu llevó a Jesús al desierto para ser probado, o sea tentado. Note que no fue el Espíritu Santo quién tentó a Jesús, pero sí le llevó al desierto para que fuera tentado, o sea probado, por el diablo.
Que significa, “no nos dejes ser tentados.”? La idea es – No nos dejes ser probados más allá de lo que podamos soportar, sino líbranos del mal o quítanos el mal, porque ya no aguantamos más la tribulación que produce la prueba.
El punto de Mateo 6:13 es sencillamente que pidamos ayuda y socorro de Dios en las pruebas. Si lo hacemos él nos promete oír (1 Juan 5:14) y también promete no dejarnos ser tentados o probados más allá que nuestra capacidad para soportar (1 Corintios 10:13). Pero quiere que pidamos ayuda en las pruebas.
Un paralelo: Dios nos promete el pan (Mateo 6:31-33) pero también nos manda que lo pidamos (Mateo 6:11). También nos promete la liberación de las pruebas (1 Cor. 10:13), pero a la vez nos manda a pedir esta liberación (Mateo 6:13).
Aun con todo, debemos hablar inspiradoramente como Dios, para no ser unos necios desaprensivos. Por tanto debemos alejarnos de las malas compañías, que son aquellas personas que no aportan nada positivo o inspirador a nuestras vidas, solo nos traen problemas. Que dios nos aparte del mal, que nos ilumine para poder ver lo que no nos conviene, que no abonará, sumará, ni nos beneficiará en nada para nuestro crecimiento y madurez, para tener una vida plena y feliz.
Recordemos que Dios habla inspiradoramente, en futuro, en futuro perfecto, en positivo, en enseñanza para nuestro bien, (como el ejemplo de la señora de Alaska) y en promesa de lo que será él para nosotros y hará en nuestro futuro.
PORQUE?
Jeremías 29:11Nueva Traducción Viviente (NTV)
11 Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.
Y como dicen, “como muestra un botón”.
“Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”. Salmos 23:4.
Oremos para que Dios nos libre de toda prueba más allá que no podamos soportar, que aprendamos las lecciones espirituales que para que maduremos espiritualmente, que practiquemos todo el consejo de la palabra de Dios, y que hablemos inspiradoramente, es mejor, en el nombre de Jesús. Dios bendiga a los hombres de buena voluntad.