Cinco Pilares
Igle-fotos
Bienvenida
Lluvia Fresca El Salvador
Declaración de fe
MINISTERIOS
Palabra Profética
Las palabras de Jesús
DONACIONES
EVENTOS
DIRECCIÓN
BLOG
Legal
WebMail
Flashsplash
Internet Links
Download
TV-LLuviaFresca
RADIO-LLuviaFresca
CS´s Venta
Other
Welcome
AVIVA CD Butterbee
e-mail me

Palabra Profética

LA DEPENDENCIA DE DIOS. 1 Primer Día.

Búscame a mí dentro de la Sagrada Escritura y tendrás alimento que dar, me creerás.  Has sido incrédulo como mis discípulos, arrepiéntete de esa incredulidad y pídeme que te quite la insensatez y te dé la fe para que creas en mí y así puedas salir de tu condición actual.  Pídeme que te abra tu entendimiento para cuando mi presencia se muestre en ti entiendas que quiero revelarme en tu espíritu, para me reconozcas cuando te hable y no me rechaces.  La única forma en que me vas a conocer es cuando recibas mi iluminación por haber inquirido y haberme encontrado en mi Palabra,  la Biblia.  Así tendrás comunión íntima conmigo y yo diré que sí te conozco, de esta manera podrás influenciar

la vida de los que andan en tinieblas y están sedientos.  Primero dame mi puesto en adoración, completamente humillado y luego búscame en la Biblia.  Si no puedes orar a solas, hazlo con otra persona y verás cómo yo hago prosperar tu influencia, testimonio y oraciones para con los demás.  Sólo así transformaré este mundo, cuando dependas de mí y me des el primer puesto en tu vida.  Entonces haré prosperar tu camino espiritual.  Sé humilde y reconoce de una
buena vez por todas que primero tienes que ir a estar conmigo.  Sólo de esta manera vas a poder vencer.  Anota la instrucción que te dé en la
intimidad y no la olvides.  Confirma esta Palabra de Dios leyendo los capítulos de Isaías 42: 1ss, 43: 1ss, 44 1-8.  Créela, créeme.  Yo, Cristo Jesús. 

 VIVIENDO EN LA JUSTICIA DEL ESPÍRITU DE VIDA.  2 Segundo día. PALABRA PROFÉTICA SEGURA: VIVE EN LA JUSTICIA DEL ESPÍRITU DE VIDA.

 Si haces el día primero, si permaneces en mí, obedeciendo lo que te he mandado, si no te apartas para irte en pos de otro camino, si vuelves a esperar en mí y me pides que te restaure, cumpliré la promesa de sostenerte; porque sostendré a mi escogido que morará en ti, porque en Él tengo mi contentamiento, Él establecerá lo recto, mi justicia por medio de la verdad que está en Él y haré brotar de tu espíritu.  Te guardaré, te pondré por pacto  al pueblo y luz a las naciones, para que vean como yo trato a los que me aman, para que abras los ojos a los ciegos por medio de mi enseñanza, para que saques de la cárcel a los presos por la oración de fe. Los que ya están en mis caminos pero no pueden salir de su prisiones por su visión corta profetiza, declara sobre ellos, que marchan, tienen fe, y que las promesas vendrán. Los que están en prisión de tinieblas y anhelan ser libres, por tu buena reputación te creerán y si te creen mi mensaje a mi me creen y yo honro al que me cree.  Porque mi Hijo mora en ti; por eso yo le daré mas de mi gloria al Espíritu para que obre en tu espíritu.  Todo esto yo lo haré notorio delante de tus ojos y te lo recordaré.  Canta y alégrate y deja tu luto!  Porque yo saldré a defenderte como gigante y venceré sobre tus enemigos.  Ya no me detendré.  Verás mi brazo poderoso.  Convertiré en nada  a todo lo que se levante como gigante, los haré ver mi camino de victoria para que se arrepientan. Te haré andar por sendas que no habías conocido delante de tus enemigos y vencerás.  Cambiaré las tinieblas en luz y la senda honda en camino llano.  Aprende disciplina y no te vuelvas atrás.  Yo soy tu redentor, yo te formé, te redimí.  Te hice mi hijo, eres mío, eres de mi propiedad.  Cuando pases por problemas  que parecen aguas que te ahogan yo estaré contigo. Si esas aguas parecen que te quitan las fuerzas y piensas que perderás la vida, no sucederá así.  Cundo pases por el fuego y sientas que se te seca el espíritu y pareciera que yo no estoy dentro de ti, ese fuego no prosperará ni te hará daño, porque yo, el Dios Auto existente y Eterno, tú Dios y el de la Iglesia, soy tu Salvador, conmigo siempre tienes premio.  Muchas cosas sucederán a tu alrededor pero recuerda que yo te rescaté.  Ven a recogerte conmigo; pídeme que te traiga a los que no ven, no oyen, congrégamelos y sé testigo de mi Hijo Jesucristo y háblales de Él para que lo conozcan y crean y entiendan que Yo mismo soy y que fuera de Mí no hay nadie quien salve. Todo lo hice a través de sus manos, nadie podrá contra Él.  No anheles los tiempos pasados porque yo hago cosas nuevas.  Hónrame a mí primero, recuerda lo que le dije a Simón el fariseo: “Llegué a tu casa, no me besaste ni me pusiste ungüento, tampoco me lavaste los pies” .  Yo soy el primero, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo y no me acordaré de tus pecados.  Te escogí desde el vientre de tu madre y te ayudaré.  No temas siervo mío porque yo te escogí; te daré agua en la sequía y ríos de agua viva en la aridez.  Mi Espíritu derramaré sobre ti y tu generación y mi bendición sobre tus renuevos.  Te daré alimento.  Esto viene para tu vida, no temas ni te amedrentes, te lo anuncié con autoridad.  No hay Dios sino Yo, El Señor y Padre de Jesucristo, tu salvador.


 VIENEN TIEMPOS DE PAZ Y ALEGRÍA PARA TU VIDA. 3 Tercer día.

Sufren mis llamados, pero les quitaré la aflicción, entrarán en paz, descansarán en sus lechos porque andan delante de mí.   

En otro tiempo te apartaste de mí buscando la vida donde hay muerte.  Deben tener temor de mí, no te vuelvas a apartar en pos de cosas falsas, no busques amantes en el mundo, no ames lo del mundo ni pelees por ello.  Por eso el 
pecado era quien te gobernaba hasta que te cansaste y pensaste no hay solución; hallaste consuelo nuevamente en lo vano y falso.  Todo eso te pasó porque pensaste que yo miento y no cumplo lo que prometo, por eso buscaste consuelo en la inmoralidad.  Te faltó la fe por no estar cerca de mí, dejaste de creer en mí y te sedujo el mundo y no te acordaste ni pensaste en mí.  Yo me callé para ver si me temías.  Lo que has sembrado eso has visto hasta hoy y no te ha aprovechado. Buscaste ayuda y consuelo en tus ídolos; pero todo eso pasa y te has dado cuenta que sólo yo puedo ayudar.  Has vuelto a confiar en mí y por eso yo te afirmo en la tierra  y me encontrarás en la intimidad.  Prepara un camino recto, quita los tropiezos de tu vida y de mi pueblo para mi encuentro.  Yo el Dios que ves lejos soy Eterno, soy Santo y habito en ti cuando estás quebrantado y humillado para vivificarte por tu humildad y quebrantamiento, porque no me sentirás lejano, porque soy tu Dios.  Decaerías ante mí, por eso no estaré indignado y no te heriré más si no sigues el camino rebelde de tu corazón.  Ya vi tus caminos, sanaré tu tierra, te daré alimento, te consolaré en tu dolor.  Produciré palabras de vida y paz en ti.  Al que está lejos y al cercano sanaré. Pero a los incrédulos no les contestaré porque ellos no me pueden agradar y no tienen paz.  Isaías 55 Ven a beber de mi Espíritu, ven a comer la vida de mi Espíritu que es tu alimento.  No busques saciarte con lo que no sacia.  No inviertas ni trabajes en lo que no te sacia.  Escúchame y cree en mí; así me comerás y se deleitará tu espíritu abundantemente.  Escucha y ven a mí, préstame atención y recibirá tu alma luz e iluminación, como la que le doy a los hijos de mi Reino.  Mira el ejemplo de amor que tuve con la gente que me crucificó.  

Vendrán a ti personas que no te conocen ni te conocieron y les hablarás de mí, yo lo hago porque te he honrado.  Búscame dentro de ti.  Deje el mío su camino y el hombre inicuo sus pensamientos, vuélvanse a mí y mis caminos tendré misericordia y los perdonaré, porque mis pensamientos no son los tuyos, ni mis caminos son tus caminos, dice Cristo.  Mira la diferencia que hay entre el cielo y la tierra, así es la distancia entre mis caminos y pensamientos y los tuyos.  Así mismo haré descender como lluvia mi Palabra y te  empapará y te hará producir alimento para ti y para que siembres en otros.  Así es la palabra que sale de mi boca, no vuelve a mí vacía sino que hace lo que quiero y prospera en aquello para lo que la envié.  Te alegrarás al inicio de su ejecución por su eficiencia y al regreso te dará paz.  Todo lo verás deleitoso en lugar de los tropiezos y sufrimientos que tuviste, palparás sus frutos; en vez de frutos secos tendrás frutos vivos y 
seré por señal de mi nombre en quien has creído y nunca nadie te lo arrancará.  Yo sanaré tu tierra dice Cristo Jesús.  


LOS QUE TE ABORRECIERON VENDRÁN A BUSCARTE PARA QUE SEAS SU CAUDILLO. 4 Cuarto día.

A causa  de su incredulidad muchos  de mis hijos se han contaminado y se han ido
en pos  del engaño de su corazón, de su
codicia y han adorado lo que no conocen. 
Yo como Padre tengo que corregirlos; les endureceré la vida para
quebrantarlos y se den cuenta de su mal y vuelvan a mí en la aflicción y cuando
clamen esperaré que se arrepientan a punto de rendirse totalmente, entonces,
por amor a mi Hijo, que mora dentro de los que moran dentro de los que tienen
temor de mí, que no me han dejado y por mi causa los han visto de menos, en
ellos me glorificaré. En tu debilidad seré yo nuevamente tu fuerza.  Tú les hablaste y endurecieron su corazón
contra mí, se burlaron de ti, te aborrecieron y te desecharon.  Esto te hace candidato para que mi poder sea
el que obra para mostrarme, para que crean. 
He permitido que se levante un ejército de plagas que los golpee y les
haba la guerra y ellos te buscarán por caudillo, por jefe.  Yo antes te había llamado para pelear contra
esos enemigos.  Arregla bien con ellos
para que estén seguros que yo soy el que los voy a librar.  Pelea contra esos enemigos, los
vencerás.  No me hagas votos a la ligera
para que no te venga ninguna ruina. 
Pelea en mi nombre porque sanaré tu tierra y esto servirá para darte más
de lo que ya tienes para el bien de mi Iglesia. 
Te tendrán envidia tus hermanos mayores porque no entienden la fe que he
puesto en ti; pero te voy a sostener y les voy a mostrar que yo te levanté por
el amor al Espíritu que he puesto en ti. 
Y dentro de tus guerreros que no vuelvan a  andar tras sus falsas vanidades pecando
contra el Espíritu que les he dado, porque es mi Hijo amado en quien tengo mis
complacencias.  Esto para que no les
venga alguna cosa peor.  Enséñales a que
permanezcan humillados y que sean dóciles a mi dirección para que mi Hijo los
gobierne.  Depende completamente de mí
como Él.  Confirma esta palabra en Jueces
10, 6-18; jueces 11 y12, 12-7; 2Crónicas. 7, 14; 2Cor. 12, 9; 1Cor.1, 27.


Yo, el Dios
Altísimo, el Padre, Dios.



 



 



 TIEMPO DE CONFRONTACIÓN CON LO VERDADERO. 5 Quinto día.




Tú que temes a mi
nombre te encarezco delante de mi Padre que prediques a mí y el Evangelio y lo
juzgaré cuando me manifieste para el perdón de los pecados, para hacer justicia
y así darles la corona y a otros la condenación.  Predica a Cristo y a un Evangelio real.  Proclama, enseña, aconseja, persuade ton todo
momento, aún cuando no quieras.  Hala a
lo profundo de sus corazones, recordándoles lo que les espera a los que han
elegido vida en el Espíritu Santo o muerte por amar y seguir el mundo.  Repréndelos, confróntalos, amonéstalos con
todo lo que has conseguido y aprendido al esperar en mí para que obtengan la
paciencia en mi Palabra como tu la has sostenido y muéstrales lo que ellos
deben creer que es a Cristo y todas sus verdades eternas que están en mi
Palabra, para que ellos vivan maduramente y apartarlos para mí, para que no
sean seducidos por sus malos deseos no se aparten de la sana doctrina.  Porque ya ha llegado el tiempo en que muchos
que dicen ser se han apartado por no estar firmes en la roca que es Cristo y
tienen comezón de huir, han seguido los malos deseos de su corazón y se han
apartado de la verdad y han vuelto su oído a principios satánicos y,  leyes del mundo.  Pero tú sé prudente, en todo, soporta las
aflicciones, re-evangeliza, cumple tu ministerio, porque el tiempo de mi venida
ya está cerca,  pelea la buena batalla,
termina tu carrera, guarda la fe te he dado y porque te está guardada la corona
de justicia que te daré un día, no sólo a ti sino también a todos los que aman
mi venida y por eso se mantienen apartados para mí y preocupados que se
establezca mi Reino en los corazones de los verdaderos creyentes.  No seas cobarde como otros que por su
incredulidad dejaron de hacer aquello que les mandé y que me dijeron que así lo
iban a hacer.  Talvez tú pienses que eres
débil y no sabes cómo vencerás, pero recuerda esto: yo sé cómo vencer y ya he
vencido y si he vencido, sabes que podrás resistir porque dependerás de mí.



Esta profecía la
mandó Cristo para decirte cumple tu propósito en la tierra.  El Señor está probando para ver quiénes son
los verdaderos hijos y quiénes no. 
Basado en 2Timoteo 4, 1-8.




 TIEMPO DE HACER MIS PROPÓSITOS ESPIRITUALES. 6 Sexto día.

A las personas les
enseñan a vivir y amar a este mundo como que si van a vivir eternamente en este
mundo,  al punto que están tan
programados y acostumbrados a este mundo que les es natural las cosa
terrenales  no las espirituales.  Así eras tú hasta que te desprogramé.  Todas las personas necesitan desprogramarse
con la Palabra de Dios.



Romanos 10,8.  Cuando ya no piensas ni amas las cosas de la
tierra sino que pones la mira en las cosas del cielo, andas en la altura; y es
lo que he hecho yo a través de m Espíritu. 
Mantente en la altura y no caigas. 
Esto es lo primero que hacías cuado me conociste.  Este es el primer amor, amarme a mí primero,
porque sin mí nada puedes hacer.  No soy
yo el que me alejé de ustedes, son ustedes quienes se alejan de mí, porque
dudan de mí y vuelven a amar las cosas del mundo.  Cuando las cosas del mundo carecen de valor para
ti, es tiempo de andar en las alturas y la santidad; por haber estado unido a
mí en rendición, humillación y oración; esta es la santidad.  Así quiero que vivan todos los nacidos de
nuevo.



Para que puedas
adorarme, meterte y vivir en mi Espíritu, debes pedírmelo creyendo que te lo
daré, no te quedes con los  brazos
cruzados que hay guerra espiritual.  Hay
muy pocas personas aquí en la tierra que dejan todo por mí para venir a
buscarme y sufren insultos y pasan problemas por amor de mi nombre.  Todo eso yo lo veo y lo valoro mucho.  ¿Acaso n te voy a pagar bien conforme a todo
los que has hecho por mí?  ¿Acaso voy a
tardar en contestar tus oraciones?  



Yo el Señor.



 ORACIÓN PROFÉTICA. 7 Séptimo día.



Cuando el Señor
dice en Isaías 13: 5-12, que viene el día de Dios, que viene a ira de Dios y
luego habla en Lucas 3:4 que dice: “Voz que clama en el desierto, preparad el
camino del Señor.  Todo valle se
rellenará y se abajará todo monte y collado, los caminos torcidos serán
enderezados y los caminos ásperos allanados y verá toda carne la salvación de
Dios.”  Está hablando del Mesías cuando
tú y yo esperamos señal para que Dios obre. 
La señal que Dios nos va a dar es la misma que dio al rey Acaz en Isaías
7:11ss.  Acaz no quiso pedir señal para
no tentar a Dios, entonces Dios la dio: “He aquí que la virgen concebirá y dar
por luz a un hijo y llevará su nombre Emmanuel”.  La señal de nuestra victoria es Cristo.  Él va a rellenar los valles (los
humillados)  y a los montes (los
soberbios) él los va a humillar.  



El Señor me dio una
oración para que oremos: “Cristo destruye a tus enemigos”.  Porque ha sido enviado para ello. Está
profetizado que él lo va a hacer.  Él dio
las órdenes en Apocalipsis 7 de dominio sobre la tierra.  Viene destrucción a la tierra porque él va a
dominar, por lo tanto nosotros nos tenemos que alegrar porque esa destrucción
es para que Cristo gobierne y domine.  El
día de nuestra redención está cerca porque Cristo va a humillar a los
soberbios.  Porque el  Padre va a poner a todos los enemigos bajo sus
pies.  Por eso debemos orar para que
todos los enemigos  que nos rodean, que
son los pecados en las personas, sean destruidos, para  que ellos puedan ser salvos y que puedan ser
libres y disfrutar en esta vida de  esta
tierra el resto de vida que Dios les da. 
Para ello debemos hacer lo que dice Judas 3: “Contended por la fe que
una vez ha sido dada a los santos y esta fe es Cristo Jesús”. 

About